Seguidores de mis paranoias...

viernes, 22 de junio de 2012

¡¡Desestrés!!

Por fin.

POR FIN.

Ayer me llamó la dueña del piso que vimos el miércoles en Getafe (al lado de la estación), del cual nos enamoramos nada más entrar. Decorado con muy buen gusto, parecía un loft super... ¡¡por favor!!, los espacios muy aprovechados, armarios empotrados por toda la casa (pasillo, salón, habitaciones, entrada), una habitación reconvertida en baño completo con ducha muy, pero que muy cuco, dos habitaciones grandes y una de ellas con baño en la habitación con bañera.

El salón super moderno, rojo y negro, con un sofá de esos comodísimos en forma de L, los muebles buenos, la mesa de comedor negra y las sillas a juego. Vamos, que es una casa para vivir, no una casa de esas que alquilan con las sobras de las casas de toda la familia y objetos viejos que nadie quiere.

Luego la mujer nos explicó que su marido es diseñador de interiores y... de verdad, sólo con eso os podéis hacer una idea de lo moderno y bonito que es por dentro. La cocina megaequipada y muy moderna. La entrada tiene un armario empotrado con las puertas tipo japonesas correderas (del mismo color, forma y todo), super bonito. Vamos, que no será por falta de espacio en el piso.

Y además tiene piscina. Y sería para entrar en agosto.

Con las cosas que tengo para hacer en julio (semana de vacaciones, escapadas y planes incluidas) tengo unas ganas de empezar a mudarme que no puedo con ello.

Sólo nos queda ir a tramitar los papeles y ya estamos. Estoy taaaan desestresada por fin.

De nuevo cambio de chip. Ahora sólo tengo que disfrutar el verano.

.

jueves, 21 de junio de 2012

Odio. Celos. Resentimientos. Regocijo.

No iba a hablar de ello, pero como esto es un blog personal y puedo hablar de lo que me dé la real gana... y como no pierdo nada...


Hace dos días me llegó un mensaje privado al facebook. Era de un ex-amigo de mi ex-pareja (madre mía, qué mal suena el pronombre posesivo "mí" cuando se trata de personas), al que no veo desde hace... ¿octubre?. Decía así:

"Me ha salido en la portada las fotos del cumpleaños de Sergio"

Y yo, pensando que se trataba de algún álbum antiguo que colgué yo, seguí la conversación...

"Bueno, ¿y pasa algo? XD ¿las elimino? si yo no miro esas cosas atrasadas"

Y siguió....

- A su novia se le ve el chocho. Jajaja
- ? de qué album dices? pensé que decías de mi facebook. A mí me da igual sus vidas. No sé por qué te empeñas en contarme nada.
- No, no. Porque me resulta gracioso.
- A mi plim, ni gracia ni pena ni rabia. Sólo vivo mi vida e ignoro lo que no me interesa.
- Cada vez que sé más de su vida, me resulta cada vez más patética.
- Pues no sé por qué la sigues en lo que hace. Con lo bonito que es vivir cada uno su vida.
- No voy detrás mirando cosas. Me resultó curioso que me apareciera su álbum cuando no lo tengo agregado.
- Pero sí sigues resentido, eso seguro. Eso debería ser imposible que yo sepa :/
- Creo que es a la única persona a la que le guardo rencor y tengo odio. Y mira que me han tocado las narices en mi vida.
- Pues con eso no vas a solucionar nada. Ignóralo.
- No quiero solucionar nada. Me regocijo al ver que su vida va a peor. Y ver como hace varios años en su cumpleaños éramos 18 personas, luego 12, luego 8 y ahora 4, pues...
- Yo no puedo vivir así, así que si sólo me vas a hablar de tu odio visceral hacia esa persona a la que no le guardo ningún rencor, pues no me interesan estas conversaciones. Me caes bien, y habrá mil temas que hablar, pero este no.

No volvió a contestar y no creo que lo vuelva a hacer.

Parece que hay gente que sólo vive y se alimenta del odio hacia otras personas. Qué triste.

Y ahora os cuento lo que ha sucedido últimamente. Y por qué voy a remarcar a la OTRA en mayúsculas. Y entenderéis por qué lo seguiré haciendo.

Todo ocurrió un día en el que todavía hacía frío. Me llegó un mensaje privado al Facebook (qué fijación, de verdad) de un usuario random que... resultó ser de la OTRA. De la OTRA de la cual no sabía ni su nombre, ni que tenía facebook, ni cómo era, sólo le había visto la cara en una captura de pantalla de Tuenti (que no tengo) que me pasaron por e-mail y, por cierto, mi único comentario sobre su físico fue "al menos me ha puesto los cuernos con una tía buena".

Sigo...

Copiaría el mensaje pero ocuparía unos dos-tres folios si lo imprimiera. Su mensaje era de odio. Un odio profundo hacia mí intentando "solucionar" ¿QUÉ? Intentando hablar y comentarme lo mal que lo ha pasado ella y que dejara de sentir celos y odiarla y estar resentida porque él me dejara por ella. ¡¡¡Que enterrara el hacha de guerra!!! y que dejara de llamarla LA OTRA, que ella no era LA OTRA. Me parto, por cierto, con esto.
Que llevaba meses leyendo mi blog. Atención. Leía mi blog durante meses y meses. Me buscó por internet para ponerme cara. Necesitaba poner cara a la persona con la que él la engañaba. Genial.
Que él no sentía nada por mí y que por eso empezó a enamorarse de ella (algo lógico, mujer), pero con un tono que me lo imagino en plan peliculero "¡¡porque era a mí a quién quería, A MÍ!!". Y que me contaba todo esto porque me veía como una persona con la que se podía hablar de cualquier tema, tras meses leyendo mi blog.

Qué decir que lo leí cuando estaba en una conversación muy graciosa por el wasap con un tío al que quería follarme y me la sudaba bastante lo que me pudiera comentar dicha person por facebook, así que no lo leí entero y la corté con un, resumo: no me interesa no me mandes estas cosas.

De verdad, qué poco considerada soy. Alguien me abre su corazón y yo pensando en pollas. Luego la bloqueé del Facebook. No vaya a ser que me conteste. ¿O me bloqueó ella? No me acuerdo. Pero miro mi lista de bloqueados y la tengo apuntada, así que lo debí hacer. Qué asco de persona soy. No merezco vivir.

Ese es todo mi odio visceral hacia ella y ese pedazo hacha de guerra que tengo contra ella y lo que la pongo a parir. Qué cosas. Y sólo la nombré en el blog como LA OTRA una vez. Una puta, única y exclusiva vez. Vamos, que si no llego a estar resentida porque me dejara por ella esto sería una batalla que ríete tú de las Guerras Mundiales.

Hace un par de meses quedé con Sergio en que me traería a Madrid mis cosas. Todas las cosas que tenía en Ponferrada.
Llegó tarde esa mañana de sábado al lugar que habíamos quedado. Sin haberme dicho nada, yo sabía perfectamente (porque a la gente así se la huele desde lejos), que era por ir a buscarla porque seguuuuuuuuro que habían discutido el que nos volviéramos a ver sólo, única y exclusivamente para pasar mis cosas de coche a coche. Pues allí estaba ella. Con la cara hecha unos morros mirando al frente y girándome la cara.

Pues qué queréis que os diga.

Me entró la risa. Pero no de regocijo. Sinó de, joder, qué me resultó graciosa la situación, porque la que parecía regocijarse en el mensaje que él no me quería era precisamente ella.

Ella, la que debería ser super feliz, me odia profundamente y no soportaba ver, ¡¡ni confiaba!! que el hombre al que ama me viera por primera vez tras meses y meses. ¿Por qué? Celos, no los entenderé.

Y bueno, sí, la saludé. Le dije, sonriente, porque realmente no tengo absolutamente nada contra ella, es más: ME DA PENA, pues me apetecía saludarla. Y ni parpadeó. Miraba al frente. Por el retrovisor le ví su borde cara mirando al frente sin inmutarse ante mi saludo.

Y yo pensando: joder, debí haberle hecho más caso en aquél mensaje. Un: sí, sí, lo que tú dijas. Te odio y tal. Te quiere y a mi no. Aham. Chao, que vaya bien.

