Seguidores de mis paranoias...

martes, 18 de octubre de 2016

De esto que quieres tomarte la vida más relajadamente pero no puedes...

Estoy como en un limbo mental. Es una rara sensación, entre agradable y desagradable, con fuerza y desganada. Cansada y con ganas de terminar muchas cosas. Feliz por lo que viene y triste por lo que se ha ido. Todo me provoca una sensación extraña.
 
Además no dejo de hacer cosas, aunque diga que quiero tomarme estos meses que me quedan un poco más relajada:
 
  • Fines de semana y festivos salimos de Madrid. En la última semana: al pueblo de Karate y a Ponferrada a casa de unos amigos y a hacer rutas, comer botillo con cocido en Toral y bravas de El Bodegón y que Karate supiera qué es una Palloza, fuimos a Igüeña a comprar calabazas en la fiesta de la Calabaza. Muy bonito todo, la verdad...El Bierzo enamora.

  • Sigo trabajando todas las mañanas, aunque he de decir que me satura tanto el ir tan temprano (7h) y volver con un hambre mortal a casa a la salida (15h) que me lo estoy tomando como si me fuese para siempre: pasando bastante que, para mí, "pasar bastante" significa hacerlo igual, pero poniendo pegas como "no puedo con mi vida, estoy gorda, un Alien me está reventando por dentro, Kuato lives into me, parásito crece y se mueve,..." o simplemente hacerlo pero más lento.
  • Desgraciadamente la casa no se limpia sola, aunque exista el robot aspirador, la lavadora y el lavavajillas. Y desgraciadamente seguimos teniendo cosas en cajas. Algún día las desharé. Algún día. Lo prometo (incluso compraremos la cuna y el carrito... algún día...).
  • Me he apuntado a gimnasia para embarazadas (que como he pagado me obligo a ir) y sigo yendo a caminar, pero me cuesta más porque no pago y porque estoy cansada todo el día. Prefiero tumbarme en el sofá a ver la tele.
 
Miro mi barriga. Sakura no para de moverse. Estoy de 30 semanas y media. Y es raro ver cómo se va deformando la cada vez más abultada barriga de un lado a otro. Gente me dice que tengo la barriga pequeña para estar de más de 7 meses, otros demasiado grande y que voy a flipar en la recta final. Otros que no he ganado apenas nada de peso y otros que debería hacer más dieta... pero da igual lo que digan, yo me siento enorme. Y cansada.

En cuanto a los movimientos del bebé, no los considero desagradables. Pero tampoco lo estoy viviendo como algo agradable y maravilloso. Cuando le da por pasarse a saludar a Ombligo me da un repelús... siempre me ha dado asquito el tema de tocar o que me toquen el ombligo, y me da igual que sea mi hija y no sea consciente. Fui a que me quitasen un lunar (bastante grande y negro) del ombligo solo porque me daba asco pasar la esponja por encima. Por suerte no ha sobresalido y no creo que lo haga (a ver estas semanas que crezca lo más grande), ni tampoco me ha salido la famosa y oscura línea alba.

En cuanto a estrías, solo me han salido dos en la teta izquierda, debajo. Son rojas y en todo el embarazo (desde que di positivo) no he dejado de ponerme crema Nivea.
Este fin de semana en Ponferrada, mi amiga, que es un poco "La Hierbas" (la típica de vivan los remedios naturales) me dijo que probara la manteca de karité 100% ecológica (regeneradora e hidratante). Me dejó probarla en su casa y me gustó cómo la absorbía la piel al rato y el tacto que dejaba. Leí sobre sus propiedades y cuando llegué a Madrid fui a un herbolario a comprar un bote (9,14€). A ver si estos meses ayuda a que esas dos estrías rojas desaparezcan y evita que salgan más (y si mi recomendación puede ayudar a otras que se ponen Nivea porque es lo más rápido, como es mi caso, y les da pereza la cosmética y buscar otras cosas mejores). También nos regaló los primeros patucos que va a tener Sakura, hechos a mano, por supuesto.

