Seguidores de mis paranoias...

jueves, 27 de diciembre de 2012

La sonrisa de un gato no tiene precio

Lo que les compramos:

Caseta acolchada cerrada: 12€
Manta para poner dentro de la caseta cerrada: 2,5€
Cama acolchada abierta: 9€
Manta para poner sobre la cama: 2,5€
Rascador con cama superior forrada: 12€
Rascador con caja forrada para que duerman dentro: 24€
Rata con ruedas de juguete: 3€
Bolas con arena que hacen ruido para perseguirlas y morderlas: unos 5€
Rata de juguete con cuerda para arrastrarla y jugar con ellos: unos 5€


Lo que utilizan:

Caja de electrodoméstico: 0€
Tubo de cartón sobrante del papel de regalo: 0€
Bolsa de papel del Zara: 0€
Bolsa de plástico de las almendras: 0€
Envoltorio del chocolate: 0€
Cama Bañera: venía con la casa.
Cama Silla: venía con la casa.
Cama Mesa: venía con la casa.
Cama Sofá: venía con la casa.
Cama Cama: es MÍ cama, y la de mi compañero también la utilizan.
Cama Estantería: es MÍ estantería.

¿Por qué no jugáis y dormíis con lo que tanto dinero nos ha costado conseguir?
Al menos los rascadores los utilizan, sinó vaya desperdicio de sofá, esquinas de la casa, mesas y sillas.


PD: actualizo con unas fotitos :)

ADOPTA UN GATITO, AMBOS SALDRÉIS GANANDO EN SALUD: WWW.MADRIDFELINA.COM

.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Todo queda en familia

De los creadores del "Yo mi abuelo soy", de un amor filial entre una abuela y su nieto [LEEDLA Y SUFRID], llega a nuestras retinas el absolutamente nada esperado: "Me follo a mi madre cuando quiero y como quiero".

Jessica es una mujer de 56 años que tiene una hija de 22, llamada Mónica. Ambas se hicieron famosas por haber creado un sitio porno en Internet en el cual se muestran juntas como las protagonistas de los videos eróticos.
Estas mujeres, oriundas de Tampa, Florida, se hacen llamar Las Sexxxtons y, como ya han logrado gran popularidad en la web, ahora lanzarán al mercado un DVD porno con el que compartirán con su público todas sus aventuras familiares.

En sus publicaciones se muestran manteniendo relaciones sexuales con hombres y mujeres al mismo tiempo pero no entre ellas, por lo que aseguran que lo que hacen no es una práctica incestuosa, aunque algunos psicólogos lo catalogan como "incesto emocional".
No, no es incestuosa. Claro que no. Si el incesto sólo es entre hermanos ¬¬.
Yo me pregunto, ¿cómo se les ocurrió?

Estaba un día la madre masturbándose y entró la hija y dijo:
- ¿Quieres que te ayude?
... y la madre, en vez de decirle: "¿Qué haces, niña? ¿No deberías estar en el cole? Vete a tu cuarto" le dice:
- Claro que sí, campeona.

O estaba la niña masturbándose y entra la madre y le grita:
- ¿QUÉ HACES? ¡¡LO ESTÁS HACIENDO MAL!! ES ASÍ. ¡¡ASÍ!!
- Oh mamá, cómo me haces gozar, sí sí.

No, en serio, ¿CÓMO SE LES OCURRIÓ? La madre escondía mal los vibradores. O la madre encontró porno lésbico debajo del colchón de la hija. O la hija observaba por la mirilla a su madre masturbarse. O un día la hija durmiendo su madre la despertó y le comió el coño.

Que nos lo cuenten, por Thor.
"No tenemos ningún problema en hacer un trío. Las dos tendríamos relaciones sexuales con un hombre pero no interactuaríamos entre nosotras", afirmó la madre, quien destacó que con Mónica siempre fueron las dos muy abiertas a la hora de hablar de sexo.

Yo también con mi madre, mis hermanas y mis amigas y ninguna nos comemos la vagina. Ellas dicen que tampoco pero yo no me lo creo. Las veo en mi imaginación (NO, NO, DESAPARECED) comiéndoselo todo el día.
Mientras que la hija aclaró que lo que hacen no es tan fácil como parece: "Nuestros labios nunca se tocan y eso a la hora de filmar puede ser un gran problema… Yo disfruto del sexo y disfruto de estar con mi mamá. Durante las escenas sólo pienso en lo ricas que vamos a ser. Todo esto fue mi idea, dejé el colegio y se me ocurrió que esta sería una buena manera de ganar dinero".
¿Qué labios? ¿Los de arriba o los de abajo?
Qué manera de disfrutar de tu madre, pedazo de guarra.
Había oído eso  de "matarías a tu madre por dinero". Y ella contestó: "no, yo me la follaría". Y así fue. Y mira cómo les va. Comiéndose los carnosos labios vaginales y haciendo la tijera.

- Hija, tengo un hilo suelto, ¡la tijera!
- Ay mami, eso es el tampax. Hoy no que sangra.

Y claro, lo normal es dejar los estudios para follarte a tu madre y vivir de ello.
Cabe destacar que ellas les mostraron su documentación a varios incrédulos para que puedan comprobar que realmente son madre e hija y que, además, no descartaron la posibilidad de incluir a un futuro hijo de Mónica cuando tenga una edad permitida para poder hacerlo.
 Eso es inversión de futuro.

- ¿Sabes lo que falta aquí, hija mía?
- Dime, mamá.
- Un hombre.
- Uf, mami, es que meter a un desconocido aquí... con lo que me gusta comerte todo el coño... no sé si podría compartirlo con nadie. Mmmff mmfff slurp
- Ya había pensado, oh, hijita mía, cómo me gusta. Sigue. Oh. Lo que falta aquí es "nuestro" hombre.
- ... ¿en quién estás pensando?
- Has de tener un hijo.
- Oh, mamá (glurp), ¡es que te como! Qué idea tan genial. Pero... ¿y si es niña?
- Donde caben dos, caben tres coños.

Y nos muestran lo que hacen durante un día normal:

 Aquí es donde pasamos todo el día porque nos encanta follarnos y grabarnos.

 Tomamos el sol para parecer más delgadas en los videos. Es que el blanco hace gorda.

 Hacemos abdominales juntas, como todo. Los brazos los hacemos masturbándonos luego.

 Jajaja, soy una guarra y me encanta comerle la concha a mi madre, que es más puta... 
Mira qué elásticas, mira, mira. Luego nos abrimos. ¿Lo pillas? ¡¡Nos abrimos!!


¡¡ENFERMAS!!

lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Qué es esta cálida sensación que tengo?

He estado dos días sin encender la calefacción de casa. Sin salir del salón excepto para comprar y saludar un momento a una amiga y no he pasado nada de frío.

No es sólo que hayan subido las temperaturas. Es que además tenía calor.

No sólo un calor por haber estado limpiando por aquí, cocinando por allá y quitando trastos del otro lado o porque el sábado por la noche cené con vino.

No es que tenga un problema de alcoholismo por apetecerme cenar sola y sin molestias ni conversaciones con el móvil apagado, viendo la peli más mala del ONO con un par de vasos de vino blanco espumoso y queso curado de oveja con frambuesas.

