Seguidores de mis paranoias...

martes, 29 de julio de 2014

Praga (día 2)

Como siempre que se va de viaje, hay que madrugar.
Encontramos un lugar al lado del apartamento llamado "Paul" (cafeteguía fgansésa) donde desayuné, menos un día, todos los días del viaje.

Hicimos el Free Tour con New Europe. Nos encantó. Yo ya lo hice con otro guía hace dos años (que me gustó más, tenía más carisma) pero no tengo ninguna queja del que nos tocó ese día, martes 22, mi día del nombre :D.
Vimos el centro, la plaza vieja, el reloj astronómico, la plaza Wenceslao, el barrio judío, nos habló de las guerras, nos explicó anécdotas curiosas sobre algunas callejuelas y personajes (Kafka, Mozart, Lutero, Hitler...) y finalizamos en la filarmónica.
Contratamos varias excursiones más con ellos durante el descanso: el Tour del Castillo y la Ruta de la Cerveza. Y yo, a solas, me pillé para ir al día siguiente un ticket para ir a Terezín con otro guía, el campo de concentración donde llevaban a los judíos y de allí a otros campos en aquellos famosos y drásticos viajes en tren (donde contados supervivientes llegaban a sus destinos en condiciones peor que brutales).



Tras el Free Tour comimos en una hamburguesería que tenían una coca-cola checa que sabía a clavo y otras especias. Estaba rica aunque claro, era rara. La hamburguesa muy rica y el precio mejor aún (3€). Luego, como estábamos al lado del barrio judío nos fuimos a ver el cementerio y las sinagogas.


A las 18:00 empezaba el tour de la cerveza, y he de decir que nos lo pasamos de putísima madre con el grupo que nos tocó. Había gente muy pirada y nos pusimos con una pareja y su hijo y terminé con ellos haciéndonos fotos con un camarero bastante soso que debía decir: "putos españoles". Pero nos dio igual, la cerveza mola. Haciendo la conga por la calle y al menos yo, más pedo que Alfredo ya que no sólo bebía mis cervezas, sinó que ayudaba a uno de mi grupo que no le gustaba la birra... yo, que me emborracho con una jarrita de cerveza con limón... bebiendo cerveza a palo seco y por litros...



Cenamos en un restaurante típico un goulash y aunque me supo a gloria la comida, temí echarla por la noche, menos mal no hubo que llegar a tanto. Aunque al día siguiente para la excursión de Terezín me levanté algo resacosa...

.

No hay comentarios: