Seguidores de mis paranoias...

sábado, 17 de diciembre de 2016

¿Últimos días?

El miércoles fuimos a monitores. Cumplía 38+6 semanas de embarazo. La verdad es que tras media hora monitorizada, cuando mi ginecóloga vio los resultados y tras decirme que todo era normal, me gustó cuando dijo que no quería mirarme el cuello del útero por si, sin querer, desencadenaba ella el parto con la exploración.


Durante todo el embarazo no me ha explorado ninguna vez el cuello del útero y eso me choca si lo comparo con otras compañeras del trabajo y de la gimnasia preparto, porque van a 3 médicos distintos y varias de ellas han sido exploradas diversas veces por matrones o tocólogos (no recuerdo cual, es que van a 3 distinos) que les hacían daño metiéndoles mano no solo en la vagina, sino tocando la pelvis, pubis y todo lo de alrededor, bastante doloroso y sin preguntar. Sin saber explicarme el motivo de esa exploración nos preguntamos por qué ellas tienen ciertas pruebas invasivas a las cuales según el médico las omite y, sinceramente, me alegraba saber que yo estaba siendo controlada sin necesidad de sentirme manoseada cada día por un médico nuevo.

He leído verdaderas barbaridades que se hacían antes y se siguen haciendo, a pesar de la sobreinformación que existe en este momento en el mundo online, para adelantar partos en beneficio de los médicos (para programarse sus vacaciones, festivos y demás) o por explorar más de la cuenta. Y me alegró saber que mi médico, aun sabiendo que es ella la que se tendrá que presentar estas navidades si mi parto se retrasa, no ha querido hurgar por si acaso.

Le dije que creía haber expulsado el tapón mucoso hacía 4 días y que tenía contracciones, a veces muy seguidas un rato, pero luego paraban en seco.
Dudó otro momento y me preguntó si quería que exploraba. Le dije que no me importaba (ansiaba saber si estaba dilatando ya) y súper cuidadosamente metió los dedos, dándome la otra mano y advirtiéndome que si sentía un poco de dolor se la apretara. No sentí nada de lo que me estaba haciendo los 5 segundos que duró.

Me dijo que había borrado el cuello del útero al 50% y, mientras me vestía, le dijo a Karate que era inminente.

Luego nos dijo que era bueno que siguiera caminando y sentada sobre la pelota de pilates viendo la tele. Que aunque tuviera cita el miércoles siguiente para monitores esperaba vernos antes. También habló de mis posaderas:

- Tienes unas buenas caderas, te van a ayudar a parir. Y al ser niña va a ayudar en el parto, son los niños los que suelen poner poco de su parte al salir. Pero con esas caderas y siendo niña...seguro que tienes un parto cortito.
- ¿Sí? Ojalá. Espero haber salido a mi madre que se le caían solos...

Me quedé ultra zen. Ya estaba tranquila porque su simple presencia me tranquiliza, pero ese día con el respeto que me estaba tratando y diciéndome cosas que me iban a animar y hacer ser súper positiva cuando llegase el momento, no podía estar más contenta con la elección de está ginecóloga.

Y bueno, esa tarde fui a gimnasia para embarazadas deseando que fuese la última.
Me despedí de las compis deseándoles feliz navidad y ellas un próspero y corto parto xD...

Pero aquí sigue. 3 días después de monitores y con el 50% del cuello borrado (aunque espero que sea más ya), con contracciones de las falsas preparatorias de vez en cuando y seguidas, de las que quieres que sean más fuertes pero nada...20 minutos sí, 10 horas no. Sentada viendo la tele sobre la pelota. Caminando varias veces al día...

Estoy de 39+3. Y solo espero que todo lo que me dijo la ginecóloga el miércoles sea verdad, que nos veamos muy pronto y que Sakura salga ya, que no puedo con la acidez y reflujo gástrico subiendo todo el día.

Y bueno, mi madre y mi hermana pequeña vienen el martes de Mallorca a pasar las navidades y conocer al bebé, y me encantaría estar fuera del hospital...pero según pasan los días me hago cada hora más a la idea que vaya a nacer más cerca de la semana 40 y navidad. Con lo que me gusta comer en estas fechas y me veo con sopa del hospital :(


EDITO (23/12/2016):

Una semana después sigue sin salir. La gine en monitores se sorprendió que seguía igual, porque tenía pinta de salir antes.

Tras la exploración sí que me avisó que iba a intentar dar un pequeño empujoncito e hizo una minimaniobra de Hamilton (con mi permiso) y que esperaba que saliera antes del 26 o 27 de diciembre. El problema es el líquido amniótico que no es que vaya muy sobrada y no quiere que pase de la semana 41. Así que si no sale por su propio pié antes del día 28, el día 29 me ha programado la inducción.

Solo espero que ésta vez sí tenga razón y salga estos días naturalmente, me da mucho miedo la inducción por las complicaciones que derivan al no estar preparado el bebé, que por lo menos las contracciones que me dan de vez en cuando son más dolorosas (aunque apenas duran y se repiten) y tengo más flujo :(

La única cosa buena que saco de esto es que sabemos que sea como sea, el día 29 de diciembre está en mis brazos.