Seguidores de mis paranoias...

domingo, 7 de mayo de 2017

Mi primer día de la madre

 Hoy es mi primer día de la madre...y empieza como todos desde hace 4 meses + 1 semana: ¡mamando!

Ese es mi trabajo exclusivo, la lactancia, el resto lo comparto con su padre y la abuela. Sin ellos yo solo sería madre, y serlo ha hecho que me dé cuenta que antes de nada soy yo también, y que si yo no me siento bien, ni persona, ese bebé crecerá con unas carencias increíbles, porque sacar tiempo para nosotras no es irresponsable ni egoísta.

Así que... ¡a cuidarse mamás! Nuestros bebés necesitan madres que se sientan bien. Ser madre no es dejar de lado todo lo que no sea el bebé. Ser madre es aprender, día a día, a compartir tu vida con la nueva personita que has traído, amoldando tus ritmos a los suyos (no al revés, aunque algunas veces es necesario) poco a poco hasta que sientas que todos, mamá+papá+bebé estamos siendo respetados al máximo, tanto el tiempo como nuestras necesidades. Me estoy dando cuenta  que ser mamá sin renunciar a tu vida es posible. Antes solo lo pensaba y decía que yo seré de esas madres que viajan, salen, tienen planes y hacen cosas. Ahora sé que es posible. Pero imposible sin ayuda de papá y abuela, eso supongo que es lo que llaman "tribu".

Ninguna madre es perfecta, pero todas son buenas madres porque todas quieren lo mejor para sus hijos, independientemente de sus estilos de crianza. Y a la mierda a las que están todo el día criticando haciendo sentir mal a las que lo hacen diferente solo porque no siguen su manera de criar. Crianza respetuosa yo lo englobo también a respetar a otras madres que en su búsqueda leen y encuentran una manera, aunque discrepe con la tuya y creas que no es la mejor ni más respetuosa para el bebé. No critiquemos a esas madres ni las hagamos sentir mal, sino a los que malaconsejan sin pensar en lo mejor para los bebés. ¡Vivan las madres!


domingo, 26 de febrero de 2017

Mi bebé no tiene cólicos

Estoy agotada.

He trabajado, estudiado, viajado, leído y me he formado para ser cada día un poco más inteligente y poder sentirme alguien útil en esta vida y, ¿sabéis qué? Si llego a saber que lo que más iba a servir para hacer lo mejor y más útil para otro ser vivo venía de serie, quizás no me hubiera esforzado tanto.

Soy dos tetas. Soy una fuente cargada de leche disponible 24h para dar de comer a una minipersona que me necesita 24h al día. Tetas para comer. Tetas para calmar. Tetas para dormir. Tetas para apoyarse. Tetas para tocar. Tetas para mirar. Tetas para sentirse segura. En definitiva, mamá son dos tetas que le hablan, zarandean y cantan.

Y no me importa. Pero agota. Es un agotamiento voluntario. Y no, la frase que escucho mucho de "te utiliza como chupete", no la acepto. Una teta es más antigua que el chupete. No me utiliza: me necesita. Es muy diferente.

Y a su padre, claro. Cuando está cansada y llora porque tiene sueño, pero tiene hambre pero llora porque quiere dormir, pero quiere teta para dormir pero está tan cansada que no mama y no duerme porque tiene que llorar, nadie le calma mejor que su padre, que no huele a leche y la niña no ha de pensar si come o duerme, porque con él no hay comida.
Aunque sin él la que moriría sería yo, aunque fuese de hambre.

Y sí, se porta bien. O normal. Es un bebé, así que se porta lo normal que es un bebé. Que llora poco antes de dormir y por la noche no llora y mama cada 1-4h dependiendo si se ahoga con los mocos. Pues sí. Que durante el día solo llora cuando está cansada y quiere brazos. Sí. Eso no le hace que "haya salido buena o mala". Eso significa que llora menos que otros bebés y podemos descansar algo más.

Pero agota igual. Tengo que estudiar una oposición para ascender y me dedico 26h al día a mirarla y cuidarla. Mi cerebro ha dejado de funcionar y en parte me frustra un poco. Soy incapaz de concentrarme.

Pero es que no tiene ni dos meses. Y entiendo que es así, instintivo, cansado y necesario que mi cerebro esté pendiente de esa nueva vida.

