Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Sueños que te despiertan a las 3h a.m....

Sí, hacía tiempo que no recordaba lo que he soñado... pero es que esta noche me ha jodido mi pesadilla a las 3h a.m. y me ha costado volverme a dormir porque no dejaba de ver sangre y sangre y sangre y me medio desamayaba al pensarlo pero no conseguía dormir y olvidar.

Ayer me hice análisis de sangre porque tengo que repetir el maldito preoperatorio (desde que me lo hice en octubre hasta que me operen en enero ya son 3 meses que es el máximo de tiempo y caduca). Y creo, y sólo creo, que es por eso que he soñado con lo que os voy a relatar ahora  mismo, real e irreal a partes iguales, sabéis que no tienen mucho sentido mis sueños:

Es 12 de enero. Estoy en Mallorca. Mi padre ha pedido el día libre y me lleva a la clínica para que me ingresen. Son las 8:00h a.m. y enseguida me entran en la habitación donde pasaré el postoperatorio y hacen ponerme la camisa esa horrible que deja el culo al aire y el gorrito.
Llevo más de 15 horas sin comer, entre nervios y la obligatoriedad de entrar a quirófano en ayunas, se me quita el hambre. Mi madre se está comiendo a mi lado, llorando, una bolsa de chucherías intercalando con napolitanas de chocolate y me ofrece (mi madre es diabética y no come NADA de azúcar).  Le digo que sí, y me zampo todo lo que le queda. Faltan 10 minutos para que me entren a quirófano.
Llega el celador y me dice si he comido algo, que tengo la boca manchada de chocolate y le digo... le digo que no ¬¬.

No tiene nada que ver, pero me recordé a la del segundo 0:19...

Ya dentro de quirófano me pongo a llorar y patalear, llamar "hijo de puta" al médico, al anestesista y a los tres ayudantes que me van a meter cosas en el oído y poner puntos...
Sigo con la boca manchada de chocolate y el anestesista justo antes de pincharme me pregunta si he comido, que es muy importante y que me puedo morir. No contesto. Entonces una enfermera me dice que no les engañe que han perdido a más del 50% de los pacientes en ese mismo quirófano sólo porque habían comido antes y tenían que vaciarme.
Reconozco que he comido y todo lo que he comido, se miran seriamente y me llevan a otro sitio donde me van a vaciar.

No sé por qué putas hay un espejo en el techo para ver cómo me vacían el estómago, consciente y con un tubo metido por la boca y... en el espejo me veo reflejada como Lisa Simpson (¿por qué? no lo sé). Soy amarilla y tengo cuatro dedos por mano y el pelo pincho. Sí. Soy Lisa. Y me vacían el estómago.

Me llevan a quirófano de nuevo, ya vaciada, y vuelvo a llorar y patalear cuando veo al anestesista acercarse con la vía y la bolsa de suero y lo que sea colgada de un palo con ruedas.
Me pincha y, de repente, dice que hay un problema, me ha pinchado mal y cuando miro la bolsa veo que está llena de sangre.
Me están vaciando las venas T_T
Empiezo a sentirme mareada y me quitan la aguja y empieza a salpicar sangre por todo por todo por todo por todo por todo por todo por todo por todo y me despierto de golpe y me quiero morir.

.

5 comentarios:

apple dijo...

que horror de sueño chiquilla, normal que no pudieras pegar ojo luego.

OnasiS dijo...

Flaseada me has dejado o.O Joe si era un sueño era muy real, me recordaste a mi en mi estacia en el hospital todos comiendo y yo no porque tenia que ir a quirofano y el espejo alli arriba viendo como te abren,las agujas,la sangre y para que luego te digan esta mal y de vuelta a quirofano.Y llamandolos de todo.Un horror!!

Menos mal que para ti, solo fue un mal Sueño.

Saludos

Misaoshi dijo...

¿Quéee? ¿Que hay espejo de verdad?

Menos mal es con anestesia general T_T (o no... que tengo que estar dos días ingresada por eso T_T y con una mierda vía en el brazo).

OnasiS dijo...

En son dureta lo habia, ahora en otros hospitales no se y tambien era anestesia general, pero el miedo podia mas que la anestesia y vi como cortaban.

Tranquila que si te ponen la general mejor que no te enteras, que con la otra te comen los nervios y quieres que acaben.

Mucha suerte y cuidate. Ya veras que no es para tanto.

Un saludo

Pecosa dijo...

Hija mía, no me extraña que te despertaras...