Pues al cabo de unos meses yo estaba tranquilamente en Dublín (¿anda, en abril ya? y no he hablado de ese viaje. No tengo perdón) con dos amigos cuando recibí varias llamadas de mi madre. Llamadas que, obviamente, no cogí.
Nada más llegar a España llamé a mi madre porque sus llamadas eran así, como diría, hechas con insistencia.
Resulta que habían llegado dos cartas a nombre de Sergio por el seguro del coche. Ambos habíamos hecho el año pasado el seguro en el mismo sitio y yo puse la dirección de mis padres en Mallorca, y se ve que al haberla hecho juntos se la enviaron a mi dirección.

Pues le envié un wasap:


"Ha llegado una carta de allianz a tu nombre a casa de mis padres. Q tienes q pagar cuatrocientos y pico de seguro. Cambia la dirección XD"

XD significa: de buen rollo, tío.

Pues me llega esta contestación:

"Que borres ya mi numero pesada".

Bien. Bien. Sergio jamás me ha hablado así. JAMÁS. Sabía que era ella desde el primer momento y decidí dejarlo pasar.

Hasta que me di cuenta que me faltaban unas películas que me devolviese y le mandé otro wasap a los meses (con un poco de miedo a ver qué me soltaba la novia) y me contestó él, disculpándose y acabamos hablando y me contó lo que había pasado:

Ella le había cogido el móvil (algo que para mí es imperdonable) y no sólo me contestó eso, sinó que además me había borrado.

Genial.

Y que ella es agradable con todo el mundo menos conmigo. Me odia a muerte. Yo creo, con esas palabras, que si un día nos cruzamos por Madrid, me mataría. Yo me reiría mientras lo hiciera. Es que me hace gracia que una persona no pueda vivir su vida sólo porque prefiera odiar algo del pasado que no va a volver a ocurrir jamás.

¿Por qué a la gente le cuesta tanto pasar página?

Y hablando de celos....

Me da cosa hablar de esto porque sólo manda mensajes amenazando que va a denunciar y tal, y me parto, por cierto, también con este tema...
Pero me voy a arriesgar....... dios, qué miedo, en serio... es que mañana me llega otro mensaje y esto ya es que no es solucionable jajajajaja ¡¡que me denuncia!! ¡¡¡¡A MISAOSHI-SAMA!!!!

Hace poco, siguiendo con la fijación de mandarme mensajes privados al facebook, me llegó un mensaje de la ex de un compañero y amigo de oficina.
Pues resulta que él puso un día en facebook que ella le pedía más dinero para la manutención de la niña (tienen una hija, sí). Y bueno, pues siguiendo con la tónica y la ironía de la conversación dije algo así como "¿qué necesita más dinero para los ventolines?" (tiene asma). Ni siquiera me acuerdo porque es un comentario que se escribe sin pensar, lo primero que se te viene.

¿¿¿¡¡¡PARA QUÉ DIJE NADA!!!???

Meses después y viniendo de la nada, otro mensaje parrafada de folios si lo imprimiera, pero de ella. Yo estaba en el  Sonisphere acampada tranquilamente y no quería gastar la batería del móvil para que me diera tiempo a leer tooooodo eso, así que la bloqueé directamente y desconecté.

Que me iba a denunciar por calumnias. Porque él nos estaba mintiendo a todos los del trabajo y bla bla bla. Ese tío es el tío más simple que conozco (y conozco muchos) pero con este tema lo ha pasado muy mal, como para que venga la ex-mujer mandando mensajes a sus contactos de facebook amenazando de denuncias. Y guardando las conversaciones de facebook de su ex-marido. Un facebook para encontrarnos. Un facebook para atraernos a todos. Un facebook para denunciarnos a todos a.... la policía.

Me parto.

En serio. Los celos. El odio. Los "no paso página porque me regocijo cuando a alguien le va mal". Eso sí lo odio.

Dejadme vivir mi vida en paz.

En serio. DEJADME VIVIR MI VIDA EN PAZ.






Yo sólo quiero que sea viernes. Seguir mirando pisos. Ir el sábado a Ávila a comerme un chuletón (que no va a poder ser, me acaban de decir, pero ya haré algo). Ver a mi Sole que vive-estudia-trabaja en Barcelona y viene este finde y saldremos de fiesta. Y que sea domingo, ver al tío que me pone, dar una vuelta, abrazarle y comérmelo entero. ¡¡¡Y MAÑANA SALE EL QUINTO LIBRO DE CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO: DANZA DE DRAGONES!!! Qué ganas tengo de leerlo.


