Seguidores de mis paranoias...

martes, 18 de octubre de 2016

De esto que quieres tomarte la vida más relajadamente pero no puedes...

Estoy como en un limbo mental. Es una rara sensación, entre agradable y desagradable, con fuerza y desganada. Cansada y con ganas de terminar muchas cosas. Feliz por lo que viene y triste por lo que se ha ido. Todo me provoca una sensación extraña.
 
Además no dejo de hacer cosas, aunque diga que quiero tomarme estos meses que me quedan un poco más relajada:
 
  • Fines de semana y festivos salimos de Madrid. En la última semana: al pueblo de Karate y a Ponferrada a casa de unos amigos y a hacer rutas, comer botillo con cocido en Toral y bravas de El Bodegón y que Karate supiera qué es una Palloza, fuimos a Igüeña a comprar calabazas en la fiesta de la Calabaza. Muy bonito todo, la verdad...El Bierzo enamora.

  • Sigo trabajando todas las mañanas, aunque he de decir que me satura tanto el ir tan temprano (7h) y volver con un hambre mortal a casa a la salida (15h) que me lo estoy tomando como si me fuese para siempre: pasando bastante que, para mí, "pasar bastante" significa hacerlo igual, pero poniendo pegas como "no puedo con mi vida, estoy gorda, un Alien me está reventando por dentro, Kuato lives into me, parásito crece y se mueve,..." o simplemente hacerlo pero más lento.
  • Desgraciadamente la casa no se limpia sola, aunque exista el robot aspirador, la lavadora y el lavavajillas. Y desgraciadamente seguimos teniendo cosas en cajas. Algún día las desharé. Algún día. Lo prometo (incluso compraremos la cuna y el carrito... algún día...).
  • Me he apuntado a gimnasia para embarazadas (que como he pagado me obligo a ir) y sigo yendo a caminar, pero me cuesta más porque no pago y porque estoy cansada todo el día. Prefiero tumbarme en el sofá a ver la tele.
 
Miro mi barriga. Sakura no para de moverse. Estoy de 30 semanas y media. Y es raro ver cómo se va deformando la cada vez más abultada barriga de un lado a otro. Gente me dice que tengo la barriga pequeña para estar de más de 7 meses, otros demasiado grande y que voy a flipar en la recta final. Otros que no he ganado apenas nada de peso y otros que debería hacer más dieta... pero da igual lo que digan, yo me siento enorme. Y cansada.

En cuanto a los movimientos del bebé, no los considero desagradables. Pero tampoco lo estoy viviendo como algo agradable y maravilloso. Cuando le da por pasarse a saludar a Ombligo me da un repelús... siempre me ha dado asquito el tema de tocar o que me toquen el ombligo, y me da igual que sea mi hija y no sea consciente. Fui a que me quitasen un lunar (bastante grande y negro) del ombligo solo porque me daba asco pasar la esponja por encima. Por suerte no ha sobresalido y no creo que lo haga (a ver estas semanas que crezca lo más grande), ni tampoco me ha salido la famosa y oscura línea alba.

En cuanto a estrías, solo me han salido dos en la teta izquierda, debajo. Son rojas y en todo el embarazo (desde que di positivo) no he dejado de ponerme crema Nivea.
Este fin de semana en Ponferrada, mi amiga, que es un poco "La Hierbas" (la típica de vivan los remedios naturales) me dijo que probara la manteca de karité 100% ecológica (regeneradora e hidratante). Me dejó probarla en su casa y me gustó cómo la absorbía la piel al rato y el tacto que dejaba. Leí sobre sus propiedades y cuando llegué a Madrid fui a un herbolario a comprar un bote (9,14€). A ver si estos meses ayuda a que esas dos estrías rojas desaparezcan y evita que salgan más (y si mi recomendación puede ayudar a otras que se ponen Nivea porque es lo más rápido, como es mi caso, y les da pereza la cosmética y buscar otras cosas mejores). También nos regaló los primeros patucos que va a tener Sakura, hechos a mano, por supuesto.

Eso sí, lo que peor, peor, peor, peor llevo es: LA ACIDEZ ESTOMACAL.
Desde el quinto mes que no ha dado tregua. Cada día me da, aunque sea un poco. Quizás dos días la sienta poco, pero los siguientes tres los paso con ganas de vomitar todo el día (que nunca llega a ocurrir). Pero esa sensación es lo peor. Peor incluso que cuando Sakura juega con mi ombligo. Me dio la noche el sábado cuando cené mi cena obligatoria cuando vamos a Ponferrada: las patatas bravas de El Bodegón :( casi muero por la noche, pero valió la pena sufrir por saborearlas.
Según muchas webs, están entre las 10 mejores bravas de España. Yo las sitúo las primeras, por delante del Bar las Bravas de Madrid y las de La Casona de Escalona. Sí, soy fan de la salsa brava xD.
Y bueno, deseando que sea día 26 de octubre para la revisión ginecológica de las 32 semanas. A ver qué pruebas me hace y me pide. Sé que faltan dos fundamentales, que tienen que ver con exudados y el bebé. Solo temo que me diga de ponerme más vacunas (en la semana 28 me pincharon en el culo la gammaglobulina anti d por eso de tener factor rh negativo), los análisis de sangre ya sé que toca alguno más, voy ultra mentalizada que la sangre de embarazada se debe vender a precio de tinta de impresora o algo, porque no es normal para qué necesitan sacarnos tanta.

Y bueno, lamento hablar tantísimo del embarazo, pero es que es lo único que tengo últimamente reconcomiéndome por dentro (literalmente, alimentándose de mí está, la peque).

.

5 comentarios:

Laura Y Luisma dijo...

Hola! Soy Laura de un botón en el bolsillo. Habia escrito un super msj y se me ha borrado
Bueno basicamente te decia que menudo noticion! Entraba a cotillear después de años creo y me encuentro con que vas a ser mami! Yo te recordaba viajando jaja
Para la acidez a mi me va muy bien la leche sola fria o caliente, pero sola.
Fui mami en diciembre y lo voy a volver a ser en febrero! También va a ser niña, el mayor es un loco bajito jejej
Un beso!!

Misaoshi dijo...

Vayaaa, me acuerdo de tu blog pero está abandonadísimo!

Gracias y felicidades a ti también, dos ya...

Un besazo y sobre lo de viajar: ya estamos pensando rutas por España y ahorrar para salir más lejos cuando sea más grandecita...viajar es obligado!

Holden dijo...

Yo es que no tengo ni idea de como de grande debe ser la barriga de una mami de 7 meses, así que no puedo ayudarte con mi sincera opinión salvo que he visto mujeres mucho más gordas a estas alturas del embarazo. Y claro que merecieron la pena: las bravas siempre merecen la pena :D

Misaoshi dijo...

Las bravas son de obligado cumplimiento. Nadie puede decirles que no (excepto cuando la salsa es ketchup con tabasco).

Gracias por lo de la barriga. A veces recurro a imágenes de google para hacer comparaciones (y cuando el diagnóstico es embarazo, no dicen que es cáncer todo el rato!)

Pecosa dijo...

Qué preciosa esa barriga, Misa!! Muchas felicidades, hermosa!!!