Seguidores de mis paranoias...

lunes, 28 de febrero de 2011

Las cosillas de Misaoshi - I

Sí, efectivamente, hablo de: MANUALIDADES.


Hoy he comprado la figura que tan enamorada estoy y no puedo deciros nada por si el cotilla de Sergio mi pequeño Ponyboy se pasa, pero no temáis, cuando termine de pintarla ALGÚN DÍA pondré fotos.

También he comprado cera y resina para rellenar las figuras que he hecho esta mañana repujando estaño:




También he comprado una olla en la primera tienda de chinos que he visto en el centro, por suerte, camino de Atocha, he encontrado lo que buscaba por 3,5€. Hay que decir que necesitaba una olla roñosa para fundir la cera y la resina mezcladas porque la sobrante quedará en la olla para la eternidad (no utilizar una olla cara), hasta que se gaste y tenga que comprar otros botes para que continúe llena:



Una vez fundida la cera, se vierte poco a poco sobre las figuras, puestas boca abajo, para rellenar el repujado. Es importante esto puesto si se pega sobre una caja o en una botella (como es mi intención con estas figuras) y no está relleno, lo más probable es que a los dos días de cogerlo o apoyar algo encima, el relieve se va a ir a la mierda:



Mi gran error ha sido que el estaño no estaba plano del todo y la cera se me ha salido por los bordes y se ha corrido hasta abajo, es decir, he llenado de cera y me he dado cuenta cuando ya estaba pegada, la cara principal. Por suerte ha sido del dibujo de la mariposa (que está como partido en 3 partes), y me he desprendido de, por suerte, la menos importante (el tallo y unos capullos xD). Me ha dado penica pero me gusta más así y todo:


Y bueno, pondría fotos del cerdo que le regalé a H@n pero no hice xDDD, le regalé una cajita mientras probaba si podía hacer dibujos sin fastidiarla y bueno, comparado con las figuras que he hecho hoy no es nada, pero ya le haré otro cuando tenga más experiencia :D

Por cierto, me encanta lo de hoy porque ha sido la primera vez que hago algo en estaño y no he traspasado la lámina con los buriles como las anteriores veces. Lástima lo de la cera, pero para la próxima vez ya lo tendré en cuenta y pondré algo para que no caiga abajo si no está recto.

Saludos y... mañana aprenderé a pintar figuritas. Ya tengo una figurita de los chinos (2,5€) de 3 angelitos para estropearla y practicar para pintar la figura de marmolina que he comprado hoy.



PARA EL QUE QUIERA EMPEZAR O ESTÉ INTERESADO 
(lo que me ha costado a mí)

Precios para repujar estaño:

1 metro de estaño: 15,85€ (en Madrid la tienda a la que voy, en Ponferrada 20,5€)
Buriles y difuminos de varios tamaños (x7): 8,7€ (en Madrid)
Resina y cera: 2,5€
Olla cutre de los chinos para calentar la cera y resina: 3,5€ (cuchillo y cuchara también de los chinos)
Luego cada cual se gasta más o menos dinero en lo que utilice para adornar (botellas, bahúles, libros...).


Precios pinturas y figuras:

Caja de 12 colores de pinturas acrílicas: 9€ (en Ponferrada)
Pinceles de varios tamaños (x7): 7€ (3 buenos en la tienda de manualidades y 4 para pasarlos en seco -malos- en los chinos).

Las figuras de escayola y marmolina pueden variar de precios. La que he comprado para pintar de marmolina mide 2 palmos de mi mano y me ha costado 17,7€. Pero hay hadas y cosas super chulas entre 8 y 15€. Yo es que me enamoré de esa pedazo figura para mi binomio, era de las caras, y aparte la marmolina es muy buen material.

.

viernes, 25 de febrero de 2011

Sobre la entrada anterior

Gracias por vuestra opinión. Sólo estaba molesta por el recibimiento. La entrada se borró como tenía previsto, antes de media tarde.

Contestando a los comentarios: no siempre se tiene lo que uno quiere y hay que apechugar. Por suerte en nuestro caso nunca ha habido problemas para comunicar los malestares y al final se acaba como tiene que acabar: follando. A eso venía la entrada, más que nada.

Y a mí los malestares se me pasan entre diez minutos y una hora. Ha de ser muy grave para que malpiense y me tire más tiempo molesta.

Y no, no tengo por qué pensarme nada sobre la relación (lo digo por un comentario) porque nunca he hablado de problemas serios ^_^. Son pequeñas riñas que me desahogo aquí, ocurren una vez cada mil y la mayoría de las veces son porque casi nunca suceden las cosas como a mí me gustaría ("mujeres", dirán algunos, pero la mayoría de las veces es por vuestro poco tacto). Pero son diez minutos sola y con un ordenador cerca, y me desahogo más por la soledad del momento, que por la necesidad que lo sepáis. Por eso esa entrada estaba destinada a borrarse.

El que conozca una pareja que jamás haya discutido o tenido opiniones distintas sobre las cosas: que tire la primera piedra (y no hablo de discusiones de replantearse una relación, sinó de discusiones por pequeñas cosas que se solucionan en un plis). Si todas las relaciones hay que replantearlas por un desacuerdo en opiniones: no existiría lo de "pareja estable" ni el "matrimonio".

Saludos y gracias ^^

.

jueves, 24 de febrero de 2011

Tarde de chicas y antojo de manualidades

¿Qué me pasa? ¿Me estoy haciendo mayor?


Hoy he salido "un poco" antes de trabajar. He salido a comer con dos de las chicas de secretaría a un Kebab por Moncloa y... hemos terminado dando vueltas por el centro de Madrid, comiendo chucherías, meando en el Corte Inglés, riéndonos y criticando muchas cosas, etc. Pero no por tiendas de ropa, perfumes y cosmética... sinó por tiendas de manualidades.

Ellas buscaban material para hacer unas manualidades nuevas de un blog que se han inscrito y hacen cosas en grupo. Hablaban tan ricamente y mostraban tanto interés que me han contagiado tanto el tema que ya estaba pensando de qué color compraría la tela y qué imagen utilizaría para hacer mi cajita cubierta de tela rellena con un dibujo super chuli que yo eligiera... ¿sería Luffy? ¿Chopper?...

Primero hemos ido a una tienda de manualidades para que compraran porespán, cola y un par de cosas más y he visto las herramientas necesarias para repujar estaño. He acabado comprándolas junto con un metro de estaño y todo me ha costado 24,5€ (baratísimo, y más pensando que yo cogía sabiendo que acababa de cobrar y me daba igual pagar 100€, y se me han salido los ojos al ver que era 3 veces más barato de lo que pensaba).

Luego hemos ido a una papelería y una tienda de telas, donde cada una ha comprado lo que necesitaba (yo de ahí nada, estaba muy ocupada y cansada cargando mis no sé cuantos kilos de estaño, que pesaba una burrada el puto metro de plomo enrollado). Lo llevaba como un soldado llevaría un fusil sobre el hombro, y hacía el cambio de hombro (¡AR!) y nos reíamos con nuestras gilipolleces.

No hemos parado de reir y hablar, recomendar y criticar, durante toda la tarde.

