Seguidores de mis paranoias...

jueves, 6 de septiembre de 2018

Estoy de las crisis de lactancia hasta...

Cuando Sakura mama de una manera antinatural o vuelve a las andadas de solicitar pecho cada 5 minutos, recurro a la página web de AlbaLactancia.

¿Qué quiere decir esto? Que cada mes hay una crisis de lactancia y todas tienen una duración limitada, pero no exacta. Me he dado cuenta que el bebé puede vivir en crisis, y creo sinceramente que Sakura lleva en crisis desde que nació, empalmando crisis con crisis.
 
La lactancia materna puede ser un verdadero quebradero de cabeza si ansías una vida más tranquila y que el resto de la familia te ayude a alimentar al bebé; porque cuando se habla de lactancia, opino que la familia ayuda a la madre, ya que es la madre la que está diseñada genéticamente para alimentar al bebé, por mucho que eso duela a las que van de luchadoras de sus derechos... pero no de los derechos de los bebés a los que se les niega el alimento que por naturaleza están esperando recibir, y lo reciben de manos de otra persona, dentro de un envase de plástico, cuya base es la leche preparada de otro animal (y sucedáneos). Pero si no te importa llegar a incluso sufrir un poco y regalarle un poco más de tu tiempo (que pueden llegar a ser muchas horas del día y de la noche) a tu bebé dándole tu calor o sacarte la teta a cada rato y dónde sea, ánimo con ello.

En este caso, aunque mi hija tenga 20 meses, la fechas son aproximadas, y se entiende que un bebé adquiere antes o después ciertas capacidades. En este caso cuando leo a AlbaLactancia, veo que tengo una hija en plena crisis de los dos años de edad, si os describo lo que pasa en mi casa:

- Mama lo mismo que de recién nacida.
- Se queda dormida en la teta y si la separo llora y pide más teta.
- Mama con una ansiedad como si se la fuera a quitar y no se la fuese a dar nunca más.
- Puede pasar una hora mamando y pide cambiar de teta continuamente. "Otra teta. Otra teta. Otra teta". Además ya se coloca ella, así que cuando piensas que deja la teta para irse a jugar y de repente se coloca y se ríe mirando la otra teta y luego a ti, mientras la toca y quiere bajar la camiseta, te quedas en plan ¡¡pero si ya es la tercera vez que cambiamos a esa teta!! Y es agotador.
- No se puede razonar, si no hay teta: rabieta.


¿Cómo lo estoy gestionando?

... No os voy a engañar, he estado planteándome el destete. Esta crisis me está afectando negativamente. He estado 15 días en Mallorca en absolutamente todos los sitios con las tetas fuera. Huyendo de ella incluso. No sentía que estuviese en un periodo de agitación, porque al leer descripciones de lo que se siente, no me asqueaba la sensación ni me dolía el tener a mi hija en el pecho. Pero no quería darle el pecho, no me sentía con ganas, no quería estar 24h con un bebé igual de demandante como un recién nacido. No sentía que fuese el momento. Estaba súper negativa.

Y a la vez siento como que estoy fallándola, porque sé que ella lo necesita. Sé que ella quiere que su madre esté con ella al 200% y yo no quiero faltar a mi promesa diaria del "mamá está contigo, para todo". Sé que es una etapa y se le pasará, pero esta fase realmente es la que más negativamente me está afectando. Quizás es que hacemos tantas cosas y que no la veo tan bebé (aunque sea consciente de sus limitaciones y la etapa por la que pasa). Quizás es porque cuando veo bebés más pequeños pienso: "oh dios, no volvería a ser madre". Cuando me había planteado darle un hermanito, y luego cambio de opinión al ver tan demandante a la que ya tengo, como si tuviese de nuevo a un recién nacido que habla, come sola y corre. Y sinceramente, no me veo pasando por lo mismo de nuevo y no tengo instinto reproductor ahora mismo, está enterrado bajo una dura capa de pánico.

No la estoy destetando, pero temo que se lo tome así. Durante dos días me negué a darle teta cada vez que pedía soportando sus gritos, lloros y golpes por toda la casa cogiéndola para protegerla de ella misma porque se hacía daño. Así que la llevaba a casa de la abuela y al parque, a comprar o donde fuese para distraerla. Dejando la teta específicamente para "antes de ir a dormir" (que se convertía en mamar toda la noche porque es muy cómodo para dormir, ya que cada vez que se suelta llora y no aguantamos el cansancio de levantarnos a las 6 de la mañana). Y durante estos dos últimos días las rabietas han disminuido y ayer incluso llegué de trabajar y pasó de mí hasta después de comer, tras tres días diciéndole: "primero mamá tiene que comer y luego jugaremos y te daré teta" soportando sus gritos y lloros y teniendo al padre conteniéndola mientras me miraba con rabia en sus brazos, alargándome sus bracitos para que la cogiera y la calmase como ella necesitaba, y yo comiendo tranquilamente como si disfrutase viéndola sufrir. Me quería morir, pero temía que si cedía sería yo la que estuviese mal haciendo algo que no quería hacer.

Así que ayer fue súper maravilloso. Llegué de trabajar y no pidió teta hasta que vio que iba a recoger el plato y me fui con ella a jugar porque pedía pintar. Estuvimos pintando un rato, haciendo bolas de plastilina, jugando tiradas en el suelo y ya me guio hasta el sofá donde me dijo "teta". Y claro, estábamos tan contentas que darle teta fue un placer, se reía mientras mamaba y me abrazaba, quería que la acariciase y disfrutamos mucho del momento juntas. Se quedó dormida y llegué a ver 3 capítulos de una serie. Se despertó súper feliz, riendo (últimamente se despierta siempre llorando) y pidiendo mimos (se tiró de espaldas en mis piernas) y luego juego a tope.

Y lo mejor, hasta la noche no me pidió teta y lo dijo así: "cama... teta, a domir", mientras me cogía de la mano y me llevaba a la habitación. Sí que ha mamado alguna vez durante toda la noche y no se quería soltar, pero ayer realmente disfruté tanto con ella que hasta la abrazaba en plan "no me sueltes" sabiendo que no la tendría así hasta la tarde del día siguiente.

No lloró en toda la tarde de ayer, ni la noche, es más, hacía tiempo que no la veía tan animada, no desde aquella tarde de playa en Muro (Mallorca) donde la observamos más de una hora rebozarse y jugar y hablar sola sin intervenir tras la cual nos fuimos todos súper felices a casa.

Así que pienso que o se ha dado mucha prisa en aceptar la nueva situación de teta solo después de comer y antes de dormir, o ayer fue un golpe de suerte y hoy volverá a las rabietas. Hasta que no se repita esta acción más de 4 veces en una semana no daré por concluida el final de esta etapa de crisis de lactancia.

.

No hay comentarios: