Seguidores de mis paranoias...

lunes, 19 de diciembre de 2011

Menuda mañanita...

El día de hoy se presentaba estupendamente.

Hoy he traído al trabajo sobrasada de Porreres, queso de Mahón y galletas Quely de Inca para comer productos autóctonos de las Baleares dentro de unas horas durante el mini-pincho de Navidad que montan los de Secretaría. El viernes traje ensaimada de chocolate, cuyo éxito es reconocido incluso por las pasteleras que la elaboran con tanto esmero que ya no sé si como ensaimada de chocolate o Nutella con ensaimada. Cada vez las rellenan más.Y sí, el chocolate con el que la rellenan tiene el mismo sabor de amor que la Nutella.

Pero algo ha ocurrido mientras veníamos en coche a -2º a las 7:15h a.m.
Hoy le tocaba traer el coche a mi compañera. Mañana me toca a mí. Hasta ahí lo de cada semana.
Mi compañera creo que no se encuentra muy bien de salud todavía. Tos. Mocos. Empanamiento mañanero. Algo normal en alguien resfriado.

El primer "fallo" del día ha sido en el túnel de la M30. Yo no me he empanado porque estaba cantando en mi mundo pero dos coches casi se chocan paralelamente a nuestro carril y ella lo ha esquivado.
El segundo "fallo" ha sido justo al salir del túnel de la M30, hay un paso de peatones en la estación de Príncipe Pío. Un hombre llevaba ya medio paso superado cuando veo que mi compañera no frena. "Cuidado. ¡¡Cuidado!!". Frena. Brusco. Casi encima del hombre.

- "No me grites ni me asustes"
- "Pero si no frenabas ¿qué querías?"

El tercer "fallo" en la misma calle, más arriba.
Coche frena en seco. Ella continúa sin frenar y yo pisando mi freno invisible del lado del copiloto. No puedo decirle "FRENAAAA" porque se enfada. Frena. Brusco.

- "Estoy empanada"

(Y yo pensando: "ya me he dado cuenta dos veces esta mañana")

El cuarto "fallo" en la rotonda.
Esta vez ella está atenta. Viene un motorista, le deja pasar. Entra en la rotonda y...

Adiós, motorista.

Lo pierdo de vista y por un momento pienso que al caer mi compañera lo ha arrastrado con el coche ya que ha caído delante de ella en el carril interno. Por suerte ella iba por el externo y no se lo ha comido.

Frena y pone los intermitentes. Salimos del coche. El motorista ha caído debajo de su moto.
Bien, un hombre para en medio de la rotonda cortando el tráfico y le ayuda a levantarse mientras el motorista nos dice que podemos irnos que no es nada.

Mi compañera está preocupadísima no deja de decir que tendríamos que habernos quedado.

Un coche frena de golpe delante suya y ella sigue en tercera. El quinto "fallo".

Frena. Brusco.

- "Estoy empanada"

Yo ya no sé dónde pisar. No veo el freno del copiloto en ningún lugar.

¿Por qué los coches no vendrán con freno de seguridad en la parte del copiloto?


Me he cambiado y he dejado la comida en Secretaría.
No sé qué me pasa. Hoy venía con unos ánimos subidísimos y se me han quitado todos de golpe en sólo 15 minutos de trayecto en coche.



PD: tengo la entrada de la tercera parte de "Las Crónicas de Alemania" empezada, pero hoy no tengo ganas de nada. Esto era para que veáis con qué facilidad me desanimo y, cómo alguien como yo, que no cree en el destino ni los malos augurios, ve esto como señales negativas de lo que va a pasar durante el día. Sé que es una chorrada, pero me desvanecen el humor.

.

8 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Lo que me extraña es que no te hayas echado a correr a por una tila nada más llegar XD. Todo es susceptible de mejora.

Rdimichelle dijo...

Lo del freno invisible es algo que hacemos todos, cuando el que va conduciendo es un inutil ajjaaj

Kurai dijo...

Esto se te pasa cuando comas todas esas cosas tan ricas =D

Gloom dijo...

Como dice Kurai, en cuanto comas la Nutella con ensaimada se te pasarán muchos males! =P
Yo te entiendo. Muchas veces, por algunas circunstancias, un día que iba a ser la leche se convierte en una mierda de día. Pero no te preocupes, un mal día o mala mañana la tiene cualquiera >_<
Y te comprendo en lo de poner tu vida en riesgo cuando según quien conduce. Yo he decidido que con una persona no volveré a subir de pasajera xD

Muchos ánimos guapa! Espero que el día haya mejorado >_<

Jana la de la niebla dijo...

Pero míralo por el lado positivo: te has librado un montón de veces del desastre, eso es que tu ángel de la guarda está trabajando a todo meter, se ha puesto las pilas, así que es bueno y no para deprimirse, mujer.
Que te aprovechen esas ensaimadas de Nutella... ¡qué envidia! Nosotras el miércoles tendremos la fiesta de Navidad de los peques, bailarán todos (imagínate qué follón, el mayor no ha cumplido tres años) y vendrán los padres, así que por la guarde se palpa un estrés... mortal.
Muchos besitos, Misaoshi.

Jill dijo...

Uff, conducir empanados es un peligro, miedo me da que me pase... porque seguro que me estampo. xD

Nada, procura darle café la próxima vez que vayas a subir a su coche... eso o ponerte en el asiento de atrás que al menos así no verás la carretera.

JuanRa Diablo dijo...

Anda ya, Misa. Lo que pasa es que todos los malos rollos que se habían escaqueado durante todo el año se han presentado de golpe. Pero ya no quedan más.

Mete la cabeza en el bote de la Nutella y olvida xDD

Maeglin dijo...

¿Se te ocurre mejor manera que festejar la vida, después de semjante circuito de los wacky races, que con un Meme? Pues en mi blog te he dejado uno a la medida de estas fechas para que lo recojas si gustas.

Un abrazo Misa y Felices fiesatas