Para finalizar me querían llevar a un sitio llamado "El Gato Negro". Me he emocionado un montón y les he dicho que sí, que me apetecían unos chupitos de gominolas. Pero no. El Gato Negro en Madrid es una tienda de hilos, telas y lanas xD. Una ha comprado el material necesario para hacer una alfombra y me ha entrado de repente un antojo de hacer una alfombra... ¡¡¡es diez veces más fácil que hacer punto de cruz!! Además la herramienta para anudar la lana lo hacía todo. Yo sólo tenía que cortarla por donde dijera la tabla y colocar cada lana de color en los agujeros corresponidentes.

Así que el lunes haré dos cosas:

Por la mañana: el modelo para hacer la alfombra, es decir: la cuadrícula. Seleccionar los colores y calcular cuánta lana necesitaré.

Por la tarde: ir a la tienda donde compré el estaño y comprar pinturas y una figura de la que me he enamorado hecha en escayola o algo parecido. No diré lo que es porque es una sorpresa para Sergio y él de vez en cuando pasa por aquí. Sabe que quiero comprarle algo y pintarlo, pero no diré el qué hasta que no se lo regale y haga una foto :D

Y bueno, me lo he pasado de putísima madre y espero que lo que han dicho de hacer una tarde de chicas al menos una vez al mes sea verdad, porque llevo con la sonrisa pintada en la cara desde que salimos del trabajo hasta despedirnos en la parada de Ópera.

Y ahora voy a hacer la maleta que tengo ganas de llegar a Ponferrada, ver a Sergio a la hora de comer y, cuando se vaya a trabajar, hablar con su madre y pedirle que me enseñe trucos para pintar figuras ^^ (ella sabe de todas estas cosas).

Quizás me aventure y me dé hasta por la restauración de muebles. Todo esto es una pasada y quizás os parezca aburrido (a mí me lo parecía hace un par de años), pero cuanto más lo veo y pienso lo que molaría hacer tal o cual cosa, más ansío hacer más y más y más manualidades. ¡Son un vicio!


PD: calculo que en total, entre figuras, telas, herramientas necesarias y pinturas, gastaré más de 200€ pero... para algo ahorro, ¿no? Además, una vez se tenga el material, se haga y se aprenda, todo irá rodado.

.

Nunca entenderé a esas personas....


... que dicen que no quieren tener hijos.

Puedo entender que lo digan hasta los 30, en la flor de la vida, esa veintena llena de viajes, estudios, salidas nocturnas, noviazgos y distintas experiencias hasta llegar a la edad madura (que cada vez es más tarde). Hasta los 40 años incluso. Pero no más. No. No puedo comprenderlas.

Tengo varios casos que comparar, y así entenderéis por qué ansío tanto la idea de ser madre. De crear mi propia familia. De vivir rodeada de gente con la que me he juntado y que existen gracias a mí y a otra persona con las mismas ganas de tener descendencia que yo.

Veo a un señor que era cercano, ya mayor, a punto de jubilarse, sin mujer, sin hijos, con un hermano que está demasiado ocupado con la familia como para pasar los últimos años de su vida y experiencias juntos. Que disfrutó su juventud hasta los 55 años (siempre joven, decía) y ... que a los 55 años, cuando vio que ya había disfrutado mucho y le quedaba poco para jubilarse, se veía solo. Pasaba tooooodo el día entre el trabajo y casa. Sus amigos, todos con hijos y/o casados, con vidas entre casa de éste y aquél. Nuevos nietos, etc... y él me dijo un día al cruzarnos que no se arrepentía de nada de lo que había hecho pero, PERO (siempre hay un maldito pero), que en ese momento hubiera deseado ser menos egoista y no haber dejado a su novia con la que iba a casarse porque no quería tener hijos. Y tras 30 años solo, se dio cuenta que no tenía a nadie a quien dejar su casa, el coche, con quien viajar (que no fuesen cosas del trabajo), con quien ir al cine una tarde de domingo porque todos estaban ocupados con sus familias... se aburría de estar solo. Viajar solo no le gustaba porque tenía que pagar más por una habitación. Ir a tomar una cerveza al bar solo le hacía sentir extraño y ver la tele solo era monótono y comentaba los programas en voz alta sin nadie que le diera su opinión. Incluso echaba de menos el discutir con alguien.


Luego veo a mi abuelo (ya falleció) y a la abuela de Sergio. Mi abuelo vivió con nosotros hasta el final. Tuvo muchos hijos y más nietos todavía. Nunca estuvo solo. Jamás se sintió solo. Lo pasó mal para criarlos pero en el futuro se vio recompensado.
La abuela de Sergio no sabía ni leer, ni escribir, ni nada. De un pueblo alejado de la civilización, por sus hijos se fue con ellos y su marido a la ciudad y empezó a vivir mejor sólo por ellos. La veo ahora, viuda, sola en casa pero... con visitas diarias, una hija por la mañana, otra a primera hora de la tarde y la otra a última hora. Sus nietos. No la dejan sola. Puede valerse por sí misma a sus 79 años y aún así no se sentirá nunca sola, por muy sola que viva, porque tiene un montón de gente con la que estar y pasar el tiempo. Porque si dice: "este domingo no sé qué hacer", siempre tendrá una hija que, aunque ella no le diga nada, la hija la convencerá e irá a buscarla para que el domingo no lo pase sola.

Y yo, de mayor, quiero ser madre. Y yo, anciana, quiero ser abuela. Y yo, no quiero morir sin haber dado algo y sentir que he hecho algo aparte de trabajar, comer, dormir, emborracharme, viajar y pasarlo bien. Quiero sentir qué es realmente una familia. Quiero saber qué es envejecer con una familia, más joven, a mi lado.

Claro que hay familias que tienen eso y no se hablan. O hay hijos que odian a sus padres. O hay ancianos que prefieren estar solos.

Pero... prefiero intentarlo, no rendirme, luchar e intentar encontrar algo que me obligue a querer vivir más, por ellos.
Porque aunque la sociedad te dé facilidades y entretenimiento para poder vivir solo, no es, a mi manera de ver, la forma más bonita de vivir.

Por eso, entiendo que haya jóvenes de 30 años (+ y -) que no quieran ser padres ni quieran saber nada, pero... ¿no han mirado cómo será un futuro solo? Una vejez sin visitas de familiares...

.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Alguien se acuerda ya de mis sueños?

Hacía tieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeempo que no recordaba lo que soñaba... HASTA HOY.

Me he despertado con un mal sabor de boca. Sabor a sangre. Sangre psicológica, claro. Del susto, claro. De despertarme tras mi muerte número 3.480 o así en sueños.

Como siempre que sueño habéis de tener claro, por supuesto, que tiene que ver con viajes, Ponferrada y distancias espaciotemporales imposibles. No me expliquéis por qué, pero creo que de tanto soñarlo me he dado cuenta que: o es la puta rutina semanal o... estoy obsesionada (me decanto por la 2º).

<< Como cada jueves me dirijo a la estación Sur de Autobuses de Méndez Álvaro, Madrid. Ese día había algo raro... y es que en la dársena donde sale el autobús de Ponferrada, estaba todo vacío alrededor. Vamos, que habían dejado un hueco enorme. Al cabo del rato viene un avión que aterriza en seco en la dársena y sale el conductor joven de los domingos, con su traje azul de Alsa y, por un megáfono, nos pide que vayamos subiendo las escaleras y nos irá dando asientos.
Me toca el asiento 58, pero en el momento que meto un pié en el interior del avión, un niño gafotas exactamente igual a ESTE, viene corriendo y me dice que es su asiento y que hay huecos a su lado.

