Seguidores de mis paranoias...

jueves, 30 de mayo de 2013

¡¡Loca de los gatos muriendo de pena a la vista!!

Tengo ganas de volver por los blogs, pero me está resultando imposible.

Entre trabajo, estudio y los gatos... me están absorviendo todo el tiempo de vida.

Qué decir estoy super agobiada. Los exámenes son el lunes día 3, pero aún así no puedo dejar de mirar cada día el foro y facebook con más noticias sobre los gatitos de Madrid Felina.
Lo paso fatal porque no puedo ni siquiera ayudar al gato que tengo de acogida en casa. No sé cómo difundirlo más para que la gente deje de comprar, para que vean que un animal no es sólo una raza que lucir y que no hace falta sea de raza ni un cachorrito para despertar un no se qué que qué se yo para desear tenerlo en casa. Una mirada vale más que mil palabras:


Si Matías pudiera decir sólo una palabra, sería: ESTABILIDAD.

Si quieres una mascota como compañero, sea perro, gato o conejo o hurón o lo que sea, lo quieres por lo que te ofrece: cariño, ese sentirse útil, la compañía y fidelidad que todos necesitamos. Algo peludito y suave que abrazar y mimar, jugar y darle de comer, limpiar su mierda - sí -, pero que se ve recompensado cuando te mira con esos ojitos. No quieres a ese animal sólo porque sea un persa, o un yorkshire o un marshall o un doberman o un maincoon. Es muy triste decir NO al racismo, pero si es con los animales da igual.

Se me cae el Mundo encima al ver cómo encuentran a los gatos en la calle, enfermos, maltratados, abandonados. Cómo muchos "gatos salvajes" van a los voluntarios y les persiguen para ser recogidos y curados. Ellos saben cuando están enfermos y lo pasan mal. Los gatos no son esos animales que inciertamente se cree y que sólo alguien que no ha tenido un gato en su vida puede seguir difundiendo, esa falsa creencia de que son ariscos, independientes y pasan de sus dueños. Los gatos son seres sociables, cariñosos y muy necesitados que te piden lo que necesitan a su particular manera:



Y me anima ver que hay buena gente que en unas horas ya ha actuado lo mejor que ha podido. Y al cabo de unos días, semanas, meses... ver esas fotos convertirse en:

Pero no acaba ahí, sinó que se les sigue buscando un hogar, una acogida de urgencia (temporal, sólo para evitarles una jaula o un ingreso. Un baño o una habitación, y la asociación se encargará que no le falte de nada -medicinas, comida, médico-). Faltan personas para poder darles todo lo que necesitan a esos gatos. Y como Madrid Felina, otras asociaciones de animales: perros, gatos, conejos, hurones....

Hay tantos gatos sufriendo como Moratin y Carey. Gatos en casas buscando un hogar definitivo como Matías.
Y ahora encima que es época de cría y llega el verano, vuelta a empezar con cachorritos de la calle, enfermos y abandonados (por no hablar de los que asesinan cruelmente o asfixian en bolsas tirándolos al contenedor). ¿Cómo hay alguien o algo que es capaz de hacer algo así?

Y me da cosa no tener dinero para ayudar. No puedo más que difundir y acoger, y lo de acoger en mi nuevo piso donde me mudo es imposible. Por suerte llega el verano y tendré todas las tardes por si se necesita ayuda ir donde sea a buscarles, rescatarles, ayudarles...


Para muchos esto suena a locura total. Pero hay que ser insensible para no ver lo que sufren los animales y no sentir un mínimo de compasión y que surjan ganas de ayudar en lo posible. Hay gente que le encantaría pero no puede por falta de tiempo y medios. Yo pongo lo poco que tengo: que es tiempo y ganas, e intentaré hacer todo lo posible por la causa.

Hay demasiado sufrimiento en nuestras calles, y no son sólo los vagabundos pobrecitos que duermen en cartones. Claro que da lástima, pero así como ellos tienen sus voluntarios y sus centros financiados para ayudarles, los animales que hay en nuestras calles sólo son ayudados por las asociaciones montadas por particulares para ayudarles, que se sustentan en base al esfuerzo y ayudas económicas de gente voluntaria.

Yo no tengo dinero, pero sí puedo prescindir de un café al mes para darle de comer a los gatos de Madrid:


ONG MADRID FELINA es una asociación sin ánimo de lucro. Somos los que sabemos que Madrid está llena de gatos olvidados y gatos buscados, gatos maltratados y gatos perseguidos. Buscamos alcanzar un sueño: Crear un centro de acogida y recuperación para gatos de Madrid, donde puedan encontrar el refugio y la oportunidad que tantas veces no les brinda y procurar una ciudad, con gatos felices, salvados y serenos y en paz, con su hábitat y con los ciudadanos.