Y ah, qué también nos ha salido "buena"  porque no tiene problemas de cólicos por los gases. Truco: PORTEO y muchos brazos.
Un bebé al que se le coge y camina con él mueve los intestinos que da gusto. Pedos, eructos y cacas son expulsados a raudales por su pequeño cuerpecito. Y tan felices todos.
En esta época se abusa del cochecito y del horrible maxicosi. Inciso: utilizamos cochecito y maxicosi. Hablo del ABUSO. Cuando no la porteamos y hemos de cogerla en brazos en el centro comercial o restaurante o casa de alguien, es agotador. Paseas y ves a padres llevar el carrito y coger al bebé para que no llore. Es así. Porque todos sabemos que necesitan brazos. Por eso casi siempre si solo voy a hacer algo rápido o un paseo cuando no puede dormir y llora sin parar, va porteada. Relajada y durmiendo todo el tiempo. Yo no duermo ese día la siesta, pero vale la pena por tranquilizarla y así salgo de casa.
Y el maxicosi. Ese invento mal hecho para la postura del bebé pero ¡qué poco ocupa y qué cómodo es para los padres! De casa al coche y del coche al súper, restaurante, etc...sus 7h seguidas ahí sentado el pobre bebé, respirando con dificultad, atado, aprisionado sin poder moverse y con la cadera sin terminar de formarse.
Sí, papis cómodos porque en casa lo llevan del salón a la cocina, al baño y a la habitación. Lo he visto. Lo he sufrido por ese bebé. Me dan mucha pena pero esos papis piensan "si lo han fabricado y se vende no puede ser tan malo, y si no llora...". Por no hablar de que esos bebés son más propensos a tener unos cólicos de flipar.

Aaah y el colecho. Que por las noches no llora porque tiene comida, seguridad y descanso justo al lado. Es así. Ha dormido una noche en la minicuna de colecho, pero es que prefiero tenerla en la cama.
"No la vas a sacar de tu cama". "La mía estuvo hasta los 6 años y no la conseguíamos sacar, mejor no le acostumbres". En serio, si no querías que tu hija durmiera contigo hasta los 6 años, haberla sacado antes, en vez de quejarte ahora y decirme lo que debo hacer. Eres un ser pensante con necesidades y no solo hemos de adaptarnos a nuestros hijos, ellos también se han de adaptar a nosotros. Si yo no quiero dormir con ella, no duerme conmigo. Si quiero dormir con ella, duerme conmigo. Y con papá, que también está de acuerdo en que ahora es lo mejor y más cómodo. Pensemos en el ahora y dejemos las opiniones personales y consejos que empiecen por "deberías" lejos. Los consejos deberían ser consejos, contar tu experiencis y comentar si te funcionó o no, no "deberías hacer tal".

Un bebé no es bueno o malo porque deje descansar más o menos a sus padres. Me preocupa mucho que se defina la tranquilidad de los padres como bueno o malo. Pobre bebés. No lo hacen para joder a los padres. Otra cosa es que a ellos les moleste no descansar tanto, pero eso no es culpa del bebé.

Y bueno, esta es mi pequeña defensa hacia los bebés y sus necesidades. Ya hablaré de cómo la vida de los padres sigue (salir, viajar, comprar, tomar algo) con un bebé. Pero ahora no porque tiene hambre y llama a mi teta.

lunes, 30 de enero de 2017

Nada es como lo pintan: el postparto

Hablan sobre...la depresión postparto.

Yo más bien lo llamaría: ser mamá duele. Duele mucho. Es bonito tener a tu hija en brazos. Verle la carita. Y...poco más, al menos el primer mes.

Tener un bebé duele. Duele mucho. Y no precisamente el parto, si lo has tenido con epidural perfecta, rápido y sin efectos secundarios.
No he vivido mi reciente maternidad con esa intensidad romántica de la que hablan. Porque me duele. Un mes y un día después sigue doliendo. Y no es una depresión postparto. Es un dolor físico que me puede.

Claro que tengo bajones, pero todos se deben a una cosa: la lactancia materna exclusiva. La que ansiaba ofrecerle a mi hija hasta el día que ya no quiera más teta. Un año, dos, cinco. No está siendo como me decían. No está siendo como prometen los matrones en los cursos de preparación al parto...

Yo sabía y asumía que no dormiría, pero los bajones que me dan por no descansar son debidos a la lactancia.

El postparto duele. Sí. Pero no en esas 48h de hospital. El postparto se convierte en duro cuando llegas a casa. Cuando no vienen médicos y enfermeros, limpiadoras y la comida y medicamentos cada día a tu cama.

