Seguidores de mis paranoias...

jueves, 28 de febrero de 2013

Tengo el síndrome Akira Toriyama

Akira Toriyama, aparte de crear personajes como Goku o Arale, también tenía un problemilla: soñaba que dibujaba los comics durante toda la noche, y despertaba viendo cómo las páginas seguían en blanco.

A mí me pasa lo mismo... pero con los deberes de matemáticas.

Llevo dos noches teniendo unos sueños tan reales de mí, sentada en el salón, con la tele puesta, lápiz, goma, calculadora y cuaderno, haciendo deberes a todo meter. Todo super claro. Los números salen todos de aquí y de allá. Las fórmulas sabiéndomelas sin volver atrás y mirar apuntes. Sacando senos, cosenos y tangentes y no venirme a la cabeza imágenes de tetas y más tetas.

Sí, porque cada vez que oigo en clase algo como:
"Para averiguar lo que mide hay que sacar el seno. Que salga alguien a la pizarra a hacerlo".

Y me imagino saliendo y al llegar a la mesa del profesor, me tumbo mirando hacia la clase:
"Saco el seno y sacamos la medida: una 90. Ángulo recto. Y el coseno me da igual, ¿eso no puede ser, no, profe? Un triángulo con dos ángulos rectos... Y la tangente no la saco, que la llevo sin rasurar".


Luego sale un compañero, y menos mal, porque no tengo ni puta idea de cómo sacarla, porque hasta ayer no tenía calculadora para esa clase (la compré el domingo).

Odio la trigonometría. Es que no me concentro.

Excepto en sueños.
Es maravilloso ver lo inteligente que eres hasta con la tele a todo volumen y gatos correteando, cómo nada te detiene ni despista.

Y luego suena el despertador y veo que la calculadora, el lápiz y la goma siguen en la mochilita y el cuaderno en la misma bolsa que el día anterior. Lo abro y...

Enunciados y más enunciados de problemas y dibujos de triángulos, montañas, castillos y sus sombras y faros, árboles y hasta la Torre de Pisa... y con las medidas en blanco.
Todo en blanco. Entre enunciado y enunciado está todo en blanco.

Y digo: "bueno, lo haré luego".

Y ver que tardo más de media hora con cada problema. Y quedan 8 problemas con sus putos dibujos. Y esto no puede ser. Cada vez tardo más. Y me equivoco. Y vuelvo a equivocarme.

¿Por qué en el sueño era tan fácil?

A veces me gustaría seguir durmiendo.

.

lunes, 25 de febrero de 2013

De otras opciones y dormilonas.

Hoy os hablaré sobre el gato de acogida que tengo en casa, Matías, el cual sigue esperando un hogar adoptadlo....

¡¡Ya sale!! Y es grandecito. Este fin de semana ha salido varias veces y correteado estando yo en el salón adoptadlo, con la única condición que no me levantara ni acercara. Y ayer noche cenando salió otra vez, y eso que no estaba sola. Me sorprendió porque le asustan las personas. Karate no le asusta. Pero que todavía no se le acerque nadie. Me alegra que por fin salga con más gente. adoptadlo

Bueno, he de decir que Karate le cae bien a todos los gatos. Pero creo que es porque saben que pueden matarle (es alérgico) y se le suben encima para matarlo. Para mí que no es que le quieran de querer, es que le quieren pero de querer matar. Los días que más cariñosos se le ponen son los que no se ha tomado el antiestamínico....

¿Casualidad?




Ya me han confirmado mi opción B: un piso para el verano con mi amante bandida (con la que voy de cenitas, compras y paseitos por el retiro a comer en la hierba sobre una manta haciendo explotar a las ardillas atiborrándoles con pipas saladas... sólo nos falta mantener relaciones sexuales, pero a ambas nos tiran los rabos), al cual estoy super impaciente por ir. Sólo he de aguantar unos meses más.
Y la mejor noticia es que el perro cariñosísimo que tiene ha vivido antes con una gata a la que quería muchísimo y se deprimió cuando la tuvieron que dar (porque la gata sí casi le mata, pero él era masoca y volvía a ella porque quería mimos, pero la gata le odiaba y le arañaba y hacía sangre, pero él volvía a por más cariño...un perro que le gusta el dolor),  y sólo haría falta que la gata le aceptara... pero no me preocupa mucho porque Akane pasa sus días así:

 
...sólo se levanta para comer...

La primera foto se la hice a las 10h el sábado. Y la otra a las 16h. Y cuando volví de la siesta volvía a estar como en la primera foto. Luego mi compañero le debió dar de cenar y por fin se levantaría, digo yo. Pero cuando volví al mediodía del día siguiente (dormí en el piso donde me mudaré en verano, tras una ingesta de vino y comida preocupante) volvía a estar como en la primera foto. Vamos, que no me preocupa cómo se llevará con el perro porque pasa de la vida. Una gata de meses que ni juega, sólo duerme.



VAYA CAMBIOS DE TEMA ¿EH?



.

jueves, 21 de febrero de 2013

Adóptame. Soy un gato guapo, atractivo, cariñoso, juguetón y... lo necesito.

Mirad qué bichillo nuevo tengo por casa correteando (pero sólo cuando no miro; si estamos no sale de detrás del sofá):


Tiene 3 años y se llama Matías. Sano y castrado. Con cartilla y chip.

Lleva desde el sábado en casa. No lleva ni una semana. Me ofrecí para acoger gatos que necesitaran un hogar durante un tiempo limitado. Darles sus cuidados y si puedo, encontrarles un hogar.

Y por eso os lo presento por aquí:

Según la chica que ya no puede tenerlo en casa, lo describe así:

"Matías es un pedichón, siempre anda pendiente de que le des latita, es muy miedoso con la gente nueva pero le gusta cotillear. Es juguetón y sociable, pero necesita un "escondite" al que poder acudir si lo necesita. En casa por ejemplo siempre tiene abierto un cajón de la cama, y si en algún momento lo cierro, se asusta y se pone nervioso. Pero mientras está abierto hace vida normal. Le gusta mucho que le rasquen la cabecita y la tripa y amasar la ropa."
 En casa su escondite es bajo o detrás del sofá.