Empezamos a caminar dentro del avión enorme (debía ser un boeing 777-300) y empiezo a fijarme en los asientos...
No eran los asientos normales fijos de los aviones... ERAN UNAS PUTAS SILLAS DE PLÁSTICO, que ponen en las terrazas de los bares. Esas blancas que se les doblan las patas si las mueves muy rápido, de diferentes formas y tamaños, como si no les bastaran y tuvieran que cogerlas de otra marca porque estaban agotadas.


Estaban todas numeradas con números a boli en folios pegados con celo a las sillas y nada ordenadas. Los números estaban como les había salido de la polla, joder.
Luego el 58 coincidía en la cola del avión.

Le dije al niño que, ya que no estaban bien los números, que nos fuéramos para alante. Es entonces cuando me fijo que, donde deberían estar las salidas de emergencia, hay un avión destartalado entre las sillas, con piezas cayéndosele, y le digo al niño que nos sentemos delante del avión hecho pedazos porque cuando nuestro avión despegara, los despojos caerían encima de la gente que estuviera detrás... (aaaay, ilusa mía).

Nos sentamos. No hay cinturones, como habéis podido comprobar. El avión calienta motores y empezamos el despegue.

En el momento que se pone en marcha todas, repito TODAS, vuelvo a repetir TOOOODAAAS las sillas se van para atrás, con nosotros encima, cayendo y dando vueltas hasta el fondo del avión, sobre más gente y más sillas y los despojos de un avión destartalado que había chafado a decenas de personas y estamos todos asfixiándonos, heridos y ahogándonos en nuestra propia sangre. Lo último que escucho es al conductor decir "no había previsto esto" por el micrófono. Y me desperté. >>

Hasta aquí mi sueño de hoy... espero seguir contándoos más... y espero que no tengan nada que ver con viajes o me dará canguelo coger los aviones para Japan.
No quiero imaginar qué ocurriría si subiéramos al avión Emirates Airways que nos llevará a Dubai como primera escala y ver el panorama de las malditas sillitas de plástico. Montaría un escándalo cual película Destino Final...

.

martes, 22 de febrero de 2011

Economía bajando... bajando... bajando...

No os he contado que este fin de semana mi economía se ha visto gravemente afectada por la compra de un nuevo miembro en mi familia de "máquinas que se me antojan nada más verlas y llevo conmigo la tarjeta de los ahorros".

El sábado fue el turno de una cámara digital. Hace tiempo quería comprarme una, pero acabé comprándome un móvil de MIERDA más por la cámara (12,1mpx, un Sony Ericsson Satio) que por sus otras utilidades (como llamar, la batería y si se quedaba colgado cada vez que lo desbloqueabas y tienes que quitarle la batería y encenderlo cada media hora).
Estábamos en el Carrefour porque a Sergio se le había antojado una cámara de video hace tiempo y quería aprovechar que comprando con la tarjeta del Carrefour insertaban para el ticket de descuento el 20% de la compra del producto que se llevara. Si era una cámara de 150€ como la que compró, le ingresaban 30€ o así para una futura compra (qué guay, ya podrá grabar a nuestros futuros retoños >_<).

Y yo pues... no pude resistirme y... la vi. Vi la cámara de fotos que tenía antojada antes de ver la mierda del móvil ese que me engañó por sus píxeles...

Una Nikon Coolpix s3000. Quería la negra, pero sólo les quedaban en los colores rosa y  gris. Y como que el gris es muy soso, y el rosa... no es que lo adore pero ya tengo el eBook también de ese color y no me desagrada.


Pensando que la voy a llevar para salir, de viajes y demás, pagué un seguro de roturas y robo durante un año por 19€ (total, era lo que ingresarían en la tarjeta para una futura compra, así que realmente salió gratis). La cámara costaba 95€, pero con el seguro: 114€ y 25€ para la siguiente compra. En total en la tarjeta, entre las dos cámaras, la gasolina y demás compras acumuladas ya hay más de 70€ para gastar con el ticket ahorro. Está bien...


Y bueno, para desquitaros de esta sosa entrada, os dejaré con un cartel que envié a Cuanto Cabrón y no me han publicado (...) y que ocurrió el jueves.
Resulta que bueno... follar con el pelo suelto es un poco molesto cuando ambos lo llevamos largo y siempre lo hacemos con coleta... bueeeeeno, casi siempre.
Entonces, como me había quedado super chulo esa tarde al lavármelo (lo limpié en el lavabo del trabajo, porque por la mañana no me dio tiempo en la ducha rápida de hacerlo), pues no quería que se quedara la marca de la coleta y bueno...

Después de hacerlo se me ocurrió preguntarle ... y me soltó que sí, bueno... pero luego me confesó que...




AaaaaaaadeU_U


PD:  Realmente nunca le llamo CARIÑO, lo digo por el cartel. Era para dar la sensación de afecto en la pareja :D (no iba a poner Sergio !!!)

.

lunes, 21 de febrero de 2011

Mis adorables vecinos... de autobús

En casi dos años de relación a distancia, he ido 66 veces a Ponferrada. A cinco horas el trayecto suponen 660 horas de autobús (sin contar atascos ni las veces que he ido en tren que son 2 horas más por cada trayecto). Pongamos que he pasado en los últimos dos años 640 horas en autobuses de la compañía Alsa y 40 horas en trenes hoteles Renfe y regionales express en trayectos Madrid-Ponferrada i/v.

Tantas horas dan para muchos vecinos de asiento y ayer me tocó de vecino con lo último que me faltaba por soportar de las cosas que me ponen tensa o repugnan o me joden la existencia.

Antes de todo, os diré que siempre voy en ventanilla, aún sabiendo lo que ello conlleva (el agobio si toca alguien "grande" o agobiante al lado) porque tengo que dejar de leer cada poco tiempo y despejarme, y si me mareo me apoyo en la ventana para coger el fresquito que deja. A veces me he salvado de vomitar gracias a la ventana fresca y las vistas y no arriesgo a ponerme en pasillo a no ser que no haya más remedio. Sí, me mareo en el autobús y la mayoría de las veces que llego a Ponferrada me tomo un ibuprofeno porque del mareo acabo con dolor de cabeza. Y viceversa con la vuelta a Madrid.

Os voy a hacer un breve resumen de los peores casos, algunos ya relatados anteriormente, que me he encontrado en el autobús camino de Ponferrada (o volviendo) y de los mejores... empezaré con los mejores que han sido menos (quizás, si preguntara a mi vecino más amenudo, tendría más historias que contar, pero prefiero leer, sinceramente):


LOS MEJORES:

- La bella muchacha con la que hablé durante todo el trayecto e incluso me dió medio bocadillo.
- Un chico con el que hablamos de libros y me recomendó unos cuantos (... pero no me gustaron, de todas formas el chico era majo y me entretuvo)
- Una señora que me habló de todos los viajes que había hecho alrededor del Mundo. Me alegró el trayecto con anécdotas y la triste historia de su marido y su reciente viudedad y que seguía viajando con su hermana recordando al hombre de su vida.
- Una compañera de trabajo que subió en Astorga y de vez en cuando nos contábamos alguna cosilla, aunque estaba más atenta en el libro. Pero ahora cada vez que la veo por el edificio nos saludamos e intercambiamos alguna frase. Por lo que conllevó ese viaje digamos que lo pongo en "los mejores".

