Seguidores de mis paranoias...

lunes, 29 de julio de 2013

Unas vacaciones pasadas por agua, montañas y comida.

¿Cómo resumir mis vacaciones? Imposible. Así que me explayo:

Hace unas semanas no iba a cogerme vacaciones de verano, pero luego pensé: ¿y si finalmente me cogen para el curso? ¿Cuándo gasto las dos semanas de vacaciones si en septiembre cojo dos semanas  y en octubre empiezo las clases?

Así que me puse de acuerdo con Karate y, entre su curro, cursos y planes y: mi curro con turnos de vacaciones de mis compañeros y las semanas vetadas de regla era imposible (se viaja para follar también, y más si vas a un hotel), así que decidimos cogernos algo para la única semana de regla que yo iba a tener en julio. Y allí que fuimos, acompañados de mis compresas y mis tampax.

 El Bierzo era una visita obligada, ya que teníamos que vernos con unos amigos de allí, y aproveché para saludar a los padres de... ¿quién? Mi ex. O ex-binomio como lo solía llamar por aquí. Suena fatal "mi" referido a personas. A posesión total. No me gusta, aunque así sea.
Nada más llegar a Ponferrada comimos en mi tan amado B&P, mi tan querida pizza de atún y tomate natural riquísima, y luego acabé en la casa donde tantos fines de semana y vacaciones pasé, saludando a una familia que llevaba dos años sin ver.
No han cambiado nada. Me sentí super cómoda hablando de todo con ellos y, sobretodo, me alegró saber que aunque las cosas no salgan como uno desea, al final hay gente que compensa una falta. Y el padre me dio un bote de cerezas en aguardiente que tendré durante mucho tiempo en mi estantería hasta que invite a alguien que le gusten a casa xD. Le iba a decir que no, pero me acordaré de ellos cada vez que vea ese bote y me reiré.

Llegué más tarde de lo planeado a casa de mi amigo donde nos alojábamos esos 3 días. Estaban comprando las entradas para ir al Castillo Templario de Ponferrada esa noche cuando llegué.
Tras cenar una ensalada (preparando nuestro organismo para el día siguiente), nos fuimos al Castillo a la ruta teatralizada. La obra estuvo muy amena. De noche, con muchas luces, fuegos artificiales, contándonos un poco sobre el castillo y una de sus trágicas leyendas...



Tras tomar unos daikiris, nos volvimos para casa a dormir, que había que madrugar para el domingo.
Fuimos a hacer una rutilla y comer empanadas (de atún y hornazo) por LAS MÉDULAS. No sin antes pasar por el Castillo de Cornatel.


Adoro las Médulas. Tiene unos paisajes únicos y dignos de admirar. Es la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano y está declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.


 Fue un día muy ameno, caminando, subiendo cuestas, hablando y volviendo a media tarde a casa para descansar y...

Celebrar mi cumpleaños por adelantado.

Íbamos a celebrarlo el lunes, día 22 de julio, cumple y santo de Misaoshi. Me duelen ya, 27 años. Cada vez veo el tres más cerca...
Pero ya que estábamos allí, preferí invitar un día antes a mi tan ansiada cena: PATATAS BRAVAS DEL BODEGÓN. Las amo. Las venero. Las comería todo el día... y noche.
Y después un helado maravilloso de la Jijonenca.

Fue perfecto el día, la cena y el postre. Y luego fuimos al Morticia donde Karate y la novia de Datox, que no habían ido nunca, pudieron ver un local diferente, sus decorados y su no tan guay música (escuchar toda la noche eso la verdad, agobia). Tomamos algo light y encima nos dieron un helado a cada uno. Viva la muerte por comida.


Al día siguiente nos levantamos temprano para ir a Peñalba.
He de decir que en todos esos años que estuve yendo asiduamente jamás oí hablar de ese lugar tan maravilloso, bucólico y pastoril y me cagué en todo por no haberlo conocido antes. Es tan... RELAX. Tan bonito. Tan genial.
Fue uno de los mayores descubrimientos del Bierzo. Ese pueblo y hacer la ruta del Silencio (qué nombre más hermoso, madre mía) hasta la cueva, fue una experiencia brutal. Comimos lo que nos sobró de empanada en medio del monte y luego volvimos a casa.



Tras una tarde descansando, nos fuimos a cenar de cortos a todos los bares que se pudieron y luego un helado para bajarlo todo.

Menudos tres días. Luego con todo el cansancio, madrugamos el martes, desayunamos unos croasancitos en la pastelería La Granja (adoro esos minicroasanes) y para Asturias que nos fuimos...

Cogimos la ruta larga y con menos peajes: pasar por Villablino. Y eso nos dio para ver Babia por encima. Qué paisajes más bonitos hasta llegar a Asturias. Mirar por la ventana durante ese trayecto no hizo más que abrirme boca para los dos días que nos esperaban de rutas y actividades de "aventura" por Cangas de Onís y alrededores.


Cogí un paquete organizado de aventuras, hotel 2 noches//desayunos + descenso del Sella//ruta en quad//ruta a caballo = 104€ cada uno. Lo miré por separado y por 2€ más caro opté por el organizado. Vale la pena. Lo que no sabía es que había tantos y tantos centros de actividades. En Cangas viven de eso por lo visto. Nosotros lo hicimos a través de Los Cauces, y muy bién, la verdad. Excepto para la ruta a caballo no cogimos el coche para nada, ya que tienen autobuses y furgos para llevar a los clientes según convenga.