No es que me aburra ni tenga vida social, es que aparte que me dolió la cabeza medio fin de semana, tosía el otro medio, me invitaron a varios eventos y dije que NO a todos... simplemente estoy en una fecha mala con mi psique. No me apetece hacer absolutamente nada. He estado muy desanimada y lo único que quería era estar sola con mis pensamientos. No eran negativos. Eran vacíos. No sentía ninguna atracción por ningún tema. Quería mi sofá. Quería mi vino. Quería a los gatos. Quería ir al cine pero luego me dio pereza y sólo pensaba en pasar un ratito abrazada al maromo. Yo me lo guiso, yo me lo como. Pero si no hubiera venido habría pasado el domingo de la misma manera que el viernes y el sábado: haciendo nada con dos gatos juguetones descansando a mis piés y quizás terminarme el resto de la botella con el resto del queso y el resto de las frambuesas.

Madre mía, con las ganas que tenía de ver El Hobbit hace dos semanas...

¡¡Ah!!... eso. Ese es el motivo por el que he estado tan calentita. Los gatos.

Echaba de menos esa sensación. La de estar sola pero no estar sola. La de tener compañía sin necesidad que venga una amiga a visitarte. No me apetecía hablar con nadie. Me gusta estar sola. Pero no me gusta una casa solitaria. Sola con animales me hace sentir tan bien.

Esa sensación tan cálida.

Desde siempre he pensado en la posibilidad de permanecer soltera toda mi vida, sin hijos, sin pareja, si nada. Deseo todo lo contrario, pero me hago a la idea que podría suceder todo lo contrario a mis deseos.
Y sé que soy un espécimen en potencia de convertirse en la denominada "Loca de los Gatos".

Los gatos te permiten tener un horario de muchas horas de trabajo. Pasar un fin de semana fuera. No sacarles a pasear un frío y lluvioso domingo de invierno a primera hora de la mañana a mear a la calle. Te permiten un horario flexible para tener vida social...

El gato es el animal de compañía perfecto para gente solitaria que no le gusta la soledad.


Válgame la reduncancia.
Espero que entendáis lo que quiero decir.

Juegan, te muerden y arañan, son bordes, son caprichosos... pero te dan esa vida y provocan que cuando llegues a casa cansado y con ganas de nada, tengas una razón por la que volver al día siguiente. Aunque no tengas nada más. Has de dar de comer a ese gato que tanta compañía te da los fines de semana. Y has de jugar con él. Y has de dejar que se suba a ti justo cuando te quieres levantar al baño a mear después de estar llamándole dos horas y ha estado pasando de ti.










Echaba de menos quedarme una hora más en el sofá antes de irme a dormir porque justo cuando me iba a levantar, van y se me acurrucan en mis piernas y me da cosa levantarme porque están tan...

Tan...

Que no me dejan.

 

Lo echaba tanto de menos.

.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Subnormales. Subnormales everywhere.

¿Cuántas veces habéis buscado información sobre algo y google os manda a un maldito foro donde alguien pregunta algo aproximado a lo que buscáis (a veces con sentido), dan una respuesta más o menos válida, y de repente un wachupino hace otra pregunta referente a ese tema pero con unas condiciones totalmente surrealistas?

Con tanta operación este año, me he encontrado todo tipo de preguntas estúpidas que se quedan sin respuesta por su simple extravagancia.

Por ejemplo, escribo en la barra de google: "nadar postoperatorio timpanoplastia"

Varias experiencias me sirven, algunas parecidas a las mías. Y luego viene la pregunta wachupina:

"me operaron hace 20 dias quisiera saber si ya puedo tener relaciones sexuales normal ya que tengo miedo que se desprenda el injerto por la fuerza que pudiera emplear gracias por la respuesta"

Me pregunto de qué manera tiene que follar para que le moleste el oído. O si lo que le preocupa es hacer una felación y que se desprenda el injerto al abrir la boca tal que asá. O golpearse la cabeza con la pared. De verdad, qué dudas más... es que me dejan sin palabras.

O alguien contando su recuperación tras una operación de una fisura anal. Todos escribiendo sus recuperaciones, y entre comentario y comentario, aparece un mensaje frustrante que no sabes qué le pasa porque no dice nada:

"AYUDENME POR FAVOR ESTOY DESESPERADA"

 ¿Pero por qué? ¿Por qué? ¿POR QUÉ? ¿AYUDA DE QUÉ? ¿No cagas? ¿Te duele? ¿Te van a operar? ¿Tienes miedo? ¿QUÉ?

Y así es como llegas a Foro en Femenino y te encuentras interesantes posts de temáticas muy preocupantes y desesperantes y variopintas:

¿No os dan ganas de ir y pegarles una ostia-bien-dá?

Cuando me aburro me pongo a mirar estas cosas para reirme. Soy una cruel de mierda. Pero es que en algunos casos son merecidos.



Muérete. La bulímica, ¿preocuparte por vomitarlo todo lo que comes? Tú verás. Si nadie se acerca a ti es porque hueles mal a lo mejor o porque tu misma aura de negatividad los ahuyenta. Los capricornio lo único que tienen son cuernos ¿? y si tu novio es gay lo más probable es que lo sea.

Luego están los que se autodiagnostican algo como esta niña tonta y fea:


¿Y no te habrás torcido el tobillo, pedazo de lerda? ¿FESTIDANZA?
De nada, un abraso.

Y más casos preocupantes, que prefieren venir con asuntos raros en vez de ir a un puto médico a que te diga que tienes una variz o un trombo o yo que sé, pero en estos foros sólo te dirán que te vas a morir:


Es que hay que ser masoca.

Y yo, que no sé inglés... pero ... pero esto... esto me supera:

¿EN SERIO? 
¿vervo? crusigrama, agradesco...
Me queman las retinas.
Adios, un abraso.

Luego preguntas de niñas de problemas en el cole, en la dansa, en el parque, problemas sentimentales, mi mejor amiga ha envenenado mis tres mejores amigos por celos (WTF?)... hay un usuario que tiene respuestas para todas (menos para la del veneno):

Luego en una página sobre las bayas de goji , que empecé a tomar trituradas con semilla de lino tras la operación y quería saber sus propiedades, me puse a leer los comentarios y hay varios que me dejan sin palabras, como este:

"desde q como las bayas y tengo sexo el semen ma sale mas espeso, pastoso ...no es fluido como antes .. me preocupa..."

Y otro... muy intrigante de un hombre que usa a sus animales como ratas de laboratorio:

"despues de mirar y mirar por todos lados decidi comprar las bayas , lo que he hecho ha sido darselas desde hace dos meses muuuuy picadas a cuatro de mis pajaros canarios y lo primero que observe es que cantan a todas horas y el color de su plumaje se ha vuelto anaranjado, unos colores preciosos , tambien los noto como mas nerviosos o estresados, talvez consuman muchas bayas o se han vuelto adictos, esto podria ser un problema, en fin que los resultados me parecen positivos y creo que se las dare al perro, incluso hasta yo las tomare, que opinan, gracias"

"yo soy una persona super-estreñida, de las que van al baño cada 7 ó 10 días, en serio. Llevo tomandolas un par de días y he ido al baño dos veces. Me sale cada pedo que "arde el hacha", pero sin retorcijones ni nada por el estilo."

La primera vez que leo la expresión "que arde el hacha". Es... es muy fuerte. Menos mal que no hay ¿retortijones? retorcijones que sinó prenden hasta las cortinas.

