Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 29 de julio de 2015

Viaje a Japón 2: Kioto

Lo bueno que tiene haber ido antes a Japón, es que sabes lo fácil que es moverte por allí. Sabes que aunque sepas sólo español y spaninglish no tendrás mucho problema para comunicarte en frases sencillas. Sabes que el trato al turista es bueno. Sabes que gastarás poco dinero y a la vez muchísimo, el consumismo es brutal y, en mi caso: obligatorio, porque la comida, las cremas, las chorraditas son baratas y eso te provoca unas ganas de comprar más y más. Sabes que no pasarás hambre aunque no te guste el sushi y el pescado crudo PORQUE NO SE ALIMENTAN DE ESO (aunque antes de ir te dicen: ¡¡pero si no te gusta el sushi cómo vas allí!! como si fueras a volver famélico y llorando por un poco de jamón). Sabes que son muy exagerados en cuanto a seguridad, aunque este año, al coincidir en fiestas, hemos flipado mucho más al ver lo extremistas que son.
 
En definitiva, sabes que Japón es un país que no defrauda al turista y es fácil. Allí todo es fácil porque, aunque no sepas, en el momento en que dices o señalas algo que necesitas, te ayudarán aunque no tengan ni idea. Con suerte hasta viene uno que sepa español aunque sea para decirte "fútbol, Ronaldo, Barcelona". Desgraciadamente, el fútbol es con lo que más se nos conoce en Asia. Me da vergüenza.
 
Por eso, en el tema de consumismo, ayer no me sorprendió abrir mi maleta y no dejar de sacar bolsas y bolsas de comida, camisetas, cosas frikis manga/pelis, un kimono completo, recuerdillos, BBcreams, maquillaje, exfoliantes, cosas de gatos...
 
 
 
Salimos hacia el aeropuerto temprano el dia 15. Nos esperaban 15h volando con KLM. Aunque el avión que nos llevaría de Amsterdam a Tokio fuese enorme y tuviera 2 puertas abiertas para embarcar, los asientos nos parecieron más pequeños que cuando fuimos con Emirates.
Las pantallas eran igual que las de Emirates aunque me tocó la china...la única maldita pantalla con una raja en medio que me jodía absolutamente las 4 pelis en latino wey: 50 Sombras, Cenicienta (la última, de Robb Stark y la cejas), Big Eyes y Mordecai (Jonnhy Depp).
 
 
Llegamos a Tokio el jueves 16 por la mañana temprano (7 horas de cambio horario que perdimos para ir). Descambiamos dinero y vamos a activar el JRpass. Reservamos el siguiente tren para ir a Kioto directos desde el aeropuerto (transbordo en Shinagawa). Y en Kioto nos plantamos a las 15h.
 
Vistas desde el shinkansen, Japón tiene mucha vegetación y montañas.
En este viaje me propuse probar cafés de máquina, y qué mejor que comenzar después de tantas horas sin dormir, despertando así mi afición al café con leche de la marca Boss...
 

Ya en Kioto comemos de picoteo (quesos que compramos en el aeropuerto de Amsterdam), patatuelas y cosillas de Family Mart. Dimos un paseo bajo la lluvia y volvimos al hotel a deescansar. Más de 24h sin dormir te hacen resentirte. Tampoco vimos las carrozas aparcadas para el día siguiente el desfile, que las dejaban en una calle expuestas para que la gente las mirara de cerca, cosa que luego me arrepentí porque perdimos la oportunidad, al menos las vimos en movimiento...
 