Nada más llegar comimos un menú del día en un restaurante cerca del hotel que poco más y morimos. Yo por lo menos. Estuve toda la tarde agonizando y la comida repitiéndoseme. Fue horrible. Comí como una puta cerdúmena.
Dormimos la siesta y nos hicimos una miniruta: La olla de San Vicente, por el Río Dobra. Super bonita la ruta. El agua hipercristalina. Daban ganas de meterse a cada paso que dabas bordeando el río. Me encantó. Como casi todo en Asturias, muy relajante. La naturaleza me embelesa.


Tras volver de la rutilla, nos fuimos a Ribadesella, donde nos esperaban dándose un baño en la playa la madre de Datox&company, en cuya casa nos alojamos en Ponferrada hasta el día anterior.



Me alegré mucho de verla, es una mujer que habla como una locutora de radio, te transmite mucho, no sólo la voz, sinó porque sabe de lo que habla. Me gusta mucho estar con ella y nos regaló un rato muy ameno. Nos recomendó un queso que me gusta muchísimo pero no sabía dónde comprarlo (fabricado en un pueblo al lado de Cangas de Onís que no se vende en muchos sitios: Onao).
Tras pasar una bonita velada en Ribadesella en la playa, marchamos para Cangas de Onís. No queríamos irnos muy tarde a dormir porque teníamos que madrugar que teníamos: DESCENSO DEL SELLA.


Tras desayunar muy bién, nos compramos unos escarpines para el descenso y fuimos a preguntar cómo llegar al lugar de salida y qué llevar. Íbamos super perdidos. Pero tras las explicaciones y pagar el resto de viaje, nos fuimos al hotel a prepararnos para la jornada que nos esperaba.


Un autobús nos recogió en la estación de autobuses (tras el hotel) y nos llevaron al lugar de salida donde nada más llegar nos proporcionaron el material (bidón, remos, chalecos y bocata+agua+pastelito+manzana). Tras una miniclase teórica nos subimos a la canoa y nos soltaron al río. Tenía poco cauce y en algunos sitios tenías que bajarte a empujar (sólo en 2 sitios, y en uno de ellos porque nos metimos mal en vez de en lo profundo).
Había tres salidas: la de los 8km, la de los 14km y la de los 17km.

Íbamos con la intención de hacer los 14km sólo, porque a las 18h teníamos una ruta en quad programada, pero al ver que hicimos en hora y media 8km, donde hicimos una parada para tomarnos una sidra y los bocatas, optamos por llegar hasta el final. Había un montón de puestos con música y venta de sidras (y más bebidas) fresquitas.


Menudos paisajes. Qué maravilla. Nos reimos un montón. Remamos un montón más. Había muchas curvas con rápidos. Medio volcamos una vez chocando contra unas rocas, que nos entró un montón de agua y tuvimos que parar para volcar la canoa xD. Fue tan divertido que ya echo de menos volver a remar 17km río abajo.

Al llegar a los 17km nos recogió un autobús y nos llevó de vuelta a Cangas, donde nos dio tiempo de comer en el restaurante asturiano más decepcionante del Mundo. Jamás vayáis, en Cangas de Onís, a un restaurante llamado "El Abuelo" (y eso que el nombre promete, ¿no?). Era el único que seguían sirviendo menús y platos a las 17h cuando llegamos. Las croquetas del supermercado Día saben a gloria comparadas con la mierda que nos sirvieron. Horrible. Van de caseros y era todo precocinado y mal-calentado. Y sabía peor que fatal. Quería suicidarme por no pagar la cuenta. Menudo timo. Con la de sitios de buen comer que hay ¡¡EN ASTURIAS!!, elegimos el peor con diferencia.

Tras comer esa bazofia bajada con sidra, nos dirigimos al punto de encuentro para nuestra ruta de Quad.

Resulta que a Karate le gustan las motos (tiene moto grande), los coches (tiene dos a falta de uno) y todo lo que lleve motor. Así que me hacía ilusión meter una ruta en Quad en el pack.

...

...

Si llego a saber que podríamos haber muerto habría cogido el descenso de cañones.

Hasta llegar a lo alto de la montaña sólo escuchaba a Karate gritar: "¡¡Esto no frena!! ¡¡NO FRENAAAAA!!".
Una vez que llegas a lo alto de la montaña te meten en unos caminos de cabras por los que podrías ir en bici. Pero luego se complica. Y empieza a haber raíces de árboles. Y luego piedras. Y luego esas raíces y esas piedras convertidas en rocas resbaladizas hacen forma de escalones naturales. Y hay riachuelos y charcos.Y escalones naturales se convierten en caminos de tierra, piedras y raíces con escalones resbaladizos llenos de barro con una inclinación del 40% o algo así. Porque yo, que iba detrás, veía el suelo de tal manera que me escondía tras la espalda de Karate para no ver mi muerte y mis dientes romperse contra ese suelo mortal.
Qué-puto-miedo.