Por lo que he podido ver de él es que es muy curioso (aparte de asustadizo). Le he llegado a acariciar la cabecita en un momento en que me torturé brazo, hombro y cuello para poder hacerlo y se dejaba, aunque con mucho miedo, creo que echa muchísimo de menos los mimos y como no quiere salir porque sigue sintiendo que vive en un lugar que huele raro y los dos gatos que pululan, uno le bufa y le busca para jugar a todas horas y la otra le quita la comida en sus narices (vamos, que le incordian, aún así cada vez sale más gracias a ellos ^^). Aunque en un principio estaban así cuando se les abrió la puerta para que entraran al salón, donde estaba el nuevo y desconocido inquilino:


Me ofrecí a ayudar a la chica que lo tenía en casa porque no podía tenerlo ya que sabe abrir puertas... cosa que comprobé la primera noche.


Lleva menos de una semana conviviendo con nosotros y ya se ha adueñado de la casa. Ha revuelto las estanterías, se esconde a observarte de donde puede, se sube a los lugares más altos a cotillear, etc... pero aún sin conocerlo ni saludarlo oficialmente, ya le he cogido aprecio... ¿y cómo no? SI ES GUAPÍSIMO. Sólo basta ver las fotos hechas en su anterior hogar, el único que ha conocido de verdad, y en el que no puede estar. Él, Matías, busca una casa donde le vayan a querer para siempre, y dejarse de mudanzas. El pobre se estresa. Es muy agobiante y no es nada bueno para su forma de ser, tan asustadizo, pasar por esas situaciones que lo ponen peor. No puedo verlo así.

¿Nadie quiere adoptar a esta fierecilla que le encanta jugar con la pelotita (te la trae como un perrito), adora que le rasquen y cuando coge confianza es muy agradecido por todo lo que le das?



¡¡Y se lleva genial con otros gatos!! 


Pero qué guapo es, y qué tipo tiene.

Si alguien quiere adoptarlo, de Madrid, o de donde sea (para toda España e incluso adoptan desde Alemania, Suiza, etc...), sólo ha de ponerse en contacto conmigo por aquí en un comentario y yo me encargaré de trasladarlo a Madrid Felina.
O ponerse directamente en contacto con Madrid Felina a través del mail: adopciones@madridfelina.com

Hay tantos gatitos que esperan un hogar donde ser felices. Podréis ver todos los que tienen en:

www.madridfelina.com

Y Matías, este precioso machote de 3 años, es uno de ellos. Y está en mi casa esperando que alguien se fije en sus pedazo de ojos y su imponente físico y retraído, aunque agradecido, carácter.



Yo ya adopté a Akane y mi compañero de piso a Kelsier.
Incluso podéis adoptar a la madre o hermana de Akane: Fortunata. Son muy parecidas. Sigue buscando un hogar también y es preciosa. Si es igual de cariñosa y tranquilíiiiisima que Akane, vais a flipar. No hay gata más tranquila que ella, jamás he visto algo parecido en un gato, se puede pasar todo el día durmiendo, a tu lado o cerca, y ronroneando. Lamiéndote la nariz o la mano.

Y de verdad, lo agradecen tanto, no sólo los gatos, sinó la asociación que se hace cargo de cuidarles, curarles y buscarles un hogar.

En una semana y media están los 3 así:


Ya se deja acariciar. He conseguido cortarle algunas uñas (no se fía de la tijera!). Ronronea. Viene por mí. Sale a comer estando yo en el sofá. Maulla pidiendo de todo...

Es precioso. Me alegro que por fin haya cogido la confianza que necesita.

Y le gusta tanto la cuche y que le hagas caso que se te sube encima si hace falta para que se la des:



.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Estoy en una espiral de malhumor constante

Sí, y me da igual quién lo lea. Se la suda soberanamente a mi almeja.

No puedo más.

Estoy muy quemada.

Hay personas que en tu vida han sido muy importantes. Han puesto risas, vida social y amistades en tu vida.
Han puesto tardes de buen humor, diversión y conversaciones sinceras sobre sentimientos y chorradas. Has viajado con ellas. Has pasado muy buenos momentos...

... pero también te han abierto las puertas del Infierno.



Todo empieza con una caca de conejo. No te importa, es una puta caca redonda y pequeñita. Pero esa caquita se va acumulando con otras caquitas hasta hacer un montoncín. Y otro. Y son pequeños montones de caca de conejo los que acaban convirtiéndose en cacas de gato, porque el tamaño de esas caquitas te dabas cuenta que podías vivir con ellas, pero las del gato....
Entonces piensas: "bueno, la caca de gato tampoco es tan grande". Pero ese gato un día cogió diarrea y empezó a oler. Entonces empiezas a enfadarte: pero por dentro. Lo hablas con los más allegados y dicen: "vamos, si tampoco es para tanto, solo es paciencia". Sí. Pero esa diarrea olorosa se fue acumulando y acabó pesando 400 kg y amenazaba con atacar tu integridad psicológica (la poca que pudieras tener):

Y, literalmente, se ha "cobrado" la poca paciencia, la poca empatía y la poca salud mental que me quedaba.

Y me he autodiagnosticado como "depresiva paranoica enfadada permanente".


He entrado en una espiral de "todo lo que hace está mal", "todo lo que dice es mentira", "si me toca vomito", "ha entrado, mejor me voy a mi cuarto" y evitar hablar en persona porque sólo escuchar su voz me altera. Me pone de más mal humor.
Yo llego a casa y lo único que quiero es ir a dormir si está, y si no está tumbarme tranquilamente en el sofá, ver la tele con la gata encima y jugar con el gato. Y relajarme.

No puedo seguir viviendo así.

Se me ha atragantado la persona que jamás debería habérseme atragantado. La persona con la que convivo. Hablo sola enfadada pensando que está en todas partes diciéndole: "¿pues si gasto yo tanto, cómo puede ser que estando de baja 20 días en casa sin salir, todo el día con la tele puesta, y cocinando todos los días se pagó 10€ menos de luz, y subiera 20€ cuando me fui 10 días a Mallorca?". Y todo porque tras la última factura yo tendré la culpa de la subida porque no trabajo 3 días y estoy en casa malgastando, of course. Y como él está con la novia todo el día en nuestro piso, aunque un par de semanas estuvo unos días seguidos en su casa, soy yo. Of course (se nota que estoy estudiando inglés).

