Seguidores de mis paranoias...

martes, 25 de febrero de 2014

Allianz y su política de joder a sus asegurados.

Como ya comenté por aquí, tuve un accidente de coche el día 9 de diciembre en la mismísima puerta del instituto donde a las dos horas tenía un examen, con los consiguientes mirones y mal trago que es que decenas de conocidos estén observando el golpe que te ha venido de frente.

Tras ese mal trago, todo era genial, yo me guardaba las facturas de todo; tal como las iba acumulando, las escaneaba y enviaba por correo electrónico. Tuve la espalda jodida más de un mes y ahora estoy con rehabilitación porque de vez en cuando me dan pinchazos en los costados de la zona lumbar.

Al mes del accidente, ya en enero, llamé por 15 vez a la oficina de seguros para meter MÁS prisa porque el perito tenía un mes para ver mi coche. Pero, ¡¡oh!!, no saben nada porque la otra compañía no responde.
Llamo a Reali (que es la otra parte implicada) para preguntar por qué cojones no dice nada y me dice que está todo resuelto, que yo tenía la culpa del accidente según el parte amistoso y que las compañías acordaron el 23 de diciembre indemnizar al otro y, muy maja la chica, me comentó que tenía que llamar a mi aseguradora que reclamara, que si era como yo decía y habiendo atestado policial, no me preocupara y que Allianz se encargaría de todo, que ese problema (los partes mal rellenados) era muy común.

Hasta ahí todo normal. Llamé a Allianz y se iba a encargar de todo. El parte policial tardaba en llegar. Estábamos a 10 de febrero y nada.

Y llegó el 12 de febrero, más de dos meses después del accidente y...

- Buenas tardes. Llamo de Allianz.
- Hola, ¿ya tenéis el parte policial? :D
- Sí... a ver, dice que es tu culpa.
- ¿QUÉ?
- Sí, aquí pone que la policía te echa la culpa del accidente.
- ¿Pero cómo me va a echar la culpa la policía si el hombre se desmayó y me dio de frente? ¡¡Si fue el policía el que me dijo que me tranquilizara, que el hombre se había desmayado y no se acordaba del accidente!!
- Aquí no pone nada de eso. Pone que tú salías de aparcar y le diste.
- ¿Y NO PONE QUE SE DESMAYÓ?
- No.
- ¿Y qué pasa ahora? ¡¡PERO SI ME DIO DE FRENTE!! ¡¡EN MI CARRIL!! ¿No pone NADA de eso?
- No. Sólo que saliste de aparcar y le diste.

Y luego me dijo que no podía hacer nada con dos partes en mi contra y que no tenía derecho a indemnización alguna ni por el coche ni por la espalda ni nada, que dejara de enviarle facturas, que el caso se archivaba y que no podían hacer nada más.

Llamé a un abogado y me dijo que poco había que hacer si el parte policial decía eso, pero que quería verlo y depende lo que pusiera interpondría la denuncia, que llamara a mi seguro que me lo tenían que proporcionar y recolectara datos de los testigos, que tengo muchos testigos y eso era bueno, que hubieran escuchado al policía decir que el hombre se desmayó (y a su mujer, y a él mismo...) y también fotos del accidente donde se ve claramente que era en MI carril.

Llamé al seguro y me dijo que no podían darme el parte policial que me lo tenía que dar la policía, que fuera a las oficinas y lo solicitara.

Llamé a la policía y me dijo que ellos NUNCA decían si era culpable uno u otro, que eso eran las aseguradoras tras leerlo que lo declaraban. Entonces tenía que dirigirme al centro de Madrid y pagar 43'8€ para conseguir una copia del atestado del archivo, pero que la aseguradora tenía que facilitarme una copia ya que yo era una de las partes implicadas y ellos tenían acceso a esa información privada.

Llamé al seguro y le conté lo que me dijo el abogado y la policía, que tenía testigos del accidente y que me dijeron que en caso de juicio podrían ir los policías como testigos (los que hay más testigos que le oyeron decir que se desmayó e invadió mi carril y que no me preocupara... ¡¡y por qué el parte omitía eso!!) y entonces me dijo que me llamaría si la tramitadora le dejaba enviármelo (porque tienen que pedir permiso para todo).