Y por hoy debería dejar de entregarme a los felinos y hacer algo por mi futuro. No puedo hacer nada más que sufrir con ellos y por ellos. Así que voy a reabrir mi cuaderno de matemáticas y a volver a mi cómoda aunque estresante vida de currante-estudiante.

.

jueves, 23 de mayo de 2013

De cómo una grúa genera estrés pre-exámenes y que soy especial y me mudo.

Últimamente tengo esto abandonado. Pero ahora entiendo a todos los universitarios y gente con poca vida social.

Llevo desde el día 7 de mayo super estresada. El día 8 hice los exámenes en Zaragoza. Ayer me pasaron los resultados. Tuve de las mejores notas. Suspendí pero obtuve una de las mejores notas. Un 4'12. Da miedo, ¿eh? El nivel que hay. Más del 95% de los que nos presentamos suspendimos. Pensar que un 4'12 era de las notas más altas no sé si me hace sentir orgullosa o si el nivel que piden es demasiado alto o somos todos gilipollas.


El día 7 no estaba estresada porque me tenía que despertar a las 3h a.m. para ir al punto donde un autobús nos recogería a las 4h a.m. para salir hacia Zaragoza. El estrés fue causado porque a las 19:30h de la tarde del día 7, mientras hacía unas galletas para el camino que me esperaba esa madrugada, oí una voz que preguntaba:

- ¿Tu matrícula es XXX?
- Sí, ¿por?
- Se lo está llevando la grúa.

Y empecé a agobiarme. No sabía qué hacer. Sólo de pensar en pagar una multa, una grúa y toda la pesca... bajé 5 pisos por las escaleras a todo meter. Todo me parecía lento (¡¡el ascensor estaba lento que no subía!!). Mi coche estaba sobre una grúa y había varias personas con chalecos amarillos, motos de la policía... uf... ¿he matado yo a alguien? ¿Mi coche aparcado ha matado a alguien? ¡¡Si sólo dejé hace media hora el coche en una esquina porque no había sitio!! Esquina que es el comodín (porque se sigue aparcando ahí, porque ¡¡no molesta!!, aunque yo no, no tengo dinero por si vuelven los polis), puesto cuando llega el buen tiempo los guachupinos de 10 barrios a la redonda vienen al parque de al lado de casa en 12.000 coches a jugar a voleiball y cuando los que vivimos allí venimos de trabajar no hay sitio.

Así que llegué corriendo donde los polis y me bajaron el coche de la grúa (y gracias, gracias), porque ya se lo llevaban bien ancladito. Me dijo que tenía que pagar 62€ y me dió varias opciones. Elegí la que más tarde tenía que pagarlo porque tenía que ver cómo ahorraba, que no tenía un duro. Sacó la libreta de multas y la volvió a guardar. Le di las gracias. Claro, me había perdonado la multa de 90€ por aparcar mal. Mi sonrisa nerviosa o mi voz entrecortada y lágrimas acumulándose y a puntito de caer de mis ojos hinchados y enrojecidos, o que mis manos olían a masa galletas y chocolate... no sé lo que le frenó. Pero me libré. Sólo tengo que pagar la grúa. No sé cuando. Pero gracias.

No podía ni imaginarme si se lo hubiera llevado la grúa, levantarme a las 3:00h a.m, salir a la calle con uniforme, calculadora, lápiz y boli, a buscar el coche y preguntar dónde cojones lo dejé...más enterarme y el consiguiente gasto de grúa, transporte, multa y lo que sea que te clavan porque de repente el coche molesta, y no durante los años que se habrá aparcado ahí.

Bueno, pues en Zaragoza mal, aunque el viaje fue muy ameno.

Las siguientes dos semanas mucho estrés, entre clase y... descubrir que soy alérgica. Ha sido un duro golpe. He vuelto a la lectura por las mañanas, porque necesito quitarme el agobio sumergiéndome en otras historias que no sean la mía. La semana de fiesta de San Isidro me la pasé tosiendo y muriéndome entre trabajo y casa, alejada lo máximo de los gatos porque me dificultaban la respiración.

Sigo yendo los viernes a cuidar a los gatazos de la Asociación Madrid Felina, donde podréis conocernos y comprar cosillas para vuestros animalejos y merchandising hecho a mano, cuyo dinero íntegro irá a los michis (iré el sábado por la mañana y dejo que me pongáis cara), en el Expo 100x100 Mascotas, en el Ifema de Madrid, en un stand compartido con Dejando Huella:

Si linkáis daréis a un 2x1 en entradas para la ExpoMascota. ¡¡Ah!! Estaremos en el Pabellón 10 junto la puerta Norte. En la otra punta del recinto (se entra por la puerta sur donde el metro)
Así que si os gustan los animales y no hacéis nada el sábado por la mañana (salid el sábado por la noche y ya dormiréis el domingo), os recibiremos encantados. Comprad láseres para hacer correr a vuestros animalejos, camisetas, cosillas hechas a mano por las compañeras de la asociación y conoced a algunos gatitos que estarán encantados de brindaros con ronroneos gracias a vuestras caricias.