Y podría seguir durante horas exponiendo casos de gente que encuentras en la red y da hasta vergüenza leer según qué cosas.
Entiendo que expreses tu opinión, experiencias, dudas... pero con un poco de coherencia, joder.

Y son las 12:11h del día 12/12/12 y estoy haciendo tiempo para darle a publicar a las 12:12'12" del 12/12/12. Chiao. ¡¡Y no soy el Papa!!


PD: AÑADO OTRA.

Acabo de encontrarla curioseando jajajajaja

Un artículo interesante sobre una noticia de una chica que se comía su propio cabello y le tuvieron que operar para sacarle los 5kg de pelo que tenía dentro de su estómago, el único comentario que se puede apreciar es el de un chico que, tanto por su ortografía como por su duda, no  ha estudiado mucho. He aquí su pedazo de pregunta:

Y no le da vergüenza poner su nombre real.

 .

lunes, 10 de diciembre de 2012

De nuevos inquilinos, excursiones con guardias civiles y musicales.

Este puente de diciembre puedo asegurar que no he hecho apenas nada.

El miércoles, tras una tarde en Madrid Felina viendo gatitos y decidiendo la gatita que vendría conmigo a casa, por la noche Karate vino a buscarme y nos retiramos a la casa que tienen en un pueblo de Toledo.
Una casa fría y con efecto sedante. Te sentabas en el sofá, cerrabas los ojos pensando en parpadear para no resecar la retina, y cuando volvías a abrirlos habían pasado cuatro horas desde tu intento de parpadeo.
Y así hasta el viernes, que volvimos a Madrid pensando dónde demonios se había metido el jueves. Casi un día durmiendo.

Lo que tienen los pueblos... comes y duermes. ¿Qué más puedes hacer? No hace calor para ir al río. Y el río tampoco es que tuviera mucho caudal. Así que sólo podías estar en casa haciendo nada y comiendo. Qué queso. Qué aceite. Qué tomates. Qué ... qué sueño.

El viernes por la tarde preparé la casa con mi compañero de piso, comprando todo lo necesario para que los gatos durmieran, comieran y cagaran. Adaptando la cocina para que cubrir todas sus necesidades.

Y el sábado llegó el gran día. Fuimos al mediodía a la sede de Madrid Felina a recoger a los gatitos, firmar y pagar. Nos dieron unos consejos básicos de cómo hacer que se conozcan (primero soltar a uno, luego a otro, que se huelan, no juntarlos...), habituarles a la casa, etc...

Finalmente en casa soltamos a los gatos, uno en la cocina otra en el salón. El gato fue al salón y la gata se escondió tras el sofá. El gato fue a todas partes. La gata seguía tras el sofá. El gato se recorrió la casa 19 veces. La gata seguía tras el sofá. Así hasta que fui a acariciar a la gata porque me daba cosilla que estuviera asustada (moviendo el sofá, of course) y empezó a ronronear y a lamerme el dedo y se dejó coger y venga a ronronear. La llevé a la cocina para que conociera su lugar donde "dormiría", comería y cagaría.
He de decir que ambos gatos no hicieron nada de las tres cosas en la cocina, al menos hasta 24 horas después de traerlos. Nos empezamos a asustar cuando tras más de un día ni habían comido, bebido ni meado ni cagado. Demasiado tiempo sin hacer nada más que olisquear, jugar y esconderse.

Por la noche del sábado Karate y yo fuimos al teatro. Bueno... al Kinépolis. A ver el Musical de Evil Dead. Por supuesto en la zona de salpicaduras (splatter zone). Los que habían ido nos lo habían recomendado y dado envidia. Así que nos metimos en LetsBonus que había oferta, y no tardamos 1 minuto en tener las entradas en posesión infernal.

Nos reímos muchísimo. Los actores no podían estar mejor escogidos. Las canciones te meabas. Hubo un momento que a los actores les entró la risa, y al ser un musical chorra con situaciones absurdas fue un momento bastante épico y nos contagiaron a todo el público. Desternillante.
Luego cuando llegó el momento de salpicar sangre (no cerré la boca a tiempo T_T, por suerte estaba buena XD), menos mal llevábamos los chubasqueros, porque pringaba que no veas. Al día siguiente todavía teníamos restos.

El domingo fui a la nieve con Karate. Hicimos una de las rutas, la del Refugio de Zabala. Poco a poco a ver si las terminamos todas. Esta vez tocó la de la ascensión a 2100m, sólo hasta el refugio. Una hora de duración, pero vaya hora. Creíamos asfixiarnos, era como si no hubiera aire en la montaña para poder respirar. Menudas subidas que con la nieve, convertida en hielo ya por el sol que la endureció totalmente, nos provocó bastantes resbalos y sustos. Eso sí, vaya vistas desde arriba. Y qué calor. Hacía un sol de narices.

Ya a la vuelta, cuando llegamos al coche, había un guardia civil (no había parking así que aparcó en una hilera de coches que había en la carretera) poniéndole una multa. Le dió igual que acabáramos de llegar y fuera a quitar el coche. Lo que más gracia hacía es que única y exclusivamente, de toda la fila de coches que había (más de 50 seguro), sólo se la puso a él y se largó. Como si le tuviera tirria a su coche o algo. Le pregunté qué diferencia había entre su coche y tooooodos los demás, y dijo: "ahora voy a ayudar a mi compañero, y a los otros ya les llegará el turno, ayer nos fuimos de aquí con 170 multas". Vivan los días festivos de nieve para los guardias civiles que no dejaban de llegar coches. Son los días nacionales de recaudación. No hay sitio y como saben que la gente no ha hecho 1h de camino para dar media vuelta y tienen que aparcar donde sea (QUE NO MOLESTAN), pues a recaudar. ¡¡¡Vamos a aprovecharnos!!! En vez de habilitar el arcén sobrante de parking, multaban aún sabiendo que pasaban los coches por ambos sentidos perfectamente.
Fue el momento malo del fin de semana. Pero bueno, unas pizzas nos iban a sentar de muerte y sí, efectivamente, tanto para comer como para cenar. Además del postre especial maravilloso que habíamos dejado el día anterior a reposar en la nevera:

Una mousse de chocolate blanco y oreo:


Los gatos (Akane y Kelsier) ya por fin cagaron y mearon y comieron (muy poco, pero algo es algo), y ya exploran todos los rincones de la casa. La gata sigue algo tímida pero ya se le pasará. Es super mimosa y se deja coger, aparte que ronronea como una locomotora, no para. Y cuando juega y le adviertes que te hace daño te suelta y vuelve a morder flojito. Como un perrito :D. El negro tiene venazos, ahora está juguetón, luego quiere mimos y luego te araña, muerde y te pega unos bufidos que da igual que le grites para alejarlo, se queda en tensión hasta que se pira y luego vuelve a los juegos. Nunca he visto eso en los gatos que he tenido, no sé si será el estrés por su nuevo hogar o que no nos conoce ni se fía todavía.

Y ahora os dejo con unas fotos de los mininos:
 Los ojos de Akane me tienen hipnotizada:


Y bueno, acaba de llegar mi pedido de Kopparbergs. Ya estoy casi completa:

martes, 4 de diciembre de 2012

Se está gestando algo...