Eso sí, lo que peor, peor, peor, peor llevo es: LA ACIDEZ ESTOMACAL.
Desde el quinto mes que no ha dado tregua. Cada día me da, aunque sea un poco. Quizás dos días la sienta poco, pero los siguientes tres los paso con ganas de vomitar todo el día (que nunca llega a ocurrir). Pero esa sensación es lo peor. Peor incluso que cuando Sakura juega con mi ombligo. Me dio la noche el sábado cuando cené mi cena obligatoria cuando vamos a Ponferrada: las patatas bravas de El Bodegón :( casi muero por la noche, pero valió la pena sufrir por saborearlas.
Según muchas webs, están entre las 10 mejores bravas de España. Yo las sitúo las primeras, por delante del Bar las Bravas de Madrid y las de La Casona de Escalona. Sí, soy fan de la salsa brava xD.
Y bueno, deseando que sea día 26 de octubre para la revisión ginecológica de las 32 semanas. A ver qué pruebas me hace y me pide. Sé que faltan dos fundamentales, que tienen que ver con exudados y el bebé. Solo temo que me diga de ponerme más vacunas (en la semana 28 me pincharon en el culo la gammaglobulina anti d por eso de tener factor rh negativo), los análisis de sangre ya sé que toca alguno más, voy ultra mentalizada que la sangre de embarazada se debe vender a precio de tinta de impresora o algo, porque no es normal para qué necesitan sacarnos tanta.

Y bueno, lamento hablar tantísimo del embarazo, pero es que es lo único que tengo últimamente reconcomiéndome por dentro (literalmente, alimentándose de mí está, la peque).

.

lunes, 10 de octubre de 2016

Arienn, la gata zarrapastrosa

Os hablé mucho de mi gata Leia. En enero tuvimos que poner fin a su vida...y a su sufrimiento, tras casi dos años de tratamientos para su leucemia y hemobartonella, así como el cuidado que teníamos de tener al haber otra gata sana en casa, Akane, la cual no se contagió en ese tiempo de ninguna de sus enfermedades).


En esos días de dolor por la pérdida, me puse a mirar los casos de los gatos más necesitados por internet. Por supuesto buscaba un gato adulto (que son más difíciles de adoptar), discapacitado o carey (porque son todavía más difíciles de adoptar). Páginas como Madrid Felina (gracias a ellos pude adoptar a Akane), Protección Felina, Lasa y anuncios que encontraba por cualquier página de Facebook pidiendo dueño... y luego estaban los casos que me indignan: gato precioso que busca hogar y salen mil adoptantes y en los comentarios sale el típico "ya está adoptado pero si os interesa tenemos estos"... y nadie quiere a esos porque no son de raza ¬¬. Pues yo soy de las que miran los comentarios y me pongo en contacto con esas personas. Y así es como vi a Arienn, tras ver un anuncio de un gato siberiano que ya tenía hogar tras dos horas de anuncio, pero que la gente no se interesaba por aquella gata carey que llevaba un año en una jaula según describían los comentarios...


Me puse en contacto con ASA Sensibilidad Animal, que difunde los animales que tienen en la protectora municipal de Móstoles y acordamos un día para ir a adoptarla, tras rellenar su formulario de las mil preguntas. En las fotos la gata salía en brazos de una mujer, amorosa y parecía que se dejase hacer cualquier cosa, así que no me preocupaba que fuese arisca.


Cuando la fui a adoptar a la semana y media, porque era incapaz de saber que mi futura gata seguía en una jaula cuando podría estar en mi casa, vi a una gata zarrapastrosa, sin pelo en las orejas, con el pelo estropajoso y cariñosa a más no poder. Ni vacunada, ni castrada ni con chip. Al menos estaba desparasitada. Le pusieron el chip sin problema porque se dejaba hacer de TODO. Tanto con el veterinario, como conmigo (le puse Vetriderm para que no le diera alergia a Karate nada más entrase en casa) y me dieron un mes para castrarla en un veterinario de Móstoles con el cual tenían convenio.


Tras despedirme de ellos y meterme en el coche, llamé a mi veterinaria para pedirle una revisión, ya que en Móstoles no me gustaba lo que me respondían:


- ¿Por qué no tiene pelo en las orejas y desde cuándo no lo tiene?
- Ni idea pero... a ver... no son ácaros.


- ¿Cuántos años tiene?
- No lo sé... ¿parece que cinco?
- Por los dientes parece jovencita.
- Pues lleva un año aquí, así que no creo que tenga menos de cuatro.