Sólo se habla de facturas y sólo para discutir.

Me dejo 3 días uno-dos platos de la noche (para mí, las 23h es tarde) a la mañana (lo friego a las 6h antes de irme a currar) y me lo saca en cara, cuando yo tengo que guardarme que ha tenido en su habitación platos, vasos y cubiertos durante días y los ha tenido que sacar porque nos quedamos sin cucharas. O antes de irme dos días no me da tiempo a recoger lo del desayuno, dejándolo en el fregadero para volver, porque llegaba tarde... ¡¡y me lo saca en cara!!
O termino de comer y dejo el plato en el fregadero, me pongo con el postre, y como él está fregando, friega mi plato y ¡¡me lo saca en cara!! Y me lo repite hasta la saciedad: "oye, que te he fregado". Me dan ganas de contestarle: "Oye, ¿te digo cuántas veces he tenido que fregar lo que acabas de fregar porque está peor que antes? ¿O que dejaste vasos y los he limpiado esta mañana antes de irme a currar? ¿Platos? ¿Vas de limpio?". No. Yo me tengo que callar y acumular caca de conejo. Que hay que hacer montón.

No se lo digas porque él lo hace todo de puta madre. Lo hace todo de puta madre de puertas a fuera. Porque se la suda lo que yo piense.

Barre dos días porque se lo pido yo,. friega un día y mal que tuve que repasarlo y encima quitar el cubo de la fregona que estuvo toda la tarde en el pasillo, y va de "oye que yo si que limpio, pero cuando no estás". Y pienso: NUNCA. Porque cada 3 días paso la escoba y sale mierda pura. No sé cuándo barre. De verdad, que lo grabe.

Antes de mudarme sabía con quién me metía. Había entrado en su habitación. En su cocina. En su baño... sí, desgraciadamente, aunque tras una vez no volví a entrar en ese vertedero de pelos, pegajosidad y... no quiero saber de dónde provenía ese nauseabundo olor.

Pero según él no, él dejó de limpiar  cansado de ser el único que limpiaba en ese piso (......... como en el que vivimos ahora, más o menos).
Motivo por el cual mi única condición para vivir con él era: NO COMPARTIR BAÑO. Jamás me sentaría en un lugar donde se hubiera sentado él antes. Y le veté la entrada a mi baño (porque lo dejó como "baño de invitados". Que limpie Misaoshi, que ponga ella el papel y el jabón de mis invitados, porque ella no trae a nadie, já já).

Y ya no hablemos de los gatos y sus mierdas. Que estando él en casa, espero a ver si mira el arenero que desde la mañana no se quitan (las quito yo antes de irme al curro), y por la mañana no sólo está lo del día anterior, sinó lo de la noche nuevo. No es capaz de mirar el arenero y quitarlo por su propia voluntad. ¡Qué guay, los areneros se limpian solos! No digo que no lo haya hecho alguna vez...pero no me doy cuenta porque sólo lo hace todo cuando yo no estoy. ¡¡Joder, claro, es eso!! Por eeeeso no me doy cuenta.

O a ver si guarda un pelín de dinero para pagar el veterinario del gato a parte. ¿No? Muy responsable. Ojalá no tenga una urgencia.
O a ver si se ha molestado en preguntarme si el pienso que compré para la diarrea del gato estaba incluído en lo del pedido que hice de arena y comida que pedí por internet. Que no me importa pagar unos 7€ para no seguir viéndolo con esa diarrea que tiraba patrás.
Y sí.... estoy quemadísima.
Estoy harta de tener que ahorrar no sólo para pagar mis cosas, sinó para pagar sus facturas.
Sí. Vienen las facturas a mediados de mes y como él no tiene dinero, tengo que poner su parte y ya me las pagará a principio de mes. Tengo que ahorrar por los dos y me enfada más. Cada vez que viene una factura de 170€ (2 meses) y tengo que ingresar 100€ porque no hay dinero.... Que no pueda gastarme esos 50€ porque tengo que guardarlos para pagar su parte de factura. Uf, no puedo. Me tiene tan quemada que la parte de mi cerebro que lleva el tema de las facturas está hecha cenizas y no asimila más que con deseo de destrucción, que es como está mi paciencia ahora mismo con él.

Y me revienta tener que mudarme en verano porque no aguanto más.
No puedo.
He cogido manía a quién no debiera.
Me da igual que lea esto. No puedo hablar con él. Soy incapaz de mirarle a la cara, porque no puedo. Me pone de muuuuy mal humor.
En cambio con la novia sí. Me da igual la opinión que tenga de mí, que ha de ser mala porque sólo me ha conocido en la versión: Misaoshi autodestructiva y enfadada permanente. Mi opinión sobre ella no varía lo poco que la conozco, no me ha hecho nada y no tengo nada en contra de ella y la veo alguien interesante que ojalá hubiera conocido en otro momento de mi vida.
Y me da igual que lea esto y diga: pues conmigo no es así.
Ah, antes de vivir con él yo también pensé que podría vivir con alguien así, irresponsable y despistado a más no poder. Pero no puedo. Necesito a alguien puntual, cuerdo y responsable. Muy responsable. Que si falta algo: lo ponga. Tenga para ponerlo. Que deje de repetir un mérito (como fregar. Fregar es un mérito) una y otra vez como diciendo: "eh, yo sí, ¿ves? Yo sí". Que deje de echar las culpas a la que come casi en la oscuridad o aprovechar una horneada para 3 cosas, que como está tooooodo el día en casa viendo la tele es ella. Que nada viene de él, porque él sólo es "despistado".
A ver, eso es cosa de dos, los dos gastamos, pero si yo pongo un límite y hago las cosas para ver si puede bajar lo máximo posible porque no hay dinero, me revienta que él no haga lo mismo y se dedique a echarme en cara que si sube es por mi culpa por tener 3 días libres. DE PUTA MADRE.

