Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 21 de marzo de 2012

De requesadas y mariscadas...

Y hoy, sintiéndolo mucho... una entrada poco excitante. Una queja a la sociedad. Una crítica hacia la higiene genital masculina.

Una entrada simulando las peores pesadillas de las mujeres (y homosexuales) que comienzan con un pene hombre nuevo. Esa primera vez que juegas a la lotería. Ese primer contacto con el miembro de ese ser masculino ajeno. Ese primer vistacito. Esa mano que ha hurgado, que ha encontrado, que ha tocado por encima del pantalón y que por fin descubre lo que se encuentra bajo el calzoncillo tras todas estas preguntas que se nos ocurren en ese preciso momento: ¿estará limpia?, ¿olerá bien?, ¿se la habrá pasado por agua después de mear?, ¿tendrá fimosis?, ¿estará operado de fimosis?, ¿se la habrá pillado con la cremallera alguna vez en su vida?, ¿tendrá el capullo bien gordo?, ¿estará depilado?, ¿sus huevos serán gordos o dos colgajos de mierda ahí super tristes?, ¿sabrá bien?, ¿me cabrá en la boca?, ¿cómo le gusta que se la chupen?, ¿tendrá el capullo gordo y el tronco fino?, ¿el tronco grueso y el capullo fino?, ¿cómo será su puta polla, joder?

IMPORTANTE: también asegurarse de mirar el calzoncillo por si tiene manchas de excretación anal. Cosa que suele olvidárseme y... da miedo, ¿verdad?

Una entrada dedicada a las arcadas y vómitos de todas esas mujeres (y homosexuales) que se encontraron con un pene cubierto por una fina capa de leche mal lavada. Leche condensada. Leche atacada por la bacteria que crea ese queso que todos comemos gustosamente en taquitos en el supermercado, que compramos y que extraemos posteriormente cuando nos apetece de nuestros frigoríficos. Queso del bueno. Pero en este caso: queso del podrido. Queso mal curado. Queso requesonado. Requesón del bueno. Del que huele. Del que está rancio. Del que se mastica.


Requesón del caducado. Con grumitos. Hecho taquitos y con olor a semen requemado dejado reposar.

Me imagino la escena del hombre, adulto, joven, niño, haciéndose una maravillosa paja, llegando al punto más ansiado, al orgasmo masculino. Lleva rato con la mano, pene y testículos mojados por el líquido preseminal y por fin su ansiado semen es excretado con fuerza acompañado de espasmos y gemidos de satisfacción. Y me imagino a Semen; caliente, blanquecino, espeso, manchando su torso y dedos de la mano, rellenando su ombligo y salpicando su brazo derecho.

Y me imagino a Restos de Semen: ya frío, más espeso, enfadado... gritando:

- ¡¡Voy a asentarme sobre esta colina!! ¡¡Hasta que no me lleven a mi caliente humedal, no me moverán!! ¡¡NOOOO NOOO NO ME MOVERÁN!!

Y ya puede llover agua de ducha (¿la conocerá el dueño?), ya puede seguir excretando líquidos por su conducto urinario. Puede seguir maniobrando con la derecha... pero nadie puede mover a Restos de Semen de su cipote.

Y ahí, acumulado, esperando, acechando desde la oscura morada entre prepucio, sudor y calzoncillo... aparece esa mujer, u hombre, y le descubre. Y le recibe mal.

Restos de Semen esperando pacientemente su preciado y deseado destino dentro de un caliente humedal, y lo único que oye son arcadas, insultos y una caliente lluvia de agua y jabón.

Pobre Restos de Semen. Si en el fondo los guarros dan penilla.




Sí, hace un rato tengo a mi lado un sandwich de queso y me he acordado de una conversación con una chica que casi vomita al contarnos una asquerosa anécdota de cuando se cruzó con un cipote requesoneado.

Sí, me duele un poco la barriga y se me ha revuelto un poco al imaginarlo y describirlo.

Sí, tengo ganas de follar igualmente. Una cosa no quita la otra.

