Seguidores de mis paranoias...

jueves, 23 de agosto de 2012

El día en que me empezó a gustar el karate.

Tras recibir el alta médica por la operación de oído, volví a Madrid.

Estuve casi dos meses en Mallorca, y el mismo viernes 10 de febrero que me reincorporé al trabajo (volví el día anterior por la noche), mi amiga Sole me sacó de fiesta con sus compañeros de clase de karate.

Yo estaba en una etapa off con el sexo masculino, tras el enamoramiento irracional por mi enfermero nada más despertar de la anestesia, sólo con pensar siquiera en besar a un chico me daba arcadas.

Sole quería presentarme a sus compañeros solteros, en parte.
Llegué a su casa sin cenar y me sacó una botella de lambrusco y una bolsita de patatillas. Ella no quiso acompañarme así que mientras me enseñaba fotos de sus compañeros y su profesor, yo sólo le decía: "No. Ah... este me parece feo. No sale muy bien. Mmmm nops. No tengo ganas de estar con ninguno. Uf, no", encima que las fotos estaban hechas a mala ostia desde abajo y en movimiento, pues aunque me pusieran fotos de Johnny Deep en sus tiempos mozos habría dicho que era horrible... sigo, que me voy por las ramas:

 Mientras me enseñaba las fotos yo me pimplé la botella entera de lambrusco y comí muuuy pocas patatas de la bolsa.

Y qué os voy a contar: llevaba un pedo del carajo sin haber cenado.

Se hizo la hora de ir al lugar de quedada y empezaron a aparecer sus amigos y compañeros. Luego llegó su profesor y un amigo suyo.

Pfff... ¡¡y ésta quería que me liara con alguno de ellos!! Antes muerta que borracha.



[A PARTIR DE AQUÍ TODO SERÁ CONTADO RÁPIDO Y CONFUSO: COMO YO LO VEÍA]



Pues ahí que fuimos, a tomar chupitos al centro de Madrid, ¡y a bailar! Claro yo estaba super animada y seguía sin cenar. Y venga a beber y venga a hacer la idiota.
Pues resulta que yo, en mi nube de alcohol, no veía que me acercaba mucho a su profesor&friend. Y nos dieron rotuladores unas azafatas en un pub y su profesor me empezó a escribir y dibujar letras japonesas y cosas por el brazo. Me preguntaba si sabía qué era cada cosa y yo pues vi esto:


- ¡¡¡Pues el símbolo de las RR de Dragon Ball!!!
- ..................... no

Y luego me hizo un círculo raro (¿o fue al revés, primero el símbolo de las RR y luego el círculo?):


Y como no tenía ni puta idea solté que era el símbolo que llevaba Goku en el uniforme aún sabiendo que no.

Bien, sólo recuerdo que me miraba ojiplático y me corrigió en lo que me había equivocado, que era en TODO.

Después nos pasamos los nombres del facebook. Yo guardé el suyo y no lo volví a sacar hasta hace unos días que limpié los bolsillos de bolso xD.

Y luego sólo recuerdo estar hablando en los sofás y yo restregarme un poco a él. Me hacía gracia que fuera tímido también y que apenas hablara. Y luego le saqué a bailar y nos hicimos un par de fotos. Y luego noté que me agarraba de la mano y no nos la soltábamos.

Y luego se fue. Y yo me alegré. ¿Qué es eso de darme la mano?.

Luego me despedí de todos y me piré a casa en bus. Estaba rebentada de los botines de tacón y quería morir.



[FIN DE LA FIESTA, CÓMO LO VEÍA YO, Y CONTINUAMOS CON LA HISTORIA]



Al día siguiente o al otro me agregó al facebook, no recuerdo cual, y empezamos a hablar y contarnos la vida y cómo le impresionó conocerme en ese estado y de las cosas que YO hice y dije que NO RECUERDO:


- Me puse a caminar a perrito por el pub.
- No dejaba de restregarme (de eso sí me acuerdo)
- No consiguió subirme a una cosa que da vueltas de esas de un parque para marearme (más).
- Le pareció genial y sumé muchos puntos a llevarlo todo al tema Dragon Ball.

Y alguna cosa más que no le doy importancia. Vamos, que empezamos a hablar cada día por el facebook.