 
Al día siguiente, el viernes 17 de julio, madrugamos y nos fuimos a la zona donde comenzaba el desfile de carrozas antiguas. Una hora esperando y viendo cómo la policía atestaba la calle principal, nos pareció un tanto exagerado el despliegue de algún desmayo que ocurrió cerca nuestra. Fue una ambulancia, los medios de comunicación corriendo con todos los equipos y unas 3 unidades de policía al lugar del incidente. Ni en un atentado, oiga. Super exagerado. Desayunamos de un 7Eleven unas galletitas y más café con leche Boss y vimos el lentísimo desfile de carrozas que nos cansamos tras ver a dos girar. Esos giros interminables que dijimos que entre la lluvia y lo eterno que se nos estaba haciendo nos fuimos a pasear y ver templos. Es que toda la gente que tira desde deltante y detrás con las cuerdas (las carrozas van atestadas de gente en su interior también), giran en 4-5 movimientos a la carroza en las curvas, a fuerza bruta. Entre cada movimiento tardan 2-3 minutos (grabando, poníamos el pause tras un minuto y no llegaba el segundo...). Lento, lento. Lentísimo. Y todavía faltaban ¿7? No sé, perdimos la cuenta xD. Hacían bailes tradicionales entre carroza y carroza alguna de las comparsas. Al menos entretenían las pausas con algo de música y baile.
Fuimos la calle arriba andando y viéndolas en la recta, camino del Castillo de Nijo dando un paseo y saliendo del mogollón de gente.


 
Luego de llegar al Castillo de Nijo en 20 minutillos bajo la lluvia, donde no entramos (Karate ya entró 3 veces y yo ya lo había visto la otra vez) decidimos coger un autobús hasta el Templo del Agua (Kiyomizu Dera). Super bonito y haciendo honor a su nombre con lo del Agua ese pedazo de día lluvioso (estábamos en pleno tifón xD... cada vez que voy hay un tifón o qué).
 
 

Luego nos fuimos a comer en un sitio que me gustó mucho el año anterior en la zona comercial. Las jugositas hamburguesas y el pollo empanado eran para repetir.

 
Luego por la tarde dimos vueltas por la zona comercial a ver puestecitos (consumismoooooo) y a cenar repitiendo en otro sitio que nos gustó también la anterior vez, okonomiyaki con carne y omelette rellena de fideos. Esta vez nos subieron arriba, tenía tarima, había que ir descalzo y era super recogidito.
Compré unas chorradas que lo flipáis: para hacer sandwiches con forma de cerdo. Un cronómetro de cocina imán para la nevera. Un deformador de huevos de Doraemon y un Kimono completo por 3200yenes (unos 27€). También sellos, ¡¡de gatito y de Totoro!! Y pegatinas para el coche de gatito y tal... no sé por qué lo podríais dudar un segundo.
También empecé a comprar cosas para los labios. Esta vez no compré tantos protectores, sólo dos. El primero, este:
Ese día compré un nuevo modelo de vaselina que molaba mucho ya que era una bola y no tenías que sacar la barra, sólo besar la bola y ya estabas (Chulip!!) Más caro y redondo que los convencionales, pero lo parte.

Tienda de pegatinas para coche y etc. molona.


Restaurante que partía tarima!
En un momento de descanso en la zona del wifi empezamos a escuchar tambores y nos apartaron de la calle para que pudiesen pasar unas comparsas de peña super loca gritando y algunos llevando taparrabos, que nunca entenderé por qué iban con manga larga y el culo al aire. Luego volvimos a verlos en la zona del templito rezando o algo. Estaba chulo verlo porque gritaban y se preparaban para correr y había muchos en taparrabos y se ponían a estirar con el culo en pompa y se les metía la tira por el ojete. Super erótico todo...


Uno sexy en taparrabos. Había más, pero aparecieron después.


Sellos y tinta!


Comprando cosas inútiles
Nada más llegar al hotel me puse a secar los zapatos como pude y aun así al día siguiente tuve que ir en chanclas :(

También empecé a enviciarme de los helados que sabían a tarta comtessa:

 
Y a dormir, que al día siguiente nos esperaba un Osaka y volver a Fushimi Inari, lugar que me enamoró por completo..
 

No hay comentarios: