Seguidores de mis paranoias...

martes, 29 de julio de 2014

Praga (día 2)

Como siempre que se va de viaje, hay que madrugar.
Encontramos un lugar al lado del apartamento llamado "Paul" (cafeteguía fgansésa) donde desayuné, menos un día, todos los días del viaje.

Hicimos el Free Tour con New Europe. Nos encantó. Yo ya lo hice con otro guía hace dos años (que me gustó más, tenía más carisma) pero no tengo ninguna queja del que nos tocó ese día, martes 22, mi día del nombre :D.
Vimos el centro, la plaza vieja, el reloj astronómico, la plaza Wenceslao, el barrio judío, nos habló de las guerras, nos explicó anécdotas curiosas sobre algunas callejuelas y personajes (Kafka, Mozart, Lutero, Hitler...) y finalizamos en la filarmónica.
Contratamos varias excursiones más con ellos durante el descanso: el Tour del Castillo y la Ruta de la Cerveza. Y yo, a solas, me pillé para ir al día siguiente un ticket para ir a Terezín con otro guía, el campo de concentración donde llevaban a los judíos y de allí a otros campos en aquellos famosos y drásticos viajes en tren (donde contados supervivientes llegaban a sus destinos en condiciones peor que brutales).



Tras el Free Tour comimos en una hamburguesería que tenían una coca-cola checa que sabía a clavo y otras especias. Estaba rica aunque claro, era rara. La hamburguesa muy rica y el precio mejor aún (3€). Luego, como estábamos al lado del barrio judío nos fuimos a ver el cementerio y las sinagogas.


A las 18:00 empezaba el tour de la cerveza, y he de decir que nos lo pasamos de putísima madre con el grupo que nos tocó. Había gente muy pirada y nos pusimos con una pareja y su hijo y terminé con ellos haciéndonos fotos con un camarero bastante soso que debía decir: "putos españoles". Pero nos dio igual, la cerveza mola. Haciendo la conga por la calle y al menos yo, más pedo que Alfredo ya que no sólo bebía mis cervezas, sinó que ayudaba a uno de mi grupo que no le gustaba la birra... yo, que me emborracho con una jarrita de cerveza con limón... bebiendo cerveza a palo seco y por litros...



Cenamos en un restaurante típico un goulash y aunque me supo a gloria la comida, temí echarla por la noche, menos mal no hubo que llegar a tanto. Aunque al día siguiente para la excursión de Terezín me levanté algo resacosa...

.

martes, 22 de julio de 2014

De vuelta en Praga

Aquí estoy, en tierras checas de nuevo.

Llegamos ayer (Maroto, Lala, Merywan, Captain y yo) y no fue un camino de rosas, la verdad.

El avión, culpa de las nubes, provocó un vuelo en el que hubo bastantes turbulencias. La comida del avión prometía...pero dieron un bocata bastante triste aunque pasaron varias veces con las bebidas, y que tuvieran cerveza budweiser checa, de la buena, sin conservantes y apenas gas...hacía que entraras en situación (fuimos con la aerolínea checa). Menos mal que en el aeropuerto Adolfo Suárez -Madrid Barajas (toma ya) comimos del McDonals.

Llegamos al aeropuerto y lluvia. Compramos los billetes de bus y lluvia. Bajamos del bus exprés del aeropuerto y lluvia...pero cuando pasaron 30 segundos de bajar nos cayó una granizada que no la vimos venir y acabamos empapados y resguardados debajo de un tétrico respiradero de la estación...

De camino al hotel (a 5min andando) tardamos lo menos media hora porque teníamos que parar cada dos metros a resguardarnos de la tormentísima que nos estaba ahogando. La ropa y maletas os podéis imaginar cómo estaban...
Luego "Maroto" y yo hicimos esperar al resto bajo un alféizar mientras corríamos dos portales más hasta la recepción donde pagamos y recogimos las llaves. Llovía tanto que tardamos en ir al apartamento que estaba a dos saltos...

Una vez en el apartamento nos dimos cuenta de dónde estábamos: en Praga, en plena Plaza Wenceslao entre Muzeum, Lucerna y todo el meollo...en un quinto piso con vistas a la plaza (que es una calle larga en plan Paseo del Prado) y disfrutamos de las vistas, ambiente seco, olor y sonido de tormenta y ropa seca, algunos una ducha...