- ¿Está vacunada?
- A ver... no.
- ¿Castrada?
- No, no. Aunque debería estarlo por la edad, pero no. Has de llevarla a Estoril Móstoles en menos de un mes con este papel.


Me daba miedo que tuviese alguna enfermedad, porque iba a meterla con una gata sana, así que fui directa a mi veterinaria desde Móstoles.


Lo de las orejas calvas lo achacó al estrés de la jaula o a una reacción alérgica a la desparasitación de hacía dos semanas, que era muy fuerte (tras leerlo en la cartilla). El pelo zarrapastroso se le echó la culpa al pienso y al estrés. Y...¡¡estaba en celo!! A parte de que esa gata no tenía más de dos años. Como pensaba al verle los colmillos blanquísimos y puntiagudos...


No paraba de maullar.


Jamás había tenido una gata en celo dentro de casa y no sabía lo que era: ¿cómo aguanta la gente años sin castrar a sus gatas? ¿Pueden dormir por las noches? Vivíamos en un segundo y Karate me decía que la escuchaba desde la calle...


Tras una semana de celo, llamé inmediatamente a la clínica Estoril de Móstoles para ponerle fecha a la castración. Me dieron en seguida y a los dos días tras el celo estaba con el cono y odiándome. Nos trataron genial, he de decir, y tras la castración, las revisiones, el vetriderm y cepillados del pelo, el cambio de pienso y los nuevos cuidados, empezó a crecerle el pelo de las orejas, no daba asco acariciar su pelaje de paja (empezaba a ser suave), y nos dimos cuenta de que, aunque no estuviera en celo, era una gata muy nerviosa con necesidad de estar encima 24h, requería atención constante y amor a raudales. En definitiva: adopté a un perro con forma de gato.


Te persigue por toda la casa. Se nota que jamás ha sido maltratada ni ha recibido ninguna mala atención de los humanos porque puedes golpear el suelo, mover muebles, hacer agujero en las paredes, gritar, hacer aspavientos cerca suyo, que ni se inmuta (y no es sorda). Sabe que jamás le haremos daño y eso me consuela. No como Akane que tuvo mala experiencia con sus captores en la perrera y se asusta con cualquier movimiento brusco, sonido inesperado o que te levantes y vayas a acariciarla (si no es ella la que te lo pide).


Y tras tanto hablar de Arienn... ¡¡¡os la voy a presentar con fotos!!!



Le gusta estar encima siempre que puede. Sobre todo encima de Karate.
Aunque desde que estoy preñada, ni Akane ni Arienn me dejan sola, y siempre están cerca o medio encima de la barriga.
¡Tiene unos ojos de escándalo! Amarillos y verdes.
Te  relame enterita cuando te descuidas.
A veces intenta esconderse, pero le sale mal.
Le gustan los sitios altos y, sobre todo, cómodos.........

¡¡Y si son calentitos ni te cuento!!
En definitiva, ¿cómo no enamorarse de esta gata cuando te mira así todo el día?


Mew!

lunes, 3 de octubre de 2016

Cómo comprar una casa en tiempo récord

Los pasos para comprar una casa en dos semanas son:

1º) Tener prisa (si no hay prisa, como si estás meses o años).
2º) Tener las ideas claras de lo que quieres. Es decir: saber exactamente qué es lo que estás buscando (número de habitaciones, necesidades que ha de suplir, espacio...).
3º) Saber exactamente dónde estás buscando el piso (conocer bien la zona, los precios de un piso reformado y sin reformar, transporte público cercano, colegios, supermercados, parking etc.).
4º) Tener dinero ahorrado y aún así, también tener a alguien dispuesto a ayudar cuando eres pobre y haber mirado bancos previamente sobre cuál es el límite de una hipoteca que puedes permitirte (y que el banco te permita).
5º) No estar ni de exámenes, ni embarazada, ni con náuseas.
6º) Estar dispuesto a informarte de qué cojones es eso del Euribor, cómo funciona, los impuestos del IBI y las basuras, cómo funciona la Comunidad de Vecinos, qué mierdas es un contrato de arras y qué pasa si no se cumple el contrato por ambas partes, ventajas y desventajas de hipotecarse, qué estás haciendo con tu vida, cómo has llegado a eso. ¿Por qué quieres vender tu alma a un banco? Cuáles son los mejores bancos, los mejores intereses y las mejores hipotecas. Qué tipo de interés te viene mejor cuando eres pobre, si fijo o variable. Y ese tipo de cosas básicas.

