Seguidores de mis paranoias...

lunes, 4 de febrero de 2013

Vaya semanita... entre pié y gatos no gano para disgustos.

Como ya conté el martes fui a urgencias.
El miércoles al traumatólogo.
El jueves a hacerme una ecografía en el pié.
El viernes al traumatólogo y al salir me dieron cita para -en una hora- la fisioterapeuta.
La semana que viene empiezo rehabilitación por el pié.

Se puede decir que fue un diagnóstico rápido. El antiinflamatorio que me han dado es bastante fuerte y ya no agonizo al apoyar el pié. Y puedo caminar algo renqueante: pero camino, que ya es.

Pues mi "vaya semanita" no es porque de tener que hacer reposo he estado de un lado a otro entre Getafe (casa), Alcorcón (médico) y el centro de Madrid (trabajo) durante una semana, perdiendo horas de trabajo y de clase y dolorida, me haya gastado 30€ en combustible -sólo en 6 días- yendo varias veces al día a esos sitios...

Es que, cuando se puso en reserva el coche el jueves al volver de matemáticas (centro) y la ecografía (Alcorcón) y me propuse, ya en casa (Getafe), no recargar el coche hasta el lunes para ir a trabajar, ya que no tenía planes en todo el finde (una coja qué planes va a hacer)....

... Entro a casa y me pongo el pijama. Doy de comer a los gatos para que me dejen tranquila mientras quito las cacas del arenero. Cambio los areneros (compré uno enorme para dos gatos, así que ya no hacen falta dos areneros). Cuando ya he terminado decido ponerle el antiinflamatorio a la gata (llevaba 6 días de la operación).

Entonces, y sólo entonces, decido mirar qué tal tiene los puntos.

...

Pero...


¿Puntos?



¿QUÉ PUNTOS?








¿¿¿DÓNDE PUTAS ESTÁN LOS PUNTOS???


Yo me fui a las 6:50h a.m dejando a un gato negro enorme y nervioso junto a una gata con 3 filas de puntos en casa.

Foto del día anterior, miércoles:

¡¡Oh!! ¡¡Una herida cerrada!!

Y me encontré a las 8:00h p.m. con un gato enorme y nervioso junto a una gata con una raja abierta y un hilo colgando hasta el suelo supurando por la herida un líquido transparente-viscoso.

[SIN FOTO... las prisas]

Mi móvil. MI MÓVIL. ¿Dónde coj...?


LLAMA AL VETERINARIO RÁPIDO.

- Ha llamado a la Clínica Veterinaria de la C/ P.... (no puede ser más largo el mensaje)... el horario de consulta es de.... hasta las 20:30h. Si .... bla bla bla.

Y cuelga.

Me cago en la puta.


Llama otra vez, que son las 8.

Cuelgan al segundo tono.

Llama otra vez. Que son las 8 y un puto minuto.

Cuelgan al primer tono.

Hijos de...

Llama otra vez. Que son las 8 y dos putísimos minutos.

- Ha llamado a la C.... - otra vez contestador.

JODER.


LLAMA OTRA VEZ. Madre mía, no estás para ir a un veterinario de urgencias y pagando una pasta por reoperarla.

- ¿Clínica Veterinaria P... , dígame?
- Hola, a ver, operaron a mi gata el viernes. Se suponía que no se iba a arrancar los puntos porque eran interno. Pues bien, se los ha arrancado. Todos. Está todo ahí abierto y el hilo colgando y supura un líquido transparente.
- Un momento... - (se la oye hablar con la veterinaria y la oigo decir "que venga ya, que la espero") - Pued...
- Ya, ya la he oido. Me cambio, pongo gasolina al coche que sinó no llego y voy.

Y otra vez al centro.

Y llego a las 20:30h.

Y nada más verla, la veterinaria ve a la gata y suelta un:

- ¿QUÉ SE HA HECHO LA MUY BESTIA?

Y es que se ensañó. Se había provocado una dermatitis y estaba todo irritado de darle a la lengua rasposa.

Mirad si se ensañó la gata, que la mujer intentó cortar el hilo colgante y casi ha de traer una sierra porque las tijeras no lo cortaban. Luego la metió en quirófano y la recosió con un un apañito y sin anestesia.


