Seguidores de mis paranoias...

jueves, 28 de febrero de 2013

Tengo el síndrome Akira Toriyama

Akira Toriyama, aparte de crear personajes como Goku o Arale, también tenía un problemilla: soñaba que dibujaba los comics durante toda la noche, y despertaba viendo cómo las páginas seguían en blanco.

A mí me pasa lo mismo... pero con los deberes de matemáticas.

Llevo dos noches teniendo unos sueños tan reales de mí, sentada en el salón, con la tele puesta, lápiz, goma, calculadora y cuaderno, haciendo deberes a todo meter. Todo super claro. Los números salen todos de aquí y de allá. Las fórmulas sabiéndomelas sin volver atrás y mirar apuntes. Sacando senos, cosenos y tangentes y no venirme a la cabeza imágenes de tetas y más tetas.

Sí, porque cada vez que oigo en clase algo como:
"Para averiguar lo que mide hay que sacar el seno. Que salga alguien a la pizarra a hacerlo".

Y me imagino saliendo y al llegar a la mesa del profesor, me tumbo mirando hacia la clase:
"Saco el seno y sacamos la medida: una 90. Ángulo recto. Y el coseno me da igual, ¿eso no puede ser, no, profe? Un triángulo con dos ángulos rectos... Y la tangente no la saco, que la llevo sin rasurar".


Luego sale un compañero, y menos mal, porque no tengo ni puta idea de cómo sacarla, porque hasta ayer no tenía calculadora para esa clase (la compré el domingo).

Odio la trigonometría. Es que no me concentro.

Excepto en sueños.
Es maravilloso ver lo inteligente que eres hasta con la tele a todo volumen y gatos correteando, cómo nada te detiene ni despista.

Y luego suena el despertador y veo que la calculadora, el lápiz y la goma siguen en la mochilita y el cuaderno en la misma bolsa que el día anterior. Lo abro y...

Enunciados y más enunciados de problemas y dibujos de triángulos, montañas, castillos y sus sombras y faros, árboles y hasta la Torre de Pisa... y con las medidas en blanco.
Todo en blanco. Entre enunciado y enunciado está todo en blanco.

Y digo: "bueno, lo haré luego".

Y ver que tardo más de media hora con cada problema. Y quedan 8 problemas con sus putos dibujos. Y esto no puede ser. Cada vez tardo más. Y me equivoco. Y vuelvo a equivocarme.

¿Por qué en el sueño era tan fácil?

A veces me gustaría seguir durmiendo.

.

2 comentarios:

Maeglin dijo...

Las matemáticas para mí siempre fueron un reto, una alambrada espinosa por la que había que pasar para llegar a meta. De todas maneras tu enfoque docente (Senos y tangentes voluptuosas) aparte de sexy puede funcionar mejor que el convencional.
Captas con ello mucho mejor mi atención que con trenes, decimetros cúbicos y areas cuadradas al uso.

Doctora Anchoa dijo...

Soy un bicho raro, desde siempre me gustaron mucho las matemáticas, y la trigonometría, de lo que más. Ánimo con esas clases, tú puedes ;).