Seguidores de mis paranoias...

jueves, 29 de diciembre de 2011

Introducción a mi vida

Voy a intentar relataros retazos de mi vida. He contado alguna que otra anécdota, pero hay recuerdos que no puedo contar porque son muy traumáticos o, simplemente, porque no me vienen a la cabeza en el momento adecuado. Los hay graciosos, felices, tristes, horribles y... muchos dan rabia. Como toda vida de vecino.

Intentaré poco a poco relatar algunas de las situaciones adversas a las que he tenido que hacerle frente. Ponerle freno. Poner el brazo. Ponerme a cuatro patas. Ponerle sentido del humor. Pero sobretodo, situaciones que han provocado cambios en mi vida. Escenas que sigo recordando de cuando en cuando. Sucesos que me han enseñado a ser así, y así me he quedado. ¿Qué le vamos a hacer? Gran Puta es esta vida.

Por ahora os dejo con la introducción y pequeño resumen de mi cuarto de siglo:


Misaoshi siempre fue una niña introvertida, traviesa y bastante rara. Gritaba y lloraba porque siempre le estaban molestando los rancios de sus hermanos pequeños, y los mayores también. ¿Dónde vamos a parar? Tener 7 hermanos para esto, maldita mierda...


Y a medida que fue creciendo se fue haciendo más y más introvertida, exteriorizando únicamente sus dotes para el deporte y el dibujo. También las buenas notas. Si es que era una niña inteligente y deportista a partes iguales. Una fierecilla, pero tonta como ella sola.
Según iban pasando los años, en el instituto tuvo que soportar los peores años de su vida. Empezó a tener traumas sobre su aspecto, la muerte y las agujas y la sangre que aún hoy no ha superado.


En bachillerato tuvo la maravillosa idea que quería dejar los estudios y empezar a trabajar. Y lo hizo. Pero seguía siendo una joven desaliñada e introvertida que seguía sin hablar con la gente (excepto cuando iba a entrenar atletismo con los que consideraba sus únicos amigos) y dibujando para pasar el tiempo que odiaba estar en casa.


Dos días después de cumplir 18 años hizo las pruebas para que la cogieran en el Trabajo donde está ahora y las pasó satisfactoriamente. Cuatro meses horribles en Madrid y la destinaron a Mallorca.


Tras dos años viviendo fuera de casa en un pabellón sola, se decantó por empezar a vivir un alquiler y vivir la vida y... ¡¡Qué bien le salió eso!! Con dos universitarios empezó a saborear el gusto por vivir. El gusto por querer empezar de cero su vida. El placer que le daba saberse válida y querida. Empezó a divertirse, a exteriorizar sus sentimientos. A cuidarse un poco más físicamente (odiaba y odia y odiará su aspecto toda su vida, lo sabía, lo sabe y lo sabrá) y...


....cuando por fin se dio cuenta que ya era capaz de hablar con la gente, su vergüenza no era tan palpable y que no se achantaba drásticamente ante las adversidades, decidió empezar de cero en otra comunidad, puesto la isla siempre le pareció un lugar pequeño, cerrado y... aislado. Y así es como Misaoshi llegó a Madrid un 7 de Septiembre de 2008...

5 comentarios:

Jauroles dijo...

Menuda introducción, de 25 años nada menos! Pues por lo que he leído solo se me viene a la cabeza la palabra: valiente!!

Besos y buena entrada de año.

Arald dijo...

Uno de esos dos universitarios era yo! JE!

OnasiS dijo...

Tela... y ahí te doy la razón y el que vive en una isla sabe muy bien que es verdad. sera muy bonita pero es pequeña,cerrada y aislada como si faltara el aire.

Un Saludo

Misaoshi dijo...

Jauroles: poco a poco, la cuestión es actualizar el blog asiduamente con anécdotas y viajes sobretodo. Y de lugares que estoy conociendo últimamente que me van llevando por Madrid. Hacerlo un poco más ameno.
Y tampoco diría muy valiente, hace dos semanas pedí una vacante a Mallorca para volver porque Madrid se me queda grande... y no me la han dado. Así que seguiré escondida en Madrid, muerta de desidia, esperando que aparezca alguien que quiera acogerme en su grupo y hacer amigos.



Arald: si empecé a vivir de alquiler fue gracias a aquél mensaje tuyo buscando compi de piso en el foro de Totoros. Nunca me olvidaré de la primera vez que nos vimos, fingiendo que nos conocíamos de hacía años XDDDDDDDDDD vaya caras.


OnasiS: de verdad, la isla está bien para pasar el verano o cortas temporadas, pero llega a fastidiarme lo de ver Inca, por ejemplo, super lejos a 20 minutos en coche, cuando en Madrid eso es casi lo mínimo para llegar a cualquier lado "cerca" en metro o ir a trabajar, y es tener suerte. Y todo porque el transporte público allí es una bazofia T_T

Pecosa dijo...

Lo importante es que las personas evolucionen, y tú lo has hecho, así que quédate sobretodo con eso!