LOS PEORES (las cosas que más detesto las he vivido todas "gracias" al vecino de ayer):

- El anciano que huele a octava edad. Olía a muerto, joder. Le debían quedar dos días de vida a lo más tardar. Lo más seguro fuese a su destino a morir. Se le caía la cabeza hacia a mí y cuando yo tosía para despertarle se le caía hacia el pasillo y una vez tuve hasta que cogerle porque se cayó al pasillo el cuerpo también. Con todo lo que ello conllevaba: olí a viejo todo el fin de semana. Daba igual que me lavara, se me habia quedado ese olor dentro. Muy penetrante. Horroroso. Lo peor vino cuando le llamaron por teléfono. Resultó ser medio mudo o algo porque hablaba a gritos y así: E-TOY E-GAN-DOOOO, EEEEN A US-CA-R-ME-EEEEEEE y le daba más énfasis a su muerte inminente cada vez que jadeaba al terminar de decir una letra.

- La negra obesa que se tapaba con una manta rancia hasta la cabeza y comía patatillas mientras roncaba.
No me digáis cómo. Fue una noche de viernes que no sabía qué hacer y fui a la estación de autobuses con tal mala suerte que para el autobús de la madrugada sólo quedaba ese sitio libre (la 2ª vez que fui a Ponferrada). Lo recuerdo porque pasé un viaje horrible. No podía dormir y cada vez que cabeceaba hacia el lado del pasillo, la negra obesa que ocupaba desde la ventana hasta la mitad de mi asiento bajo la manta, me daba un codazo o una patada mientras oía cómo roncaba bajo la apestosa manta. Entre ronquido y ronquido (estaba envuelta hasta la cabeza, no se la veía) escuchaba cómo masticaba y cómo metía la mano en una bolsa de patatuelas. Era muy raro todo y casi todo el trayecto con la duda sobre lo que había allí debajo. Llegué a pensar que no era obesa, sinó que estaba embarazada, y que mientras ella dormía, el bebé sacaba la mano por la vagina y se comía las patatillas de su madre, y lo casi confirmé cuando llegamos a Ponferrada, se destapó y me miró mal con la bolsa vacía en la mano. Debe ser como mi madre, que come dormida, o su bebé no-nato, o no me lo explico.

El niño que me vomitó en los pies y su versión 2.0 meses más tarde, que también me vomitó en los pies y encima la madre me miró mal cuando fui a lavarme al baño como echándome la culpa que el niño se mareara. Y una cosa que me da por culo mucho: ¿por qué cuando un niño vomita en el autobús la madre sigue dándole de comer? ¿No se dan cuenta de lo que están alimentando? ¡¡Son una puta bomba!!. La segunda vez que me vomitaron también hubo un 4x1 en cosas que detesto en un viaje: una mujer cantando gospel a todo volumen, un hombretón sudamericano de los del "youyou" que le gusta "vacilal" y un tío con los cascos a todo volumen. Porque a mí, si me ha de pasar algo, me tiene que pasar A LO GRANDE.

- El hombre desaliñado que huele a mendigo y no ha descubierto la importancia de la lavadora y el jabón, sin afeitar y haciendo nevar caspa por cejas, barba y cabeza a los de su alrededor. Fue muy horrible ese viaje. Superando con creces el olor a vomitado porque lo suyo no fue un accidente por encontrarse mal o el olor a muerte (pobre señor que ya no debe estar entre nosotros), lo suyo era porque debía tener fantasmas en su baño (como decía una chica del instituto que olía mal) y porque quién sabe, le debía gustar parecer más moreno con su roña. Recuerdo estar leyendo con los cascos quitados y me preguntó si se los podía dejar.
¿Dejárselos? ... ¿DEJÁRSELOS? ¿En serio pensó que se los dejaría? ¿Cuánto tiempo llevaba sin lavarse las orejas, por no decir el cuerpo entero? Estuve a punto de decirle que antes se los regalaría porque no me pondría nada que haya estado en contacto con ese cuerpo ya que no puede ser sano volver a tocarlo. Pero me guardé las palabras y le contesté sincera y educadamente: "lo siento, pero me mareo cuando estoy mucho rato leyendo y para descansar escucho música mirando por la ventana" y cinco minutos más tarde dejé de leer hasta el final de trayecto escuchando hardcore y dejar de pensar en el olor que me venía de la derecha.

- Los sordos de los auriculares y la música a tope. De estos hay en cada trayecto. Lo único que unas veces les oyes más y otros menos, depende del asiento que estén sentados.

- La señora quejona. Diox, qué viaje me dio. Resulta que hubo un problema al juntar dos autobuses en los que iban pocos pasajeros y coincidían algunos asientos y el conductor avisó uno a uno según íbamos entrando: "si cuando vaya a sentarse está ocupado, es por -esto- y busque un asiento vacío". Yo entré de las primeras así que no tuve problema. Vino mi tocaya de asiento y se sentó en un hueco vacío detrás e intercambiamos comentarios y risas. Pero luego vino una señora que empezó a gritarle a la de "su asiento" que se levantara que era "SU" sitio. Le explicamos, TODOS, que se sentara en un hueco vacío y ella "NO, YO QUIERO ESTE" y la señora se levantó y le cedió el sitio para callar a la otra, pero... pero...¿QUÉ PASÓ? ¿Le iba a dejar ganar tan fácilmente? Después de estar 20 minutos discutiendo sobre que era su asiento y que la dejara a ella, cuando la otra cedió y se levantó, la mujer le dijo: "ya no lo quiero". Pero cuando pasó eso ya estaba TODO el autobús ocupado menos el asiento de mi lado, y bueno, se sentó la señora. Me puse los cascos y no paraba de darme golpecitos para que escuchara sus insultos hacia la deleznable señora que no quiso cederle su asiento hasta el final, y que así se había vengado de ella, que no la iba a dejar ganar, esa guarra que no se quitó desde el primer momento, que cómo se atrevía, que por qué tal, la muy puta, ¿no sabía quién era ella? Y me ponía los cascos pero a los 10 minutos me volvía a dar golpecitos para que escuchara su retaíla de insultos hacia la otra mujer que sin duda, sabía la escuchaba. 5 horas. 5 HORAS. ¡¡¡5 HORAS!!!

- La grandullona del norte. A ésta sólo la aguanté durante una hora y cuarto porque subió en Benavente e iba a Lugo, pero de Benavente a Astorga tuve que soportar sus anchos brazos y anchas caderas en mi asiento. No era gorda, era GRANDE. Y no era alta, sólo GRANDE. Era mega ancha, super extraña. Hasta la cara era rara. Me sonreía en plan "si me dices que mi brazo encima de tu barriga te molesta te parto en dos" y yo me arrejuntaba lo más próximo al cristal pero no podía pegarme más. Tenía TODO el brazo encima mía y en Astorga, por suerte bajaron los de detrás y le pedí que me dejara pasar. Me perdonó la vida con su mirada y me dejó ir de su prisión y pude acostarme y respirar a mis anchas los 45 min. que me quedaban de trayecto.