¿Por qué os empeñáis en odiarlo todo y meterme en medio?

.

jueves, 14 de junio de 2012

La muerte acecha cerca

Estos últimos días, posteriores a mi viaje a Mallorca en el que disfruté del húmedo y tibio aire rozando mis pezones en la arena durante mis dos visitas a la playa. El relajante sonido de las olas del mar. Las risas desmesuradas contra mis dedos de los pies con movilidad reducida (¿cómo cojones la gente puede mover tanto los dedos y hacer esa fuerza descomunal, teclear e incluso romper cacahuetes y huesos de pollo con ellos? o doblar los dedos hasta tapar completamente las almohadillas. No es normal). Comer como una cerda pizza y dulce. Ensaladas tanto en restaurante como en la playa. Helado. Piscina. Ver de nuevo caras queridas. Cena familiar horriblemente aburrida con concierto de una ciega incluida.

No sé, un fin de semana de 4 días relajante...

Ha llegado esta semana y se ha vuelto a la realidad.

Llevo días hablando de muerte.

Muere alguien del trabajo.
Muere alguien querido de un amigo.
Detectan algo mortal a alguien muy querido de un amigo.

Y sólo escuchas la palabra MUERTE. Y recuerdas siempre las muertes que más te han afectado. Y piensas. Y sigues pensando. Y no sólo piensas: sinó que casi todo de lo que se habla es sobre ese tema. Y es normal.

Y tras conversar, piensas en lo que estás haciendo con tu vida.

Y pensé en algo que me encantó y un mensaje maravilloso: tras ver la obra THE HOLE, que salí eufórica gritando SÍ, SÍ, SÍ. Animándote a vivir. Ver lo que te queda por vivir y disfrutar de la vida.

Y pensé en lo que llevo haciendo el último año. Vivir casi al límite. Dentro de mis posibilidades. Sin reprimirme las ganas de hacer una cosa u otra. Si algo me gusta comprarlo. Si alguien me gusta dejárselo ver. Si siento algo decirlo. Si me dan ganas de hacer algo, hacerlo. Si quiero viajar, proponerlo. Si me enamoro de un animal, querer robárselo al dueño y no hacerlo sólo, única y exclusivamente porque sé cómo me sentiría yo si me lo robaran a mí. Si veo un niño super gracioso o un bebé precioso querer robárselo a los padres para ahorrarme un parto doloroso y pienso lo mismo que cuando veo un animal que quiero...

Y pienso en lo poco que he vivido y en las tantas cosas que no hago porque: "hay que ahorrar". Por ejemplo. El tema del dinero casi siempre es el que nos reprime de hacer muchas cosas. O el "eso engorda". O el "paso de ir sola".

¿Por qué no?

Y tengo una eterna pelea con mi mente y mi instinto. Y luego me peleo porque quiero comer mejor e ir a correr más (voy día sí, día no) y que tengo que bajar unos kilitos. Y luego al final lo acabo comiendo y me siento mal. Y luego pienso en lo preciosos que son esos zapatos pero valen una pasta. Y al final... pues... ¿qué son? ¿no me gastaba alguna noche 70€ sólo en cubatas y chupitos, cenar e invitar? Ánimo zapatos, venid a mí. Y luego pienso en todo lo que he hecho, disfrutado y dejo de reprimirme.
Pero luego veo mi cuenta bancaria y veo como baja y luego veo como vuelve a subir, oh, paga extra. Oh, mierda, mi coche se ha roto. Joder, 600€ de taller. Mierda, Hacienda el mes que viene: 500€ menos en mi cuenta. Joder, el seguro del coche, 590€  menos. Vamos a Mallorca, no quiero gastar mucho... pero me encanta el pà amb oli, si no voy a venir en meses. Aprovecho y comamos en tal sitio. Tomemos pasteles. Desayunemos como cerdas. Gastémonos el sueldo, que para eso lo cobramos.

Y ahorrar para...

Ahorrar para...

Y pensar en la gente que se ha ido.