Sí. Os lo voy a decir sin rodeos, no como toda esa gente que suelta una parrafada y luego os dice lo que os voy a decir ahora mismo en mayúsculas, negrita y subrayado:

VOY A TENER UN HIJO.

Es una gilipollez que os vaya diciendo cómo ha ocurrido.
Estás un día tranquila en casa y de repente empiezas a encontrarte mal.
Tienes una sensación rara, como que necesitas algo. No, no es chocolate. Es algo más.
Has follado hace poco. Pero eso no tiene importancia porque no es chocolate lo que el cuerpo te pide. Es una mezcla de necesidad y falta de amor. Un hormigueo cada vez que piensas en la sensación que te provoca pensar en lo que se está gestando.

He engordado.
No paro de comer.
Me siento muy extraña.
Y muy emocionada.







Y mi compañero de piso ha hablado con los caseros y tras mucho discutir, porque el casero era partidario en que nosotros dos, los que firmamos el contrato, fuésemos los únicos inquilinos del piso, ha aceptado por fin que tengo que dar a luz aquí.




Mi hijito va a tener dos ojos.
Dos orejas.
Bigote.
Mucho pelo.
Colita.
Cuatro patas.
Hocico.
Y no va a parar de maullar.

Mañana voy a MADRID FELINA a mirar qué hijito adoptar y a ver cuándo podré traérmelo a casa.
Mi compañero de piso ya ha elegido a su compañero. Se enamoró de un gato negro enorme llamado Cervantes. Ahora sólo falta que vaya yo y en cuanto decida cual traer a casita, acondicionarla para meter a los dos nuevos inquilinos.

Y he engordado y no paro de comer porque estoy ansiosa. Me duele desde hace un mes una costilla y tengo que posponer el gimnasio y por culpa de un comentario en la entrada anterior voy a tener 30 botellas de sidra Kopparberg en casa la semana que viene.

Y quiero conocer a la que va a ser mi gata y compañera de sofá y cama ¡¡ya!!

.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Mis pequeñas obsesiones

Os voy a hablar de las cosas que me vuelven loca.

Son pocas. Pero cuando digo que me vuelven loca... no exagero.

Una de ellas son los pequeños detalles. Hay cosas que son de maniáticos, y lo reconozco perfectamente. Yo tampoco soy perfecta y sé que no soy perfectamente maniática porque a veces he llegado a dejar algo que me trae loca hasta la mañana siguiente.
Me refiero en casa, por ejemplo.
Me encanta llegar a una cocina y encontrarla impoluta. Sin vasos ni platos en el fregadero, ni salpicaduras de aceite en la vitro, ni migas de pan en la mesa. Un día perfecto en que no he dejado de sonreir, puede torcerse por un simple vistazo a la cocina.


Y me cuesta mucho dormir si he dejado platos en la cocina de la cena para la mañana siguiente fregarlos (alguna vez en mi día libre, si curro me cuesta más). Al principio de mudarme llegué a levantarme por la madrugada porque soñaba con que esos platos venían a matarme por no haberlos fregado.
Ahora ya consigo dormir dejándolos en remojo (si es muy tarde y he de madrugar), y me levanto 5 minutos antes sólo para fregar y no irme a trabajar con los platos sucios de la noche anterior.
Vivir con alguien no maniático con eso me puede destrozar la sonrisa. Y reconozco que puedo parecer una completa gilipollas para él si le digo: "friega, por favor" y mirar al día siguiente y encontrar todavía los platos ahí. Me duele mucho, pero intento no enfadarme con el mundo. Sólo son unos putos platos sucios. Pero me cuesta entrar en la cocina y cocinar algo si no está impoluta y libre de cacharros sucios. Y he llegado a no cenar por ese motivo, no poder entrar en la cocina porque me negaba a fregar y/o limpiar la vitro por algo que no había ensuciado yo.

Yo soy de las que cocinan algo que requiere manchar mucho (por ejemplo: un bizcocho o unas lentejas) y antes de que se termine de hacer la comida ya no hay ningún rastro de que se ha estado cocinando durante media hora en esa cocina. Excepto porque la olla está llena y da gusto coger un plato limpio y decir: sólo he de fregar este plato y esta cuchara cuando termine de comer.

Sí, un plato sucio puede amargarme un día entero de sonrisas y planes divertidos.

Mi siguiente obsesión es con el chocolate.


No puedo vivir sin él. En mis días de dieta que no podía comer más que lo estrictamente estipulado por la dietista, y el Mundo se vino abajo cuando me dijo que no podía comer nada dulce. Nada de azúcar ni grasas. Chocolate tampoco por las grasas no se qué tu puta madre.
Pero me pasé por el forro esa norma y mi nevera tenía media balda sólo con las Vitalinea de chocolate. Al princpio me comía una de postre después de comer, pero los días más deprimentes me comía dos e incluso tres. A veces les ponía fresas y otras gajos de naranja. Así comía también la fruta que  ponía que tenía que comer.
Siempre he de tener chocolate en casa para cuando me dé el antojo. Me pongo de muy mal humor. Cuando tengo la regla y no hay chocolate en casa puedo llegar a llorar e ir al supermercado corriendo y llorando. Yo creo que sería capaz, de no tener dinero para pagarlo, de ir con una navaja y obligar a la cajera a darme todo lo que tengan de chocolate o nadie saldrá vivo de allí.
Es algo necesario para mi supervivencia.
Y por eso me ha dado por lo de cocinar postres.

Otra es el ahorro de agua y luz.
En enero nos va a venir una factura (bimensual) de más de 500€ entre electricidad y gas natural. Lo sé.
Sólo estos meses hemos gastado más que en el verano con el aire acondicionado de electricidad. Llamé a Iberdrola y todo diciendo que no podía ser, y me indicaron la fecha de la última lectura de contador y coincidía. Sería de cocinar o algo.
Y últimamente me estoy esforzando en encender lo mínimo la luz de la cocina, no cocino al horno y busco recetas sin horno para ponerlo lo menos posible, enciendo sólo las lámparas de bajo consumo en el salón y la habitación, si el baño tiene 2 interruptores sólo doy al que ilumina menos bombillas..
He buscado trucos para gastar menos en gas con la calefacción, pero hace tanto frío que esa factura es casi imposible de bajar. Aparte que está carísimo. No me quiero imaginar en enero y febrero, que son más fríos que diciembre por lo general.
Con el agua me ducho en 5 minutos y para fregar intento abrir lo menos posible el grifo.
Y pensar que soy la única, al menos con la luz, que se esfuerza en ahorrar en la casa, pues también me sulfura un poco. Pero bueno, intento que me afecte lo menos posible, aunque es imposible.

Reconozco que me cuesta mucho decir las cosas sin resultar la persona más borde y asquerosa y maniática existente sobre la faz de La Tierra. Pero es que realmente siento que me afecta. Y parece que últimamente sólo hablo con él para llamarle la atención.
No hablamos más que de facturas y de si limpia o quién no limpia.

No deja de venirme a la cabeza esa pregunta de: "¿cuándo dejamos de ser amigos para ser sólo compañeros de piso?". Y por eso muchas cosas que me afectan no se lo digo, porque veo que soy la mala, la borde y la obsesa. Y en parte es verdad, pero por otra parte es porque no tenemos el mismo cuidado. Una por exceso y el otro por defecto. Y es difícil.


Y cambiando de obsesiones, volvemos a las de comida.
Esta vez una bebida.