Mi postparto en casa desde el 2º día fue un cúmulo de dolor, cansancio y malestar que estropeó todos los días hasta pasado el día de reyes. Con mi madre hasta el día 3 de enero en casa, la traté muy mal (pasando de todo, odiando el mundo, triste y con ganas de morir) y se fue fatal de vuelta a Mallorca con la sensación de abandonarme en el momento más duro de mi vida. Fue la peor semana de mi vida, la más dolorosa y la más antisocial y borde de mi vida. Y yo soy muy borde.

Todo debido a:

1) Los puntos: solo tenía dos por una laceración en la zona perianal. Y esos eran horribles para sentarse. Pero los de las berrugas me afectaban también por el tema que el punto de la ingle se me enganchaba en las bragas y quería morir cada vez que rozaba. Lloré mucho al sentarme. Daban igual las medicinas que tomase. Eso dolía a morir. Pero pensaba: "en una semana o diez días los puntos se caerán y dejarán de doler".
Y así fue. Cayeron y volví a sentarme como si no me hubieran cosido el chirri. Aunque los del desgarro me los tuvo que quitar la matrona en revisión a los 15 días por ser tan pequeños que no cayeron solos, ya no los sentía.

2) Atención constante: podría dormir 15h al día, pero soy incapaz de dormir con la pequeña cada vez que cierra los ojos, tengo que observarla, aprovechar para alimentarme yo, limpiar, lavadora, cambiarme...
Necesito tenerla cerca, mirarla, saber que duerme bien, que respira.


3) Sueño: tenemos suerte, por las noches duerme. Desde el inicio podía dormir hasta 5 horas seguidas. Problema: dolor de tetas al tenerlas llenísimas. Lo malo es que los últimos días con esto de las crisis de crecimiento, según consultoras de lactancia, pide mamar más y tal y necesita tener la teta constantemente a disposición. El problema es que llora con la teta en la boca y aún poniéndome al lado tocándola no se duerme sin la teta en la boca, y se tira así horas. Lo que me lleva al siguiente y peor punto:

4) La lactancia: dicen, se comenta y se rumorea que si te salen grietas es por un problema de agarre y postura.
Cada vez que me ha visto un matrón o un asesor de lactancia me han dicho que agarra bien y que la postura no es mala, que come genial y engorda un montón (en un mes ha ganado el 50% de su peso al nacer; 2,8 a 4,3kg).
¿Cuál es el problema? ¿Por qué he tenido desde el primer día grietas sangrantes y profundas en los pezones haciéndome agonizar, en especial estas noches de la última semana que no se duerme sin pezón en la boca? He llorado y sigo llorando por la maldita lactancia. He llegado a desear que me dijeran que no tenía mucha leche pero...la maldita mastitis que he sufrido dos veces en un mes porque tengo tantísima leche que no las vacía del todo y he recurrido a sacaleches, antibióticos y estrujármelas en cualquier sitio, dice lo contrario. Y no deja de engordar y estar súper sana. Si es que la leche materna es lo mejor, aunque duela. Eso es lo único que me anima a seguir por mucho que sufra este dolor.
Sigo con las grietas y al cogerme cada poco no llegan a curar, ni dejándolas al aire untándolas con leche materna ni purelan.
"Una semana" decían. Llevo un mes. Solo espero que cuando termine esta "crisis de crecimiento" pueda descansar mis pezoncitos unas horas entre tomas para que curen de una vez por todas. Es que ni el roce de la ropa, cubrepezones y sábanas.
Y no, no acepta chupete para que yo descanse (arcadas y expulsión) cosa que no me importa porque soy la primera "antichupete", y tampoco pezoneras para que mame, no quiero ni oir hablar de ellas. Vi su forma tipo tetina de biberón y directamente mas descarté.

En cuanto a la niña, me han funcionado muchas cosas:

A) Hemos empezado a portearla. En el carro llora al rato o cuando está parado (le gusta el traqueteo), pero portearla es ideal, ni llora y además es bueno para que expulse los gases ;)

B) Darle teta cada vez que pide. Te ahorras los llantos porque sí "esperando entre tomas". Si está sana es que lo estás haciendo bien, ¿no?