Un joven en un accidente. Estudiaba para piloto. Adiós.
Un hombre de 54 años que iba a ascender a lo más alto de lo más alto en un par de semanas, trabajando toda su vida para llegar a eso. Adiós.
Un hombre que ahorraba para hacer un viaje alrededor del Mundo cuando se jubilara. Adiós, dos años antes.
Un niño de 9 años con toda su vida por delante, que no va a conocer jamás lo que es ser joven, la pubertad, ser adulto, jamás sabrá que se siente cuando... jamás experimentará nada. Sólo ha tenido la vida de un niño, jugar y jugar y pelearse porque no quiere estudiar y prefiere jugar a la consola.

Y yo preocupada en ahorrar para el día de mañana....

Que quizás no exista.

¿Por qué reprimirme? La vida son dos putos y miserables días. La vida es un sinvivir pensando en el dinero, no llegar, no engordar, tener una vida saludable para el futuro, tener algo ahorrado para el futuro, tener un trabajo estable para el futuro. Vivamos el presente. Gente que se pasa la vida ahorrando o cuidándose. Un coche que aparece de la nada o un borracho que se la suda su vida y la de los demás. Un mal golpe. Un tumor. Un derrame. Un infarto. La muerte, al fin y al cabo, es lo único que no tiene solución.

Y la muerte, al fin y al cabo, es donde me gustaría llegar habiendo vivido lo mejor posible. Intentando reprimirme lo mínimo posible, pero porque no puedo ir secuestrando y robando niños y animales que tantas ansias tengo de tener en un futuro. Futuro que no veo llegar. Y en cambio tanto temo llegar sin haber vivido tantas experiencias...

Lo único que me da miedo es estar ahorrando para un futuro que no llegue. Intento no pensarlo pero se va tanta gente. Le puede pasar a cualquiera.

.

lunes, 11 de junio de 2012

Las lágrimas de una madre

¿Mamá?

No estoy.

¿Mamá? -más preocupada.

Vete.

¿Estás llorando?

 No. Vete 



¿Por qué lloras?
Que no estoy llorando, vete.
¿Estás bien?

Sólo estoy cansada.
¿De qué?
De todo....de todos. No aguanto más. Hago y hago y nadie me agradece nada. Todo son peleas. Digo algo y nadie me hace caso. Siento que todos me ignoran. Que nadie me quiere. Que no soy NADA en esta casa.
Eres nuestra madre.
¿Y así es cómo trata la gente a su madre? Si lo llego a saber... es que... a veces...

¿Te... arrepientes de habernos tenido?
Si. A veces. No. No lo sé.
Seguro que al Fran si, siempre está molestando y nunca hace nada.


Consigue sacar una triste sonrisa a su madre. 


Es que en mi casa siempre fuimos muchos y aún con nuestras peleas siempre nos ayudábamos. No sé qué he hecho mal. Aqui sólo os peleáis, si no es con uno es con otro. A mis padres nunca les gritamos y siempre les hacíamos caso. Aqui os reíis de mí...
No nos reímos de ti.
No, quizás es porque no soy tan dura como vuestro padre... pero lo prefiero así. 



 Piensa. 



¿Cómo puedo arrepentirme de haberos tenido a alguno? 


Ya ha dejado de llorar y sonríe.


He tenido 8 hijos. Cada uno es tan diferente. Todos tenéis algo que me hace reir. Ayer tu hermano, ¿viste cómo bailaba? ¿Cómo consigue moverse de esa manera? Hoy te estaba pegando pero, ¿ayer no te hacía reir a carcajadas? 

Supongo que Fran tiene sus cosas buenas, pero eso no quita que sea imbécil.
Pues sólo por esas cosas buenas, aunque sean pequeñas, merecéis haber nacido. 

.

martes, 5 de junio de 2012

Retazos de una estresante vida

Tengo esto abandonadísimo, qué desgraciada que soy.

Este último mes se resumiría en: búsqueda interminable y extremadamente agobiante de piso. Estoy muy, pero que muy estresada. Lo odio. Llevo más de dos meses mirando cada día páginas y páginas de pisos y cogiendo citas para que luego sea todo un NO. Hemos visto pisos que valen mucho la pena pero también valen mucho dinero. Y para dos personas gastar medio sueldo cada uno sólo en el alquiler da coraje.
Y luego los hay que son un SÍ pero siempre está el inconveniente: ¿dónde está el puto cercanías? o ¿qué son estos cables y dónde están las bombillas?