Entonces pregunté que qué pasaba con mi coche: NO PODÍAN HACER NADA. Ahí reventé contra la subnormal diciéndole que encima tenía que palmar yo pasta por tener mi coche 2 meses ocupando sitio porque no podía estar en la calle.
Mi coche llevaba desde el día 9 de diciembre en el parking de un taller...
Llamé al taller y le pregunté si tenía que pagar por el tiempo que llevaba allí. Le expliqué y fue muy comprensiva. Me dijo que a partir del día siguiente me empezarían a cobrar y qué opciones tenía. Opté por la más drástica: llamar a un desguace. Al día siguiente tenía el coche en una grúa, 120€ en la mano y muchos ánimos por parte de los del taller y del desguace, porque cuando les dije que según el seguro eso era un golpe al salir de aparcar me dijo el del desguace: "¿qué saliste, a 100km/h de frente?". Antes de llevárselo le hice más fotos :(

Eso fue un jueves. El viernes 14 de febrero me llegó un mail que ya me lo habían dado de baja y a la semana siguiente me llegó un sobre con los papeles físicos, firmados y sellados: oficialmente ya no tengo coche.

Y ayer, día 24 de febrero (2 meses y 16 días después del accidente), por fin mi aseguradora me llama.

No había cobertura y me costó varias llamadas perdidas al móvil de la empresa. Dada la ineptitud de la chica, no tenía esperanzas que pudieran, 2 semanas más tarde, pasarme el parte policial. Pero...

- Lo siento María.
- ¿Hola?
- Acaba de llegar el parte policial. Yo no lo había leído...
- ¿QUÉ PASA?
- Que aquí no pone que la policía te echara la culpa del accidente...
- ¿Y POR QUÉ DIJISTEIS QUE ERA MI CULPA EN VEZ DE DEFENDERME?
- A ver, esto es la tramitadora, yo no leo los partes, sólo llevo tus papeles.
- Y no leyó una puta mierda.
- Pues se ve que no, pone que el hombre perdió el conocimiento, invadió el carril contrario y chocó de frente contra ti.
- Lo que yo decía, ¿no?
- Sí...
- Y yo ahora sin coche, sin dinero, sin ¿qué más?
- Lo llevaré al abogado de Allianz para que veamos qué se puede hac...
- No no, yo quiero el parte y lo haré por un abogado que está esperando el parte policial.
- A ver, sólo para ver si podemos hacer algo, proporcionar el nombre y datos de testigos...
- Haced lo que queráis, ya sé que no tengo la culpa y por fin os dignáis a leer el parte, como tengo hasta mayo para denunciar por un abogado ya no tengo prisa. Seguiré yendo a rehabilitación y guardando las facturas.
- Bueno, al menos por fin algo bueno a tu favor.
- ¡¡PERO SI LO TENÍAIS AHÍ!! Sólo teníais que leerlo. Os dije una cosa y me habéis llevado la contraria en todo.


Y así un rato haciéndola sentir culpable. No entiendo por qué si hago las cosas a través de una oficina, la de la oficina no recibe ningún parte ni tiene poder alguno para llevar mi parte verbal del accidente confirmando que el parte amistoso estaba mal. Y encima les llega el parte policial y sin leerlo ponen que ha sido como el parte amistoso. Ni siquiera se dignaron a mirar en el google maps que esa calle es de doble sentido (carril derecho e izquierdo cada uno en su dirección), porque el parte al tener dudas nos liamos y marcamos que eran dos carriles al mismo sentido (mismo carril, mismo sentido) y ¡¡que le di de frente!! ¿ENTIENDE ALGUIEN ALGO?

Pues les voy a dejar jugar un ratito con esto y en un par de semanas si no me dicen nada les pediré copia del parte policial, que ya habré terminado rehabilitación y ya podré denunciar también los daños por el abogado que elija finalmente para el caso.

Por supuesto que voy a hacerlo por otra vía que no sean Allianz, sólo quiero comparar qué me van a dar ellos y el abogado que contrate (me cubre hasta 1200€ de gastos, a ver si me van a poner problema también ahora con eso...).A mi el coche me lo pagan. Y mi espalda. Y mis gafas. Y mis abonos de transporte. Y el tiempo que me han tenido llamándome mentirosa y diciéndome que no tenía nada que hacer, que me rindiera, los putos de Allianz.

SI ALGUIEN CONOCE UN BUEN ABOGADO DE ACCIDENTES DE TRÁFICO EN MADRID, BIENVENIDA SEA LA RECOMENDACIÓN.

.




jueves, 6 de febrero de 2014

El amor es como un pedo.

Cuánto más huele, significa que viene de lo más profundo de tu ser.

Así es. No hay amor sin pedos. Y no hay pedos sin amor.

Recuerdo en el instituto una compañera llamada Alba, que decía que si su novio se tiraba un pedo o un eructo delante suyo, que le dejaría inmediatamente. Que qué asco. Madre mía cómo podía haber gente tan cerda de hacer esas cosas. Que ella no se tiraba pedos. Que jamás se había tirado un eructo.

Todas las del grupo (otra Alba, la Virgi, la Ana y demás... yo escuchaba marginada dibujando desde la mesa de atrás) le apoyaban, le decían que tenía razón. Que ellas tampoco se tiraban pedos y, recuerdo a la Ana, confesar muy, muy roja, que ella una vez se tiró uno cuando una vez -hacía años- tuvo una diarrea, porque estaba enferma.