Eran las 19:30h y salimos de Madrid a las 14:10h. Por fin.

Cenamos en el Novometsky Pivovar y nos pusimos hasssssta el cuuuuulo de comida!!! Cayeron cervezas, entrantes de queso, platos principales con pastel de patata y queso, goulash, muslos de pato, pollo empanado y pollo con espinacas, cerdo, panes de diversos tipos...no sé qué más, pero con unos platos enormes y cervezas de medio litro, con las propinas salimos a 16€ cada uno aprox. Eran tan grandes los platos y tan deliciosos que nos dolió dejar restos de las guarniciones :(

Ahora estoy haciendo tiempo para ir a desayunar que he sido la primera en levantarme. Hay mucho ruido y mucho calor. Es lo único malo de la calle principal. Y si cerramos las ventanas nos asamos... Es un quiero y no puedo. Aparte amanece super temprano :D ya me di cuenta cuando llegamos a las 19:30 empezaba a oscurecer, y no era solo por las nubes y tormenta.

Un saludo! Hoy toca ruta del centro y sinagoga y cementerio judío :D y a ver si da tiempo a ver más museos y comer y beber.







jueves, 10 de julio de 2014

Metro de Madrid y el respeto por sus personajes.

Es curioso este Mundo en el que cada uno se viste como quiere y opina lo que quiere. Hay que aprender a vivir con ello, respetarlo e ignorarlo en caso de ser super desagradable, porque cada uno elige ser lo que es (dentro de un orden y una legalidad) y no deberíamos meternos en su vida por mucho que nos duela verlo u olerlo.

En los bebés existen los famosos percentiles, esos que si estás entre el 3 y el 97 te miran más o menos bien, como mucho dirán que tu hijo está gordito o delgadito, pero no dicen obeso o desnutrido. Cuando sobrepasan esos percentiles tanto a lo bajo como a lo alto, ya empiezan a llamar la atención, ¡¡peligro!! o el niño tiene un problema o tú eres un mal padre/madre.

En las personas adultas también existen esos percentiles, pero ahí ya eres tú el que elige, es menos probable que se deba a un problema (económico, social, familiar, afectivo) o una enfermedad (psíquica, física, endocrina) y, en caso de ser por uno de esos motivos, no son los primeros que nos vienen a la cabeza a los que vemos a esa persona desde fuera de su círculo. El que es suficientemente mayor, lo es para saber qué ropa le queda bien o mal, o si está obeso ha de adelgazar y es un vago o el que huele mal es porque no se lava y el que lleva la camiseta sucia es un guarro. No hay más. Y evitas sentarte cerca. Y evitas mirarle y de hacerlo es de reojo. Y le esquivas si se acerca.

Y aunque yo sea muy liberal para muchas cosas, incluidas las sexuales, me sigue repugnando ver a parejitas metiéndose mano y dándose lengüetazos y escuchando su intercambio de saliva en los sitios públicos. Me da asco hasta la náusea sentarme al lado de alguien que huele mal, incluyendo la peste a tabaco... ver a esas chicas super monas todas maquilladas y super bien vestiditas y la ostia en la cara que te dan al pasar por tu lado y oler esa mezcla a perfume caro a chorros sobre ellas y el tabaco, argh, para qué te aseas si de todas formas apestas, la mezcla de olores es nauseabunda. Digo chicas como también digo chicos, hombres, mujeres, señoras y señores. Pero me hace hasta gracia ver, sobretodo, a los/las que se arreglan tanto para... joderlo con el tabaco. Ese olor rancio que se pega en la ropa y en mi nariz y garganta cuando pasan por mi lado. Lo detesto.

Pero claro, es mi opinión.

Todo lo que se sale de los percentiles, nos llama la atención y, soy humana: así que también miro de reojo e incluso soy de esas personas que hacen fotos a lo que me llama la atención para mandarle un whatsapp a mis amigos diciéndoles: "mirad, mirad... qué personaje".

Sí... porque esos personajes te hacen la vida más divertida, aunque sea para reirte de ellos (suena cruel, pero seguid leyendo). No dejan de ser personas iguales (con sentimientos, temores, familias y problemas,  hambre y sed, necesidades básicas) y diferentes (materialmente, vestimenta, peinado, económicamente, laboralmente...). Y lo que antes hacías por diversión: "mirad, mirad... qué personaje", es: "¿no creéis que se parece a Jack Sparrow?" y no lo dices a mala fe, sinó a: "alguien diferente que se la suda qué opinen de él", y como te lo cruzas varias veces, vas dando novedades a tus amigos sobre los cambios que ves. Y cuando no están en tu trayecto, les echas de menos...