Porque si fuera por mí cogía cualquiera sólo porque me gustara, no me importa invertir en mi comodidad y depender del coche aunque deteste conducir, pero mi compañero depende del transporte público y eso me deja fuera en la mayoría de las decisiones. Y a mí me apetece vivir a las afueras del centro...demasiado. Odio las conglomeraciones, el ruido y adoro dormir no sólo por la noche, sinó la siesta. Necesito silencio y barrios tranquilos. Y eso está a las afueras sobretodo, o en los barrios "ricos" cuyo presupuesto se sale de límites.

Y me está costando mi humor y mis ganas de salir, de quedar, de hacer cosas... me quema.

Aunque eso no quita que haya salido y haya ido al cine a ver: Los Vengadores, Los Juegos del Hambre, Sombras Tenebrosas, Men In Black y Blancanieves y la Leyenda del Cazador.

A película por semana, he de decir que tres de esas películas me han decepcionado la vida.

Los Juegos del Hambre: lenta, las escenas de acción desastrosas, cambian demasiadas cosas del libro, faltan demsiadas cosas, sobran otras, ¿he dicho que era leeeeeeenta?, los personajes nada carismáticos (pero eso no es malo, igual que en el libro: me caía mal Katniss, me reventaba Gale, me repateaba Peeta).

Sombras Tenebrosas: como casi todas las de Tim Burton desde... Eduardo Manostijeras y descartando Sweeney Todd.

Blancanieves y la Leyenda del Cazador: ppppppffffffffffff ¿se puede tener trailer más molón y ver la película y diálogos más estresantes y desastrosos? Los efectos me gustaron. Las escenas de acción no estaban mal (era fácil cagarla más, pero a mí personalmente me gustaron las batallas de caballos y ejércitos), pero... pero... ¿no vísteis acaso escenas de películas como: El Señor de los Anillos, La Historia Interminable (ATREYUUUU), La Princesa Mononoke y descripciones de libros de fantasía en todos sus paisajes? Y... ¿alguien que la haya visto entendió algo de lo que dijo Blanqui en su pedazo de discurso para levantar los ánimos? ¡¡¡POR FAVOR!!! y las conversaciones de los Enanos... sólo hablaban de mierda y si no hablaban de ello todo lo que soltaban te dejaban un regustillo a mierda en los oídos.

Pero he de reconocer que ver al espíritu del bosque de La Princesa Mononoke en una película me hizo especial ilusión, era muy bonito.

Y bueno, no sé desde dónde no cuento, pero aunque haya hecho pocas cosas al menos he dado algún paseo por el Retiro, he dado de comer cuatro puñados de pipas hipersaladas a una hermosa ardilla que no me soltaba la manita y despertaba mi instinto de secuestro y adoración eterna hacia ella (y tampoco explotó, como el anuncio). Fui con una amiga a los puestos de San Isidro y compramos rosquillas:


Un joven me secuestró y llevó a Aranjuez y comí fresones con nata, vimos el palacio y paseamos por sus jardines:


He jugado a un Rol en Vivo de Battle Royale en Segovia.
Fui al Sonisphere como ya conté.
Y he visto una cuarta parte de una cuarta parte de la Feria del Libro y visto un jardín que nunca había entrado del Retiro:



No creo que me deje nada, tampoco he hecho tanta cosa.

Y así, descubriendo algunas cosillas y conociendo un poco más a algunas personas, he pasado las últimas semanas. Y creo que si no fuera por sus llamadas, conversaciones y los momentos que me saca de casa, creo que estaría de mal humor todo el día.

Qué bien me van a venir estos días en Mallorca... me voy mañana miércoles hasta el domingo. A la revisión de la operación del oído y a la playa, a la piscina, a desestresarme, a no pensar en Madrid y también echarle un poco de menos.

Ah, bueno, he vuelto a hacer deporte contínuamente. Llevo tres semanas si cuento ésta, día sí - día no. Y eso ayuda también a destensarme. Así que gracias también al deporte y al AllBran.

.