Seguidores de mis paranoias...

lunes, 28 de mayo de 2012

Una cosa que tachar de mi lista


Este fin de semana fue el Sonisphere en Getafe.


Mi segundo festival, el primero el año pasado (Getafe en Vivo), pero este año ha sido el no va más porque el Sonisphere es únicamente de Metal, que es lo que más y mejor me pone. ¿Drogas a mí? Metal en vena.

Hace unos meses hice una lista de las cosas que me gustaría hacer antes de morir y como estaba apuntada al acceso a la universidad y coincidían exámenes no podía ir. Peeero como no me dieron la beca decidí presentarme el año que viene y acabé comprándome la entrada para el Sonisphere... (así, con preferencias claras).
En esa lista estaba ver METALLICA e ir a un festival internacional de Metal. Lo he hecho en Madrid y me he quedado con el gusanillo de hacerme un Wacken el año que viene (y con suerte ver a Trivium y ya sería el acabose).

Pues ahí estaba yo desde el viernes al salir del curro, acampando en Getafe como la mayor de las indignadas pero más feliz que una perdiz, por saber lo que me esperaba.
El guitarra de Limp Bizkit, qué me dan de morbo los que van con estas pintas. Llamadme enferma.
He de decir que el viernes estaba agotadísima y me fui a dormir prontísimo, tras ver sólo dos grupos: Limp Bizkit y The Offspring.

Me quedé con ganas de ver a Mastodon, Evanescene, Clutch (que sólo escuché un par de pasada, y sonaban muy bien) y los que no hubiera coincidido con ninguno grande, pero era tan difícil.
Realmente Evanescene podría haberlo visto, pero a cambio de mi salud. Pillé un frío tras Metallica y acabé en el camping para recoger la chaqueta. Y si no me hubiera quedado a hablar y cenar algo habría podido ver medio concierto.

Pero no pasa nada, porque el sábado vi a Children of Bodom (me metieron en un pogo y quería morir. Pero para no morir empecé a pegar patadas y algún puñetazo por doquier a todo el que me empujaba). Es lo único que no me gusta de los conciertos: que te meten quieras o no. Me parece estupendo que se peguen, a mí me hace gracia verlo desde la distancia (odio sentir dolor y más voluntariamente), pero si ven que estás huyendo del sarao, que no te empujen para volver a meterte dentro.

Luego vimos a Within Temptation. Algo relajante antes de la metralla de Slayer. Pensé que ahí iba a morir. Me acojonaron con comentarios tipo: cuando suena Raining Blood a la gente se les inyectan los ojos en sangre y empiezan a pegarse.

Y sonó (el video es de algún lugar en el que están todos locos. Un círculo así fue el que me tocó borde en Children of Bodom y luché por sobrevivir):




Pero no, nos tocó detrás de un grupo que nos paraban las ostias y no dejaban pasar. Así que tuvimos suerte.

Luego vino Metallica y tras más de media hora de espera en el que pusieron hasta música de fondo para calmar los ánimos y tapar los abucheos, asfixiándonos entre la multitud y avanzando un poco de dónde estábamos para poder verlo más de cerca, por fin aparecieron.

Y vaya entrada.

Indescriptible el concierto. No decepcionaron. Además tocaron el Black Album, el más famoso y mejor de todos. Los pelos como escarpias, una sonrisa permanente y saltos y saltos de la emoción (todos, absolutamente todos mis videos salen movidísimos, hasta en las baladas, aparte que yo sólo levantaba el brazo y a grabar lo que grabase, yo miraba hacia el escenario xD).

Y a partir de ahí frío y ya abrigada volví para ver un rato a Fear Factory. Pero sólo un rato, porque mi espalda, hombros y oído (sí, me empezó a escocer el oído) me piré al saco.

Y bueno, lo que más pereza da tras un campamento es levantarlo. Y vaya mierda. Aunque tuvimos suerte, porque justo estábamos en la parte del final, con las duchas y los baños de cadena (y no químicos que apestan desde el primer meado), que debían lavar una o dos veces al día o es que tuve suerte y ninguna vez tenía zurraspas ni meado en la tapa. Los heavys me sorprendieron de limpios o me tocaron todo tías delante o es que se notaba que ahí todos cagaban sentados y no había mierda en la tapa.

Al llegar a casa dejé todo tirado, me di una ducha cuya agua caía de mí marrón, volví a mi color natural, el cual pensé que me había puesto morena, luego salí blanca y me dí cuenta lo cerda que estaba que ni el sol tocó mi piel. Y eso que cada vez que iba al baño me aseaba con agua y luego me pasaba toallitas de esas que utilizan en los hospitales para lavar a los que tienen movilidad reducida.

Pues ni así. Y me jode, porque quería haber pillado algo de color en esos dos días al solano.

Luego me arreglé y fui a ver Men in Black 3. Es bastante entretenida y te ríes bastante. Al menos en nuestro caso.

Me dio tanto placer verme subida a unos tacones, arreglada, tras estar llena de mierda unas horas antes... ¡ah! y la compañía.

Y hasta ahí mi fin de semana medio incomunicada, encendiendo el móvil a duras penas para no quedarme sin batería.

.

5 comentarios:

Kurai dijo...

Tenía muchas ganas de ver a Ghost, Paradise Lost y Slayer (son mis espinitas clavadas de ese cartel) a ver si los pillo otra vez

Me alegra que lo pasaras bien, nos vemos pronto por aquí ^^!!

Eddie Joshua York Abner Marsh dijo...

joer, que buen cartel, que envidia pero de la sana, el unico pero es que no nombras a soundgarden, ese grupo siempre hay que verlo en directo.

Misaoshi dijo...

Había hambre y cansancio y no llegamos a tiempo para el de Soundgarden.

Misaoshi dijo...

XDDDDDD encontrad al ninja en la foto del guitarra enmascarado de LimpBizkit xDDDD

Eddie Joshua York Abner Marsh dijo...

:) el tío de la camara, es verdad, parece un ninja, pero un ninja cutre, parece salido de una españolada de la epoca del destape, xd