Una sidra.

Pero no una sidra asturiana, de la tierra de España. Sinó una sidra sueca. Una sidra maravillosa que me llevó por el camino de la superfelicidad y la  genialidad por Dublín. Sólo he conseguido beberla en Mallorca en un bar (La Forja) y en Dublín. En ningún sitio más. Y he encontrado una web que abrirá en breves para comprarla on-line y llevarla a nuestros hogares:

SIDRA KOPPARBERG

En Dublín las pedíamos en todos los pubs/bares/restaurantes que entrábamos. Caían de dos en dos y de tres en tres. Era maravilloso. Tenían por doquier. Pasaba las tardes y noches feliz en mi sidralgía etílica.
En Madrid no he conseguido beberla en ningún lugar. En ningún pub irlandés (aunque la sidra irlandesa Bulmers sí, algo es algo. Pero no es lo mismo).
 
 
 

Llevo más de seis meses sin saborearla y empiezo a tener un antojo que sólo se borrará cuando tenga 30 botellas en casa para momentos de sequía kopparbergil.

La necesito. ¡¡¡LA NECESITO!!!

Y bueno, otras manías son: la gente que llega tarde. Los conductores que no ponen el intermitente. Los lentos que no dejan adelantar por el carril de la izquierda. Los subnormales que no saben donde van. Las viejas que cruzan por donde les sale de su oxidada almeja. Los inmigrantes que llaman racistas a los españoles (no hace falta nos lo recuerden, todos sabemos que es verdad ¬¬). Y voy a parar ya que me enervo.

.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Infancia marcada

No sé si forma parte de la infancia de cada niño el haber tenido un radio-cassette con grabadora.

Mis hermanos y yo nos lo pasábamos teta con la radio negra más vieja y polvorienta que apareció un día en casa y las cintas vírgenes que le quitábamos a mi padre de su caseta de video (hacía reportajes de bodas, bautizos y comuniones) que rebobinábamos con un bolígrafo.
Grabábamos conversaciones. Villancicos berreados por nosotros. Canciones desde otra radio. Programas de la tele. Hasta llantos. Y cómo nos reíamos escuchando cómo lloraban los otros. Y cómo nos enfadábamos cuando ponían los nuestros... y cómo nos grababan cuando nos enfadábamos y lo ponían para enfadarnos más para seguir grabando y rebobinar y picarnos y volver a grabar.... un puto bucle.

Esas cintas maravillosas se han perdido. Pero hay algo que jamás se puede borrar: la  memoria.
Conversaciones que has escuchado, rebobinado y vuelto a escuchar durante tu infancia unas 37.675 veces seguidas, jamás podrán borrarse de la cabeza:

Habitación de mi hermana nº5 y mía. Estábamos en el salón jugando con el cassette mi hermano nº4 y yo, grabando, ¿cómo no?
Y en la habitación comenzaba una pelea de mi hermana nº5 y mi hermano nº7. Mi madre entra en la habitación, zapatilla boomerang en mano, a lidiar entre los dos a ver quién callaba antes. Mi hermana sale de la habitación y mi madre empieza a gritar a mi hermano nº7.

- QUE ME DEJES.
- DEJA DE MOLESTAR A TU HERMANA.
- NO.
- ¿TÚ QUIERES QUE TE DÉ, NO?
- NO. NO. NO. NA NA NA NA NA. ¿A que no me das? Jajajaja. ¿A que noooo me...? AAAAAH.

- ¡¡¡¡TOMA!!!! - mi hermano nº4: Dani.

- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA - Dani y yo.

No habíamos acabado de grabar nuestras risas y ya estábamos rebobinando la cinta para escuchar una y otra vez:

- ¿A que no me...? AAAAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ...no me...? AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ... AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

- ... AAAAAAH
- ¡¡¡TOMA!!!
- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Y jajajajajaja. Y jajajajajaja. Y así hasta el día siguiente. Meses y años después cuando encontramos la cinta por última vez.


Y en la misma cinta por la parte trasera también tengo otra conversación guardada.
Situación: Mi hermano Dani y yo con la radio, cómo no, en el patio. Dani soltaba comentarios y yo, como una retrasada que era, sólo me reía. Mi abuelo tomando el sol y mi hermano nº2 jugando a Star Wars consigo mismo, también.

- Mira al Helios, jugando con él mismo.
- Jajajajaja.
- Mira al abuelo, tomando el sol.
- Jajajajaja.

De repente sale mi madre de casa. Y mi abuelo se apuntó al juego soltando:

- Mira, allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

Y de nuevo, no habíamos terminado de grabar y ya estábamos rebobinando y dándole al play hasta horas y días después con la frasecita:

- Mira, allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

- ...allí viene tu madre con la... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

- ... con la... con la escoba.
- No, ¡¡con la barrigaJAJAJAJAJAJA!!
- JAJAJAJAJAJA

 Y se lo poníamos a mi madre y se desorinaba. Y a mi abuelo, que le hacía gracia escucharse y decía qué éramos muy malos con nuestra madre, pero también se reía.

Mi madre siempre ha tenido mucho sentido del humor, menos mal. Ha tenido muchos problemas con la obesidad y la diabetes sumado a los problemas de tiroides y no salía de casa excepto cuando era necesario. Estaba y está muy acomplejada. No se cuidaba nada, ¿para qué? -según ella- (y ahora tampoco mucho, pero al menos va a la peluquería, se tiñe las canas, se pone algún vaquero, camisa...). Aunque tuvo su etapa de depresión rara (años después descubrí por qué...) y apenas sonreía, si nos metíamos con ella, a no ser que fuera despectivo, se reía y nos seguía el rollo.

A veces echo de menos a mis hermanos. Jolín.

A lo que quiero llegar es: ¿En algún momento de vuestra infancia también se ha visto marcada por un radio-cassette?

.

martes, 27 de noviembre de 2012

Mi primer diciembre sin dinero

No, no será mi primer diciembre sin dinero. Antes de trabajar estaba acostumbrada a no tener nada en metálico excepto lo que nos daba mi abuelo o el cambio del pan (que se iba en chucherías).

Pero sí llevo 8 años trabajando.
Llevo 8 años teniendo unas navidades colmadas de salidas por ahí, compras, algún regalo, viajes y derroches por doquier. Daba igual porque ahí estaba una paga extra: mitad para ahorrar, mitad para dejármela en gilichorradas junto con el sueldo.
Y si me la gastaba toda no pasaba nada porque entre lo ahorrado y la paga extra de verano tendría para más viajes, emergencias y para el seguro el coche.

Y eso que también pagaba un alquiler. Pero pagaba la mitad. La casa iba con gas butano y era baratísimo subsistir. No me dejaba tanto en combustible (Mallorca y sus cortas distancias). Me dejaba como mucho 20€/semana en comida y no cocinaba. No tuve que comprar todos los muebles de mi habitación. No tenía gustos en el vestir y llevaba ropa de hacía años. Y un largo etcétera. Que no es que en Palma todo fuera más barato. Simplemente es que yo me he vuelto más exquisita. Más derrochadora. Más de tapichuelas. Más de restaurantes caros. Más de zapatos, de chaquetas, de vestiditos y pantalones... Más de todo.