Mirad, yo no sé cómo he llegado a esto. Jamás he estado tan enfadada. Tanto tiempo seguido. Yo me enfado y a los 5 minutos estoy bromeando con esa persona. Llevo enfadada meses. Llevo sin poder mirarle a la cara ni poder tener una conversación, no porque no haya tiempo, sinó porque no puedo hacerlo sin enfadarme. Y como no quiero enfadarme, todo es por whatsapp. Todo es indirectamente. No me salen las palabras con él.

NO-PUEDO.

Lo intento. Cuando se trata de gatos. Cuando se trata de "mira esto" (facturas o si un gato ha hecho algo). Pero no soy capaz de entablar una conversación diferente o del día a día.

Y me odio.

Y le tengo manía.

Y me da igual que lo sepa. No quiero ser su amiga. No lo siento tampoco. Siento que vivo con un compañero de piso al que no aguanto. No puedo verlo como antes. Y sé que no podré aunque me mude.

Y ya no deseo con todas mis ganas que sea Semana Santa e irme de vacaciones a Asturias, patria que hace años me muero de ganas por conocer. Ni mis ganas mas fervientes se trasladan a septiembre, que me voy a Japón (o al menos tengo los billetes y reservas). No son los viajes que tengo planeados con Karate, por fin días en pareja que no puedo disfrutar en casi todo el año, los que hacen que bulla de emoción.....

Lo único que me emociona ahora es la idea de ver mis cosas en cajas, a la gata ver si se llevaría bien con el perro de mi amiga y la idea de cómo llevar mi cara y nueva cama hasta esa habitación en pleno centro de Madrid. Me hace muchísima más ilusión mudarme y huir de esa espiral de autodestrucción, enfado y cenizas, mierda y asco en la que me he metido yo solita, por no comentar mis discrepancias, por pequeñas que fueran, desde el principio, porque parecía que todo me molestara y no quería que se enfadara conmigo. Me han podido más mis pequeñas manías, convirtiéndose en grandes manías y mayores problemas aún.

Manías que han conseguido que coja rabia a una persona que he apreciado muchísimo y le tenía bastante cariño.

Y ahora entiendo a esos matrimonios, esas personas que viven con gente que no soportan y esas depresiones incurables.

Yo sé que hasta que no me vaya de ahí no voy a sonreir como antes. A bailar cuando me sienta contenta en casa. Ni tampoco sonreiré porque sí, por el simple hecho de vivir. Porque vivo en un pozo en el que no me siento a gusto.

Y lo que más siento es que sólo me salgan las palabras aquí, en esta página pública. Pero que sepa, nadie que lee esto le conoce, y de mis lectores que me conozcan, pocos lo leen ya, así que me siento más tranquila.

Siento esta entrada. Por él. Y por mí. Por reconocerlo aquí y no en persona. Pero es que no puedo ni mirarle a la cara sin estallar.

.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Round 2: FLIGHT!!!!

Allá vamos con la segunda ronda...

Hace dos años en la maravillosa época de los cerezos en flor no pudimos ir por los problemas que todo el Mundo sabe que tuvo el país del Sol Naciente... que si un terremoto, un tsunami... una central nuclear rota e irradiando amor allá donde llegase su ratio... y la de problemas que nos generó la aseguradora para anularnos los billetes que, gracias a la maravillosa compañía aérea, no nos puso ningún reparo en anular sus billetes ya emitidos apenas una semana antes de volar.

Ayer me puse a mirar ofertillas, así por mirar, como quién no quiere la cosa... y me llamó la atención lo barato que estaban los "vuelo más hotel" por internet.

Y tras casi hacer una tontería ayer noche, como pillar una oferta que no admite cancelaciones sin buscar bien-bien...



Hoy me he puesto a mirar sólo vuelos y hoteles a parte.

Que si: "Voy a reservar 5 días por aquí, ¿a ver qué tal?", "¡Ala! Otros cuatro días por allá..."... da igual, como se pueden anular las reservas hasta una semana antes, e incluso el día antes de la llegada, no importa que le dé a "confirmar reserva".

Y así hasta que he llegado a la página de los vuelos y he visto que por 630€ podías irte unos cuantos diítas con una buena compañía aérea (Emirates Airways, la misma compañía que nos anuló sin problemas los billetes y se ofrecieron a ayudar y buscarnos cosas mejores).

Así que...

¿Por qué no? Si los hoteles ya están reservados en varios lugares de Tokio, en otro de Kioto, en Osaka y hasta en Hiroshima...

Con la tontería, durante 16 días/14 noches no salimos ni a 1100€ cada uno. Avión + 5 hoteles esparcidos por el continente Japonés, la mitad con desayuno incluido.


Si hace dos años no pudimos ir en la maravillosa época de los cerezos en flor: ¿por qué no probamos en septiembre que es la época de los tifones?


.

jueves, 7 de febrero de 2013

Noelia, Noelia, Noelia, Noelia, Noeeeelia

Un +5 para los que han cantado el título de esta entrada agravando la voz y entonando como Nino Bravo.



Porque gracias a esa canción, mi hermana mayor tiene ese nombre.

Lo bueno de tener una familia super-numerosa, es que tengo para un montón de entradas cuando me siento algo inspirada.

He hablado de mi hermano pequeño, el subnormal. Con quién tantas risas y vergüenza me proporcionaba.
De mi hermana dos años mayor, con la que tan mal me llevaba.
De situaciones con mi padre.
De mi añorado abuelo Francisco.
Y bastantes situaciones familiares, graciosas, tristes e imborrables.

Hoy toca el turno a mi hermana mayor.

Como ya conté, en mi casa no había apenas dinero, así que cosas como tener ropa nueva o tener siempre la botella de coca-cola en la nevera eran poco pensables. Imagináos "viajar".
Sí. VIAJAR. Qué palabra tan bonita... y qué cosa tan imposible.

La primera vez que salí de la isla fue porque mi madrina se casaba. Mi madrina vive en La Rioja. Media familia de mi padre emigró a La Rioja. Gracias a que ella quería que yo llevara las arras, mi padre me llevó con él y mi abuelo para allá. Jamás había estado tanto tiempo en un coche. Ni había viajado en avión. Ni nada. Qué sensación.