C) Los brazos: maravilloso...cuando alguien nos dice que "la malacostumbramos" mejor el silencio, discutir es una tonteria ya. No puedes discutir con toda la sociedad que no quiere abrazar y coger a los bebés cuando están incómodos. Y son demasiados.
¿Hasta cuando van a pedir brazos? ¿Hasta los 5-6-8 años? ¿Por qué no podemos darle cariño y seguridad a nuestros hijos cuando son pequeños y nos lo piden cuando nos necesitan? Si lloran y al cogerlos y abrazarlos dejan de llorar...¿cuál es el problema? ¿Que te quieran y confien en ti? ¿Que te vean como su protector y que estarás ahí siempre que te necesite? Pues adelante. Piensa eso de mí, hija.

D) Dormir con ella. Desde la primera noche en el hospital y hasta hoy. También nos han dicho que con el colecho la malacostumbras y luego no querrá irse de nuestra cama...¿hasta qué edad? ¿Tres o seis años?
Cuando tenga 13 en plena edad del pavo y pase de nosotros, seguramente echemos de menos esos momentos en los que nuestra niña nos necesitaba 24h.

No sé, yo sabía que tener un bebé iba a ser agotador. Iba a doler. Íbamos a ceder en mil cosas. Y excepto en el dolor de pezones con la lactancia, todo está siendo bastante bonito.

En tres semanas la llevaremos a Mallorca a conocer a su familia materna. Nos estrenaremos en el avión con bebés.
Y también hemos descubierto cómo son esos baños familiares de los centros comerciales. La sala de lactancia mola, práctica y necesaria si quieres darle el pecho tranquilamente en una mecedora. Aunque no me supone un problema sacarme la teta en cualquier bar/restaurante/casa (hecho), con mi dolor de tetas se agradece una zona tranquila donde darle alimento y descansar.

Y gracias a Karate por cuidarnos. Sin él yo me habría suicidado el segundo día de estar en casa con la niña. La verdad, se me caen las bragas cuando le veo con ella abrazada en el sofá, cogiéndola cuando llora en mi teta y yo lloro porque duele y ella ni mama ni duerme. Cuando se la lleva y me deja a solas para que duerma porque no he podido por la noche o la siesta.
Hacer la compra y la comida/cena todos los días, sin él quizás no me habría suicidado...quizás habría muerto de inhanición...

domingo, 8 de enero de 2017

Cada parto es único: historia de una inducción

Antes de quedarme embarazada ya sabía cual iba a ser mi plan de parto:

- Ni epidural ni oxitocina sintética.
- Si podía evitar que me pusieran una vía mejor.
- Lo más natural y menos medicalizado posible.
- Soñar que había heredado de mi madre la facilidad de parir.

De esos puntos, solo se cumplió uno. Aunque no sé si es porque las drogas funcionaron, al menos mi ginecóloga ya me dijo que tenía toda la pinta, buen embarazo, buenas disposición física, bueno todo.

Solo faltaba una cosa: LA PEQUEÑA NO QUERÍA SALIR.

Puedo decir que, aunque no haya sido el parto que deseaba por haber tenido que inducirse al tener poco líquido y evitar los posibles riesgos, me he sentido muy respetada y me ha encantado el trato de todo el personal durante la hospitalización, así que no podría haber tenido mejor experiencia.

Me citaron para el ingreso e inducirlo el día 29 de diciembre a las 8h a.m., justo cuando cumplía la semana 41. Me dejó una semana más con la esperanza que Sakura decidiese salir sola antes...pero no.
Yo habría hecho cualquier cosa para evitar la inducción, excepto mi madre 2 partos (y nada más pinchar oxitocina salieron solos) y mi prima (que sufrió la vida y se alargó lo indecible), no conocía a ninguna mujer personalmente cuya inducción no terminase en cesárea...y, personalmente, tenía PÁNICO.

Amagos hizo de salir naturalmente: muchísimas contracciones, en especial de noche (incluso cada 10 minutos), sangrado todos los días y las últimas dos noches no conseguí dormir por el dolor de las contracciones. Empezaban sobre las 22-21h con 20-25 minutos y terminaban a las 8 de la mañana cada 10 minutos...cuando pensábamos que teníamos que ir al hospital y tras toda la noche sin dormir...

