Seguidores de mis paranoias...

viernes, 14 de junio de 2013

Polilla's Invaders: el ataque mortal.

No sé si a alguien más le ha pasado estos días pero...

Esta mañana me he levantado a las 6:05h, como cada mañana entre semana.
Me he vestido algo (duermo en pelota picada) y me he ido al baño, no sin antes esquivar a una gata ansiosa gritando "mweeaiuuuuaaaaaaiiiiiiiiaaaaauuuuuuu mmmmmmeeeeeeeeeeeeeeiaaaaiiiiiiiiuuuuuuuuuuu" dos minutos sin dejarme entrar al baño.

Gata, me estoy meando encima.

Entro al baño. Oigo algo.
Enciendo la luz.


Y despierto a ese algo.



Ochocientas treinta y siete polillas golpeando paredes, mi cuerpo, ventana, cristalera, techo, estanterías, lavabo, báter, mampara de la ducha.

TOC TOC TOC TOC TOC TOC (ruido de aletas también)



¡¡¡HUYE MISAOSHI!!!


¡¡¡NO PUEDO, ME ESTOY MEANDO!!!


¡¡¡TRIPAS CORAZÓN, MEA RÁPIDO, PERO MEA YA!!!


Y meando a toda prisa, tiro de la cadena y.... chop chop chop (chopeteos). Una de tantas polillas que habrán golpeado tu cabeza mientras meabas, ha debido quedar inconsciente y ha caído al báter cuando te levantabas.

¡¡¡TIRA DE LA CADENA Y AHÓGALA!!! (si no la ha matado tu orina, zorra).

Y ahí se fueron, papel, orina, agua y polilla juntas.



Todo esto, Misaoshi gritando, of course. Y todo muy rápido. Como en 15 segundos.

Es difícil mear gritando y protegiéndote la cara de sus aletazos y golpetazos, que lo sepáis.

Cojo el maquillaje rápido y salgo con el neceser. A la que abro la puerta, dos de las mil doscientas treinta y siete polillas que había (porque al encender la luz vinieron las polillas que estaban en casa de mi vecino) se habían unido a mi campo gravitatorio, saliendo conmigo.

Suerte la mía, había tres gatos fuera. Mientras les ponía pienso (porque la gata seguía "mwwweeeeeeeaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuu"), y la gata comía de los tres boles de comida, los dos machotes estaban persiguiendo a esas dos mutaciones aladas, mezcla de mariposa y águila real. Cuando he visto a Matías (el gato de acogida), pillar una al vuelo, me he emocionado tanto que casi lloro. El negro ha tardado un poco más porque la suya se ha ido para los lugares altos. Cuando he terminado de desayunar, los gatos estaban tranquilos comiendo, las polillas en sus estómagos (supongo, no me he puesto a buscar los cadáveres) y mi baño seguirá infestado, pero me da igual...me va a costar comprobarlo.

 Los dos héroes de la mañana.
Tenía unas alas así de grandes y se resistió un montón. Pero la maté y después me la comí.


Por suerte al contar mi pesadilla en facebook me han informado que no he sido la única que ha padecido semejante invasión.

Si es verdad la noticia, que sólo están de paso y desaparecerán en 3 días y no están polillizando mis toallas y ropa sucia que tengo en el baño, no tengo nada que temer.

.

2 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Creo que ha sido la pelicula de terror de más risa que he visto nunca.
El gato explicando su hazaña me ha hecho reir un rato. Eso y que fueran mezcla de mariposa y aguila real xDD

Ahh, Misa, si no fuera por estos episodios con los que entretener algún día a los nietos...

ARY dijo...

Bueno bueno ahora Madrid está plagada de los bichejos esos asquerosos que no los quiere ni su p madre jajajaja La Lady es una cagada, le gusta atraparlas pero luego no se las come..Si es que tanto tanto para que la gata me haya salido cagadita en finnn! Un besooo