En nuestro caso teníamos bastante prisa porque vivíamos de alquiler en una zona y un piso que nos encantaban, pero que en unos años tendríamos de dejarlo. También sabíamos que en esa zona era más barato pagar una hipoteca que un alquiler. Cuando tienes un bebé, aunque sea en la barriga, te planteas lo de ir dejando pisos no fijos. Aceptas establecerte en un sitio concreto para no tener que lidiar con mudanzas a mitad de curso. Y, por supuesto, miras mucho más el precio de las cosas.

Nosotros teníamos prisa. Teníamos todo el verano para ir mirando. Empezamos a mirar pisos a finales de mayo y, la segunda semana de junio, ya habíamos firmado el contrato de arras.

¡Vimos pisos! Llamábamos hasta a agencias. Vimos de particulares, de inmobiliarias y hasta de gente que lo llevaba por un abogado (como el piso que decidimos comprar finalmente).

Sé que dos semanas es poco tiempo para decidirse por un piso. Pero cuando salía un piso nuevo en los portales de venta de viviendas, desaparecía a los pocos días con el cartel de VENDIDO. Llamábamos a una agencia por un anuncio de dos días atrás y nos decían que  ya estaba reservado, que esa zona era muy solicitada y un piso en buen estado no duraba mucho.

Efectivamente, los pisos que llevaban semanas e incluso meses que pudimos ver daban penica o estaban para reformar y a un precio para pensárselo, puesto que habría que invertir más dinero en la reforma, el cual no tendríamos tras pagar la entrada.
Vimos reformados a un precio bastante alto y sin reformar a un precio mejor (pero a la larga más caro). Y de repente vimos un anuncio recién puesto del día (martes) y llamamos para reservar visita (sábado), con miedo a no llegar si alguien lo veía entre medias. Para nuestra suerte, concertaron las visitas para el sábado y nosotros éramos los primeros en verlo ese día.

El sábado teníamos que ver 3 pisos. El primero, uno sin reformar, bastante barato en comparación con otros de la zona, con zonas comunes (parking comunitario, calefacción central, trastero, etc....comunidad 150€) súper llamativo, pero que el piso estaba ultra mal distribuido, el baño estaba en el peor lugar de la casa y era... largo, y feo. Muy feo. Habría que levantarlo entero y, realmente, el precio dejaba de ser barato cuando mirabas todo lo que querías hacerle.

El segundo piso fue el del anuncio del martes. Nada más entrar yo miré a Karate con cara de ¿WHAT? ¿Por el mismo precio que el piso de mierda que acabábamos de ver, pero reformado y con una distribución perfecta, jardines enormes, calefacción central y el precio de la comunidad 110€? (creedme cuando digo que todos los que habíamos visto con calefacción central no bajaban de 150€ la comunidad).
Era más pequeño que el piso donde vivíamos de alquiler, pero era barato comparando con los otros de la zona y estaba reformado, suelo de parqué, puertas bonitas y nuevas que no daban ganas de darles con un hacha, termostato instalado, terraza cerrada ampliando el salón, muy luminoso con vistas al jardín enorme, toldos, mosquiteras, tres habitaciones muy bien distribuidas con un baño muy bonito en medio de las 3, y una entrada bastante cuca con un mueble que invitaba a entrar. Estuvimos hablando con el abogado que nos lo estaba enseñando y nos dijo que había interesados incluso sin mirarlo. Que solo lo había visto una pareja pero que no creían que les fuesen a dar la hipoteca. Éramos los primeros por orden de llamada en optar al piso. Así que prometimos llamarle si no veíamos otro piso a lo largo del fin de semana.

Ese mismo sábado jugaba España un partido de fútbol, no tengo ni idea de cuál, pero era importante. Lo suficientemente importante como para que la inmobiliaria nos cambiara la fecha para ver el tercer piso programado del día. Así que tras colgar al agente (media hora después de ver el piso perfecto), Karate y yo nos miramos. ¿Era una señal? Y llamé al abogado del piso reformado y barato. El truco era que la dueña del piso estaba en una residencia y necesitaban el dinero para pagarla, poniéndolo a un precio bastante más bajo para vender cuánto antes.