Luego la noche del 28 al 29 fueron contracciones que llegaron a las 5 de la mañana a ser cada 5-7 minutos. Y dije: "entramos por urgencias, que estoy de parto...¡así no me lo inducen!"
Me duche y a las 7 me metieron en urgencias. 40 minutos de monitores y me dice el ginecólogo de urgencia: "bueno, como tienes cita para el ingreso ahora, te van a poner la vía y ya te subimos a dilatación directamente desde aquí". Además me acojonó porque me aseguró y re-aseguró que como mi ginecóloga estaba de vacaciones me atendería la ginecóloga de guardia...que encima era la que tenía mi compañera cuya inducción terminó en cesárea y se cambió a mi ginecóloga que le dijo " todo podría haberse evitado" (por eso me recomendó a la otra).

Tras ponerme la vía un enfermero mientras otra me entretenía por mi miedo y nervios (que no es que me la pusiera mal, es que me dolía horrores y resulta que terminó reventádome la vena por dentro...pero eso os cuento luego), otro vino con una silla de ruedas y me llevó directamente a la sala de dilatación.

La matrona de guardia me dijo que esperara al matrón que iba a entrar en el siguiente turno y ya me ponía él la oxitocina...la enfermera que me dio el camisón para cambiarme me preguntó quién era mi gine para avisarla, me confirmó que estaba de vacaciones así que me atendería la de guardia. Me acojoné más. Yo escogí a mi ginecóloga por su trato, su manera de actuar y la tranquilidad que me transmitía...me sentía tan mal de repente...yo solo leía en todas partes la palabra CESÁREA.

Al rato llegó el matrón...era el que mejor me cayó de los del curso preparto. Algo bueno por fin. Al menos uno que no era partidario de meter los dedos cada 5 minutos al igual que de ciertas maniobras...

Me pinchó la oxitocina sobre las 9:30, cuando mis contracciones naturales eran cada vez más espaciadas.
Estaba dilatada de 2 centímetros y me dijo que cuando quisiera ponerme la epidural, le avisara.

- Pero la epidural tan pronto...¿no lo va a atrasar?
- O adelantar...

Decidí no ponérmela tan pronto.

Me puso la oxitocina y monitor, me dejaba levantarme y caminar hasta donde llegaran los cables y si tenía que ir al baño le avisara y me desenchufaba todo.

Me preguntó quién era mi ginecóloga y me re-confirmó, otra vez otra persona, que estaba de vacaciones. Pero su respuesta, en dirección a la enfermera que dijo de avisar a la de guardia, fue: "bueno, la voy a avisar igual, me gusta que sepan que sus pacientes están aquí, además el suyo era programado..."

Me hizo una fisurilla en la bolsa para ver de qué color eran las "aguas" y tras comprobar que estaba bien, se marchó.

Y de repente empezaron a venirme unos DOLORES cada dos minutos que me hacían doblarme de dolor, perder la capacidad de respirar y provocarme ganas de llorar.

Media hora después entró y me propuso la epidural de nuevo, al recibir como respuesta a su ¿qué tal?, un aterrador "sufriendo". Y mi respuesta de masoca que quería el parto menos medicalizado posible y con pánico a que me pinchasen la columna vertebral seguía siendo no...

Media hora después, con ganas de llorar y morir (y no sé si en ese orden), caminando lo que podía, bailando incluso, probando distintas posturas, apoyándome en Karate...sin funcionar nada, volvió el matrón. Y me miró en plan: "tía, no puedes más, estás de 2 centímetros, no dilatas por el dolor y solo llevas una hora con contracciones cada 2 minutos..."

Karate me dijo que no fuese masoca y que terminaría poniéndomela antes o después, cuánto antes cambiase de idea mejor. Así que miré al matrón y le dije que adelante.

A la nada vino el anestesista, un chico tan joven que pensé que experiencia la justa...
No me dolió, la verdad. Impresiona. Esperó las dos contracciones y comenzó a pinchar y hacer lo que tenía que hacer. Lo máximo noté un calambre-escozorcillo hasta la rodilla izquierda. Y ya.

- En dos-tres contracciones no deberías sentir nada.

Y mintió...desde la siguiente contracción ya no sentí ese dolor desgarrador. Y las siguientes ni las sentí. Miraba el monitor y pensaba que ya no tenía tenía contracciones porque las que indicaban el dolor de la contracción, que llegaban a 140, ¡¡¡¡¡de repente no subían de 9!!!!! Podía mover las piernas (aunque la izquierda la notaba más dormida).