En una de esas cuestas empinadas sin paredes en las que apoyarse o contra las que chocar, fue en la que se le fue el Quad a Karate. Sólo recuerdo ver un árbol acercarse directamente a nosotros y un choque, acompañados de mi grito intenso y agarrada tan fuerte a él que le podría haber roto varias costillas tranquilamente. A la izquierda una pared rocosa. A la derecha y directos hacia allí: una ladera en la que no se veía el suelo. Y el quad, nosotros, contra el único árbol que nos salvó de caer ladera abajo.
El monitor, acojonado, miró el quad, nos miró a nosotros, miró a la derecha... y dijo: menos mal que estaba el árbol.

Pues sí. Caíamos directos.

El quad acabó ileso, pero el árbol nos recordará para siempre con una herida abierta.

Y la ruta siguió. Más bajadas y curvas imposibles. Más deseos de terminar y vivir o morir rápidamente, en el acto. Más derrapes y más sufrimiento.

Y terminó. Cuando llegamos a la carretera de vuelta a Cangas casi doy las gracias al ente inexistente que llaman Dios por estar vivos.

Nada más llegar nos fuimos al hotel a ducharnos y descansar. Menudo día. Nos temblaba todo del cansancio y del pánico tras casi perder la vida en un puto vehículo de 4 ruedas por alta montaña. ¿Por qué cojones nos pusieron la ruta difícil? Con lo bonito que habría sido ir por la misma donde los padres llevan a los niños...

- ¿Tenéis carnet de conducir?
- Sí.
"Pues estáis preparados para meteros por cuestas, charcos, barro y escalones de piedra y tierra resbaladizos"

¡¡No!! Queríamos pasar un rato agradable no pensar en la muerte todo el rato.

Tras una siesta hasta las tantas de la noche, fuimos a cenar a una sidredría: El Corcho, sin caer en el mismo error que para comer. Y acabamos en una sidrería buenísima comiendo de tapas y tomándonos una sidrina escanciada por los propios camareros. Rico, rico. Y con fundamento.

Tras un helado y a dormir, nos levantamos, desayunamos y nos preparamos para la ruta a caballo.
Nos dirigimos al punto de encuentro y nos montaron en unos caballos super tranquilos que, como somos nosotros y nada puede ser perfecto, ni siquiera con dos caballos tan mansos, decidieron que tenían que pelearse y justo el caballo de Karate y el mío se picaron, se mordieron, el mío encabritó y el suyo dio una vuelta. Por suerte ninguno de nosotros cayó y el trayecto siguió como si nada.
Me tocó el caballo blanco, se llamaba Tirano.

He de decir que los guías eran unos sobrados, y nos despollábamos cada vez que hacían algo: el del quad iba sin manos incluso en los lugares donde nosotros derrapábamos. Y el del caballo se puso sentado como una señorita de la realeza, mientras se fumaba un piti tras otro.

Y bueno, tras comer en la misma sidrería en la que cenamos (riquísimo todo, oiga), comprar unas sidras,bollos preñaos, ¡¡crema de queso de Onao!! que tuvimos que ir al pueblo de Onao para poder comprarlo en la misma quesería donde lo fabrican, tras llamar desde el día anterior a la quesera, pobre, debía pensar que era una pesada. El mejor queso que he comido. Compramos unas cuantas más cosillas para comer y nos dispusimos para volver a Madrid.

Tras 5 horas en coche, un cubanito y un pirulo, llegamos a mi casa, dormimos la siesta y nos fuimos a cenar a Leganés.

Cómo echaba de menos a mi gata. Dormir en mi cama hizo que se me quitara todo el dolor de espalda de las rutas y actividades.

El viernes me fui a desayunar con los del trabajo porque se incorporaba mi jefa tras la baja de maternidad. Cómo la he echado de menos en el curro, se notaba tanto su ausencia...
Y luego de desayunar, vuelta a casa a poner lavadoras y a comer del KFC a la piscina con mi compañera de piso, su hermana y un amigo de ambas. Tras pasar la tarde en remojo y tomando el sol volvimos a casa.
Por la tarde hice la maleta de nuevo para irnos al día siguiente a Escalona. A bañarnos al río (que al final fue la piscina), comer, dormir y chingar (y no por ese orden).

Estoy super cansada y volver hoy a trabajar no me está ayudando de nada.

Y esta ha sido mi semana de vacaciones resumida. Echaba mucho de menos El Bierzo, y Asturias quiero que sea visita anual obligada. Es tan... bonita, relajante, barata, grande y maravillosa. Me encanta.

.

martes, 16 de julio de 2013

Hoy me he despertado con la mayor de las pistas.

A las 4:30h a.m. sabía perfectamente cómo iba a ser mi día de hoy.

Sólo han pasado tres horas y media desde que ha ocurrido, pero me han pasado suficientes cosas como para corroborar que hoy iba, es y será un día perfecto. Un día de perfecta mierda.


No hay nada más pesado que despertarte con una gata maullando:

MIAU MIAU MIAAAAUUUU MIAAAAAUUUU MIAAAUUUU

- Uf, ha cagado, qué peste.

Miras el móvil, que está al lado de la almohada y lees: 04:34.
Qué pronto para pedir comida.
Buscas a tu gata, sabes que está a la altura de tu cadera porque no deja de moverse de un lado a otro.
Y tocas algo blando.
Lo coges.

- MIERDA.