- Los del cuello de goma. Pluralizo porque los hay, y más de los que os podáis imaginar. No sé cuántas veces he hecho un movimiento brusco para despertarlos "sin querer" porque sus cabezas rozan mi hombro y yo necesito mi espacio y el cristal no está tan lejos y no puedo separarme más.


- La pesadita del móvil. Llamando a todos los amigos y familiares del Mundo hablando de cosas sin importancia y de viajes que ha hecho hace 10 años para intentar dar envidia al compañero de viaje sin preguntarle si le importa o no. A la 5ª o 6ª llamada llamé a mi madre para decirle, bien alto, que estaba harta de mucha gente y quería volver a Mallorca, porque los dos años que estuve viviendo en EEUU fueron los mejores de mi vida pero que el neocelandés con el que estuve y me llevó de vacaciones a Tailandia, China, Japón y media asia más y a Nueva Zelanda a conocer a su familia me había hecho mucho daño y no había nada mejor que la isla donde me crié y esperaba morir. La tía dejó de llamar y pude comprobar que sólo lo hacía para "lucir" vida. No llamé a mi madre, sólo puse el teléfono en modo "vuelo" por si acaso me llamaban y daba de vez en cuando al botón rojo para que se encendiera la luz y pareciera que estaba funcionando. También hago eso en el autobús o metro en Madrid o en la calle, sobretodo por las noches cuando me siento observada y perseguida y digo cosas como: ya voy para allá, voy por la calle tal, sí, el día genial y cosas así.

- Y finalizo con el que ayer llenó mi cupo de cosas que detesto en un compañero de viaje: el hombre del tic en la pierna. No hace falta que diga más. Ya bufaba tras 2 horas de meneo constante. Me separaba. Nuestras piernas no se tocaban pero el tío estaba tan abierto de piernas que tocaba mi sillón y lo movía todo. Se lo dejé bien claro por qué bufaba porque lo hacía mirando hacia su pierna todo el rato, pero creo que debía ser nervioso chungo porque creo que no podía pararlo.


Y bueno, hasta aquí mis experiencias en el autobús. Quizás el de la llamada a mi madre no dije tantos países, y no recuerdo la historia al 100%, pero sí cómo vacilé a la chica y dejó de hacerlo. Lo que no entiendo por qué me atrevo a hablar sola montándome mis historias y luego no puedo decirle a la persona que me molesta la música tan alta, su tic, su olor, su cuerpo ocupando medio sillón mío, etcétera, para terminar antes.

.

sábado, 19 de febrero de 2011

Un gitano me amenaza de muerte

Bien, he recibido la primera amenaza seria de muerte por parte de un gitano por decir que hay gitanos que conducen sin carné y hay niños que no se escolarizan porque sus padres no los llevan al colegio:

ja____alo 19 de feb, 15:28
mira desgraciada los gitanos no conducimos sin carne de conducir i menos por que si zorra ni nos dan ayuda por ser gitanos ni nada de esa mierda sois todos unos racistas me gustaria verte cara a caa y matarte con mis propias manos y lo haria si pudiera asi que ten cuidado por que si se quien eres y me cruzo contigo te mato. ¿lo compredes paya de mierda?

Si hubiera seguido leyendo habría leido que tengo famlia gitana, pero claro, la gente sólo lee lo que quiere leer (al menos éste sí sabe ¬¬). Me pregunto cuántos usuarios hemos sido amenazados de muerte.

Quien dice gitanos que conducen sin carné, también los hay payos y de todas las "razas", para que nos entendamos.

Increible.

Mi respuesta:


Por cierto, si hubieras seguiro leyendo habrías leido que tengo familia gitana y no me he metido con ellos en ningún momento, sólo digo lo que tienen algunos de ellos. Tengo "primos segundos" sin escolarizar porque sus padres no quieren que se junten con "payos" y han amenazado de muerte (como TÚ) a mi tío, que se casó con una familiar suya.

Ahí dime tú quién es racista y quién no.

Y con amenazas de muerte y hablando así a la gente no haces más que darles motivos para meterse con los gitanos, cosa que yo no he hecho.

Espero que pienses en lo que dices y haces y a quién. Porque tengo tu IP y puedo denunciarte por amenazas.


(Lo último es una sobrada pero eso espero que le quite la tontería de ir amenazando a la gente "porque sí". Y bueno, ya sabéis que la palabra "denunciar" significa "policía" o "guardia civil". Es una simple manera que me deje en paz).

.

jueves, 17 de febrero de 2011

Adéu ascenso

No me he presentado a las pruebas para ascender.

Así que llamadme rebelde cobarde pero ni estoy de humor, ni de salud (sigo con los mareos raros y desde Valencia mis gángleos parecen paperas de la hinchazón) y tampoco estoy bien físicamente para correr en menos de lo que pedían tras años de baja del deporte. Dejar el atletismo me ha hecho mucho daño.

Eso sí, para el año que viene voy a empezar a prepararme antes o después del Gran Viaje (JAPAN) y veremos si asciendo de una maldita vez por todas ^^


Saludos y... y... me voy a Ponferrada. Salgo ya que sinó no llego a la estación.

Por cierto, recomiendo ver la serie Yamato Nadeshiko Shinchi Henge. Versión anime y dorama. Os dejo link del primer capítulo del dorama por si alguien le da una oportunidad. Trata sobre una chica "oscura" aficionada (obsesionada, mejor dicho) al terror que se desmaya y da cabezazos (en el anime le sangra la nariz) cuando ve a alguien guapo/a, se transforma en un ser terriblemente violento (xDDD) cuando le llaman "fea" y vive con cuatro chicos que están todo buenorros lo que le provocará serios problemas de "brillantez" y timidez. Sus mejores amigos son maniquíes de ciencias y sus adornos favoritos son calaveras y una capa negra con capucha con la que se siente protegida. También adora los miembros en formol y es super buena cocinera y buena chica. Claro que es una puta loca terrorífica que me dio un puto susto en su aparición que me hice diarrea en mis braguitas >_<



Me gustó más el dorama que el anime, y mirad que me he reiiiiiiiido con ambas versiones.

.

martes, 15 de febrero de 2011

Noticias: El síndrome del frotamiento humano y Playboy ha criado salmonetes

ATENCIÓN: NUEVA ENFERMEDAD QUE REBAJA LAS CONDENAS DE CÁRCEL:


Ha ocurrido en Palma de Mallorca. Un hombre que sentía la necesidad de frotarse con toda mujer que veía por la calle. 

Joder, ¿cómo poder evitar algo que su cuerpo llamaba? Y se frotaba y frotaba...

Ya sabéis. El frotar no se va a acabar.

Si sentíis ganas de retozar con mujerzuelas y queréis restregarles el capullito por el culito, ya sabéis: sólo decir que tenéis una enfermedad muy chunga, un tal síndrome del frotamiento cuando os levanten la mano para que os alejéis, quizás consigáis darles pena y que, al igual que un niño con síndrome de down que quiere abrazaros y le abrazáis, que las mujeres se dejen frotar sus partes con las vuestras (y viceversa... porque espero que si un día empiezo a menear mis caderas en el paquete de un jovenzuelo buenísimo en el metro, también pueda remitir las culpas a mi enfermedad sexual, mi parafilia restregonera...).