Durante unas semanas sólo hablábamos por ahí. Yo seguía haciendo mi vida en mi residencia y en la oficina y viajando, y él la suya en los colegios y gimnasios con su karate. Y no nos volvimos a ver hasta el primer fin de semana de marzo.

Fin de semana el cual no bebí y que estaba un poco asá porque no sabía si él quería liarse conmigo o no, que yo no quería volver a saber nada de los tíos si no querían nada más. Sólo sexo se terminó con el último. Así que mejor lejos o... yo que sé. No quería ni pensarlo, porque no pensé que fuera a suceder nada.

Así que tras media noche acabamos en el mismo pub en la parte de los sofás que parecía más vip. Él y yo solos. Y yo entré en modo "roja de la vergüenza y muda". Y luego que si un roce. Luego si la mano. Luego si... qué idiotas por diox. Dos tímidos intentando ¿qué? ¿mirarse a los ojos y decir: oh, me da vergüenza?

Los otros no ayudaban. Llegaron a poner en una aplicación del Iphone para que lo leyéramos mensajes de ánimo a ver si nos besábamos  ya. ¿En serio pretenden ayudar o provocar que me levante y me vaya del local? Así que cuando se apagaron en un momento las luces y volvieron a encenderse me acerqué más a él y empezamos a liarnos como... como... como si no hubiera mañana.

Y ahí, ale, dándonos el lote delante de mis amigas y sus alumnos. Y ale, seguimos como si estuviéramos desesperados. Y ale, toma, no follamos ahí en medio porque, supongo, nos sentíamos muy observados.

Y bueno así estuvimos el resto de la noche, bien pegados, pasando un poco totalmente de la gente y luego nos despedimos de todos y me acompañó a casa.

He de decir que los días siguientes yo tuve la regla y quedamos y no se hizo nada, only charlar y cenar, ¿véis qué difícil? Hasta mi cuerpo dice: "antes de hacer nada, conoce un poco más. Toma, sangre para que no te adelantes y te metas nada antes de tiempo".

Y luego ya bueno todo eso y ya.

Y poco a poco me ha ido contando más cosas de la primera noche, que me hacen mucha gracia:

- No me restregué en plan normal como yo tenía imagen. Resulta que me restregué bien las tetas en él  (reconozco que a veces soy peor que un gato)
- Cuando le saqué a bailar y nos hicieron un par de fotos en los que puse cara de guarra, le acaricié el pecho y le solté algo así de "y podríamos hacerla más porno".
- Era yo la que le daba la mano y él sólo me seguía el rollo.


Gracias, alcohol.



Y así con la tontería y tras algunas discrepancias sobre: yo quiero, tú no quieres, si no va a haber nada yo paso, mejor no sigamos con esto... y esas mierdas que suceden al comienzo de casi toda relación moderna, a lo tonto he conocido muchos sitios de Madrid, me ha llevado a sus dos pueblos (uno de Ávila y otro de Toledo), me ha llevado a la nieve, hemos ido de turismo rural, me ha ayudado con la mudanza, hemos ido mucho al cine, al teatro, de cenitas, a comer por ahí, a pasear, de compras, me ha regalado una cámara de fotos lo cual no sé cuándo podré devolvérselo con algo grande y gordo (como las cosas que me gustan) y me llevó a comer con sus padres el otro día (cosa que me sigue avergonzando bastante).

Y qué más voy a contar si ya está todo dicho... ¡¡el karate mola!!



PD: si llegas a leer hasta aquí, karate-man, sólo te voy a decir esto: si te molesta que lo cuente por aquí públicamente, luego vienes y me lo dices a la cara. Ya haré alguna cosa para hacerte cambiar muy persuasivamente de opinión. Será un placer.

.

4 comentarios:

Kurai dijo...

Me alegro mucho =D

Anónimo dijo...

jajaja, ya te notaba yo más contenta últimamente ;P me alegro mogollón! Que lo disfrutéis!!

Speedy

Jana la de la niebla dijo...

¡Ah,ja! Enhorabuena, chata. Me alegro mucho, preciosa, espero que lo estés disfrutando.
Besazos.

David Azcárate dijo...

Se muy feliz en la mejor de las compañías posible, seguro que así será. Me alegro muchísimo por tí, besos!!!!