MIAU MIAAAAAAAAAUUUU MIAAAAAAUUUU

- MIERDA GATA. MIERDA. MIERDA. GATA. MIERDA.

Te queda una mano libre y enciendes la lámpara.
Miras la cama y descubres el pudding. Miras tu mano húmeda y jo-der, era como si se hubiera caído una bola de helado de chocolate en mi mano y me hubiera ensañado con ella. Sólo que no olía a chocolate, sinó a pienso del caro y a pedo podrido.

 MIAUUUU MIAAAAU

Le doy un empujón con la mano que no ha exprimido su jugo anal y la echo de la habitación. Al salir para limpiarme la veo escondida tras la tele, callada por fin.

Limpio todo como puedo y... muérome de sueño, no me apetece cambiar las sábanas. Enchufo el ambipur de lavanda para disipar le parfum d'eau d'anus du chat. Evito tocar la parte húmeda y decido poner la lavadora a las 15h cuando llegue de trabajar.
Cuando dices que tengo que cagar aquí, ¿te refieres a justo donde estoy ahora mismo o ahí dentro de la caja roja?

Ya me ha avisado en contadas ocasiones cagándose fuera del arenero desde la mudanza. Le cambié el arenero y hasta hoy había cagado perfectamente en su sitio. Yo pensé que era por el tamaño, que era muy pequeño (que en el piso de Getafe no daba problemas), pero se ve que es por la situación. No le gusta tener el arenero bajo la mesa donde come, pero es que hasta que no haya furgoneta en la que llevarse media casa al pueblo, estamos un poco apretujadas con dos habitaciones dentro de una (vivo con un escritorio, silla y un colchón de más que me resta una pared y media de mi cuarto y el salón con cajas y muebles, donde podría ir el arenero, pero si no hay furgoneta, no hay espacio libre).


Suena el despertador a las 6:25h. Me levanto. Me ducho. Me siento mejor con el pelo limpio y peinado. Estreno bragas, me apetece. Qué bien me queda la camiseta blanca hoy, ¿no? Nadie diría que me he despertado hace un par de horas haciendo zumo de heces con la mano.

Cojo mi gran taza de Pucca y me hago un buen desayuno de leche fresca, nesquik y allbran. Tras unas cuantas cucharadas, levanto el tazón para beber un poco de leche y aparece ante mí una cucaracha que ha estado fuera de mi visión durante todo el desayuno.

- AAAAAAAAARRRRGGGGGGGHHHHHH

Lo primero que tengo a mano es un cartón de un rollo vacío de servilletas.
ZASCA.
Muerta.

- Qué asco, qué puto ascoooooo.

Y es que teníamos hasta la semana pasada un vecino que se llamaba Joe (por la peli: el cuchitril de Joe). Le han echado del piso porque entre sus amigas las cuquis y su problema de Diógenes (a veces le llamábamos Joe, a veces Dio) nos tenía a todos locos. Y eso que yo solo lo he disfrutado su último mes. Pero mi compañera y la vecina (las casas colindantes) llevaban añísimos soportando la peste y las cucarachas.
No sabremos si quedará mierda, pero ha abandonado a las cucarachas a pastar por las casas de los lados, arriba y abajo. Y claro, como el administrador del edificio y la presidenta están en otro pasillo y no las tienen en su casa, pasan completamente del tema: que nos busquemos la vida.
That's life. Tienen que estar en casa del político para que ponga dinero comunitario.

Si no se fumiga ese piso y los cimientos (porque están en todo el edificio) da igual que cada uno por su cuenta fumigue su propio piso.

Y con todo el mal de estómago, entre el zumo de hez y la visión cucarachil pidiéndome comida, he cogido el coche y me he ido a trabajar.
Trayecto sin problemas.
Llego al curro. Vaya, hay cola en el parking para entrar al edificio.
Entra un coche, doy al gas, freno para no dar al de alante. De repente me veo con la cara casi golpeando el volante (estaba sacando la tarjeta de acceso del hueco de la puerta). Mi cinturón funciona. Miro por el retrovisor mientras digo por lo bajo: "puto gilipollas" y veo que saca una mano por la ventanilla en plan "lo siento lo siento".

Guay.

Mi primer accidente de coche, ha sido en parado y para entrar al trabajo.

Nada más entrar dejo el coche en un lado y el coche de atrás lo deja tras de mí para ver los daños. Sale del coche un ex-compañero de clase, con el que fui a cenar hace menos de dos semanas. Me guardo lo de "gilipollas" para dentro y suelto:

- Tío, ¿no miras o qué?

Y nos reímos. Aunque yo me cagaba por dentro en él y en el jefe que llevaba en los asientos de atrás. Ya que era un coche oficial y él es el chófer.

Por suerte o por desgracia me vendieron un coche lleno de golpes y rayajos por 1700€ (precio de mercado 4000€) y lo único distinto que he visto ha sido que la chapa se había resquebrajado un poco justo en el sitio del golpe y se caía cual piel de leproso.

Lo que está en un círculo, eso blanco, es lo que se está resquebrajando muchísimo más ahora con el golpe, por eso no he querido hacer parte. Es meterle en problemas a mi compañero y total, no difiere mucho y paso de hacer papeleo. Y el bollo ese señalado venía con la compra. Además también se me cae el parachoques de alante XD que lo llevo con cinta marrón pegao.