Y ahora otra de sexo y orgías frótame,frótame,fró...frota,frota mi culi-tó:

LA MANSIÓN PLAYBOY EN CUARENTENA

Síiiiiiiii nenes, porque ahí, cuando enferman, lo hacen a lo grande, en cantidades industriales de gente (¿?).


Lo más seguro fuera legionela, dicen, procedente del agua "estancada" (...) de un jacuzzi de esa pedazo de casota.
Yo más que legionela, diría "salmonela", de todos los salmones que han debido criar en esas charcas. Porque vamos, ahí debe oler más a pescao que yo que sé, y debe haber cada tiburón que ni te cuento lo que se me pasa por la cabeza...






Y bueno, hasta aquí las noticias de hoy.


Y recordad:


- No te bañes en un jacuzzi donde han vertido semillas, porque eso cría.
- Frotar es una enfermedad, por eso inventaron la lavadora.


.

lunes, 14 de febrero de 2011

Valencia, bloggers, Wii e Irene Villa

El título describe a la perfección nuestro fin de semana.

Nos reunimos unos cuantos Bloggers&Company en el piso de H@n, a partir de ahora: Posada H@n.

- Jill (Mallorca)
- Worm (Mallorca)
- Kurai (Mallorca)
- Chip o Jose (Mallorca)
- Zorrocloco (Tenerife)
- Krysthel (Mallorca)
- SpeedyGirl (Zaragoza)
- Carcayú (Valencia)
- Liet (Valencia)
- Malkev o Joffrey (Mallorca)
- Sary (Valencia)
- H@n (Valencia)
- Misaoshi (Mallorquina, ubicada en Madrid, adoptada por El Bierzo).

Desde el primer momento se me olvidó algún nombre y renombré a Chip y Malkev denigrándoles a Jose y Joffrey, espero que me perdonaran al final...

Desde el primer momento quedó una cosa clara:


- Había comida: pollo, pavo, pasta, arroz, atún, tomate, patatas, frutos secos, chocolate, chocolate, más chocolate...
- Había camas: de dos en dos, de tres en tres, de uno en uno, abrazos, separatismos, ronquidos...
- Había alcohol y más: botellas de variado, gelatina de vodka, birra, bizcocho de maría...
- Había juegos de mesa: zombies, munchkin, cartas, etc...
- Había Wii: Smash Bros y Rock Band (aprendí a tocar la batería).
- Habia ganas de reir y pasarlo bien: muchas risas.
- Había humor negro a raudales: Irene Villa (sorry), niños negros con sida, pederastia, mutilaciones, sangre..., Alcampo,...

Ha sido un fin de semana muy corto. No salimos de casa excepto para tomar algo a un bar-panadería y dar un pequeño paseo por la Lonja y centro de Valencia y de paso volver a tomar esos pedazo de zumos naturales.

Conocí a 4 bloggers más, 3 de ellos nunca los había visitado pero el conocer en persona a la gente provoca que te interese bastante más sus vidas; así que espero visitar sus espacios de vez en cuando.



Cambiando de tema, anoche al final no vi del todo esa MIERDA y me quedé dormida. No sin antes ver el principio del programa. En serio, ¿La Sexta de qué va? Podía presumir de tener una programación "pasable" sin programas del corazón ni ostias, y de repente te emite un programa contándote la vida diaria de 5 tías (no sé exactamente cuantas) que recuerdan a la "líder" de T5: Belén Esteban.

Y cambiando otra vez de tema: CHISTES CRUELES.

¿En qué se parecen las Torres Gemelas a la lasaña?
- Piso, carne, piso, carne, piso, carne, piso...

¿Donde va Irene Villa en Bicicleta?
- En la cesta

¿Como monta Irene Villa a Caballo?
- Con velcro

¿Qué es una zapatilla expulsando humo?
- El zapato de Irene Villa.

¿Qué haces después de follarte una mujer calva?
- Dejarla en la cuna.

¿De qué color era el coche de LadyDi?
- Negro estampado.

¿Qué pasó por la cabeza de LadyDi en el momento del accidente?
- El radiador del coche.

¿Y por la cabeza de Irene Villa?
- Sus piernas.

¿Por que ponen agua caliente en los partos?
- Por si el niño sale muerto, poder hacer al menos un caldo.

¿Cómo puedes matar 30 moscas a la vez?
- Pegándole una patada a la cara de un niño somali.


Una niña muestra el puño cerrado a un hombre y le pregunta:
- Señor, adivine que tengo aqui.
Éste la mira sin mucha atención y responde:
- A ver..., un lapiz.
- No, no ¿que tengo aqui?
- Un caramelo.
- Nooo...no lo adivinas, ¿que tengo aqui?
- Una piedra,... una moneda.
- ¡Nooo....!, -y casi gritando- ¿que tengo aqui?
- El caballero ya fastidiado, le inquiere:
- No sé, ¿a ver que tienes alli?
y la niña con un tono mas suave le dice:
- Paralisis.

 ¿Qué es más gracioso que ver a diez niños muertos colgados de una rama?
- Ver a un niño muerto colgado de diez ramas.

- ¿Tú sabes que sale si mezclas un negro con un pulpo?
- No.
- Yo tampoco, pero tiene que recoger algodón que te cagas.

- Mamá, mamá, dame galletas.
- No niño, cógelas tu.
- Pero mamá, si no tengo brazos.
- ¡Aaaaah! no hay brazos no hay galletas

(XDDDDDDD)

Un hombre entra en una farmacia con un niño de 1 año en brazos y dice:
-¿Tienes cremita para el culo del bebé?
-Si claro, ¿se la envuelvo?
-No hace falta, si me lo voy a follar aquí mismo.



Y hasta aquí la entrada de hoy. Gracias por leer hasta aquí.

.

domingo, 13 de febrero de 2011

PRINCESAS DE BARRIO

Si mañana no actualizo el blog con alguna anécdota sobre el viaje a Valencia que acaba de terminar con mi llegada a Madrid y mi no-sueño tirada en la cama, es porque me ha dado una embolia cerebral porque estoy viendo La Sexta y en breves empezará este programa fatídico para las mentes con un coeficiente intelectual superior a 30 puntos.




Por favor, sueño mío, ven a visitarme y obligame a dormir...



(Conste que no he visto el video entero, ni el programa, ni ostias. Pero en el trabajo hablan del puto asco que sentían maravillas de esta MIERDA este programa :D )

.

martes, 8 de febrero de 2011

El dolor inasumible de una pérdida

Hoy, hablando por teléfono con Pecosa, le he contado una cosa que ha sucedido realmente, y desgraciadamente, a una amiga. No a ella, que es fuerte y positiva, sinó a alguien muy, muy, muy querido e importante para ella.

Hay gente que necesita llamar la atención de muchas maneras. Sueltan comentarios. Los sueltan tantas veces que, aunque uno no se olvide y diga "¡otra vez! ya estamos con lo mismo", no se les da importancia porque... porque nunca lo cumplen.

Hasta el día que pasa.

¿Qué lleva a una persona a cometer semejante atrocidad?

Los que no pensamos en la propia autodestrucción nunca lo entenderemos. Vemos que hay más caminos al final del tunel. Pero hay gente que sólo mira en línea recta y no ve más color que el negro. No ve salida. No hay ninguna puerta escondida en ese túnel. No piensan que el fin de una relación no es el final. Que la pérdida de un familiar no es su propia perdición. Que le importan a mucha gente. Y claro, ellos no verán llorar a su familia, a sus amigos, a su vecindario... conocido por todos, querido por muchos.