Pero de repente me veo con un alquiler+facturas de medio sueldo. Lo ahorrado se ha ido la mitad en viajes este año (Praga, Barcelona, Mallorca, Dublín, playa, montaña), arreglar el coche, mobiliario de una habitación y menaje, vajilla, cubertería y batidoras,etc... de una cocina (parece moco de pavo pero sumado se hace caro de cojones) y que si regalitos y más vicios.

Vamos, que he de asumir que mi vida de derrochadora ha pasado a otra vida.
Y me cuesta mucho ver algo que me encante y no comprarlo.
Me cuesta mucho saber que hay cosas que puedo regalar y no puedo. Esta Navidad no.
Se me hace raro no tener dinero para gastar.

Es como si al irse la paga extra de Navidad, enero no existiera.
No sé si tendrá que ver con que el 12  21de diciembre es el Fin del Mundo, pero sí que el 1 de enero es el mío. Es mi fin del Mundo.

Este año ya he hecho los regalos que tenía que hacer. Ahora sólo queda esperar a ver qué pasará con el poco dinero que me queda y si podré pagar el seguro del coche el año que viene y por Thor! que no se estropee el coche que no sé si es más caro el transporte público.

Todo esto es porque hoy he cobrado. He guardado el 5% para ahorrarlo (una nimiedad, por si acaso), el 40% para el piso y las facturas, el 15% para pagar el gimnasio -low cost- 3 meses (me apunto el 1 dic.) y el resto para pasar la Nochevieja en Mallorca con la familia y amigos.

Y lo del gimnasio es una inversión. No sólo pon mi salud. Pero me he dado cuenta que de lunes a jueves no hago vida social. Llego a casa a las 19h y me quedo en el sofá viendo la tele comiendo dulce o salado, luego ceno y, hasta que me entra sueño, soy un parásito social. Y los días que no voy a casa, voy al centro comercial y voy de tiendas y en el Alcampo me encanta comprar cualquier cosa.
Durante 3 meses esos 4 días saldré del curro directa al gym hasta la noche. Y los viernes por la mañana igual. Ahorraré en agua y sobretodo en electricidad, cocinaré sólo los fines de semana (cuando hacía deporte llegaba tan cansada que cenaba una ensalada o un bol de leche con cereales y a dormir, me daba pereza poner cosas al fuego) y perderé kilos. Todo ventajas.

Espero que con lo que ahorre me dé para el seguro del coche en unos meses. Son 3 meses. Si funciona continuaré hasta que me dé para un viaje xD.

Esto de llegar justa a fin de mes es una mierda.

.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Tengo que cambiar de móvil

Soy de esas personas fans de los Nokia antiguos. Esos que jamás se bloqueaban. Mi mejor móvil Nokia moderno era un N95. Durante 6 años fue mi agenda, mi despertador, mi cámara fotográfica, mi único método para comunicarne (no tenía casa, ni internet, ni internet móvil) ni nada de eso moderno. Sólo una tarifa muy económica con llamadas y mensajes. Y jamás de los jamases se me bloqueó, se reinició solo, ni me jodió en el momento más oportuno.... no como mi maldito HTC ayer...

Se me reinicia cada día entre 5 y 87 veces.
Ayer no se me reinició en ningún momento.... excepto en el único momento que lo necesité realmente.

Estaba en Atocha, saliendo tranquilamente del cercanías para esperar a Karate que saliera del curro e ir a cenar (es su cumpleaños).

Maldita mi manía de llegar mucho antes a los sitios.

Si no hubiera llegado veinte minutos antes no me habría quedado sin un duro para comer el resto del mes. Así. De un plumazo.

Y si no fuera una empática de mierda tampoco.

De repente vi un chico, joven, de no más de 24 años, temblando y suplicando que alguien le pagara un billete.
Llamó a la policía porque el cajero le había tragado la tarjeta y no podía pagar el billete de vuelta a Barcelona.
Nadie le hacía caso.
Se acercó a mí y empezó a decirme que me daba su iPhone, su chaqueta y todo lo que le pidiera si le pagaba el billete de 34€ a Barcelona en bus que no tenía un duro y estaba sin tarjeta (tenía que irse a Méndez Álvaro y tampoco podía coger el cercanías).
No dejaba de temblar y empezó a llorar.

No. No. Lágrimas no.

¡¡¡LÁGRIMAS NO!!!


- No tengo nada, lo siento. Es que sólo llevo tarjeta.

- Por favor, te doy todo. Toma. Mi iPhone. Lo que quieras. Vale 400€ no me importa. Tengo que ir a Barcelona o voy a perder mi trabajo. Soy trabajador social. Me llamo Jose María "Tal Tal". Mi madre "Tal". Estudié en "Tal". Te lo ingreso en cuanto llegue. Lo que sea. Te invito a mi casa cuando quieras. Tienes un amigo en Barcelona. Necesito ir a Barcelona. Noooo, no puedo perder mi trabajo.... Mi iPhone, toma, mi chaqueta... toma lo que quieras pero por favor necesito volver y el bus sale en 25 minutos.

- .... .........

- Por favor voy a perder mi trabajo (no deja de temblar y llorar. Es bastante pijín, sólo su chaqueta debe valer más que todo lo que llevo puesto, por no hablar de su iPhone).

- Vale, mira, pero es que no tengo nada. Tendría que ir al cajero.

- Dios, gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Te daré lo que quieras. Te invito cuando quieras. Gracias. Gracias. Gracias. ¡¡Chicos!! (unos que se disculpaban que no podían ayudarle) ¡¡Que me vuelvo a casa. Que me ayudaaaaaan!!

Llegamos al cajero, mientras me seguía prometiendo cosas que no necesitaba. Yo sólo quería su número de teléfono para ponerme en contacto con él.

- Te espero aquí, no quiero que pienses nada raro (a 20 metros del cajero).

Me alejo un poco y le veo moverse de un lado a otro, inquieto. Miraba a todo el mundo que pasaba con una cara de cordero degollado y aguantándose el llanto. Con una impaciencia que parecía en cualquier momento le daba un ataque al corazón.

Sé que en mi cuenta bancaria sólo tengo 13€. Cogí 40€ de los ahorros - supuestamente intocables - antes de salir de casa para comer durante todo el mes.

Di media vuelta y volví hacia el inquieto Jose María, que todo nervioso me mira ojiplático en plan: "el cajero está allí, ALLÍIIIII"

- Oye, realmente sí llevaba dinero en la cartera. Como podrás entender no le iba a dar a un desconocido 40€ a la primera.

Así que le puse en la mano 40€ y finalmente explotó en llanto y me abrazó super fuerte gritándome "Gracias, Gracias".

- Dame tu teléfono.

- Sí, sí. Si no lo cojo yo, lo cogerá mi madre, pero no te preocupes. Dame tu número de cuenta en seguida. Te lo ingreso en cuanto pueda. Es el 6*********.

Bien, me despido de él y se va corriendo a pillar el cercanías.

Tengo su número. Voy a darle al botón "llamar" y...

PANTALLAZO EN NEGRO.

PANTALLAZO EN NEGRO.

PANTALLAZO EN NEGRO.

DE PUTA MADRE.

Se reinicia del todo y veo que no ha conseguido llamar. Así que no tengo su teléfono guardado.
Busco en seguida en facebook y hay como 12.000. Nombre demasiado común. Y por foto no me suena ninguno. Unos de Murcia, Madrid, norte de España y hasta en Bélgica.
Yo tengo un puto mote en facebook, y la mayoría de mis amigos también. Entiendo perfectamente que pueda tener un mote pero no me lo ha dicho.