- ¿Te ha hecho mucho?
- Mmmmmmmm..... no. Pero bueno. El tuyo tiene eso un poco salido.
- No no, eso ya estaba así de otro golpe.

Eso dice mucho. Espero que tras dos golpes tenga más cuidado. Que yo no daré parte para no meterle en problemas (aunque esté asegurado tienen unas normas y le pueden meter un parte), pero hubiera sido mi coche nuevo y otro gallo cantaría.

Así que nada, tengo un golpe más en el coche (en realidad más visible, porque ya estaba), un parachoques resquebrajándose cada vez más gravemente, una casa llena de cucarachas y una gata que odia cagar en el mismo sitio donde duerme y come.

Qué dura es la vida cuando llevas 4 horas despierta.

.

viernes, 12 de julio de 2013

Lo que más ilusión me hace de un viaje....

... es prepararlo.

Disfruto cada paso. Desde buscar los billetes de avión o tren o rutas de carretera, hasta los precios de los monumentos, sus horarios... planos de la ciudad, pueblos de alrededor, a cuánto quedan del mar y a cuánto de un río. ¿Queda cerca la montaña? ¿Hay alguna ruta o castillo?

Qué fácil es para muchas personas ir a una agencia de viajes y decir: "quiero ir a China". Teclean china en el ordenador, dan al "enter" et voilà!

- Pase usted la tarjeta de crédito que ya verá que este viaje le va a encantar, cuatro ciudades, cuatro excursiones en distintos puntos que ha usted de pagar a parte y dos días libres para que mire cosas por su cuenta. Nueve días, ocho noches 2400€. Hoteles de 4 y 5 estrellas que sólo disfrutará unas horas por la noche, con desayunos y 3 cenas.


¿Qué queréis que os diga? A mí me gusta ver absolutamente todas las posibilidades.
Preguntar a conocidos que han ido. Preguntar a gente que conozco que vive allí. Buscar curiosidades. Buscar cómo moverse. Algo de vocabulario y frases en caso de que se hable otro idioma. Monumentos. Fotos y más fotos. Lugares alejados. Excursiones a lugares poco accesibles y que casi nadie va porque van con viajes programados.


He hecho 2 viajes no programados y ambos no se vió casi nada, sólo una ciudad:

- Dublín: íbamos más días de los previstos sólo para coger un tren y marcharnos a la quinta puñeta. Al final no se hizo nada que me hubiera gustado porque íbamos con un pobre que nos obligaba a quedarnos en la zona, que se ve en un día.

- Roma: fue un viaje programado de un día para otro. Compramos un miércoles y en una semana estábamos allí, tras anular unos billetes a Japón y un viaje que me tiré dos meses programando. Digamos que después de hacer añicos mi ilusión, no tenía ganas de organizar nada. Así que nos fuimos a Roma y punto, ni salimos de la ciudad.

He de decir que a Praga iba sin organizar nada, pero al final al coger unas rutas y guías vimos toda Praga y nos divertimos muchísimo, que sólo íbamos 3 días y muy poco presupuesto, así que no se podía hacer mucho.

París lo vimos perfectamente. Había hecho una guía de qué ver tranquilamente y lo hicimos todo, incluso me llevó tanto por las recomendaciones que acabamos decepcionándonos con alguna cosa. Pero si no hubiéramos ido nos habría quedado el gusanillo ya que estaba como algo obligado.
A veces pienso que hay lugares que no valen la pena ver, y sólo les dan importancia porque hay que pagar entrada.

Por ese último motivo me gusta tanto mirar en internet y leer opiniones de la gente que ha estado allí. Para apuntarlo o descartarlo.


El viaje más caro y difícil que he organizado (y ya lo he hecho dos veces) es el de Japón.
Cada par de semanas retomo la guía que ya tengo terminada y cambio un punto. Porque se me ha ocurrido buscar algo curioso y ha salido algo que despierta algo en mí...
He de decir que por culpa del alquiler, tengo muchísimo menos presupuesto que la primera vez que lo organicé (recordad que tuve que anularlo por motivos de tsunami y peligro nuclear de Fukushima, y acabamos en Roma), y no he pillado los hoteles maravillosos que tenía planeados en plan ryokanes y onsens.... pero como sólo vamos a dormir, he cogido hoteles normalitos, al lado de estaciones JR (para ahorrar en metros) y bien céntricos. Cuento con la mitad de presupuesto y menos días.

En total, durmiendo en 4 hoteles distintos en distintas zonas de Tokyo, Kyoto, Osaka y Tokyo otra vez, durante 14 días y 13 noches (el día y medio de avión no lo cuento, con Emirates Airways otra vez, me dió confianza esa compañía), nos sale a cada uno avión + hoteles + JRPass (bono de trenes) a 1400€.

Pongamos 1000€ más para comida y regalos. En entradas no creo que nos dejemos más de 150€ y apenas cogeremos autobuses o metro, excepto el par de días en Kyoto y Osaka. Las excursiones van todas con el abono de trenes.
Todo tirando por lo bajo, Por supuesto llevaré más dinero "por si acaso".

Ya tengo la guía hasta encuadernada: presupuesto, horario de aviones y trenes, reservas, excursiones y rutas, lugares de interés, museos (horarios, precios), precio de las entradas, parques, cómo llegar a todos los sitios, comentarios...

