Seguidores de mis paranoias...

viernes, 30 de septiembre de 2016

El día a día de una preñator

Últimamente lo único que hago es:


a) Quejarme porque no llegamos a fin de mes.
b) Caminar.
c) Informarme. Ir a conferencias. Leer. Y demás cosas que tienen que ver con el embarazo.
d) Trabajar.
e) Cuando no hago nada de eso: veo Big Bang Theory porque están dando un maratón de la serie en TNT.


Vayamos por partes:


a) Quejarme porque no llegamos a fin de mes.


Esto significa que, aparte de no tener más que lo básico de ropa premamá para no ir desnuda por la calle: no tenemos nada del bebé. Al menos comprado por nosotros. La ropa que va apareciendo en casa son de prestado de una compañera del trabajo y alguna cosa regalada por mis primas o la madre de Karate. Y ya. No hay nada. Ni miro. Es que no se puede.
Encima no tenemos horno, ni microondas, ni nada. Pero ojo, tenemos internet. Que no se diga.


b) Caminar.


Debe ser el motivo principal por el cual no he ganado mucho peso. Al menos de cuerpo en general...porque lo que es BARRIGA...al estar tan abajo noto mucha presión (aunque me han dicho que no tengo tanta para estar de 7 meses). O eso espero, porque cada día me cuesta más respirar al agacharme o hacer absolutamente cualquier cosa. Ponerme los calcetines y zapatos empieza a ser un suplicio, no puedo abrirme más de piernas para atarme los cordones (¡que llegue ya el frío que quiero ponerme las botas!). Hoy he limpiado el arenero de las gatas y me he levantado de puro milagro al terminar gracias a agarrarme a la ventana. Me da miedo ponerme un día de rodillas o sentarme en el suelo y que tenga que venir alguien a levantarme.


c) Informarme. Ir a conferencias. Leer. Y demás cosas que tienen que ver con el embarazo.


Cada día estoy más contenta con este hospital. Y, por supuesto: mi ginecóloga. Cada vez que voy a alguna charla que dan, me doy cuenta de lo difícil que es encontrar un hospital que tenga las garantías de lo que buscaba para mi embarazo: que sea lo más natural posible y respetado, es decir, que un parto sean el bebé, la madre y el padre, no solo el bebé (como ocurre en la mayoría de hospitales); espero también que sea lo menos medicalizado posible. Además son partos personalizados: el/la mismo/a ginecólogo/a que te lleva el embarazo te asiste al parto. Sea madrugada, fin de semana, festivo, lo que sea...


Voy a un hospital idcsalud, el cual está acreditado como un hospital iHan. Forma parte de una iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, creada por la OMS y UNICEF para animar a los hospitales a adoptar las prácticas que promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento.
Todas las charlas que ofrecen y la mayoría de los carteles informativos de la zona de maternidad están dedicados a fomentar la lactancia materna, explicando sus beneficios y la necesidad de llevarla a cabo para un mejor desarrollo integral del bebé y lo positivo -y cómodo- que es para la madre.


Cuando estudiaba el Grado Superior nuestra profesora nos hablaba de la importancia de la lactancia materna. Luego continuo leyendo su blog La Mamá de Pequeñita y sigo aprendiendo de ella, en todos los temas que tienen que ver con la educación respetuosa de los niños, su desarrollo y su salud.


Me tranquilizó que, tras la charla de ayer sobre "Preparando el nido", donde nos contaban sobre la lactancia, el colecho, el transporte del bebé (carritos, porteo, coche), lo que íbamos a necesitar (ropa, cuna, bañera...), no dejarnos engañar por marcas ni por anuncios de televisión, no comprar almohada de la cuna JAMÁS, recomendarnos un cojín de lactancia..., fuimos a ver el paritorio con mi ginecóloga y uno de los matrones. Fue mucho más relajante que cuando fui a verlo por primera vez con Karate en el curso de preparación al parto, con otro matrón.
Estar allí con mi ginecóloga explicando cómo lleva ella, de manera tan natural todo y animándonos, hasta cuando hablaba de las posibles complicaciones hablaba con una seguridad y un cariño...es que me siento tan relajada. Que todo puede torcerse, es una posibilidad, pero no le tengo ningún miedo cuando llegue el día.
Le pregunté si ella asistía al 100% de los partos y me dijo que ella estaría en el mío (me reconoció en seguida), siempre que le diera tiempo a llegar, que le dejara 30 ó 40 minutos si había tráfico, que ella estaría. Normalmente cuando no llegan es porque suele llegar la mujer ya pariendo y al segundo hijo.


d) Trabajar.


Algo que en breves tendré que dejar de hacerlo. Me doy un mes. Yo creo que para noviembre estaré de baja por no poder ponerme el uniforme. Y cada día me siento más torpe. Si ya me cuesta ponerme los zapatos al vestirme antes de salir, imaginad llegar a trabajar y tener que quitármelos y ponerme otros con cordones, más ropa y mierdas. A parte que estoy en un archivo, lo que significa tener que sacar muchos expedientes y cargar cajas. Aunque mis compañeros me cuidan que no cargue peso, es inevitable coger los archivadores cuando viene gente a buscar información y estás sola.


¿Y el estrés de la carretera? Que cortan la A5 en octubre y desviarán el tráfico por la carretera que yo vengo cada mañana. Horror. ¿Madrugar más? Si apenas duermo por las noches por los viajes al baño y el dolor de caderas. Están haciendo todo lo posible para que me coja antes la baja. Y paso de ir en tren porque el civismo en España está pasado de moda, desde que quitaron la mili obligatoria; paso de ir en tren y hacer transbordo en metro en hora punta (a parte que es más caro el transporte público que la gasolina) de pie y cabreada con la gente.


e) Cuando no hago nada de eso: veo Big Bang Theory porque están dando un maratón de la serie en TNT.


¿Por qué no me canso nunca de esta serie? Da igual cuántas veces vea el mismo capítulo. Es que me encanta.


.

1 comentario:

Speedygirl dijo...

7 meses ya!!! Note que da nada!!! Ánimo con la tripa, cansancio y demás. Tú puedes con todo!