La veterinaria, en contra de todo lo que sea de bodys y conos para que no se toquen la herida, me dijo que hay casos, como este, que es necesario. Así que me dejó un embudo de esos que convierten al animal más ligero y magnífico, en el bicho más torpe del planeta.

Y bueno, dentro de lo malo me llevo unas risas.

¿Por qué a mí?

Es gracioso verla correr para escaparse y chocar contra la pared. O intentar meterse debajo del sofá.

O verla comer. Hasta que encaja el embudo lo único que hace es sacar la comida fuera del bol utilizando el cono en modo pala. O con el agua igual.

Lo único malo es que sólo se pone mimosa por la madrugada (está en mi habitación 24h. Arenero incluido. Separada del gato y con el mínimo de sitio para esconderse). Y despertarte porque algo duro te está golpeando la cara, notándolo en frente, pómulos y barbilla a la vez, y luego sentir como una lija te está humedeciendo la nariz.... es algo incómodo, pero me hace gracia. Si no tuviera el cono quizás no me resultaría tan gracioso. Pero hasta que acierta es un show xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD... y sí, me golpea por toda la cara y la tengo que apartar. Duerme encima de mí. De toda yo. Duermo a trompicones y en un momento la tengo en la cadera. Luego en la pierna. Luego en la barriga. Luego en los piés. Luego en el brazo. Luego en la frente. Luego en el pecho. ¿Qué cojones hace? ¿Por qué no deja de moverse?


Y bueno, entre la gata y el gato celoso porque estoy con ella casi todo el día, también ha cogido la costumbre de si me ve en el sofá subirse encima. Pero encima literalmente. Se ha convertido en mi loro negro peludo. Y no lo bajes de ahí. Puedo ir por toda la casa con él subido ahí, si no fuera porque debe pesar 4,5kg y molesta bastante:

¿Molesto, señorita?

La gata está muy graciosa. Sólo la saco al salón si está conmigo en el sofá y el gato lo dejo apartado. En cuanto el gato se descontrola o la gata quiere huir debajo del sofá (ilusa, si no entra, es graciosa verla chocar y coger carrerilla y chocar con más fuerza xD) la vuelvo a dejar en mi habitación.

-Señorita, creo que usted tiene algo en la cabeza.
- ¿No me digas? No me había dado cuenta.

Y así ha estado Misaoshi otro fin de semana: coja y supervisando gatos. Sin salir. Hasta ayer noche no me quité el pijama y fue para ducharme. Y por suerte Kárate (el alérgico a los gatos que desde hace una semana ha de tomar antiestamínicos para poder entrar a mi casa), me sacó a cenar una hora. 


PD: He descubierto el mejor remedio contra el nerviosismo del gato.... la ducha. El viernes no quería salir del baño cuando iba a ducharme, así que lo encerré conmigo en la ducha y al caerle el agua encima, se quedó sentado a mis piés. Le caía todo el champú y jabón encima, así que al salir acabó oliendo a mí, con el pelo sedoso, brillante y con un volumen maravilloso. Es el único sitio donde lo he visto tranquilo. Así que cada viernes o sábado lo ducharé. Luego está un buen rato quietecito.

3 comentarios:

Jana la de la niebla dijo...

Pues sí que es increíble tu gato, a mi gata le cae una gota de agua de la ducha (o de cualquier grifo) y se ofende como si le hubieras escupido, vaya. Aprovecha y ducha al tuyo a menudo, que no tendrás muchas veces esa suerte.
Te pasa de "tó", nena... pero es genial que con tus desventuras me hagas reír tanto, tal como está la vida últimamente que tengo tan poquillas ganas de reír.
Un beso y otro a cada minino.

Maeglin dijo...

¿Un gato amante del Spa? Eso es unfilón para youtube Misaoshi, hazle un canal en live stream para sus duchas y seguro que le haces una estrella en la red.

ARY dijo...

Señorita me ha dado mucha pena la gatita pero bueno se va a poner mejorcita eso seguro! Me meo y me remeo con tus entradas, pero tía como cohone te pones una foto con una caca en la cara jajajajajajajajaajjajaajajajajajajajajajajajajajja Me meo en serio! Me has hecho partirme! Un besote!