Seguidores de mis paranoias...

lunes, 7 de noviembre de 2011

Recordando: aquellos penosos años...

¿Qué pensáis al ver esta fotografía?



Son 8 pequeños, cuatro hermanas y cuatro hermanos, y su abuelo paterno. Se alimentaron a base de las sobras del comedor del colegio en el que estudiaban y parte de lo que compraba su padre con su sueldo de cien mil pesetas o, como ahora diríamos: mileurista. Se bañaban de dos ó de tres en tres y, a la hora de vestirse, lo hacían con ropa de sus hermanos mayores regalada de la familia o de amigos de la familia. La cuestión es que no había dinero para nada más. Y no estamos hablando de los años 50. Estamos hablando de los años 90.

Hace poco colgué esta foto en el facebook y empezamos una conversación de hermanos. Algo muy raro teniendo en cuenta que cada uno vive a su bola y entre nosotros, lo que se dice comunicación, hay muy poca...


  • Misaoshi:  Fran no tiene cuello xD
  • Ana:  Y Noe..recatadita

  • Misaoshi:  jajajaja parecemos gitanos xDDDDDDDDDDDDD

  • Ana: Hija lo que había en ese momento.......y tampoco te pases...jeje!!!


  • Misaoshi:  Creo que ahí ya nos habían bañado en los barreños y pasado el manguerazo JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA pero mira qué zapatos Juan y Fran XDDDDD. Mira al Juan con ese chándal y los pantalones de Fran. Y tú??? que vas a talar al campo??? XDDDDDDD si es que la más normal soy yo

  • Ana:  jejeje!!! no te creas... lo que subiendo estas fotos no me extraña las habladurias de la gente...


  • Misaoshi:  Ya ves xDDDDDDDD los pobres "Apellido familiar", ande íbamos con esos ropajes imperiales. Si es que parecía que veníamos de pedir en la puerta del mercao xD


  • Misaoshi:  Y Juan... ahí parece el hermano mayor y todo... ¡¡es el más alto!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAA

  • Noe:  Yo estaba enfadada... recuerdo que no quería hacerme ninguna foto... como siempre... no me gusta hacerme fotuquis... :p


  • Misaoshi:  si bueno, eso díselo a la Noelia presente xDDDDD

  • Juan:  con ese trajecito que me llevas,parece que te han dejado salir un rato del internado.....


  • Misaoshi:  si xDDD y mis zapatos también están zarrapastrosos... quizás no es que me hayan dejado salir, es que he huído y he desgastado los zapatos dando traspiés por en medio del campo jajajajajajajaja

  • Dani:  y a mi nadie se a fijado que voy esportellado no se si el ratoncito me traia castigos como por ejemplo a picar zanjas o quitar hierva

  • Misaoshi:  Ahi parece que veniamos todos de ganarnos los peniques recogiendo setas y cavando zanjas de la postguerra todavia jajajajajajajaja. Pero que penica dabamos, por favor...

  • Fran:  joder normal que nos trataran así en el cole... yo hubiera echo lo mismo xDD que lastima, ademas... sabéis lo único que echo de menos... que estábamos unidos si con nuestras broncas, pero siempre hermanos...


  • Misaoshi:  Ya ves, enfadarse con uno y decir: pues voy a jugar con el Dani. Enfadarse con Dani: pues voy a jugar con la Ana. Enfadarse con Ana ... (y asi sucesivamente xDDD) qué tiempos

Me acuerdo de ver esa foto tras años ignorada en casa de mis padres y guardarla en el móvil.
Me entristece pensar en lo mal que lo pasábamos en el colegio, nos insultaban y pegaban. Nos perseguían. Que si no nos lavábamos. Que si éramos pobres. Que si muertos de hambre. Se reían. Mucho. Y llegar llorando a casa casi cada día era una mierda. En clase se metían hasta la saciedad.

Me vienen a la mente escenas de mi asquerosa escolar infancia...
Un día mi madre compró maquillaje para tenerlo ella, de estos de los "veinte duros". Yo empezaba mi época del acné (12 años ... ¡y sigo! con 25) y se metían conmigo por ello: pobre, fea y encima granuda.  Ese día tuve que saltarme las clases porque me hacían corro y soltaban comentarios incluso con el profesor explicando, ¡¡y no les decía nada!!
No sabía por qué se metían tanto conmigo hasta llegar a casa, con comentarios en plan: que si cual era mi truco para estar tan morena en pleno invierno, si a qué horas me puse para hacerlo ellas también. Me tiraban del pelo y me insultaban de mil maneras. Pero sobretodo eran comentarios metiéndose con mi, en ese entonces, superior inteligencia (era la que mejores notas sacaba).
Resulta que ese maquillaje era colorete y yo me lo puse por toda la cara. Mala suerte la mía estaba tan morena y roja que en pleno invierno parecía que me había ido de solariums (todos sabemos que los pobres no van de solarium, y mi clase: más). Desde ese entonces no volví a maquillarme hasta los 16 años o así, que empecé a comprarme con mis sueldos de fin de semana no sólo ropa, sinó también correctores y cosas para las marcas y acné. Claro que ahora tengo menos, las marcas persisten y salen de vez en cuando y por temporadas, pero no puedo salir de casa sin maquillar desde esa edad.

