Seguidores de mis paranoias...

martes, 26 de agosto de 2014

SEPTEMBER IS COMING...

Y es que para los que estudiamos, septiembre es un gran mes. Aunque en agosto ya una se resiente, sobretodo cuando acumula facturas de más de 900€ en el veterinario desde mayo...y subiendo, ya que la quimio de Leia va para largo y aún le quedan muchos análisis que hacer... eso sin contar las revisiones a Akane -análisis y vacunas- para que no se contagie, que cada cosa son 30€.

Un gran mes para guardar dinero - los que nos pagamos los estudios, otros no son conscientes del sacrificio económico que supone porque de repente se encuentran en clase y se preguntan cómo cojones han llegado ahí si la semana anterior estaban de botellón en la playa - y emocionarse en la sección: "la vuelta al cole" del Alcampo y la Fnac. Sobretodo si de pequeña sólo ha conocido lápices y bolígrafos comprados al por mayor en tiendas donde parece que sólo empresas y familias numerosas tienen acceso.

Es tiempo de mirar con lupa la cuenta bancaria, sí. Porque estudiar un Ciclo Formativo de Grado Superior, mal que le pese a Wert no son estudios regalados para gente que no llega a nivel universitario, ni son fáciles ni son baratos: sobretodo si has de dejar de trabajar tres meses para poder realizar las prácticas. Y encima no creo que me den la beca porque para el gobierno sólo por estar emancipado debe significar ser rico o algo.

Los hay que me preguntan por qué miro con lupa el dinero si cobré un buen pico de indemnización por el accidente de coche, y yo digo que hasta junio del 2015 no sabré cuánto dinero tendré. El piso y las facturas de tres meses no se pagan solas. El abono de transportes y la comida no se compran solos, ni la ropa cómoda que tendré que comprarme para trabajar esos meses en la escuela...
Y tampoco voy a deciros lo que me duele pensar que las pagas extras no serán equivalentes a 12 meses, sinó a 9, lo que hará que me resienta de esos 3 meses sin trabajar cobrando, sinó pagando, durante más de un año. Porque no son trabajos gratis, son trabajos pagando. Y también paga el título cuando termines, que sinó es como si no lo hubieras hecho.

Y luego está mi PLAN B. Que es irme de prácticas fuera de España esos tres meses, lo que incrementaría el gasto a... un montón.

Por eso tampoco me he comprado un coche todavía.

Estudiar un Ciclo Formativo de Grado Superior de Educación Infantil es un quebradero de cabeza. Pero lo veo necesario. No sólo porque me he dado cuenta de que no sólo me gustan los niños, sinó que siento necesario hacer algo con respecto a su educación. Que hay muchas cosas que cambiar. Que en su educación hay fallos ya que giran en torno a lo que les conviene a los adultos, no a lo que necesitan ellos. Que haya padres/madres que les preocupa más si llegan limpios a casa que si sus hijos/as han disfrutado jugando con la pintura y experimentado un montón. Que tengan prisa porque caminen. Que comparen a su hijo con el del vecino. Que les molesta que lloren. Que piensen que si les cogen en brazos es malacostubrarles...
Los niños son máquinas de experimentar y acumular mierda del suelo, y también de pedir atención y calor humano. Y eso hay que asumirlo desde el momento en que el espermatozoide fecunda el óvulo.

Aclaro que estudiar esto no significa estar coloreando todo el día y jugando. Yo no hice nada de eso en primero y dudo que en segundo lo hagamos. Ojalá, pero no es así. Todo es teoría, psicología, historia y didáctica de la educación, en español y en inglés. Lo más divertido que hicimos fue crear y llevar sesiones de psicomotricidad vivenciada a la práctica para saber si funcionarían con niños. Y fueron las últimas dos semanas de curso para estresarnos más con los exámenes ya que había que preparar los trabajos...
 
Aunque no trabaje en un futuro próximo con niños porque, económicamente, estoy en una posición muy cómoda, no me quita que pueda hacer algo con lo que estoy estudiando en un futuro lejano. Teniendo en cuenta que mi contrato tiene fin en una década, no descarto seguir estudiando por esta rama.

Y todo esto viene porque ayer me emocioné en la Fnac mirando agendas y terminé en el Alcampo comprando bolígrafos de colorines (lila, naranja, marrón, verde...), crayones y rotuladores con estrellitas super cucos y ¡¡¡una agenda de gatitos!!!, carpetas, etc...

Y es que me gusta la vuelta al cole porque... ¡¡hay tantas cosas de colores que de pequeña no pude tener!! Van a quedar genial en mi estuche de gatito que compré en Japón el año pasado.

El día 2 ya toca matricularse (400€ menos en la cuenta...) y a ver qué día empezamos y qué libros compro...

.

No hay comentarios: