Seguidores de mis paranoias...

lunes, 10 de octubre de 2016

Arienn, la gata zarrapastrosa

Os hablé mucho de mi gata Leia. En enero tuvimos que poner fin a su vida...y a su sufrimiento, tras casi dos años de tratamientos para su leucemia y hemobartonella, así como el cuidado que teníamos de tener al haber otra gata sana en casa, Akane, la cual no se contagió en ese tiempo de ninguna de sus enfermedades).


En esos días de dolor por la pérdida, me puse a mirar los casos de los gatos más necesitados por internet. Por supuesto buscaba un gato adulto (que son más difíciles de adoptar), discapacitado o carey (porque son todavía más difíciles de adoptar). Páginas como Madrid Felina (gracias a ellos pude adoptar a Akane), Protección Felina, Lasa y anuncios que encontraba por cualquier página de Facebook pidiendo dueño... y luego estaban los casos que me indignan: gato precioso que busca hogar y salen mil adoptantes y en los comentarios sale el típico "ya está adoptado pero si os interesa tenemos estos"... y nadie quiere a esos porque no son de raza ¬¬. Pues yo soy de las que miran los comentarios y me pongo en contacto con esas personas. Y así es como vi a Arienn, tras ver un anuncio de un gato siberiano que ya tenía hogar tras dos horas de anuncio, pero que la gente no se interesaba por aquella gata carey que llevaba un año en una jaula según describían los comentarios...


Me puse en contacto con ASA Sensibilidad Animal, que difunde los animales que tienen en la protectora municipal de Móstoles y acordamos un día para ir a adoptarla, tras rellenar su formulario de las mil preguntas. En las fotos la gata salía en brazos de una mujer, amorosa y parecía que se dejase hacer cualquier cosa, así que no me preocupaba que fuese arisca.


Cuando la fui a adoptar a la semana y media, porque era incapaz de saber que mi futura gata seguía en una jaula cuando podría estar en mi casa, vi a una gata zarrapastrosa, sin pelo en las orejas, con el pelo estropajoso y cariñosa a más no poder. Ni vacunada, ni castrada ni con chip. Al menos estaba desparasitada. Le pusieron el chip sin problema porque se dejaba hacer de TODO. Tanto con el veterinario, como conmigo (le puse Vetriderm para que no le diera alergia a Karate nada más entrase en casa) y me dieron un mes para castrarla en un veterinario de Móstoles con el cual tenían convenio.


Tras despedirme de ellos y meterme en el coche, llamé a mi veterinaria para pedirle una revisión, ya que en Móstoles no me gustaba lo que me respondían:


- ¿Por qué no tiene pelo en las orejas y desde cuándo no lo tiene?
- Ni idea pero... a ver... no son ácaros.


- ¿Cuántos años tiene?
- No lo sé... ¿parece que cinco?
- Por los dientes parece jovencita.
- Pues lleva un año aquí, así que no creo que tenga menos de cuatro.


- ¿Está vacunada?
- A ver... no.
- ¿Castrada?
- No, no. Aunque debería estarlo por la edad, pero no. Has de llevarla a Estoril Móstoles en menos de un mes con este papel.


Me daba miedo que tuviese alguna enfermedad, porque iba a meterla con una gata sana, así que fui directa a mi veterinaria desde Móstoles.


Lo de las orejas calvas lo achacó al estrés de la jaula o a una reacción alérgica a la desparasitación de hacía dos semanas, que era muy fuerte (tras leerlo en la cartilla). El pelo zarrapastroso se le echó la culpa al pienso y al estrés. Y...¡¡estaba en celo!! A parte de que esa gata no tenía más de dos años. Como pensaba al verle los colmillos blanquísimos y puntiagudos...


No paraba de maullar.


Jamás había tenido una gata en celo dentro de casa y no sabía lo que era: ¿cómo aguanta la gente años sin castrar a sus gatas? ¿Pueden dormir por las noches? Vivíamos en un segundo y Karate me decía que la escuchaba desde la calle...


Tras una semana de celo, llamé inmediatamente a la clínica Estoril de Móstoles para ponerle fecha a la castración. Me dieron en seguida y a los dos días tras el celo estaba con el cono y odiándome. Nos trataron genial, he de decir, y tras la castración, las revisiones, el vetriderm y cepillados del pelo, el cambio de pienso y los nuevos cuidados, empezó a crecerle el pelo de las orejas, no daba asco acariciar su pelaje de paja (empezaba a ser suave), y nos dimos cuenta de que, aunque no estuviera en celo, era una gata muy nerviosa con necesidad de estar encima 24h, requería atención constante y amor a raudales. En definitiva: adopté a un perro con forma de gato.


Te persigue por toda la casa. Se nota que jamás ha sido maltratada ni ha recibido ninguna mala atención de los humanos porque puedes golpear el suelo, mover muebles, hacer agujero en las paredes, gritar, hacer aspavientos cerca suyo, que ni se inmuta (y no es sorda). Sabe que jamás le haremos daño y eso me consuela. No como Akane que tuvo mala experiencia con sus captores en la perrera y se asusta con cualquier movimiento brusco, sonido inesperado o que te levantes y vayas a acariciarla (si no es ella la que te lo pide).


Y tras tanto hablar de Arienn... ¡¡¡os la voy a presentar con fotos!!!



Le gusta estar encima siempre que puede. Sobre todo encima de Karate.
Aunque desde que estoy preñada, ni Akane ni Arienn me dejan sola, y siempre están cerca o medio encima de la barriga.
¡Tiene unos ojos de escándalo! Amarillos y verdes.
Te  relame enterita cuando te descuidas.
A veces intenta esconderse, pero le sale mal.
Le gustan los sitios altos y, sobre todo, cómodos.........

¡¡Y si son calentitos ni te cuento!!
En definitiva, ¿cómo no enamorarse de esta gata cuando te mira así todo el día?


Mew!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque nunca escriba por aquí, soy fiel fan de tu blog, me alegra que hayas vuelto, me encanta tu humor y forma de escribir! Aunque han cambiado mucho los temas desde hace unos añitos xD. Me alegra que le hayas vuelto a dar un hogar a una gatita necesitada, yo tengo 3 callejeros :) Mucha suerte con el embarazo, y sigue publicando!

María MRS dijo...

Gracias.

La verdad es que con los estudios se me hacía imposible pasarme, es un estrés...la universidad te quita la vida y empecé a entender por qué los bloggers universitarios abandonaban los blogs...

Y claro, para el poco tiempo que tengo ahora, me ocupa todo el futuro bebé que viene en camino! Se me hace tan raro...

Gracias por seguirme y animarme.

Misaoshi dijo...

Aaah, comenté con mi cuenta de estudiante chunga ;)

Speedygirl dijo...

Con esos ojos tan fosforitos casi dará miedo cuando os la encontréis en la oscuridad, ¿no? jajaja ¡Qué maja!