Vamos, que he disfrutado como una loca volviendo a repetir el viaje, aunque sólo sea haciendo la guía.
En el 2011 no pudo ser, pero espero que en el año 13, saliendo un 11 de septiembre, haciendo escala en un país árabe, en época de tifones: sea la vencida.



Dicen que con un poco de suerte hay alerta de tifones a la vuelta del viaje y estamos otra semana más allí de gratis. No sé si hacer una ampliación del viaje por si se diera el caso.

Hay que ser positivo.
.

martes, 9 de julio de 2013

¿A dónde van las putas?

Muchos fans de Canción de Hielo y Fuego se preguntan lo mismo: "¿a dónde van las putas?
Tyrion repite contínuamente esas palabras entre interrogantes en los últimos libros.

Pero yo sí sé la respuesta.

Cada vez que Tyrion pregunta: ¿A DÓNDE VAN LAS PUTAS?, mi respuesta siempre es la misma:


- A casa de mis padres.


¿Y su casa que queda: al norte o al sur? Es por irnos de aquí que esto se está poniendo feo.


Hablé de mi hermano mayor y su afición por las mujeres de dudosa rePUTAción.

La primera vez que le escuché hablar de prostitutas fue en una cena familiar. Mis padres celebraban su aniversario de boda y ahí estábamos todos los hermanos, los ocho, sentados por preferencias y carácteres, mis tíos y mis padres con varios amigos íntimos. Y en un momento que no venía a cuento, quizás hablábamos de postres o quizás hablábamos de atletismo... mi hermano soltó una pregunta retórica a todos los presentes, chuleando y muy orgulloso:

- ¿A que nunca os habéis despertado con dos brasileñas después de haber estado follando toda la noche?



La única respuesta que recibió fue mirarnos entre todos y seguir nuestras conversaciones con cara de asco absoluto.
Cuando le miraba de reojo le veía mirando al plato sonriente y moviendo la cabeza de un lado a otro en plan "no, nunca se han despertado así, qué pena me da esta gente".

Tuvo problemas de dinero y mi padre se enfadó conmigo porque no quería irme a vivir con él. No tenía dinero para pagar la hipoteca y como yo vivía de alquiler "con unos desconocidos que no pintaban nada" intentó obligarme a mudarme con mi hermano y ayudarle a pagar la hipoteca.

¿Perdona, papá?

Mi hermano estaba tan desesperado que nos llamaba a todos los hermanos para pedirnos dinero. Siempre recibía un NO rotundo por respuesta.

Todo el dinero de su sueldo iba para pagar las tarjetas, la peluquería, las uñas, los entrecotes, los restaurantes, la ropa y las facturas de teléfono y hospital de dos hermanas rumanas, una de ellas viviendo en su piso (donde mi padre me quería mandar) y la otra en un hospital de Rumanía, enferma con una hija.

Y un día apareció en mi casa. Nuestra bendita santa madre le dio mi dirección. Y claro, por muy asqueroso que me pareciera, seguía siendo mi hermano, así que le dejé pasar.

- Me gusta... ¿cuántos sois?
- Está completo.
- ¿Tienes dinero?
- No.
- Estoy vendiendo cosas.
- ¿Como qué?
- El proyector, la tele, muebles...
- ¿Por cuánto el proyector?
- Mil.
- Ssssssssiiiiiiii hombre.
- Trescientos.
- Por eso sí.

Era un proyector de mil quinientos euros, tenía varios años pero yo no pensaba soltarle pasta. Pero 300 euros era una ganga.

Al día siguiente tuve un proyector en casa y hacíamos sesiones de cine y videojuegos a lo grande en el salón del piso.

Como yo vivía por el centro y mi hermano trabajaba en el Corte Inglés y allí hacía todas las compras propias y de putas, pasó lo típico del verano: hace calor y quieres cruzar de un lado a otro de la calle, así que acortas por el Corte Inglés y de paso te refrescas con el aire acondicionado. Y en la sección de cosméticos me lo crucé. Me paró. Iba con una chica feísima, bajita y morenita, con unos ojos tan saltones que en vez de humana parecía rana, la boca asquerosamente descolocada y dientes en plan tablero de ajedrez. Super demacrada. Debía tener lo menos cuarenta años.

- Tú. Ella es mi prometida.
- ¿¿¿??? ¿Te vas a casar?
- Sí, en cuanto su hermana salga del hospital. El dinero que me diste era para comprarle el billete.
- Ah...
- Aunque ella quiere esperar un poco más, que sólo tiene 19 años.
- ¿¿¿Diecinueve??? - ¿qué tiene? ¿progeria? -.
- Pero  necesita la nacionalidad, ya sabes.
- Aham...

Claro ella no dijo ni mú porque no sabía hablar español.

Luego yo me fui a Madrid a trabajar y a vivir. Entonces cuando iba a Mallorca aparecía siempre una nueva historia.

Ya no estaba con la rumana con progeria de 19 años, sinó con su hermana más mayor con la hija, viviendo de alquiler en un piso: las hermanas putas, la hija de la hermana mayor, el padre de la niña y mi hermano.
A mi hermano ya le habían embargado su piso así que se buscó la vida y acabó viviendo en ese percal.

