Seguidores de mis paranoias...

jueves, 27 de diciembre de 2012

La sonrisa de un gato no tiene precio

Lo que les compramos:

Caseta acolchada cerrada: 12€
Manta para poner dentro de la caseta cerrada: 2,5€
Cama acolchada abierta: 9€
Manta para poner sobre la cama: 2,5€
Rascador con cama superior forrada: 12€
Rascador con caja forrada para que duerman dentro: 24€
Rata con ruedas de juguete: 3€
Bolas con arena que hacen ruido para perseguirlas y morderlas: unos 5€
Rata de juguete con cuerda para arrastrarla y jugar con ellos: unos 5€


Lo que utilizan:

Caja de electrodoméstico: 0€
Tubo de cartón sobrante del papel de regalo: 0€
Bolsa de papel del Zara: 0€
Bolsa de plástico de las almendras: 0€
Envoltorio del chocolate: 0€
Cama Bañera: venía con la casa.
Cama Silla: venía con la casa.
Cama Mesa: venía con la casa.
Cama Sofá: venía con la casa.
Cama Cama: es MÍ cama, y la de mi compañero también la utilizan.
Cama Estantería: es MÍ estantería.

¿Por qué no jugáis y dormíis con lo que tanto dinero nos ha costado conseguir?
Al menos los rascadores los utilizan, sinó vaya desperdicio de sofá, esquinas de la casa, mesas y sillas.


PD: actualizo con unas fotitos :)

ADOPTA UN GATITO, AMBOS SALDRÉIS GANANDO EN SALUD: WWW.MADRIDFELINA.COM

.

7 comentarios:

Kurai dijo...

Así son los gatos xD. Ya tienes suerte de que no te arañen el sofá, Prr tiene los de mi madre para tirarlos a la basura >.<

pontgon dijo...

Jajajajaja

A ti te cuestan los gatos más baratos que a mi el loro, no juega con sus juguetes sino que se come los cables de todo lo que pilla, la puerta, las sillas, ha destrozado las cremalleras del sofá. Como lo vea mi casera no sólo no me va a devolver la fianza sino que me va a hacer comprarle muebles nuevos

Misaoshi dijo...

Yo voy mirando de vez en cuando el sofá y los bajos de las sillas, que son tipo paja (y la gata sí ha arañado alguna vez).
Tenemos el sofá forrado con sábanas y mantas. Quiero comprar una funda pero es que es de estos sofás enormes de dos piezas (chaise longe), y va a costar un montón, no sólo encontrar una funda, sinó comprarla de haberla.

Pero todo sea por que nos devuelvan la fianza y los muebles acaben impolutos. Al menos ese pedazo sofá que dan ganas de estar siempre sobre él.

Jana la de la niebla dijo...

En eso, los gatos son como los niños, prefieren lo divertido a lo que nosotros creemos que les va a divertir, o a servir.
Suerte, pero suerte, tienes de que no empiecen con el sofá, Anais tiene también una chaise longue y su gatazo se la ha cargado por completo, un desastre. Y mira que tiene un rascador que le hicieron con cuerdas, una birguería, pero ya te digo que son muy exclusivos.
Son una monada tus gatos,el marroncito es igual que mi Puchy, y el negro es una preciosidad, los gatos parecen terciopelo, ¿verdad? Son la alegría de la casa.
Un besito, preciosa, y para ellos también.

Misaoshi dijo...

Gracias.

Hemos tenido gatos para aburrir en casa, pero nunca una gata carey.
Son de tan magnífico pelaje... Da igual cómo y cuánto la mire, siempre encuentro algo diferente, una mancha aquí, ah, tenía más marrón allí...
Y encima es taaaaan cariñosa, cuando se restriega la cabeza en mi cuello y cara y me lame la nariz y barbilla. Es que me la como.

Jo.

Me encanta. Estoy enamorada de mi gata.

Iris Vivaldi Onasis dijo...

ohhh que monoss!! el negro como posa la leche ....jajaj
la sonrisa de una mascota no tiene precio, te hacen una compañia... que nunca te diran nada malo.

A disfruta de tus nenos!!!jaja

Not A Number dijo...

Y ese es el encanto de tener gato.
Tú puedes intentar que hagan lo que tú quieres, pero acabarán haciendo lo que les de la real gana.
A ver...
Se les quiere.
Feliz 2013 guapi.
Besazos.