Seguidores de mis paranoias...

jueves, 21 de febrero de 2013

Adóptame. Soy un gato guapo, atractivo, cariñoso, juguetón y... lo necesito.

Mirad qué bichillo nuevo tengo por casa correteando (pero sólo cuando no miro; si estamos no sale de detrás del sofá):


Tiene 3 años y se llama Matías. Sano y castrado. Con cartilla y chip.

Lleva desde el sábado en casa. No lleva ni una semana. Me ofrecí para acoger gatos que necesitaran un hogar durante un tiempo limitado. Darles sus cuidados y si puedo, encontrarles un hogar.

Y por eso os lo presento por aquí:

Según la chica que ya no puede tenerlo en casa, lo describe así:

"Matías es un pedichón, siempre anda pendiente de que le des latita, es muy miedoso con la gente nueva pero le gusta cotillear. Es juguetón y sociable, pero necesita un "escondite" al que poder acudir si lo necesita. En casa por ejemplo siempre tiene abierto un cajón de la cama, y si en algún momento lo cierro, se asusta y se pone nervioso. Pero mientras está abierto hace vida normal. Le gusta mucho que le rasquen la cabecita y la tripa y amasar la ropa."
 En casa su escondite es bajo o detrás del sofá.

Por lo que he podido ver de él es que es muy curioso (aparte de asustadizo). Le he llegado a acariciar la cabecita en un momento en que me torturé brazo, hombro y cuello para poder hacerlo y se dejaba, aunque con mucho miedo, creo que echa muchísimo de menos los mimos y como no quiere salir porque sigue sintiendo que vive en un lugar que huele raro y los dos gatos que pululan, uno le bufa y le busca para jugar a todas horas y la otra le quita la comida en sus narices (vamos, que le incordian, aún así cada vez sale más gracias a ellos ^^). Aunque en un principio estaban así cuando se les abrió la puerta para que entraran al salón, donde estaba el nuevo y desconocido inquilino:


Me ofrecí a ayudar a la chica que lo tenía en casa porque no podía tenerlo ya que sabe abrir puertas... cosa que comprobé la primera noche.


Lleva menos de una semana conviviendo con nosotros y ya se ha adueñado de la casa. Ha revuelto las estanterías, se esconde a observarte de donde puede, se sube a los lugares más altos a cotillear, etc... pero aún sin conocerlo ni saludarlo oficialmente, ya le he cogido aprecio... ¿y cómo no? SI ES GUAPÍSIMO. Sólo basta ver las fotos hechas en su anterior hogar, el único que ha conocido de verdad, y en el que no puede estar. Él, Matías, busca una casa donde le vayan a querer para siempre, y dejarse de mudanzas. El pobre se estresa. Es muy agobiante y no es nada bueno para su forma de ser, tan asustadizo, pasar por esas situaciones que lo ponen peor. No puedo verlo así.

¿Nadie quiere adoptar a esta fierecilla que le encanta jugar con la pelotita (te la trae como un perrito), adora que le rasquen y cuando coge confianza es muy agradecido por todo lo que le das?



¡¡Y se lleva genial con otros gatos!! 


Pero qué guapo es, y qué tipo tiene.

Si alguien quiere adoptarlo, de Madrid, o de donde sea (para toda España e incluso adoptan desde Alemania, Suiza, etc...), sólo ha de ponerse en contacto conmigo por aquí en un comentario y yo me encargaré de trasladarlo a Madrid Felina.
O ponerse directamente en contacto con Madrid Felina a través del mail: adopciones@madridfelina.com

Hay tantos gatitos que esperan un hogar donde ser felices. Podréis ver todos los que tienen en:

www.madridfelina.com

Y Matías, este precioso machote de 3 años, es uno de ellos. Y está en mi casa esperando que alguien se fije en sus pedazo de ojos y su imponente físico y retraído, aunque agradecido, carácter.



Yo ya adopté a Akane y mi compañero de piso a Kelsier.
Incluso podéis adoptar a la madre o hermana de Akane: Fortunata. Son muy parecidas. Sigue buscando un hogar también y es preciosa. Si es igual de cariñosa y tranquilíiiiisima que Akane, vais a flipar. No hay gata más tranquila que ella, jamás he visto algo parecido en un gato, se puede pasar todo el día durmiendo, a tu lado o cerca, y ronroneando. Lamiéndote la nariz o la mano.

Y de verdad, lo agradecen tanto, no sólo los gatos, sinó la asociación que se hace cargo de cuidarles, curarles y buscarles un hogar.

En una semana y media están los 3 así:


Ya se deja acariciar. He conseguido cortarle algunas uñas (no se fía de la tijera!). Ronronea. Viene por mí. Sale a comer estando yo en el sofá. Maulla pidiendo de todo...

Es precioso. Me alegro que por fin haya cogido la confianza que necesita.

Y le gusta tanto la cuche y que le hagas caso que se te sube encima si hace falta para que se la des:



.

7 comentarios:

Misaoshi dijo...

Mirad que preciosidades. Gatos que ya no pueden estar en su hogar, tranquilos, acostumbrados, comunes, persas, panteritas, vaquitas, siameses....

http://foro.madridfelina.com/viewforum.php?f=12

Déägol dijo...

Yo adoptaría uno con mucho gusto, pero creo que la perra no lo llevaría muy bien. ¡Suerte con la búsqueda!

Iris Vivaldi Onasis dijo...

Que guaposs yo adoptaria me encantan los animales, pero creo que mis pajaros le verian con gran pavor. XD

Besosss!!!!

Jana la de la niebla dijo...

Es una preciosidad, espero que encuentre papis pronto. Yo ni lo miro, con Puchi, Niebla y el padre de Puchi, que viene cuando le da la gana, ya tengo. Además, un gato que sabe abrir las puertas, en una casa de pueblo, no es lo más aconsejable, y creo que mi Puchi está aprendiendo.
Espero que estés un poquito menos agobiada, guapísima.

Doctora Anchoa dijo...

Me parece una idea genial, lástima que El Ese sea alérgico...

ARY dijo...

Qué mono es Matías! Jo yo me lo quedaría porque ya sabes que soy amante de los animales, pero mis padres a duras penas me dejan tener a mi gatita Lady o sea que más es imposible que tenga! Espero que pronto encuentre una casita donde le quieran y esté en buenas condiciones! Eres muy buena chica se ve a leguas, no todo el mundo hace esos gestos tan preciosos! Un besito mágico!

Misaoshi dijo...

Ya me come de la mano y duerme siestas en la ventana estando yo en el sofá mirando la tele.

Es fantástico y tan guapo.

En breves sé que dormirá esas siestas conmigo y seré tan feliz durante el tiempo que esté a mi lado...

No me creo que nadie se haya fijado en sus ojazos verdes y diga: "necesito un amigo así a mi lado".