Me he dado cuenta que hay que darle más credulidad a este tipo de comentarios. Aunque sólo sean para llamar la atención. Depende cómo sea la persona y su grado de negatividad y de ver las cosas, el sentirse ignorados... ¿es peor?

Y hoy además, he hablado con mi hermano. Resulta que en enero fui a Ourense a ver a mi sobrino y regalarle la ropa que le había comprado. Y le he preguntado si había hablado con su hijo y sobre las pruebas sobre una enfermedad hereditaria, muy dolorosa, que padecen la tía abuela, la abuela y la madre del niño, y me ha tranquilizado diciéndome que a él le ha dado negativo en esa enfermedad.

Ese día, 5 de enero, que fuimos a verles, la madre del niño no dejaba de soltar comentarios hirientes, absurdos, crueles, estúpidos, negativos... todo delante de su hijo y de su novio, ahora ex... cosa que me alegra por él, después de comentarios como este: "es que yo no sé que hago con él si no le quiero, está ahí pero ya está, no sé por qué sigo con esto, y él lo sabe y está ahí pero yo..." y así tooooooooda la tarde que Sergio y yo estuvimos. No dejaba de decir cosas como que no aguantaba más, que quería largarse y no volver. Que no le gustaba esa mierda vida que llevaba. Y todo negatividad y desprecio. Incluso hablaba mal de su hijo, que no lo aguantaba (es hiperactivo y ha estado con medicación) y luego se encerró en la habitación con un "dolor terrible de cabeza". Sergio y yo, dos veces que la hemos visto, dos veces que nos ha despedido su madre por ella.

Le he dicho a mi hermano que no pienso volver a esa casa envuelta en ese aura de negatividad. Las dos veces que he ido volvi a Ponferrada enfadada, y sé que Sergio no tiene tampoco ningunas ganas de volver. Da mal rollo ese hogar.

Y pienso en esas personas... si los comentarios que sueltan serán verdad... y si piensan realmente que sus vidas no son importantes para nadie. Ni para sus hijos..


Y pienso en la chica salía con un compañero de oficina, él se fue a Valencia y ella, no soportando estar lejos de él, decidió que su vida tampoco valía la pena.

Y pienso en la gente que sí ve salida y no puede salir porque está enferma. O ha sufrido un accidente. O simplemente se terminó. Que lucha con todas sus fuerzas y es positiva hasta el final...

¿Por qué unos la odian tanto y otros que quieren, no pueden?

Qué injusto, ¿verdad?

.

sábado, 5 de febrero de 2011

La sonrisa de mi padre

Ayer hablando del tabaco y la Ley del Tabaco con la madre y la tía de Sergio, que una quiere dejar de fumar y tal (tema principal desde diciembre, 1º miedos, 2º quejas, 3º aceptación... pero la 3ª nunca llega), dije que hay gente que dice un día "mañana dejo de fumar" y no vuelve a coger jamás un cigarrillo y no  les pasa nada.

Puse el ejemplo de mi padre.

Mi padre se quejaba que su hijita (mi hermana mayor, por ese entonces sólo tenía una hija y tres hijos, no cuatro de cada), no se acercaba a él porque "apestaba". Le daba asco ese olor y él, infeliz porque su hija rehuía de él, cogió la caja de cigarrillos y se deshizo de ella para no volver a fumar.

Al menos eso le funcionaría un tiempo...

Y entonces me puse a recordar las pocas anécdotas que tengo de mi padre. Pocas anécdotas BUENAS, me refiero. A mi padre siempre le he visto como un... ¿monstruo?

No sabría cómo describirlo. Siempre me ha dado miedo. Era el señor que siempre nos obligaba a darlo todo y si no se hacía como él quería te... castigaba (a su manera). Era el señor que no le valía un segundo puesto. Un nueve en las notas. El que te castigaba (a su manera) porque decía que "tú" eras la culpable, por ser mayor, que tu hermana pequeña llorara. Porque "llorar" y "gritar" lo aprendió de ti. Te castigaba porque él llegaba malhumorado del trabajo. Te castigaba porque castigaba (a su manera) al hermano mayor, y como todos somos más pequeños, nos castigaba para que jamás hiciéramos lo mismo que él (a su manera).

La verdad no recuerdo momentos con mi padre porque ya desde pequeños jugábamos y hacíamos todo lejos de él. En el patio. Si él salía al patio nosotros entrábamos a casa. Si él estaba en el salón, llovía y hacía frío nos encerrábamos en las habitaciones. Con mi madre sí recuerdo muchos buenos momentos porque íbamos donde ella iba. Pero cuando venía mi padre nos alejábamos y entonces: ¿cómo recordar momentos con él que no fuera la hora del "castigo"? Porque nos oía o porque otro se había chivado (fuera verdad o mentira, sólo le servía las palabras de los dos más pequeños,. Yo, la tercera pequeña, no servía, y él, castigándome siempre a su manera, sin escuchar mi versión, fue, sin querer, el que me enseñó a no mentir. Curioso que decir la verdad te supusieran "castigos". Creo que es por eso que no me gusta mentir y digo las cosas como me vienen, porque me dan igual el resultado (peor que de pequeña, no creo), si la gente se lo toma a mal, ¿qué le voy a hacer? no puedo cambiar algo que venía conmigo de niña, o "de serie").

Pero recuerdo cuatro momentos. Cuatro únicos momentos con mi padre.

* El primero, yo muy pequeña, huyendo de él. Me daba miedo porque era un hombre grande (qué pequeña era para ver a un tío de 1.60 grande), con una barba que le hacía la cabeza enorme. Y me daba un beso y yo gritaba "mamáaaaaaaaaaa mamáaaaaaaaaaaaa" y él me preguntaba por qué no quería besos suyos. Le dije muy enfadada que su barba me daba miedo. Se rió.

Esa tarde me dio un beso y restregó su cara recién afeitada en la mía. Y me reí yo.

* El siguiente, no recuerdo si antes o después de afeitarse. El día del padre se acercaba y en el colegio nos pidieron material para hacerle un regalo a nuestros padres. Teníamos que llevar dinero (no recuerdo cuánto) y fotos de familiares. Y que "sólo" lo consultáramos con nuestras madres.

Se lo conté a mi madre y ella me derivó a mi padre, porque ella no sé qué le pasaba ese día que no estaba muy cuerda, y yo no sé mentir, así que mi padre empezó con las preguntas:

- ¿Para qué quieres el dinero?
- Para comprar un cuaaaaaadro
- ¿Y el cuadro para qué?
- Para hacer un árbol genealógico (no sé si me acordaría de la palabra a esa edad xD).
- ¿Y las fotos son para el árbol? ¿De los abuelos, mamá y mía?
- Síiii. Es que tenemos que hacer el regalo del Día del Padre. Es un cuadro con un árbol y hay que ponerle fotos.
- .... vale.

Recuerdo que me lo dió rápido mientras se reía. Claro que yo no sabía por qué se reía hasta más tarde, que caí en la cuenta (facepalm).