Entonces...

Doy por perdidos los 40€ de mis ahorros. No tengo dinero en el banco. Ni para pagar la factura del teléfono.

Y empiezo a pensar en lo que queda de mes.

Y que ese chico tenía más dinero que Karate y yo juntos, sólo por las prendas que llevaba. Sólo porque le falló la tarjeta.

Y empiezo a agobiarme. Menos mal que venía él a buscarme porque no tenía dinero ni para volver a casa y habría tenido que mendigar como el chaval. ¿Alguien me ayudaría con 60 céntimos? No lo creía. La única gilipollas capaz de dar sus únicos 40€ para terminar el mes con comida en la nevera a un desconocido soy yo.

Así que me entró la llorera a mí.

Y menos mal hice la compra de comida el otro día, y tengo carne y pasta para una semana al menos. Y arroz. Hasta queso. Pero no puedo salir a tomar nada. Y menos mal llené el depósito el lunes y tengo transporte hasta final de mes.


Y la cena que esperaba fuese super divertida con Karate por su cumpleaños, fue una cena de mierda, llorando y pensando que soy una puta gilipollas.



Fin.


PD: Si lo sé cojo su iPhone. Quizás ahora tendría un móvil que no se reinicia en el momento más oportuno.

.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Y te das cuenta que pensar tanto no sirve de nada.

La semana pasada fue mi semana feliz. Vino mi hermana de Mallorca e hicimos excursiones, dormía siestas, cocinaba postres, buscaba recetas...

Hasta el fin de semana.

No sé por qué me dió un bajón de empezar a pensar en todo lo que tenía en mi vida:
- Grupos de amigos.
- Ningún  familiar a menos de un avión o barco+transporte terrestre de larga distancia.
- Un piso en condición de alquiler compartido que me lleva loca las cuentas bancarias.
- No ahorro absolutamente nada.
- Karate y su peculiar manera de demostrar sus cosas.
- Luchar contra mi falta de sueño entre semana.
- Luchar contra esa pereza.
- Tengo 3 puzzles por hacer.
- Quiero apuntarme al gimnasio.
- Quiero aprender a hacer tartas.
- Tengo que quitarme 3 kilos en diciembre.
- Tengo que hacer cookies y croquetas.
- Tengo que comer menos dulce.
- Tengo que limpiar el horno y la nevera.

Y un sinfín de pensamientos que me obligaron a estar medio domingo de mal humor. Gracias a mi amiga que me sacó por el rastro de Madrid un par de horas y compré un vestido de punto (10€) saciando mis compras del mes en mí misma (este mes ha sido el del gasto en gasolina e ingredientes para cocinar), pude pasar un domingo un poco menos drástico.
Pero desde las 6h a.m. un domingo, tu último día libre antes de un lunes de 11h laborales, pues jode demasiado.

Así que me comí la cabeza sobremanera. Me dieron ganas de mandarlo todo a la mierda. Estuve borde conmigo misma, incluso a la hora de comer me negué a comer porque era una estúpida que no lo merecía y sólo pude darle un bocado a los espaghettis que hice.

Luego puse la tele  y esperé la visita de Karate, cuya relación también me planteé si realmente valía la pena obligar a alguien a joder su vida por estar conmigo. O si teníamos que perder el tiempo ahora pudiendo rehacer nuestras vidas antes de que vaya a más, si ya sé que va a terminar mal, como todas mis relaciones.


Y así desde la hora de comer hasta ya entrada la tarde estuve con el ceño fruncido, pensando que yo no servía más que para engordar y ver la tele. Y entonces tocaron a la puerta.
Nada más verle pasar al salón mi ceño se desfrunció y sólo me importaba qué mierda película ver un domingo por la tarde, si era mejor ver una serie, comer patatillas y chocolate y estar toda la tarde en plan: qué frío hace no te alejes que el sofá es muy grande. Y preguntándole cosas de su vida. No pensar más que en conocer a la persona con la que estás compartiendo tu tiempo e intentar comprender por qué alguien así prefiere "perder" su tiempo contigo a estar visitando a sus abuelos. O si realmente valgo la pena porque... ¿alguien piensa valgo la pena? Qué ciegas son algunas personas. Y como realmente me siento super sola, me apetecía estar con más gente.


En serio, ¿por qué las mujeres pensamos tanto?

Cuando era hombre no le daba tantas vueltas a las cosas y sólo pensaba en meterme cosas -a poder ser de carne- por la vagina.

.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Nutella... el amor de mi vida

Adoro la Nutella.
Tenía un bote desde hace unas semanas que hice crêpes, y tuve la mala suerte que se me quemó el chocolate y me daba pereza untar las tostadas con nutella con grumos, decidí buscar recetas para convertirla en postre.

Busqué recetas y hoy he decidido que era un buen momento para darle uso a esa receta super fácil de Tarta de Nutella sin gluten.

[Tarta de Nutella sin gluten]

Pero mientras removía los huevos e insertaba la Nutella (previamente habiendo quitado los grumos donde se  había quemado en el microondas hace un par de semanas), iba pensando en lo triste que sería encender el horno por 4 huevos y nutella. Y como ya tenía la harina y la levadura fuera (luego os explico por qué), pues allá que he empezado a meterlo a cucharadas en la mezcla...



- 250gr de Nutella
- 4 huevos
- 4 cucharadas soperas colmadas de harina de repostería
- Medio sobre de Levadura Royal.

Tras calentar la Nutella en una taza grande en el microondas (de 40 en 40 segundos y dándole vueltas cada vez, 2-3 veces), y batir los huevos, lo he mezclado en un bol. Cuando ha estado bien mezclado le he metido la harina y la levadura hasta que ha quedado una masa cremosa.
Luego verter la masa en el recipiente para horno y lo he puesto a 180º, 25 minutos.

Y ha quedado una mezcla especie entre bizcocho y coulant de Nutella. SUPER JUGOSO.

Así que le he llamado: El Coulant Gigante del Amor.


Mejor comerlo de una sentada recién hecho, con invitados y tal, porque acaba bajando por el ceentro.

.... Pues realmente hoy iba a hacer un brazo de gitano de chocolate y fresa, por eso tenía todos los ingredientes fuera, pero la nata no se ha montado bien (y eso que ayer compré una batidora de varillas -20€- y no me he cansado el brazo), pero he debido echar demasiado pronto la mezcla que he hecho de fresa con las hojas de gelatina y el azúcar, no debía estar fría del todo o algo, y no se ha terminado de montar para el relleno. Ha quedado una especie de batido de fresa (se nota que la nata está a medio montar) y he optado por hacer un acompañamiento de chocolate (y he visto el bote de Nutella) para el "batido" de nata y fresa.

Y ha salido un buen postre de toda esta desgracia. Me he quitado el mono de las fresas y el chocolate.


PD: qué caras están las fresas fuera de temporada... he perdido la oportunidad de hacer el brazo de gitano, creo que no lo intentaré de nuevo hasta que vuelva a ser temporada.

.

martes, 13 de noviembre de 2012

La visita del mes

No, no os voy a hablar de mi regla.
Aunque estoy en esos momentos de necesidad de chocolate a todas horas. Puta pérdida de sangre. Me deja sin energías y con ansiedad de comer a todas horas comida insalubre.