Siempre quedé con ganas de repetir esa experiencia. Había tantas cosas que ver. Mallorca entonces, a mis 7 años, ya me parecía pequeña.

Luego fue mi abuelo, cuando tenía 10 años, que me llevó todo un verano a vivir a La Rioja con mis tíos y primas. Al volver nadie me reconocía, pues allí pegué el estirón y hablaba rarísimo. Se me pegan los acentos, de siempre, y yo hablaba entre maño y vasco que echaba para atrás a todo el que me escuchaba. Qué basta.

Y yo quería salir. Quería viajar y lo decía. Y ya empezaba a decir que cuando fuera mayor viajaría y me iría lejos. Que yo no quería estar allí.

Y fue gracias a mi hermana mayor que volví a salir de la isla. No sé si fue mi insistencia por desear viajar, o porque se quedó sin opciones ya que la hermana a la que tenía mimada era demasiado pequeña y mi madre no quería que se la llevara. Pero me escogió a mí para acompañarla.

Noelia. Desde que empezó a trabajar, parecía una hormiguita. Ahorraba todo. Lo que compraba era por necesidad. Acostumbrada a la vida "con lo necesario" que llevábamos, como mucho compraba algo de ropa. Nada más. Para mí, mi hermana era millonaria.
Ella me regaló mis primeras prendas de vestir de primera mano. En eso era la hermana mayor: a mi hermana pequeña y a mí nos compraba ropa. No le gustaba vernos llorar. Cuando se enfadaba con alguna acababa riendo para que no siguiéramos llorando.
Incluso hablaba que como ella estaría sola toda la vida, se vendría a vivir conmigo y yo cuidaría de ella. Como mis tías; la hermana mayor de mi madre cuidaba de sus hermanas, las tres solteras para siempre. Yo viviría lejos, claro, por aquél entonces ya lo sabía. Poco podrían imaginarse que sucedería realmente...

Así que un día, cuando yo tenía 13 años, a mi hermana la millonaria, se le antojó un viaje.
Quería ir SÍ o SÍ a Port Aventura. Así que se fue a una agencia por su cuenta y vino a casa con dos billetes.

- Me llevo a la María a Port Aventura. Es que no quiero ir sola.

Y un día estaba en el aeropuerto, con unas ganas de coger un avión y salir de esa isla, para pasarlo genial en el parque de atracciones Port Aventura. Mi primera vez en un parque de atracciones. Gracias a la millonaria.

Nunca había estado fuera de casa sin mis padres o adultos que me vigilaran. Y mi hermana, en algunas cosas, siempre he sido más mayor que ella. Así que era como ir con mi mejor amiga, la que me pagaba todos mis caprichos, a pasarlo genial muy lejos de casa.
Nunca me olvidaré de las 6 veces seguidas que nos montamos en el Dragon Khan y se nos descompusieron los intestinos a la llegada al hotel. Quizás también, tendría que ver que comíamos de helados, chucherías, frutas que vendían en bandejitas y hamburguesas.

De pequeña yo era muy curiosa. Cualquier cosa me llamaba la atención. Pero sobretodo las cosas de la naturaleza. Podía pasarme horas viendo documentales de animales. En la biblioteca cogía las enciclopedias de animales y me ponía a dibujarlos y aprenderme sus características.
Y eso ella lo sabía. Y se gastó parte de sus ahorros en regalarnos, a todos los pequeños, cosas que nos volvían locos o deseábamos por todo lo alto.

Así que una navidad desperté con una de las mayores sorpresas que me habían dado: un microscopio.
Me pasaba el día buscando bichos para mirar su sangre y sus patas por el microscopio. Frutas. Pelos. Lágrimas. Mocos. Saliva. Moho...

Quién me iba a decir que con mis primeros análisis de sangre acabaría desmayada y dejara de sentir gusto por ver células y cosas por el microscopio, abandonándolo para siempre en un rincón del que todavía no ha salido y nadie sabe donde está.

De las cosas buenas de mi hermana mayor era, aparte de consentirnos cosas, su paciencia.
Así como entre los demás hermanos no podíamos jugar a nada sin pelearnos ni insultarnos, ella se pasaba el día con sus discos de Michael Jackson a tope y jugando al solitario sentada en la cama. Nos subíamos a su cama (que dormía encima mía de la litera), recogía su partida inacabada en silencio, y repartía a todo aquél que se subiera en la cama. A veces éramos ella y yo. Otras se apuntaba mi hermano pequeño. Otras la pequeña...

Y pasábamos horas y horas jugando al solitario, al mentiroso o a lo que se le ocurriera. Luego empezamos con el Monopoly y el parchís o la oca.
Y con ella no se discutía. Se jugaba y se reía. Se criticaba a quién fuese. Y fin.

Y si un día se discutía porque ella no podía ver Gran Hermano tranquila en la tele que tenía en la habitación en blanco y negro... de esas que sintonizabas con la ruedecita, porque a mí no me gustaba (ya apuntaba maneras con mi odio hacia los realities), gritaban y discutían todo el rato y no me dejaban dormir, pues te la cargabas. Te la cargabas pero bién.
Insultos por doquier, gritos que alertaban a mis padres con un "si no os calláis entro ahí y os mato", y cosas por el estilo. Y tras las amenazas de mi padre se discutía más en silencio, con miradas y bufidos. Con el corazón acelerado y mirándonos con un odio tremendo. En silencio. Sólo se escuchaban las respiraciones nerviosas y entrecortadas. Cansadas de aguantar en esa tensión horrible.

Y...

A ella...

Eso...

Le hacía...

Muchísima gracia.
Y de repente sus bufidos y respiraciones entrecortadas por la tensión se convertían en minicarcajaditas. Su ceño fruncido se tornaba de perplejidad por seguir observándome en esa situación.
Y entonces me contagiaba. Y venía mi padre preguntando por esas carcajadas a esas horas de la noche. Que estábamos locas. Primero matándonos y luego riéndonos. Que nos durmiéramos ya. Y nos encontraba tiradas en la cama dobladas de la risa sin poder decir ni una palabra. Intentando explicarle entre balbuceos e intentos de recuperar la cordura, señalando a la otra como la culpable de los hechos, provocándonos otro estallido de carcajadas al escucharnos balbucear intentando explicar el inexplicable suceso.

