Seguidores de mis paranoias...

viernes, 22 de noviembre de 2013

Estimular. Estimular. Estimular.... ¡¡BEBÉS ALLÁ VOY!!

Todo el día cargando con la mochila y todo el día pensando en bebés. El bebé es el futuro de la sociedad pero también es mi presente. Mi único y exclusivo presente.

El bebé necesita estímulos.

Estimular es lo fundamental.

Tienen que aprender a ser independientes (¡¡un bebé!!... me lo imagino un día después del cole en plan "ta ta ta ta taaa ta ta ta ta ta ta ta taaaa ta ta ta ta" = "mamá, hoy me voy con el Carlos al cine, no me esperes levantada" y la madre triste, porque Pedrito se le va en breves de casa, que ya le han salido todos los dientes).

Si estimulas a un bebé y le cuidas y le das todo el amor y cariño que existe en el mundo, desarrollará mejor todas sus capacidades motoras, cognitivas y socio-afectivas y tendrás un bebé feliz.

Un bebé feliz. Quiero un bebé feliz.

Bebés felices.

Quiero bebés felices.

Bebés ajenos, claro, porque con todo el tiempo que tengo libre, no tengo tiempo ni para practicar el movimiento pélvico que generará más bebés.

Bebés felices.

Bebés sanos.

Bebés...


Bebés...



Estoy de exámenes. Voy a seguir estudiando el desarrollo cognitivo y motor de los bebés desde la fecundación hasta los 6 años de edad. Y también un poco de autonomía personal y social de los mismos, no vaya a ser que se me olvide estimular alguna zona y no se me independicen antes de los 3... ¡¡no!! 18 años, creo que era....
Ah, y los juegos, no hay que olvidarse de las teorías de Vygotsky y Piaget, y todos esos señores. Y a mis amigos Borotav y de Borja, por favor, qué presentes os llevo.

.

1 comentario:

Jill dijo...

Ánimos :_D

Los bebés son chachis... hacerlos más, pero los bebés también están bien... siempre que sean de otro. Ya me entiendes.

Bebés felices, bebés buenos.