Seguidores de mis paranoias...

jueves, 29 de noviembre de 2012

Infancia marcada

No sé si forma parte de la infancia de cada niño el haber tenido un radio-cassette con grabadora.

Mis hermanos y yo nos lo pasábamos teta con la radio negra más vieja y polvorienta que apareció un día en casa y las cintas vírgenes que le quitábamos a mi padre de su caseta de video (hacía reportajes de bodas, bautizos y comuniones) que rebobinábamos con un bolígrafo.
Grabábamos conversaciones. Villancicos berreados por nosotros. Canciones desde otra radio. Programas de la tele. Hasta llantos. Y cómo nos reíamos escuchando cómo lloraban los otros. Y cómo nos enfadábamos cuando ponían los nuestros... y cómo nos grababan cuando nos enfadábamos y lo ponían para enfadarnos más para seguir grabando y rebobinar y picarnos y volver a grabar.... un puto bucle.

Esas cintas maravillosas se han perdido. Pero hay algo que jamás se puede borrar: la  memoria.
Conversaciones que has escuchado, rebobinado y vuelto a escuchar durante tu infancia unas 37.675 veces seguidas, jamás podrán borrarse de la cabeza:

Habitación de mi hermana nº5 y mía. Estábamos en el salón jugando con el cassette mi hermano nº4 y yo, grabando, ¿cómo no?
Y en la habitación comenzaba una pelea de mi hermana nº5 y mi hermano nº7. Mi madre entra en la habitación, zapatilla boomerang en mano, a lidiar entre los dos a ver quién callaba antes. Mi hermana sale de la habitación y mi madre empieza a gritar a mi hermano nº7.

- QUE ME DEJES.
- DEJA DE MOLESTAR A TU HERMANA.
- NO.
- ¿TÚ QUIERES QUE TE DÉ, NO?
- NO. NO. NO. NA NA NA NA NA. ¿A que no me das? Jajajaja. ¿A que noooo me...? AAAAAH.

- ¡¡¡¡TOMA!!!! - mi hermano nº4: Dani.

- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA - Dani y yo.

No habíamos acabado de grabar nuestras risas y ya estábamos rebobinando la cinta para escuchar una y otra vez:

- ¿A que no me...? AAAAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ...no me...? AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ... AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ... AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Y jajajajajaja. Y jajajajajaja. Y así hasta el día siguiente. Meses y años después cuando encontramos la cinta por última vez.


Y en la misma cinta por la parte trasera también tengo otra conversación guardada.
Situación: Mi hermano Dani y yo con la radio, cómo no, en el patio. Dani soltaba comentarios y yo, como una retrasada que era, sólo me reía. Mi abuelo tomando el sol y mi hermano nº2 jugando a Star Wars consigo mismo, también.

- Mira al Helios, jugando con él mismo.
- Jajajajaja.
- Mira al abuelo, tomando el sol.
- Jajajajaja.

De repente sale mi madre de casa. Y mi abuelo se apuntó al juego soltando:

- Mira, allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

Y de nuevo, no habíamos terminado de grabar y ya estábamos rebobinando y dándole al play hasta horas y días después con la frasecita:

- Mira, allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

- ...allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

- ... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

 Y se lo poníamos a mi madre y se desorinaba. Y a mi abuelo, que le hacía gracia escucharse y decía qué éramos muy malos con nuestra madre, pero también se reía.

Mi madre siempre ha tenido mucho sentido del humor, menos mal. Ha tenido muchos problemas con la obesidad y la diabetes sumado a los problemas de tiroides y no salía de casa excepto cuando era necesario. Estaba y está muy acomplejada. No se cuidaba nada, ¿para qué? -según ella- (y ahora tampoco mucho, pero al menos va a la peluquería, se tiñe las canas, se pone algún vaquero, camisa...). Aunque tuvo su etapa de depresión rara (años después descubrí por qué...) y apenas sonreía, si nos metíamos con ella, a no ser que fuera despectivo, se reía y nos seguía el rollo.

A veces echo de menos a mis hermanos. Jolín.

A lo que quiero llegar es: ¿En algún momento de vuestra infancia también se ha visto marcada por un radio-cassette?

.

7 comentarios:

Beyka ♫ dijo...

Me has sacado una buena sonrisa con este post... :)

Yo también tuve de éstas, aunque con mi hermana jugábamos a grabarnos en una radio de esas que ya se enchufan y era más como un aparato de música de esos que tienen un poco de todo. Hacíamos programas de radio, nos grabábamos poniendo voz pitufa y cantando villancicos como tú... y luego los poníamos una y otra vez para reirnos la una de la otra, hasta que mi madre se hartaba de oirnos y nos lo hacía parar. Preparábamos especiales de fin de semana con noticias inventadas y "pinchábamos música" (o la cantábamos)... Era muy divertido, excepto cuando se reía de mi voz T_T

Ains... ya no lo recordaba!!!

Ser dijo...

No sólo eso. Hace ya unos años encontré las viejas cintas de cassete en u ncajón, y rescaté un walkman para escucharlas. Las grabaciones eran tan buenas que las pasé a mp3, y ya las tengo guardadas junto con las fotos antiguas. La que más me descojono es una que mi hermana pequeña, con 4 o 5 años, se dejó grabando y se fue a cagar. al minuto se oyen los gritos: "mamaaaaaa,mamaaaaaa- quéeeee-que no hay papeeeeel-pues se ha acabado el papel higienico!- pues...pues... coge ninero...y compras!" Xd para llorar!!!

Doctora Anchoa dijo...

¡¡¡Yo también tuve uno así!!!. Saqué mi alma periodística, y grababa programas de televisión, entrevistas... derechita a por el Pullitzer iba.

Misaoshi dijo...

Veo que es verdad que forma parte de toda infancia xDDDDDDDDDD

Ser, me descojono!!!!

Janton dijo...

Yo también tuve un radiocassette Phillips negro muy parecido al de la foto, y claro que marcó mi infancia, fué cuando empecé a grabar canciones de la radio, y tener mi propia música en la habitación. Pero yo, a diferencia de los demás, soy hijo único, así que de grabar a gente y reírme, nada. De hecho, si bien lo pienso el aparato debió acrecentar mi lado individualista, porque me pasaba horas grabando la radio, y oyendo después lo grabado, siempre solo a mi bola...

Iris Vivaldi Onasis dijo...

como me ha gustado el post.
COmo no un radiocasette mi hemano y yo no lo pasabamos en grande sobretodo porque tenia grabadora y grabamos tonterias como los informativos, pero que risas y luego el walkman cuantas veces habre cogido las cintas y un boli para darles la vuelta para que me duraran mas las pilas, para mi fue mi mejor regalo sin duda.

Akede dijo...

Madre mía, que recuerdos me has traido Misa!!! Yo tenía un micro que se podía conectar a la radio y con el que gravábamos pijahermana y yo como posesas.
Y no solo eso, hubo unas navidades que la hermana de mi madre (mi tita de USA) nos mandó una cámara de video, gigante, enorme, colosal que gravaba en VHS jajaja y nosotras jugábamos a ser reporteras, menudos videos que hay aún por casa XD

Ainss cuantas veces habremos rebobinado una cinta con un boli bic, si es que somos ya de una generación antigua jajaja.