Por su culpa muchas noches no podía dormir. Se enganchó al cine japonés de terror y acción. Y nos invitaba al cine a las hermanas pequeñas a ver las películas de miedo porque ella no quería verlas sola.
Íbamos al videoclub a pasar ratos buscando películas de miedo para luego verlas en casa. Unos nos llamarían valientes, otros masocas. Lo pasábamos super mal y había noches que tardábamos horas en dormir porque nos pasábamos el rato encendiendo la luz para explicar las sombras que veíamos.

También leí El Señor de los Anillos y el Hobbit gracias a ella. Y los libros de Stephen King los leíamos gracias a mi madre, pero las películas las vimos, mi madre y yo, gracias a mi hermana. De estas colecciones del kiosko de películas basadas en sus libros.

Y mis primeros mangas los leí gracias a ella también. Trabajaba en un kiosko y traía los comics y los volvía a dejar al día siguiente. Los que más nos gustaban los acababa comprando.

Y... la que me dió mi primer gran susto de muerte también fue ella.

Creo que todavía, si se lo recuerdo, se ríe de eso...

Me daba pánico la niña de The Ring.
Pero pánico absoluto. No he conseguido ver esa película sin ponerme las manos en los ojos. Sé que es una película y no creo en los fantasmas, pero a veces veo a la puta niña. En las sombras, en los eclipses. La veo. Aún hoy. Me da miedo.

Ella traía las revistas de jovenzuelas como la Loka, la Bravo y la Superpop del kiosko. En la Loka vino un póster magnífico y grande de la puta niña saliendo del pozo.


Al día siguiente ella no trabajaba, pero yo tenía que madrugar, que había clase. Cursaba bachillerato por ese entonces y ya no dormíamos en literas, sinó en dos camas, porque no compartíamos habitación con las otras dos hermanas (desde que murió nuestro abuelo).

En cada cabecero de la cama teníamos una lamparita que encendíamos para no despertar a la otra. Yo dejaba el cable con el interruptor bajo de mi almohada para no rebuscar la lámpara en la oscuridad, tirarla, romperla y despertar a mi hermana mayor... así que al encender la lámpara y girarme, como cada mañana, para levantarme de la cama... veo esto apoyado en mi mesita, mirándome fijamente:


Y os juro que pongo esta imagen e intento no mirarla. Qué mal rollo de los cojones.


Diréis qué chorrada, pero creo que puse esta cara al verlo:



La muy puta graciosa de mi hermana llevaba un rato despierta sólo para partirse cuando llegara ese momento.

Sus carcajadas debían oírse en París y hasta en Londres. Y mi grito provocó en su viaje que meses más tarde un tsunami arrasara Tailandia.

Espero que ese susto le compensara lo mal que se lo hice pasar esa noche que yo dormía haciendo pactos con el Diablo.

Y quizás esta es la última anécdota que puedo contar, porque ese verano me fui a Madrid unos meses y cuando volví a casa fue para recoger mis cosas en cajas y mudarme.

Una vez fuera de casa perdí casi todo contacto con mi familia. Y cuando me mudé a Madrid ya ni os cuento.

Es la única que ha venido a Madrid por el único placer de verme y que le enseñara la Capital. Y seguramente esté pensando en cómo hacer para venirse a vivir conmigo el día que las dos seamos unas solteronas y ella o yo no sepamos donde caer muertas, y a ver quién será la que cuidará de la otra.

Porque las conversaciones que teníamos, los deseos y los planes que hacíamos, se han cumplido la mitad. Quién sabe si acabaremos viviendo con 30 gatos en casa llamándoles Chachita 1,3,4,5... y Chachito 2,6,7... porque son chachis.
Sí... no sé si os habréis dado cuenta, pero siento una pequeña admiración y pasión por los mininos (mis últimas entradas pueden dar pistas). Imagináos mi pasión multiplicada por 50, y daréis con la verdadera loca de los gatos: mi hermana mayor, la no millonaria.


Y hasta aquí puedo relatar. Pero no os preocupéis... todavía me quedan unos cuantos hermanos de los que poner vidas. De alguno estoy esperando a tener un video en posesión para colgarlo y os riáis tanto como yo...

.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Los peligros del sexo....

Cuando empecéis a leer esta entrada os preguntaréis: "¿Y los peligros del sexo, qué?"

Paciencia. Todo llegará... 

Entre números y letras, ecuaciones de segundo grado,  polinomios, álgebra y apuntes incongruentes a mi entender sobre horribles logaritmos... me he parado a pensar un minuto sobre qué está pasando en el Mundo.

He ido un momento a la secretaría y había dos jefes hablando sobre lo mal que estaban las cosas que si en Mali, si los sirios, si el almibar está pasado o si mi madre vive en Mallorca. Me sentía como si no viviera en este planeta. No me enteraba de nada. Estoy totalmente desconectada.

Así que llevo una hora: entre las noticias de actualidad, algún blog que no he podido comentar y buscando, buscando, buscando... finalmente la cabra siempre tira pal monte.

Cuando llego a un tema friki, mi mente empieza a empaparse sobre ese tema. Y ya que estoy estudiando, vamos a esquematizar sobre los temas frikis que obligan a mi mente pasar horas y horas profundizando en ellos:  

TEMÁTICA FRIKI (o para lo que yo considero -esto es relativo a cada ser humano- su campo semántico)

- Manga y Anime. Comics.
- Merchandising. Chorradas frikis que han inventado.
- Series y Cine.
- Libros.
- Noticias curiosas. Muertes estúpidas.
- Curiosidades de la naturaleza.
- Parafilias.
- Curiosidades del sexo.
- Noticias curiosas del sexo.
- Sexo entre especies-familiares.
- Ciao.es, Foroenfemenino.com, Yahoo.com. ADV (y variantes)

En definitiva, cualquier cosa que me haga reir o soltar un "POR THOR, ¡¡NO!!" me convierte en una friki de ello, porque capta mi atención y me gusta buscar más información y más y ahondar más en el tema y más y más y así es como llego, en ocasiones, sin comprender, a este tipo de noticias:

AGARRÁOS LOS MACHOS, QUE VIENEN CURVAS.
Sólo pondré los titulares, todo lo demás casi sobra

Tiene sexo con muñeco de nieve y casi pierde el pene.