Media hora después, sobre las 11 y algo me miró si había dilatado más y resultaba que estaba de 5 centímetros. Parecía que mis problemas para dilatar eran más por el dolor. Dijo que iba a llamar ya a la ginecóloga para que se preparara (y yo pensando en la de guardia, claro).
También me cambió el enganche de la vía del brazo que me apretaba mucho y no dejaba pasar apenas medicamento, dificultando el trabajo y haciéndome un daño innecesario. Me lo dejó solo enganchada con un esparadrapo.

Tras una hora hablando con Karate y con el único síntoma de temblores contínuos, empecé a sentir presión por el coxis. Al entrar el matrón me midió la dilatacióm y sorprendido suelta:

- Si ya estás de 8-9!!
- Siento mucha presión por aquí....
- Es que ya está pidiendo empujar. Voy a por la "Dra.O"

Cuando escuché el nombre casi me muero de la emoción, ¿no estaba de  vacaciones?, pero para confirmarlo ahí estaba Karate diciendo: pues va a ser al final la tuya.

Un momento después estaba entrando mi ginecóloga con la bata, guantes y gorro, la enfermera, el matrón que fue a buscarla y el pediatra, también asistió el anestesista.

Y ahí estábamos, yo consciente de absolutamente todo al haber una analgesia total. Escuchando todas las conversaciones y haciendo caso a lo que me iban diciendo.

Mi ginecóloga y Karate me ayudaron a sentarme para empujar, que al tener la pierna izquierda dormida no me dejaba moverme bien, y empezamos a respirar para pujar.

Iba a ser rápido pero...resultó que Sakura no quería salir y, aún asomando la cabecita casi desde el primer pujo, cuando tocaba empujar se subía de nuevo. Me tocó el famoso "bebé ascensor".

A la 4a o 5a contracción oigo que el matrón le dice que no va a salir sin ayuda. Y mi gine, muy seria, le respondía que ya, que estaba pensando qué utilizar. Ahí me cagué (seguramente literalmente, que no fui al baño antes y sé que algo hice xD).
El matrón corrió al baño y cogió una banqueta, prefería hacer la maniobra de meter el codo en mi barriga y empujar (siendo poco partidario, según las clases preparto) que utilizar fórceps.

Cuando se solucionó la técnica a utilizar, oigo que la gine le dice a Karate: "voy a hacerle un corte aquí para que no se desgarre hasta el ano"...yo ya angustiada por haberme librado de los fórceps pero no de la episiotomía...

Hicieron falta varias contracciones más de 3-4 pujos cada una, con un matrón encima metiendo el codo en mi barriga, para que Sakura saliese.

Noté cómo salía. Todo lo que presionaba. Sabía que estaba saliendo aunque no pudiera notarlo en todo su dolor.

Levanté la mirada del esfuerzo y me la pusieron encima. No podía decir nada. Solo observarla llorar, llorando yo también, e intentando oler lo que tanto me habían descrito. Queriendo recordar cada segundo para la posteridad. Mi hija.

Karate estaba a mi lado y nos mirábamos, emocionados, a nosotros y a la niña. Estábamos absortos y escuché de fondo: "no dicen nada!!"

Qué decir, amigos. No hay palabras para describir el momento.

Mi gine aprovechó para quitarme, tras pedirme permiso, dos berrugas que tenía (una en la ingle y otra al lado del ano), aumentando el número de puntos.
Le pregunté cuántos puntos llevaba al final y me dijo: "cuatro, dos de un pequeño desgarro y los de las berrugas".

¡Así que evitó cortarme! He de decir que se tiró todo el parto desde que llegó abriendo y masajeando mi vagina para estirarla al máximo y evitar cortar. Así que no podía estar más contenta. Nació poco más de 3h después de comenzar con la oxitocina. Con 48 centímetros y 2,850kg. Si hubiera sido más grande me rajaban fijo.

Nos dejaron una hora a solas con la niña en la misma sala y pegada al pecho. No sabíamos ni qué hacer, pero nos daba un poco igual, ya le habíamos puesto por fin cara, cuerpo y olor. Nos sentíamos super raros.

En cuanto a los efectos secundarios que temía de la epidural: cero patarero. Se me cayó la vía incluso antes de que la enfermera viniera a quitármela. Pero cuando me vio la del brazo me dijo que me la habían puesto mal desde el principio y me había reventado por dentro. Nueve días después sigo con un morado bastante importante en el brazo.

Luego estuve dos días ingresada hasta el 31 por el mediodía, que salimos del hospital para llegar a casa a comer...y tomar las uvas!