Mientras, la semana que viene es la última que dedicaré al estudio intensivo, puesto el día 3 de junio son los exámenes de Madrid, donde intentaré aprobar, no como en Calatayud. A ver si esta vez saco también de las mejores notas (pero sobre 5, por favor).

Ya estoy impaciente porque sea día 4. Ese día sacaré 5 cajas que tengo en el coche y empezaré a vaciar estanterías.
Y dos semanas antes que acabe el mes, meteré mi ropa en maletas.
Y una semana antes que termine el mes, a vaciar la cocina.
Y un día antes que termine el mes, a desmontar mi cama.

Y el primer día de mes de julio: a montar la cama para dormir en mi nueva casa.

Me mudo un mes antes :D
Lo único malo es despedirme de Matías (barra derecha del blog) un mes antes de lo previsto, ahora que me busca para que le acaricie y hace vida normal con los otros gatos...sigue buscando casa:



Así que aparte de estresada, estoy animada. Aparte de generosa, me siento pobre. Aparte de ser buena conductora (pongo los intermitentes en las rotondas), me siento mala por aparcar en una esquina.

Y os dejo, que tengo que hacer pruebas de exámenes de otros años a ver si de una vez por todas entiendo y apruebo las matemáticas.

.

martes, 21 de mayo de 2013

¡¡¡Que alguien mate ya al puto Joffrey!!!

Sí.

Da igual cuántas veces haya leído los libros o lo mucho que deteste algunas cosas que han hecho con la serie.

Joffrey era odiado por mí y millones de personas en los libros.

Y ahora que le han puesto cara y es seguido por más gente todavía, todos coincidiremos que cada capítulo que pasa cuesta imaginar a un Joffrey con otra cara.

Si en los libros era malo, en la serie, que le dan más importancia a sus actos y se ha convertido en un mataputas sin piedad con esa cara. Esa puta cara. Dan ganas de cogerle y arrancársela a arañazos. De matarle a puñetazos.

Cómo no, todo gracias a ese pedazo de actor, que será recordado siempre como "el puto Joffrey". Lo lamento por él pero ha conseguido hacer lo que todos esperábamos que sucediera y, reconozco, tenía algo de miedo por no poder conseguirlo ya que han humanizado incluso a Catelyn, que no la soportaba en los libros y en la serie la quiero hasta de madre:

ODIARLE.

ODIARLE.

ODIARLE.

Cada vez que veo en un capítulo a Joffrey desconecto de cualquier cosa y me adhiero al odio que siento por esa clase de alimañas (porque no pueden ser llamados personas). Jack Gleeson es, para mí, el actor que más y mejor han clavado para la serie. Cuánto más lo veo más me gusta. Más me transmite y más ansia me da el saber qué va a suceder. Estoy tan impaciente por ver cómo se convierte en un príncipe azul...

Y por si todavía no os habíais fijado en su puta cara, aquí tenéis por si había todavía dudas, al puto Joffrey:

 

 
 

lunes, 13 de mayo de 2013

Por favor, que alguien me mate.

Llevo desde el viernes con unas ganas de morir increibles.

He descubierto que soy alérgica.

Aterrorizada he llegado a pensar que era a los gatos, porque desde hace un par de semanas siento picorcillo en la garganta y nariz. Y empeoraba con la gata encima pidiendo amor.
Pero el viernes empecé a sentir asfixia, embotamiento, mocos y estornudos como si me fuera la vida en ello.

Ayer, domingo, supliqué mi muerte en varias ocasiones. Tras batir mi récord de 4 estornudos seguidos con... no sé, perdí la cuenta al séptimo o al noveno.
Llevo dos rollos de papel terminados y he tomado por primera vez antiestamínico.

Estoy en la oficina con un embotamiento y dolor de cabeza frustrantes y unas ganas de que se me cierre la garganta para siempre y que mi nariz deje de moquear por fin... me quiero morir.

Así que esto es ser alérgico.

¿A qué?

Pues de repente mi calle se ha vuelto blanca de los árboles recién florecidos. No sé qué árbol es pero el más parecido según google es el castaño:


Resulta que ese puto árbol ha decidido que sería fantástico matarme. Y por desgracia con los gatos mudando el pellejo me ha empeorado muchísimo y por eso he venido a trabajar hoy, porque al menos aquí sólo tengo ganas de morir, en casa muero directamente. Supongo que las gramíneas en el parque de al lado de casa también tendrán algo que ver. Yo sólo sé que es tan cargante el ambiente en esa zona desde hace días que me cuesta sobrevivir a los mocos, la tos y los estornudos.

Sólo espero que al estar baja de defensas mi cuerpo no decida hacerse alérgico al gato también.

.