Una de las ventajas de ser funcionaria es que, cuando lo dices: saben que eres una clienta potencial. Y al decirle que estaba embarazada y que ya habíamos hablado con bancos sobre cuál era nuestro límite, y que el piso estaba bastante por debajo de ese límite, nos dijo que podríamos firmar el contrato de arras cuando quisiéramos.

Y así, señores, es como se compra un piso en menos de dos semanas.

El resto no fue tan bonito como pensábamos. O al menos para mí, porque Karate en su mundo de campeonatos y trabajo parecía no tener tiempo de mirar nada, y me estresé por informarme estando de trabajos finales de la universidad con sus exámenes, las náuseas, mi propio trabajo (que estábamos de evaluaciones y tenía que quedarme más horas) e ir a clase, con sueño permanente, mareos y cansancio acumulándose, sin dormir la siesta y queriendo llorar y vomitar a partes iguales todo el puto día. Pero claro, alguien tenía que hacerlo. Y eso me llevó a pelearme con mis compañeras de clase, los del de trabajo, no soportar nada y a nadie y odiando la vida mucho. Pero firmamos el contrato de arras. Y solo faltaba que el banco nos firmara la hipoteca.

Nos iban a dar el 100% con avales pero...el día antes de ir a firmar todo, nos dijo que no nos la concedían porque teníamos tres créditos (estábamos pagando 3 coches) entre Karate, yo y sus padres, que nos iban a avalar. Así que...sin poder renunciar al piso, nos encontramos con que debíamos pagar un 20% de entrada que NO TENÍAMOS. Teníamos justo ya para pagar el 10% inicial, pidiendo una migaja prestada, y al habernos dicho que nos daban el 100% sin problema por convenio con mi trabajo, nos habíamos despreocupado de esa posibilidad...por suerte el hermano de Karate tenía un dinero ahorrado que podríamos devolverle en unos cuántos años sin intereses.

La mejor parte de que te concedan el 80% es que los intereses y el precio mensual baja mucho, lo que nos permitía pagar a su hermano en menos tiempo la cantidad prestada.
Qué decir que la tasación del piso estaba bastante por encima del precio de venta, lástima que concedían la hipoteca sobre el precio de venta y no de tasación. Nos habría prestado bastante menos.

Así que finalmente firmamos durante 30 años, a tipo fijo, con el banco. Esto fue el día 6 de julio. En un mes y una semana habíamos buscado pisos, encontrado piso, firmado todo lo firmable y nos endeudamos a 30 años con un banco.

El piso estaba más vacío de lo que nos imaginamos. Nos dijo que nos dejarían los muebles y se llevarían los trastos de la señora. Y se llevaron los muebles más nuevos y nos dejaron los viejos que no queríamos con absolutamente todos los trastos de la señora. Tiramos tantas cosas que os aterraríais (coleccionaba en modo Diógenes). Era imposible contar los viajes que nos comimos hasta el contenedor durante más de una semana. Karate se llevó la peor parte de la mudanza porque yo, con todo lo que estaba ocurriendo en Mallorca con la pérdida de familiares tuve que viajar varias veces a la isla, sumado a que preñada no podía cargar peso...

En plena mudanza

El resto fue hacer, deshacer y cargar cajas, desmontar y tirar muebles de un piso, desmontar y cargar muebles de otro piso, comprar muebles nuevos y montarlos, contratar a unos pintores... La mudanza, renovación de muebles: mueble del salón, mesa auxiliar, comedor (mesa + 4 sillas), somier con cajones + cabecero, y nueva imagen del piso (pintores + pintura) y la vitrina para las figuritas nos costó nada más y nada menos que aproximadamente 1600€. Barato, si hubieseis visto el cambio. Eso sí, el trabajo manual de montaje y desmontaje, compra de muebles y los viajes al punto limpio... no están pagados. De verdad, su hubiésemos tenido dinero hubiera pagado para que nos lo hicieran. Qué horror.
Salón final
A falta de cuadro principal.. Tenemos hasta espadas en el salón.
Pero piensas: es tu casa. Y ya se te pasa todo.

En estos momentos todavía tenemos cajas en las habitaciones sin deshacer, pero lo hacemos todo con más calma. Al menos hasta que nazca la niña, que nos entre prisa.

Y así es como paso las tardes... con mi pequeña Akane encima de la pequeña Sakura.