 
Como la mujer "Ella habla sola" del cercanías. Durante semanas la veía todos los días a las 06:35h a.m. en el andén: cogíamos el mismo tren, subiéndonos en el mismo vagón, entrábamos por la misma puerta y bajábamos en la misma parada. Hablaba sola. A gritos. La miraba de reojo y escuchaba atentamente todo lo que ella quería decir a las personas que estábamos.

- Es que no lo entiendo. ¡¡NO LO ENTIENDO!! Viene, se va. No lo entiendo. No, no lo entiendo.

Porque ella nunca entendía. Durante esas semanas no entendía. Y era intrigante. Y hacía que no con la cabeza. No, no y no. Y no entendía. A todos nos da miedo preguntar a una persona así qué era lo que no entendía, porque podría ser una científica que ya no veía bien por sus razones la teoría de cuerdas o si estábamos en Matrix. Me quedé con ganas de saberlo porque no la he vuelto a ver jamás.

O la señora extraña de Embajadores... esa señora que miraba fijamente a las cosas con su base de maquillaje del tono "fantasma", colorete rojo "Caperucita" y ojos exageradamente azules...

 

Y de camino al trabajo, se sube una señora con un librito gastado. Mira al techo y luego al libro mientras articula sin sonido alguno las frases del texto que lee muy exageradamente, con una mano sostiene el libreto y con la otra, en puño, va de la barbilla al cuello, mirando al techo, y al librito otra vez. Yo levanto la vista del libro (La Espada de Fuego, de Javier Negrete), y la observo. En un momento que ella baja la mirada al libreto, nuestras miradas se cruzan. Otra vez. Es el tercer día consecutivo que la veo. El librito gastado pone Código 1260. Pienso que será algo cristiano exagerado por sus gestos... pero bueno, no tengo ni idea de qué va.
Llego a la oficina y me pongo a googlear... y efectivamente, esa señora se sabía todo el código de memoria. Dice que cada 3 horas has de orar... y ahora que lo sé me pregunto ¿por qué? Tener que vivir tu vida mirando el reloj pensando que cada 3 horas has de abrir el librito, mirar al techo y orar, orar y orar. Como un esclavo. Como los seguidores del método Estivill con sus bebés desde que nacen para enseñarles a dormir y no llorar (¡¡un bebé de un día!! resulta que de niños hemos aprendido a dormir desde siempre sin problema con el tiempo y durante toda la historia de la humanidad lo hemos hecho mal, ¡oh!, mil gracias, Estivill). Esclavos de métodos y de creencias de otras personas.
 
Y tengo que respetarlo. Porque ella ha elegido ser esclava del reloj y de ese código. Y tengo que respetar que la mujer "Ella habla sola" del cercanias no entienda nada y no haya podido ayudarle con su duda. Y tampoco con Jack Sparrow o la señora de Embajadores y su poco elegante maquillaje y mirada penetrante. Y por mucho que me duela, he de respetar que haya padres que vivan como esclavos de un método en el que enseñan a los padres a pasar de sus hijos diciendo lo que "deben" hacer. Porque habla de deberes. Con sus tiempos (un minuto, dos segundos, tres cuartos de hora...), distancias (un metro de la cuna, tres metros de la cuna) y horarios (a las 14h, a las 21h...). HORRIBLE. Pero he de respetar que prefieran una vida atados al reloj, cronómetro y cinta métrica sin abrazar a sus hijos ni poder darles todo el cariño que les gustaría porque Estivill dice que no, que los acostumbran mal.
 
Y ellos tienen que respetar que yo lea libros de fantasía en el metro. Que no crea en Dios ni Dioses. Que yo lleve mis faldas largas del mercadillo y que me lave con Pantene para cabellos rizados y cambiarme de asiento si el de al lado me da náuseas con su olor a tabaco con Varón Dandy. O que tenga granos (a mucha gente le asquean los granos, como si se contagiaran) y marcas. He de comprenderlo y aceptarlo.
 