En una de estas que volví de Madrid a pasar un fin de semana me encontré a mi hermano con la hermana mayor, rubia y fea como la hermana pequeña, demacrada, y la hija... viviendo en casa de mis padres. Primera puta que trae a vivir a casa de mis padres. 

No entendía por qué si mi padre ya le había echado varias veces de casa, seguía dejándole volver y cada vez acompañado de una puta distinta.

La rumana y su hija volvieron al piso donde vivían al cabo del tiempo, porque mi padre estaba harto y las echó.
Mis padres se mudaron a la finca que tienen en Inca.
Mi hermano se quedó en casa con mis dos hermanas. Los que pudieron irse se fueron de casa al no aguantar la situación con el mayor.

En otra que volví a Mallorca mi  hermano empezó a soltarme que debería tomar las mismas pastillas que se tomaba para la depresión, que le hacían sentir super bién. Que le gustaba tomárselas. Descubrí que fumaba (tiene sinusitis crónica y asma) y que bebía. Con antidepresivos: fiestón.
Evitaba estar en casa porque se ponía a gritarle a la tele y a hablar solo mientras se meneaba como un niño con autismo. Daba un puto mal rollo...

Empecé a quedarme en casa de mis amigas a dormir, o en el sofá donde vivía mi hermano pequeño, porque mis hermanas que tenían la mala suerte de vivir con él (ya que nuestro padre, como no lo tenía que soportar, no le había vuelto a echar de casa) no paraban de llamarme en plan: no aguanto más. Traía a tías a casa, cada cual más pasada. Más delgada. Más demacrada. Estuvo llevando a una china con todos los brazos amoratados durante una temporada que se quedaba allí a dejarse caer muerta. Suerte no murió ninguna de sobredosis el tiempo que estuvo trayéndolas.

Y así hasta que empezó a salir y a hacer esgrima medieval y a tener amigos y dinero porque trabajaba en muchos sitios.
Hasta que le metieron en la cárcel por asaltar chalets y robar en supermercados. [Artículo 1] [Artículo 2] [Artículo 3] Y ahora está en espera de juicio.

¿Y por qué sigue dando por culo a la familia si está en la cárcel y seguramente no salga en muchíiiiisimos años?

He aquí las respuestas:

1) Mi madre cada vez que ha ido a verle a la cárcel ha salido llorando porque él la margina y la trata fatal. Hasta mi padre fue a verle una vez y nunca más, de lo asqueroso que es. Sólo quiere que mi madre vaya para que le pase dinero, ropa y le lleve a su novia a verle ya que, como está casado con una brasileña (....) no dejan pasar visitas que no sean familiares y acompañantes, y como no puede casarse con ella porque ya está casado, necesita a mi madre para poderla entrar.

2) Mi madre ya no va a verle, y la mujer con hijos que trajo de Barcelona por consiguiente, tampoco. Él, desesperado, convenció a mi padre para que le encontrara casa a la novia, ya que él desde la cárcel y sin dinero, no puede alimentarla.
Lo que no entiendo es que mi padre accediera.
Y ¿a dónde van las putas?
A casa de mis padres. Pero no a Inca, no, sinó a Palma. Donde viven mis hermanas. Que por fin estaban solas. Van y les meten a otra prostituta.

3) Mis hermanas han vuelto a la desesperada. Planifican cada cosa para poder echarla. Saben que se prostituye, que tiene dinero, que se mete droga...
Yo les meto prisa y les escucho los problemas. Más no puedo hacer. Si no cogen una venérea (no me mate usted, valiente y perspicaz Sr. Anónimo), cogerán una maligna. Es imposible no pillar nada compartiendo baño con una tía que vive de robarles la comida, no pagar una mierda y con problemas intestinales y estomacales que se pasa el día vomitando y con diarreas.
Por primera vez han contado con mi madre para el plan, porque mi padre está obcecado, no puede ayudar a su hijo mayor y aún siente la obligatoriedad de hacer algo con la que es su pareja. Pero no se da cuenta que pone en peligro la salud física y mental de sus dos hijas, aunque ellas le adviertan de todo eso. Él sigue con que ellas se lo inventan. Así que están en plan: FUERA DE AQUÍ, PUTA, hasta con mi madre.

4) En la cárcel está muy mal. Pero porque él quiere. Sus compañeros le pegaron una paliza que le destrozaron la cara. Se ha intentado suicidar varias veces y está vigilado. Y claro, no recibe visitas porque trata fatal a mi madre y nadie quiere ir a verle, excepto su super novia la puta, que no puede. Realmente os podéis imaginar que todo lo hace para llamar la atención. Siempre ha sido así y lo peor: siempre le ha funcionado. Y ahí está, pudriéndose.


Y esa es, amigos, la respuesta a la pregunta "¿a dónde van las putas?" que George R.R. Martin plantea a través de Tyrion Lannister en los libros:


LAS PUTAS VAN A CASA DE MIS PADRES.



PD: Tener un hermano pobre que se cree Richard Gere en "Pretty Woman" sí tiene precio: te afecta a la cabeza y acabas despreciando toda una profesión. La más antigua de todas.

.

jueves, 4 de julio de 2013

Es que yo lo mato. ¡¡LO MATO!!

En el ascensor del trabajo...