* El tercero fue un día que estábamos solos mi hermano pequeño, mi padre y yo en casa. Todos estaban en casa de mi tía o algo. No sé qué hacíamos solos. A lo mejor estábamos castigados. Quién sabe. Fue hace muchos años. Sólo recuerdo estar solos con mi padre y mi padre entrar en la cocina y ponerse a gritar.
(Mi padre no entraba nunca en la cocina, mi hermano y yo teníamos miedo al ver la tétrica escena, ¿y si salía con un cuchillo? ¿Qué hacía él en la cocina?).

Salió corriendo y nos metió a mi hermano y a mí en el coche y fuimos al restaurante chino a cenar.

Nos dijo que pidiéramos lo que quisiéramos. Pedimos tres ó cuatro platos. Sé que sobró un montón de comida y mi padre no dejaba de reirse con nuestros comentarios de críos. Y nos seguía el rollo. Mi hermano y yo cogimos confianza porque mi padre no se enfadaba como hacía siempre. Empezamos a gritar y de repente callábamos y veíamos a mi padre reir con nosotros. ¿Qué le sucedía? Estábamos en un lugar público y no nos llamaba la atención por hacer que toda la gente de las mesas estuvieran observándonos. Recuerdo pedir con mi hermano una "copa babana split". Canción que todavía hoy cantamos cuando vemos carteles publicitando "copas bananas splites" y nos reimos. "Copa babana split", gritando y cantando y dando cucharatazos al aire y con el helado, manchándolo todo, y mi padre ¿cantando con nosotros y riendo? Muy extraño todo. Y lo recuerdo como el mejor día que he pasado con mi padre. El mejor, mejor, mejor, mejor del MundoMundial.

* El último (habrá más, pero no los recuerdo con tanto cariño), fue un día que recuerdo estaban en un cumpleaños de mi primo, y mi hermana mayor ya era rara y no salía de casa xD y yo estaba castigada (COMO CASI SIEMPRE). A veces pienso que mi padre tenía que castigar a algún hijo para tener la excusa de decir "no voy al cumpleaños porque alguien tiene que hacerse cargo de los castigados". La verdad es que no venía nunca a las fiestas familiares que hacían otros (que no organizaba él, por supuesto, porque eran las mejores, sin duda y no lo niego, le importaba mucho la opinión de la gente), y le salía siempre un trabajo o "un castigo".

Ese día no hizo la escena de la cocina. Directamente nos vino a buscar a la habitación y nos preguntó si queríamos pizza.

Compró una familiar del "Ca'n Angela" para 3 personas. Los de Mallorca sabréis cómo son esas PIZZAS.

¿Me creeríais cuando digo que sólo quedó una porción y porque mi padre dijo: dejad esto para el pequeño? Nos reímos mucho porque nos hacíamos las picas a ver quién comía más.

Qué gran noche. Mi hermana y yo no podíamos dormir con el estómago tan lleno y nos pasamos la noche charlando y riendo. No todos los castigos eran malos.


Y bueno, eso son los mejores momentos con mi padre. Al menos los que recuerdo más porque les doy un repaso de vez en cuando. Sobretodo cuando pienso que no merece nada de mi parte, al menos, por esas anécdotas, merece un poco de mi cariño. Pero sólo de vez en cuando, que no se acostumbre.

Eso pagará los dientes y el cuadro del árbol genealógico rotos.

O eso pienso.

.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Será maravilloso, viajar hasta Mallorca

No voy desde diciembre a ver a mi familia y amigos, así que hace unas horas he pillado billetes para ir el fin de semana del 10 al 13 de marzo a la isla de Mallorca.

Y también estoy deprimida por dos motivos:

1º) Esta semana me estoy tocando "la figa" (el coño, vamos) muchísimo (y literalmente, que me gusta). Entre los mareos y el frío, estoy poniendo excusas para no ir a correr. Llevo desde el miércoles pasado sin salir. Es una VERGÜENZA.

2º) Me cuesta comer bien. Y eso que como hasta pescado, comida que detesto, tanto en Ponferrada como en Madrid, pero es que... me da tanta hambre comer bien. Y ahora que le he vuelto a dar a las espinacas, también como verdura (frutas y hortalizas no problem, porque me encantan). Lo malo es que entre y entre cae un bollo y así no avanzamos, Misaoshi. Així no anam.


Y bueno, en referencia a viajes... vale, este fin de semana voy a ver a Sergio a Ponferrada; pero estoy mucho más impaciente y nerviosa por el siguiente: ¡¡quedada en Valencia!! Bloggers de media España en un piso poniéndose hasta las trancas y barrancas de alimento y bebida de todos los colores, sabores y graduaciones.

Qué ganas, joder.

(Tengo muchas esperanzas para ese fin de semana, estoy emocionadísima, necesito algo diferente).

También me he dado cuenta que el nivel de este blog está por los suelos porque no tengo inspiración alguna, ni crítica social ni personal, ni temas sexuales que sacar... así que sólo pido paciencia y ya saldrán los temas. Sobretodo los sexuales, porque desde que tomo la píldora mi líbido está por los suelos y ya no es eso de ir violando a mi maromo, sinó que estamos "dentro de lo normal" (creo, realmente no sé cuánto es lo normal, antes pensaba que 3 veces al día, ahora pienso que 2 a la semana........... ¿no? xD) Puta píldora. Cuando vuelva de Japón la voy a dejar (la necesito regulada hasta entonces xD). ¡¡Quiero que vuelva mi instinto sexual!! Mis ganas hasta en el ascensor. En el metro. En la oficina. Cenando en un restaurante chino. Ganas a todas horas. ¡¡Tú!! ¡¡Tú!! Píldora maldita. ¡¡Tú me la has robado!!


Líbido, te echo de menos.

.

martes, 1 de febrero de 2011

"A ver si vas a estar embarazada"

Esa parece la frase estrella cuando tienes mareos a todas horas.

Pues si os digo la verdad, ni lo sé, ni me importa. Si el sábado no tengo la regla entonces me hago un test y os lo confirmo. Pero... ¿os habéis parado a pensar que podría ser de la tensión?

¿Eh?

Que me pasa muy amenudo y si fuera lo que todos pensáis: ya habría tenido lo menos 12 hijos.

Ya me encuentro mejor, gracias. Lo más seguro que fuera culpa de las quelys con quesitos del 1er desayuno. O del café del 2º desayuno. De las lentejas y la merluza de la comida. De las mandarinas del postre. De la concha de chocolate de la merienda. Y quizás me dé otro mareo por la noche.

Debería haber ido a Urgencias, pero me ha pasado tantas veces y siempre que he ido, tras medirme la tensión, me han dicho: "descansa" y no me han pedido ni análisis, paso de perder el tiempo. Mañana será otro día.

Eso sí, si mañana estoy mal voy al médico. Entonces sí me preocuparía. Pero no por si estoy preñada. Sinó por si tengo anemia otra vez. O si vuelve a ser del vértigo. O si es el puto drenaje del oido que todavía no se me ha caido (tengo otorrino el día 7, me dijo que se me tenía que caer el puto tubo en diciembre y ya estamos en febrero). O por la hipertrofia de cornetes...

Vamos, algo por lo que me pidan análisis de sangre T_T


Y os dejo, me voy a la cama, que vuelve a darme otro mareo raro. Es curioso, porque solo me afecta al equilibrio y la visión, pero no al estómago ni nada de eso, tampoco me desmayo. Mejor. Así puedo terminar de escribir esta entrada sin correr arrastrándome al baño o recogerme del suelo.

.