Y así estoy, pensando en percentiles y gente rara (para mí). Pero es que aunque no me guste o me parezca curioso o lo encuentre extraño, tengo que vivir con ello. Y todos nosotros también. Es difícil respetar todo, por eso he desarrollado un humor negro maravilloso que genera que todo lo que me duele, molesta o no entienda, me haga gracia y conviva mucho mejor con ello.
 
Paz, hermanos. Respetad a esos personajes porque son los que nos hacen la vida más divertida, diferente, sacándonos de nuestra rutina. Y cuidad de los bebés, son el futuro.
 
.

miércoles, 9 de julio de 2014

Fin de la Odisea accidental

Por fin ha terminado todo lo relacionado con el tema del accidente del coche. Ayer fue el juicio (después de 7 meses) y, tras un acuerdo entre mi abogado y la aseguradora contraria, estoy esperando que me ingresen la semana que viene un piquito que permitirá que viva con la cuenta de ahorros engordada durante una temporada, al menos hasta que mis sueños por viajar me lleven a un destino lejano y diga: "joder, tengo passsta" o vea un coche de estos nuevos baratos que están saliendo o uno de segunda mano que valga la pena y me apetezca...
 



 

Adiós, restos del Ford Focus que ahora debéis ser una caja destartalada, te iba a vender por 1700€ y tras quitarte de los anuncios en venta porque decidí quedarme contigo, el destino hizo que nos separáramos definitivamente -quizás debía ocurrir así-, pero con bastante más de lo que tenía planeado por tu final... así que ¿gracias? Por salvarme la vida con tu airbag, por estar diseñado para que el cabecero del asiento no me destrozara el cuello, por proporcionarme un dinero con el que no contaba y por no dejar que me quedara paralítica tras el golpe después de meses con lumbalgia de la que aún hoy en ocasiones me resiento... Me haré un China o Nueva York o Nepal o Vietnam o Japón o yo que sé, pero sé que te lo debo y te recordaré. Tu sacrificio no habrá sido en vano.

miércoles, 2 de julio de 2014

Mi gatita sin sangre...


- Bueno le pinchamos el Convenia y así no habrás de medicarle estas dos semanas, sólo tendrás que darle los corticoides una vez al día.
- De acuerdo. Mañana ya vengo por las vitaminas entonces y ¿también es una vez al día?
- Mmm... bueno, espera, también vamos a empezar a darle "NoSéQué", pero habrás de dárselo con guantes. Es una hoy, si quieres ahora compras las pastillas y le doy la primera dosis si no te atreves. La segunda dosis en 14 días.
- Se lo puedo dar en casa... ¿con guantes?, y lo trituro y...
- ¡No! Es quimioterapia. Es una dosis muy justa y si la haces polvillo puedes dejar por ahí y puede también perder las propiedades. Es una pastilla y tres cuartos, ¿podrás cortarla?
- ¿Cortarla yo en plan perfecto? ¿Quimioterapia?
- Sí, habrás de dárselas con guantes, para no contaminarte. Y la pastilla entera, metérsela en la garganta. ¿Podrás?
- Bueeeenoooo.... ¿Sabes qué? Mejor compro las pastillas y se la das tú, que yo no me atrevo.

Y bueno, Leia "la Gata sin Sangre" no mejora  y hay que empezar con lo gordo.
El jueves su primera dosis de quimioterapia y unas super vitaminas. Con lo fuerte que parece exteriormente sólo espero que no tenga efectos secundarios chungos.

La única buena noticia es que tengo tiempo por las tardes para darle un poco de amor si se deja. Cada mañana viene con Akane persiguiéndome al baño cuando me aseo antes de irme a currar hasta que les doy la comida húmeda (a Leia con sus dosis medicamentosas) y no me dejan en paz. Es el único momento del día que Leia se deja acariciar.

Y es que cómo no cogerle cariño, a la meona (sigue meándose en su esquina...que ha dado positivo en sangre en la orina, lo único bueno es que para coger una muestra era más fácil que si se meaba en el arenero). Me hizo mucha compañía durante los exámenes también.


 



Y bueno, ayer me pasé todo el día mirando lo del viaje a Praga. Ya he hecho ruta de bebercio. Muchísima cerveza espero beber. Pero muchísima. Y planeando rutas... madre mía, que sea día 21 ya...

.