Seguidores de mis paranoias...

lunes, 19 de octubre de 2015

Primeras reflexiones de una chica nueva en la Universidad.

Qué pérdida de tiempo.
 
De verdad.
 
El primer día de Universidad, en la presentación, nos animaron con todo lo que podríamos aprender, descubrir y hacer dentro de ésta sociedad creada por y para estudiantes. Cada vez más práctica (ya no es: leed estos apuntes y en el examen entra todo; sino que evalúan más trabajos prácticos y la asistencia a los mismos) y prometiéndonos salir dentro de cuatro años con una mente superior a la del resto de la población.
 
Tres semanas más tarde me doy cuenta que no tengo más de 10 páginas de apuntes (7 folios sólo de un profesor, que es el único que avanza algo de temario) y que se dedican más tiempo a decirnos cómo buscar información (buscadores, gráficos y estudios, como PISA) para realizar el trabajo práctico del cual depende casi toda la nota.
 
Lo que parece que no se dan cuenta es que... SI NO NOS EXPLICAN DE QUÉ VA LA ASIGNATURA POCO PUEDO COMENZAR A TRABAJAR.
 
No sé. Paso 6 horas al día en la Universidad y sólo entro a clase 3h. Pierdo todas las tardes escuchando a los profesores hablar de que el trabajo de prácticas vale entre un 40 y un 60% de la nota y que busque información. Pero no puedo utilizarla porque no sé hacia donde encaminarlo.
 
Casi prefiero que no nos obliguen a ir a clase y nos digan "leed de aquí o de allá", porque no me estoy enterando de nada y tampoco tenemos libros ni temario por donde guiarnos, porque nos pasan ellos los apuntes.
 
Sobre el tema del coche que me tenía tan preocupada... ¡¡es horrible!! Sí que encontraba sitio en la puerta de la facultad para aparcar pero, de repente, me viene un día un policía diciéndome que no podía aparcar y tuve que hacer media hora de espera a que alguien sacara el coche del parking de detrás de la facultad (donde aparcan alumnos de todas las facultades de alrededor y sólo hay 150 plazas). Al día siguiente había sitio en la puerta... y una grúa haciendo cada vez más y más sitio llevándose a todos los coches que había en la curva de la entrada. Así que voy todos los días al parking a hacer guardia en una esquina hasta que se va el primer coche. Definitivamente me compensa llevar el coche, porque a la vuelta llego a las 22h a casa tranquilamente y me da tiempo de hacerme, aunque sea, la comida del día siguiente.
 
Es un gran problema la mierda de la zona azul/verde en la zona. Además son los mismos trabajadores de la ORA los que llaman a la policía.
 
Lo mejor de la Universidad, y lo puedo decir directamente y sin pensar:
 
Son las compañeras.
 
Desde el primer día lo tenía fácil porque coincidía en la clase con las dos compañeras que mejor me llevaba del Grado Superior. Nos unimos a varias chicas que se sentaron por alante e hicimos un grupito enseguida donde el humor negro, los dulces y las idas de olla comenzaron a brotar de manera natural.
 
Gracias a estas compañeras, las horas muertas entre clase y clase se llevan mejor. En las clases también, pero más disimuladamente, claro. Este fin de semana ya las echaba de menos. Sólo por ellas tenía ganas de que llegara el día de hoy, lunes.
 
Definitivamente, por ahora no siento que la Universidad sea un lugar más para aprender que para socializar.
Supongo que cambiará. Sólo llevo 3 semanas. Pero qué hastío de clases.
 
.