Sí, sé que hay mujeres que es mejor no se quejen del requesón, porque que un pene cree requesón: tiene la leche como ingrediente, algo es algo. Simplemente es que ha cuajado.
Pero hay mujeres que tienen ahí una mariscada de la que es mejor no imaginar, porque creo que es incluso peor que una fina o gruesa capa de requesón en la cima del cipote: la mariscada podrida del Mar del Sur. Esa mariscada que se cuece por fuera.... y por dentro.

Incomible. Impenetrable. La de almejas, mejillones, berberechos, langostas y alimañas que se esconden ahí dentro, esperando atacar y pudrir todo lo que toca a su paso. Por no hablar que funde compresas. Que traspasa bragas y destiñe pantalones. Que no es que menstrúe: es que su útero se cae a pedazos. Un viaje esperpéntico. Huye de su cárcel de putrefacción.

Horripilante, ¿verdad?



¿Véis esta foto igual que yo ahora?

17 comentarios:

Jill dijo...

Voy a tener pesadillas esta noche. T_T

Que ascazo, he tenido que ir parando de vez en cuando para superar el impacto mental de este post. xD

Misaoshi dijo...

Cada vez que me entre la ansiedad de comer y comer y comer todo el dia, leeré esta entrada xDDDD

Si da asco, sí.

Carcayú dijo...

Siempre he sido muy escrupuloso, pero, cuando, siendo un púber, decubrí lo que era el "esmegma", me entró la paranoia, y suelo dedicar varios minutos a limpiar fruiciosamente mi pene hasta dejarlo enrojecido y tan limpio que se podría comer en él (o de él).
Eso, y que siempre he tenido la esperanza (totalmente infundada y todavía irrealizada) de que me cayese una mamada-sorpresa, y debía estar debidamente acicalado para ello.

Jan Berg dijo...

Elma dice que te va a poner una demanda.

Gracias a tu post no me bastó con lavarme y me he pasado por el pene una maravillosa lija del 9...

Delia dijo...

Yo lo acabo de leer y estaba comiendo una ensaladita con barras de cangrejo máaaaaaaaaaaaaas rica :P

Es verdad, hay hombres y mujeres que no tienen higiene personal y eso da muchísimo asco ...

Hasta mañana ^^

Beyka ♫ dijo...

Me quedo con la entrada de Segovia =D Es que a mí estas cosas sucias me dan asquete, me revuelven en estómago y prefiero no imaginármelas XD

Kurai dijo...

Me ha pasado como a Jill, he tenido que leerlo a plazos xDD

Qué asquete ='D

Jana la de la niebla dijo...

Niña, la próxima vez pon un aviso o algo, que me has revuelto el estómago. Yo también prefiero la entrada de Segovia, hija. Te has colado, chiquilla, ya sé que estamos en cuaresma pero no hacía falta esto para recordárnoslo.
Puaaaaaajjjj

Iris Vivaldi dijo...

Joe asco no ascazooooo, casi me entran arcadas XD

apple dijo...

Por dios que estoy desayunando, madre mía.

Pitt Tristán dijo...

Magnífico texto, aleccionador y literario. Fenómena.

David Azcárate dijo...

Hola Misaoshi

menudo descubrimiento de blog.... me ha parecido un artículo divertidísimo :-)))) y no muy alejado de la realidad (lo pensaré esta noche cuando.....)

he leído otras entradas tuyas y quiero que sepas que escribes de maravilla, y no es por hacerte la pelota, no tengo porqué.... y además la idea de pasar una noche en Tribunal "poniéndonos cerdas a chocolate y tés" me parece..... deliciosa.

Gamonalero dijo...

Ahi queda eso...

http://es.wikipedia.org/wiki/Esmegma

Aleeee.

Misaoshi dijo...

Gracias por los comentarios.

Gamonalero: entonces es por falta de higiene, así que los que producen esmegma en cantidades obscenamente sanas para la salud, podrían ducharse más, ¿no?

maroche dijo...

Pues yo de Tribunal me quedo con las mariscadas del Ribera do Miño, que ni de lejos huelen como las que describes. Ay, que a mí también me has dado el desayuno!!!

Misaoshi dijo...

Me redisculpo por lo asqueroso de la entrada!!

A veces me siento horrible y descriptivamente descriptiva.

Y gracias por, incluso, halagarme por tal vomitiva descripción alguno.

Misaoshi dijo...

Queria decir "horrible y endiabladamente" descriptiva ;P