Así es el amor entre jóvenes de 15 años. Yo pensaba, para mí: "joder, pues yo me tiro pedos cada vez que cago, a veces cuando voy a mear y cuando estoy en el sofá. Y eructos... ¿no les salen con la coca-cola? Y mis hermanos... y mi madre... ¿tendrán razón y somos una familia de cerdos? qué asco damos, la gente normal no se tira pedos....". En mi ignorancia, en mi maltrato psicológico para con mi clase, yo oía esas cosas y me las creía. Y más me automarginaba con que yo no era normal, que merecía que me pegaran y esas cosas.

Al igual que me creía que si meaba y cagaba a la vez era porque tenía cáncer e iba a morir.

Siempre he sido muy inocente.

Años más tarde tuve pareja y yo evitaba tirarme pedos porque eran de cosas anormales. Los eructos de mala educación...
Hasta que un día iba camino de la cocina, recién levantada y él estaba en el baño, había salido 5 minutos antes que yo "a mear".
Salí al pasillo y entonces respiré (aunque nunca he dejado de hacerlo).
El pasillo olía a mierda podrida y me di cuenta que allí se había gestado algo. Se había gestado la peste bubonica. Negra. Negra era la hora en que aquello estalló en el pasillo haciendo llorar hasta las paredes. Era un olor que se veía y sentía. Eso no era normal. Un muerto olería mejor que lo que provocó esa masa explosiva captada por los receptores de mis pelillos nasales provocando la muerte de éstos uno a uno entre terribles sufrimientos.


Y entonces él salió y hablamos seriamente de lo que acababa de ocurrir. Tardaron meses en volver a crecerme los pelos de la nariz. Incluso me despertó a veces con pedos bajo las sábanas para hacerme salir de la cama los fines de semana que me apetecía vaguear. Eructábamos tras cada ingesta de bebida gaseosa e incluso de comida sin gas. Gaseábamos el ambiente y éramos felices demostrando cuánta confianza teníamos y el asco que eso podía dar. Después de aquel fatídico día, cualquier cosa que saliera de mis intestinos olería a rosas y jamás me dio vergüenza tirarme pedos delante de él.


Después de él vinieron otros a los que no les mostré jamás mi olor intestinal. Pero pasa el tiempo y conoces a nuevas personas y descubres el placer que da no tener que aguantarse las ganas de pearse, de eructar y de dejar un rastro a tu paso en la cocina, en el salón, en el baño e incluso bajo las mismas sábanas.


Tirarse pedos mola un montón. Los que más gracia me hacen son los timidillos, esos que han salido y no se muestran, pero te ríes porque dices: "¡¡aaaah, me he tirado uno y no te has enterado!!" (aunque hayan permanecido en mis bragas unos segundos atrapados por su propia densidad). Luego lo devuelve con un sonoro pero inoloro. Es divertido.

Hasta que llega un día que te explota un pedo en la boca. Aunque los culos estén más abajo y el orificio detonante siga limpio de la velocidad a la que el recién bautizado Fat Man sale (en honor a la bomba de Nagasaki), son olores que traspasan cualquier frontera.Y entonces piensas que el amor no debería dar tanto asco. Yo pensé que era algo bonito. Pero llegó, de repente. Sin ninguna risa que anunciara su llegada. Explotó en mí, sin más.

- OOOOOOOOOOOOOH JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER.
- JAJAJAJAJAJAJAJA
- ME VOY, VOY A MORIR. NO QUIERO MORIR.
- NOOOO, NO TE VAYAS.
- AQUÍ TE MUERES SOLO. NO QUIERO MORIR.
- NOOOOOOOOOOO.
- SUÉLTAME. MADRE MÍA, ÉSTE HA "NASIO PA MATÁ"
- JAJAJAJAJAJAJAJAJA
 -SUÉLTAMEEEEEEEEEEE

Pero es lo que tiene el amor. Que llega un día que te explota en la cara. Tú esperas que sea bonito, que sea un "te quiero". Que te diga que te necesita y que quiere estar contigo y no quiere que la relación termine.

Pero que te demuestre que morirá contigo aunque sea en la más absoluta de las pestes, eso también es bonito.
Porque es bonita, y asquerosa, la maldita confianza. Y yo la prefiero así.

Aunque a veces me gustaría que olieran a rosas y salieran palabras bonitas de los intestinos, pero están diseñados para que salga mierda. Es lo que hay. Y lo hueles, o lo hueles. Pero no lo puedes parar. Es inevitable. Has de cargar con ellos, expulsarlos y dejar que otro los huela. Y si él permanece, hay amor. Y si yo permanezco, es que te adoro como a ninguno.

.

.