¿Estás borracho? ¿Estás tan caliente que no sabes donde meter el churro? No te preocupes. Hoy ha hecho frío, ha nevado... si es verano siempre puedes ir a tu congelador y sacar unos cubitos, meterlos en un vaso y darle al toma y daca. Y si tu nevera no es "no frost" estás de suerte, sólo has de pasar el napo por las paredes.

¿Peligros? Como mucho un sustillo. Un pequeño cuchillo clavado para siempre en lo más profundo de tu ser. Un orgullo lastimado pero... ¡¡No pasa nada!! Siempre puedes reirte de ello. Sólo has de echar la culpa al alcohol, hombre.

Pide el divorcio porque su marido no practica sexo como en Cincuenta sombras de Grey

Es algo que no entiendo... Quiere que su marido le haga más caso y que la trate y utilice como a la protagonista de esos libros... ¿me lo puede explicar alguien?

- Cariño, ya no me regalas flores como cuando éramos novios, así que quiero que me ates y me pegues y me hagas sentir sucia, violada y manipulada. 
- Eh... cariño... ¿en serio que tratarte como a una sucia y vulgar prostituta de polígono industrial cuyo proxeneta me mataría si la tratara así, hará que revivamos nuestro amor?  

Dice que su perro lo sodomizo

Y yo sólo digo:


Pone un candado en la vagina a su mujer, para que no le sea infiel.

El hombre tuvo una buena idea pero poco usual.
Lo mejor:  

"[...] confesó que se lo había puesto hace cuatro años a su esposa y que abría el dispositivo todos los días al llegar a casa."

Debo ser super cruel pero me he estado riendo un rato.
Lo siento por esa mujer...
Merezco un dolor de muelas o algo.
Cada vez que me río de algo/alguien acabo en el hospital.

 Luchador se rompe el pene manteniendo relaciones sexuales con su novia.

Si es que hay que tener un cuidado con estas cosas...
Me quedo con:  

"La novia de Ray se siente tan culpable de la lesión (según detallan ella estaba cabalgándole en el momento de la rotura) que le ha prometido un trío para cuando se recupere."

Qué maja, ¿eh?
La de cosas que habré hecho, cada cual más bestia, y no les he sacado ni un hilillo de sangre...tendré que ponerme seria con esto. Algo estaré haciendo mal.

Le meten una botella por el culo mientras dormía.

Y le echa la culpa a un desconocido que se metió en su casa cuando estaba descansando.............



Se pone veneno en la vagina, para envenenar a su marido

Mi única pregunta va para la mujer que se puso veneno en el potorro... ¿no le pasó como a las chicas que se metían tampax con vodka y el veneno le afectó a ella? Misa no entender tusa.  

Y ahora un poco de noticias curiosas:

Rape-Axe un condón antiviolación. 

Si las vaginas tuvieran dientes... anda que no íbamos a pasar hambre de pene.
 La pregunta es si se lo ponen antes de salir de casa siempre o...

- Un momentito señor, si me permite ponerme un condón que ya tu sabe, esto de las enfermedades...  

Le diagnosticaron mal de amores, y muere de tuberculosis 

¿Desde cuándo el mal de amores es una enfermedad?
Hay que ver la de médicos ineptos que hay, teniendo a su padre con tuberculosis.
 
Mata a su hijo a mordiscos, porque pensaba que estaba poseído 

"Un joven, de 23 años, empezó a comportarse de forma extraña y a decir que era una serpiente[...]" 

Hasta aquí dices: vaya, se debía haber fumado algo. Qué mal está el chaval.

"[...] el padre aseguró que él solo quería domar a la serpiente que le había poseído [...]" 

¿Pero qué...? Ya sabemos a quién salió el hijo...

Tenía 100 gatos muertos en la nevera 

De esta tengo que hablar aparte...

Porque conozco un caso de alguien muy cercano que guardaba los gatos muertos (12...)  en bolsas en una habitación de la casa donde no duerme nadie.
Atraidos por el mal olor y las moscas, familiares alertaron a la persona responsable de los hechos, que se justificó con un: "es que no he tenido tiempo de ir a enterrarlos".
Vamos, que a saber la de casos que hay así por el Mundo...


Y creo que voy a dejar de atolondraros con este tipo de noticias, curiosidades y voy a dejar esa página [NOTICIAS CURIOSAS] en paz, que tengo un montón de deberes que hacer. 

 Chiao.


PD: a todo esto... ¿alguien sabe qué está pasando en Mali? -xD- Si es que al final paso de las noticias importantes. Prefiero reír. 

.

lunes, 4 de febrero de 2013

Vaya semanita... entre pié y gatos no gano para disgustos.

Como ya conté el martes fui a urgencias.
El miércoles al traumatólogo.
El jueves a hacerme una ecografía en el pié.
El viernes al traumatólogo y al salir me dieron cita para -en una hora- la fisioterapeuta.
La semana que viene empiezo rehabilitación por el pié.

Se puede decir que fue un diagnóstico rápido. El antiinflamatorio que me han dado es bastante fuerte y ya no agonizo al apoyar el pié. Y puedo caminar algo renqueante: pero camino, que ya es.

Pues mi "vaya semanita" no es porque de tener que hacer reposo he estado de un lado a otro entre Getafe (casa), Alcorcón (médico) y el centro de Madrid (trabajo) durante una semana, perdiendo horas de trabajo y de clase y dolorida, me haya gastado 30€ en combustible -sólo en 6 días- yendo varias veces al día a esos sitios...

Es que, cuando se puso en reserva el coche el jueves al volver de matemáticas (centro) y la ecografía (Alcorcón) y me propuse, ya en casa (Getafe), no recargar el coche hasta el lunes para ir a trabajar, ya que no tenía planes en todo el finde (una coja qué planes va a hacer)....