Este fin de semana he tenido visita: ha venido mi hermana mayor de Mallorca a verme.

Antes de todo decir que me dolia la teta izquierda, porque el jueves me hicieron la punción esa. Me salió un pequeño moratón (y eso que me puse hielo las 5 horas que me dijeron) y me dolió toda la tarde del jueves y casi todo el viernes. Me dijo que me tomara una pastilla si dolía pero opté por sufrir. Si puedo evitar drogarme, mejor.
Estoy muy tranquila porque tras cada pinchazo decía que sólo sacaba grasa.

Y volvemos a mi hermana...
Nada más recogerla del aeropuerto el viernes (festivo en Madrid), nos fuimos al centro a desayunar, en el Vips de Gran Vía. Luego dimos una vuelta larguísima por el centro hasta llegar a casa a comer, que había dejado del día anterior hechas unas lentejas.

Después acabamos en el centro comercial comprando para hacer postres.

Al volver a casa nos encerramos en la cocina y, mientras cotorreábamos dándonos novedades sobre lo que acaecía en nuestras vidas, íbamos dándole forma a un simple bizcocho y a una caja de medio litro de nata para montar hasta convertirlo en un brazo de gitano, tras minutos interminables de batir la nata a mano y por turnos hasta que quedase montada para poder rellenar el bizcocho:

 Sí, quedó enorme. Tan largo como la nevera y ancho como 1/3 de ella. Aunque la presentación no quedó igual que en el modelo que seguí. Pero juro que lo intenté, ¿eh?


Delicioso. Todos los ingredientes se pueden encontrar en el Alcampo, inclusive el estabilizante de nata. Y en vez de utilizar cáscara de limón, utilicé una ampolla de aroma de limón, que mezclamos mientras montábamos la nata. 100% EFECTIVO y sin grumos, para el que no tenga thermomix, como yo. Que no tengo ni batidora de varillas eléctrica... hasta que cobre, ¡¡mwahahaha!!

Tras 4 horas cocinando postre, patatas gratinadas al horno y una coca de trampó (que me enseñó a hacer la masa), cenamos y nos fuimos "pronto" a dormir, que había que madrugar para ir al día siguiente a...

TOLEDO.



Allá que fuimos a las 11 de la mañana con una amiga, que quería comprar una espada.

Doscientos kilómetros caminados después, dando vueltas y vueltas sin encontrar lo que queríamos y desviándonos del camino, cada vez, justo cuando íbamos a llegar al punto donde queríamos llegar, y tras unas ochocientas fotos, ya de noche, nos metimos en el coche y conduje de camino a Madrid.
No teníamos hambre. Sólo ganas de llegar a casa y dormir. Pero había quedado con Karate, así que acabamos en su barrio cenando y tomando algo.
Hasta no muy tarde porque teníamos que madrugar el domingo también porque nos esperaba un día muy largo en...

EL ESCORIAL, VALLE DE LOS CAÍDOS, RASCAFRÍA Y EL RETIRO.

Sí. Mi hermana, Karate y yo. Fuimos al Escorial a desayunar. Llegamos sobre las 9h y ese chocolate ardiendo era tan necesario para nosotros como el respirar. Qué viento helado. Qué puto frío de los cojones.
Luego de morirnos un poco por problemas en el riego sanguíneo por el Escorial acabamos en el Valle de los Caídos donde nos cobraron 5€/u para no ver nada, porque coincidía con la misa de los domingos y no nos dejaron pasar a la zona más bonita de la basílica. Y como no somos masocas, no queríamos esperar 1h y cuarto a que terminara en la puta calle con esa puta rasca en la puta montaña, nos fuimos un poco más alto, donde estaban todas las nubes: al Puerto de Navacerrada. Y como era poca nieve y poca niebla la que había, subimos algo más hasta llegar a Rascafría, donde caminamos un poco más tirándonos bolas de nieve, corriendo, haciendo en gilipollas y gritando como niños pequeños... descansando después con un caldo super caliente, una cazuela de chorizos fritos y un pincho de tortilla.


Como el frío era poderoso, las nubes demasiado grises y la carretera muy húmeda, decidimos poner rumbo al centro hasta que llegase la hora de dejar a mi hermana en el aeropuerto.
Acabamos en el Parque del Retiro. De las cosas que le faltaron por ver del centro que no la llevé el viernes.
Vimos la super exposición que tienen ahora de... MIERDA, en el Palacio de Cristal.

 ¿Spiderman ha pasado por aquí?

En serio...

¿ARTE?

Tenían una cuerda de este tipo atada por las columnas del palacio, con un cartel de "NO TOCAR" porque, joder, ¿y si una de esas cuerdas acaba más abajo de donde el artista dijo que debía ir?

Pero lo mejor era un felpudo de tierra y hierba seca que había tirado en el suelo en medio de la nada. La gente le hacía fotos y la segurata no dejaba de decir: "no toquéis, es la obra del autor. No toquéis, es arte. No toquéis por favor. Podéis hacerle fotos pero no toquéis".

....


No, ahora en serio... no que la segurata se tomara super en serio su trabajo de decir a la gente que no tocara ni se limpiara los piés en ese puto felpudo de tierra y hierba seca.

Sinó que la gente... LE HACÍA FOTOS.

Teníamos un puto campo de árboles detrás nuestra, en medio del centro de Madrid, con unos árboles preciosos con los colores del otoño. La hierba húmeda por este clima travieso y frío. Ardillas correteando de árbol en árbol buscando un humano que les diera frutos secos.
Y van a hacerle fotos a un maldito felpudo de hierba seca que daban ganas de prenderle fuego con el frío que hacía.

Al salir, y justo donde ponía el cartel de "no tocar", un niño corría feliz jugando con la cuerda sin soltarla, de lado a lado.
Qué falta de respeto.
Por suerte nadie notó la diferencia.


Pero ya sabía que en el Palacio sólo ponían mierda "moderna". La única exposición que he llegado a ver era una del PLÁSTICO.
Se componía de un montón de sillas de plástico colgadas de cuerdas desde las columnas en forma de mierda colgante.

Arte. Y nosotros gilipollas.


Y bueno, luego dejamos a mi hermana en el aeropuerto y Karate y yo acabamos con unos amigos jugando a los bolos hasta tarde, con todo el cansancio, cenando super tarde y me tocó cagar por la madrugada, obligándome a dormir muy poco y pagarlo en el trabajo.

Ayer lunes dormí toda la tarde desde que llegué del curro y empalmé con la mañana de hoy. Estaba muerta y el dolor de cabeza no ayudaba (ni ayuda, me sigue doliendo).
Y hoy ya es otro día... ha empezado fatal. Encima me han dado por culo (literalmente) en la revisión de la operación. Estoy perfectamente ya.
Y esta tarde me apuntaré al gimnasio. Hay una serie de gimnasios Low Cost por 20€ por Madrid. Son como el Ryanair de los gimnasios. Tienen de todo, clases, máquinas, monitores, etc... pero pagas por ducharte, por taquilla, por todo (creo que respirar viene incluido en el precio, lo voy a preguntar)...dicen que se paga por todo pero en la web dicen que viene incluido. Esta tarde lo comprobaré.

Saludos y hasta la próxima. Me pasaré por vuestros blogs estos días.

.