Acaba de llegar el ascensor a la planta 2, después de haber tocado el botón de "bajar". Viene un señor justo cuando la puerta se está abriendo. Se pone delante mía (se cree que abro para dejarle pasar, no me importa).

- ¿Subes? - me pregunta con el dedo apuntando arriba.
- No: bajo.
- Ah, vas para abajo...
- Sí.

Entra en el ascensor. Le miro mal.

- ¿Tú subes? - le pregunto, molesta y con tono que denota mi enfado, por haberse colado, ya que he tocado yo y llevo más rato esperando.
- Sí. ¿Subes? - con el puto dedo apuntando arriba.
- He dicho que no. Bueno, pues entonces espero. Paso de subir para luego bajar.
- Vale. Hasta luego.

Y de repente veo que aprieta el botón del semisótano y el ascensor BAJA.
Yo mato a este hijo de puta. ¿Es subnormal o qué cojones le pasa? ¿Tanto le costaba decir que iba para abajo? ¿Quería ir solo en el puto ascensor haciéndome creer que iba para arriba? ¿Huelo mal o es que no le gusta el olor de mi champú? ¿Es misógino y le molesta mi presencia? ¿Cree que me sobra culo y necesito bajar 4 pisos de escaleras?

LA GENTE ES SUBNORMAL Y UNA HIJA DE PUTA.


OTRO:

En el coche la última semana que salía de Getafe para ir a trabajar antes de mudarme...

Salgo de la rotonda para incorporarme en la autovía. Hay 300 metros o así de salida y acceso. Unos se incorporan a la autovía (como yo) y otros quieren salir de la autovía y, para poderse meter, deceleran o aceleran para dejarte pasar porque les conviene meterse.

Bien, yo empecé a acelerar para salir a la autovía, y un subnormal acelera para meterse en mi carril. Freno y frena (debía ir a 10km/h) y le hago señas de que pase. El tío sigue paralelo. Acelero. Acelera. Se ríe. ¡¡SE RÍE!! Freno. Frena.
Sólo me está vacilando. Freno en seco porque se acaba el carril y no quiero salir de la autovía (previamente miré por el retrovisor, sinó habría salido y dado la vuelta en las siguientes rotondas para reincorporarme. A esta hora no hay nadie, joder). El tío acelera y se mete por el hueco que he dejado entre la señal de "por aquí o por allá" y levantándome el dedo corazón mandándome a tomar por culo se mete para coger la rotonda que le llevará a alguna zona de Getafe o Leganés o la M-40.



No tenía palabras, sólo un ¿POR QUÉ? Y un cabreo que....

Pensemos: son las 6:40h a.m. de la mañana, sin coches en la carretera más que 4 ó 5 por los otros carriles que no molestaban. ¿Por qué cojones tenía que hacer el subnormal pudiendo provocar un accidente?

¿POR QUÉ?
¡¡LO FLIPO!!

Estuve de mala ostia todo el putísimo día. No entiendo por qué la gente hace las cosas así. Lo hizo aposta. Me mandó a tomar por culo aposta. Me podría haber matado aposta. Hay que ser un maldito hijo de la gran puta para joder a la peña a las 6:40h a.m. cuando encima te están dejando paso y ... no existe descripción alguna para ese tipo de seres que viven por joder.

Sólo se me ocurre que quisiera llevarme a la rotonda para bloquearme el paso, hacerme bajar del coche y matarme a cuchilladas.


OTRO:

En un bar/restaurante random. Esto os ha pasado a la mayoría...

- La cuenta por favor. -con la mejor de las sonrisas, qué sitio más barato y qué rica la comida.
- Ok, ahora mismito, guapa.

20 minutos.

- ¿Me puede traer la cuenta?
- Ahora mismo se la trae mi compañero.

15 minutos.

- LA CUENTA POR FAVOR - denótese mi tono de molestia y pre-enfado.
- Sí, sí, ahora mismito se está imprimiendo.

5 minutos después te levantas y cuando vas a pagar en barra. Viene el camarero por detrás y te deja la cuenta en tus narices.

Si quisiera quedarme una hora más en tu puto bar pediría otra caña, no la maldita cuenta.

¿Tanto costaba imprimir este puto papelito cuando te lo pedí la primera vez?


Me los imagino así, al gilipollas del ascensor, al hijo de puta asesino del coche y al lento de los cojones del camarero:

Y ¿qué puedes hacer en estos casos?
Es que sólo puedes resignarte y pensar que algún día lo que hacen se les volverá del revés.

El del ascensor que se quede encerrado, tenga problemas del corazón y le dé un ataque y los bomberos le saquen tarde. El del coche que se muera en un puto accidente o que otro le siga el rollo hasta la siguiente rotonda y le apuñale primero. Y al camarero que lo despidan (a este no le deseo la muerte).

Quizás todo esto me pasa por tener un humor negro horrible y cruel y meterme con todo ser viviente. Pero no hago daño a nadie. Es algo que me quedo yo y escuchan los más cercanos a mí entre risas y ojipláticos de: "TE HAS PASADO, PUTA. PERO ME PARTO". Pero no estoy matando a nadie ni poniendo la vida de nadie en juego, ni su salud mental (más que nada porque peor no pueden estar).

Pero joder, odio esos comportamientos.



PD: ¿cuánto insulto, no?

.