... Entro a casa y me pongo el pijama. Doy de comer a los gatos para que me dejen tranquila mientras quito las cacas del arenero. Cambio los areneros (compré uno enorme para dos gatos, así que ya no hacen falta dos areneros). Cuando ya he terminado decido ponerle el antiinflamatorio a la gata (llevaba 6 días de la operación).

Entonces, y sólo entonces, decido mirar qué tal tiene los puntos.

...

Pero...


¿Puntos?



¿QUÉ PUNTOS?








¿¿¿DÓNDE PUTAS ESTÁN LOS PUNTOS???


Yo me fui a las 6:50h a.m dejando a un gato negro enorme y nervioso junto a una gata con 3 filas de puntos en casa.

Foto del día anterior, miércoles:

¡¡Oh!! ¡¡Una herida cerrada!!

Y me encontré a las 8:00h p.m. con un gato enorme y nervioso junto a una gata con una raja abierta y un hilo colgando hasta el suelo supurando por la herida un líquido transparente-viscoso.

[SIN FOTO... las prisas]

Mi móvil. MI MÓVIL. ¿Dónde coj...?


LLAMA AL VETERINARIO RÁPIDO.

- Ha llamado a la Clínica Veterinaria de la C/ P.... (no puede ser más largo el mensaje)... el horario de consulta es de.... hasta las 20:30h. Si .... bla bla bla.

Y cuelga.

Me cago en la puta.


Llama otra vez, que son las 8.

Cuelgan al segundo tono.

Llama otra vez. Que son las 8 y un puto minuto.

Cuelgan al primer tono.

Hijos de...

Llama otra vez. Que son las 8 y dos putísimos minutos.

- Ha llamado a la C.... - otra vez contestador.

JODER.


LLAMA OTRA VEZ. Madre mía, no estás para ir a un veterinario de urgencias y pagando una pasta por reoperarla.

- ¿Clínica Veterinaria P... , dígame?
- Hola, a ver, operaron a mi gata el viernes. Se suponía que no se iba a arrancar los puntos porque eran interno. Pues bien, se los ha arrancado. Todos. Está todo ahí abierto y el hilo colgando y supura un líquido transparente.
- Un momento... - (se la oye hablar con la veterinaria y la oigo decir "que venga ya, que la espero") - Pued...
- Ya, ya la he oido. Me cambio, pongo gasolina al coche que sinó no llego y voy.

Y otra vez al centro.

Y llego a las 20:30h.

Y nada más verla, la veterinaria ve a la gata y suelta un:

- ¿QUÉ SE HA HECHO LA MUY BESTIA?

Y es que se ensañó. Se había provocado una dermatitis y estaba todo irritado de darle a la lengua rasposa.

Mirad si se ensañó la gata, que la mujer intentó cortar el hilo colgante y casi ha de traer una sierra porque las tijeras no lo cortaban. Luego la metió en quirófano y la recosió con un un apañito y sin anestesia.


La veterinaria, en contra de todo lo que sea de bodys y conos para que no se toquen la herida, me dijo que hay casos, como este, que es necesario. Así que me dejó un embudo de esos que convierten al animal más ligero y magnífico, en el bicho más torpe del planeta.

Y bueno, dentro de lo malo me llevo unas risas.

¿Por qué a mí?

Es gracioso verla correr para escaparse y chocar contra la pared. O intentar meterse debajo del sofá.

O verla comer. Hasta que encaja el embudo lo único que hace es sacar la comida fuera del bol utilizando el cono en modo pala. O con el agua igual.

Lo único malo es que sólo se pone mimosa por la madrugada (está en mi habitación 24h. Arenero incluido. Separada del gato y con el mínimo de sitio para esconderse). Y despertarte porque algo duro te está golpeando la cara, notándolo en frente, pómulos y barbilla a la vez, y luego sentir como una lija te está humedeciendo la nariz.... es algo incómodo, pero me hace gracia. Si no tuviera el cono quizás no me resultaría tan gracioso. Pero hasta que acierta es un show xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD... y sí, me golpea por toda la cara y la tengo que apartar. Duerme encima de mí. De toda yo. Duermo a trompicones y en un momento la tengo en la cadera. Luego en la pierna. Luego en la barriga. Luego en los piés. Luego en el brazo. Luego en la frente. Luego en el pecho. ¿Qué cojones hace? ¿Por qué no deja de moverse?


Y bueno, entre la gata y el gato celoso porque estoy con ella casi todo el día, también ha cogido la costumbre de si me ve en el sofá subirse encima. Pero encima literalmente. Se ha convertido en mi loro negro peludo. Y no lo bajes de ahí. Puedo ir por toda la casa con él subido ahí, si no fuera porque debe pesar 4,5kg y molesta bastante:

¿Molesto, señorita?

La gata está muy graciosa. Sólo la saco al salón si está conmigo en el sofá y el gato lo dejo apartado. En cuanto el gato se descontrola o la gata quiere huir debajo del sofá (ilusa, si no entra, es graciosa verla chocar y coger carrerilla y chocar con más fuerza xD) la vuelvo a dejar en mi habitación.

-Señorita, creo que usted tiene algo en la cabeza.
- ¿No me digas? No me había dado cuenta.

Y así ha estado Misaoshi otro fin de semana: coja y supervisando gatos. Sin salir. Hasta ayer noche no me quité el pijama y fue para ducharme. Y por suerte Kárate (el alérgico a los gatos que desde hace una semana ha de tomar antiestamínicos para poder entrar a mi casa), me sacó a cenar una hora. 


PD: He descubierto el mejor remedio contra el nerviosismo del gato.... la ducha. El viernes no quería salir del baño cuando iba a ducharme, así que lo encerré conmigo en la ducha y al caerle el agua encima, se quedó sentado a mis piés. Le caía todo el champú y jabón encima, así que al salir acabó oliendo a mí, con el pelo sedoso, brillante y con un volumen maravilloso. Es el único sitio donde lo he visto tranquilo. Así que cada viernes o sábado lo ducharé. Luego está un buen rato quietecito.