También recuerdo, con gran enfado, cómo mi hermana Nº5 se calló como una puta durante años lo que le hicieron una vez en clase. Y yo me enteré años más tarde cuando llegué a bachillerato, me lo contó un repetidor (2 años) que en ese entonces se metía también con ella, pero que hacíamos buenas migas porque nos gustaba el manga y anime.
Llegó un día a clase después de tener educación física tras la ducha obligatoria, y se encontró sobre el pupitre desodorantes, peines, champús y demás accesorios de los neceseres de sus compañeros con notas como "lávate" y que sólo un día a la semana no servía. He de decir que en mi casa hemos hecho deporte toda la vida y nos duchábamos entre el polideportivo para no gastar tanta agua y no compartir baño ni hacer cola en casa, o en casa si no nos daba tiempo. Pero eso la gente prefería pasarlo por alto y joder, era divertido meterse con una familia de pocos recursos económicos y muy numerosa, que evitaba los problemas ignorándolos, pero precisamente por eso se ensañaban más, porque no poníamos resistencia.

En el año 1999 se celebró la Universiada Palma'99. Las Olimpiadas de los Universitarios donde estuvimos de voluntarios en atletismo, baloncesto, voleivol, etc... 
Conocí a varios atletas buenos, negros, y llegué a intercambiar correspondencia durante años con uno de Uganda, cuyas cartas las llevaba a clase para que la profesora de inglés me ayudara a traducirlas y redactar nuevas.
Bien. Toda mi clase sabía que yo me escribía con un negro. Había una negrita en clase que me ayudaba también, sabía inglés, había vivido en países de lengua extranjera. Genial.
Pues no sé por qué un día, un gilipollas, dijo que yo era racista. Y le dijo a la negrita que yo le ponía a parir por la espalda y de repente, un día, llegando a clase, había esperándome en el pasillo sinó era un centenar de niñatos, eran por lo menos el doble ¬¬. Me empezaron a insultar y pegar hasta que vino la profesora y me llevó a ver al director. Menos mal la profesora de inglés habló en mi favor cuando todo se fue yendo de madre y querían hablar con mis padres sobre mis problemas de racismo ¬¬.

Y así todos y cada uno tuvimos nuestras cosas.

Por suerte mi hermano pequeño, en el instituto, entró en el grupo de los raros y algo violentos. A partir de ahí cambió mucho la cosa con los que quedábamos de estudiantes en mi familia. En mi caso ser friki tampoco estaba tan mal visto. En clase empezaba a conocer frikis del manga y les hacía dibujos y pasé a ser la pobre granuda sucia, a la que dibujaba cómics con personajes de clase y situaciones absurdas y graciosas. Las fotocopiábamos y las pasábamos a los interesados.
Mi hermano era temido y ¡¡normal!! El cambio que generó en él la pubertad daba pánico absoluto hasta en casa.
Y mi hermana pequeña ya no tenía esos problemas que tuvimos los mayores porque siempre ha sido la más risueña y cariñosa de todos, y desde pequeña ya tenía amigos. Y en su época de bachiller por ser friki y llevar pinchos y ropa más rockera no le miraban mal ni le marginaban, todo lo contrario. Así que ella ha sido la que mejor ha llevado la etapa del instituto.

Y el tema del dinero familiar, mejor no hablar. Siempre hemos tenido prisa por trabajar e independizarnos.
Me gusta pensar que mi primer sueldo como montadora en la pista de atletismo lo gasté en ropa nueva. Los primeros pantalones y camiseta propias, sin tener que ponerme ropa vieja de mi tía y primas, o mis hermanas (que venían del mismo sitio, es decir: de cuarta mano ó más, megacosida y/o rota). Recuerdo pagar toda emocionada y ponerme esa ropa hasta desgastarla. Debía tener 14 ó 15 años por aquél entonces.
Y dejé de estudiar bachiller antes de entrar en 2º para opositar para lo que llevo trabajando desde los 18 años y pirarme de casa. Por eso ahora voy retomando estudios y accesos de tanto en tanto para no sentir que soy una inútil y estancada.

Y sí. Quizás el tener poco y usado toda la vida, me ha hecho ver que puedo sobrevivir con poco y lo puesto. Nunca he tenido ropa de más. Ni zapatos. Ni tecnología. Ni nada. Eso no quiere decir que no tenga cosas de más (mi reciente descubrimiento por los zapatos, por ejemplo, ¡¡y de tacón!!), pero que si no los tengo, no me deprimo ni me obceco.

Y bueno, así me conocéis un poco más....

.

12 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Un besazo enorme, Misa. Desgraciadamente hay mucho impresentable en el mundo que juzga a los demás por lo que tienen o sus recursos económicos. Y son eso, impresentables. Bien orgullosa que se te ve de tu familia, y tienes motivos para estarlo.

Rdimichelle dijo...

bueno que den gracias tus compañeros de cole y insti por quue no os volverias locos y los asesinarias cruelmente, los crios de pequeños son unos hijos de puta...
y eso que lo que no te mata te hace mas fuerte..ya sabes..

Arald dijo...

Todavía no me explico la crueldad que hay detrás de cada uno de esos hijos de puta de medio metro.

Kurai dijo...

De verdad que aún no me creo la suerte que tuve con mis compañeros del colegio. Hasta el instituto no tuve problemas, y en realidad no fueron tan graves, pero estaba tan feliz en mi mundo de golosinas y tal que me afectaron mucho.

Lo llego a pasar tan mal como vosotros y no sé como lo hubiera hecho. Admiro mucho lo fuertes que sois.

A ver si te doy de una vez tu regalo de cumpleaños xD

Jana la de la niebla dijo...

Joder, Misaoshi, me has dejado de piedra y muy triste al leerte. Menudos hijos de puta eran tus compañeros, pero de lo peor, y qué fuertes habéis tenido que ser vosotros para superarlo sin liaros a tiros después. Yo tampoco he tenido mucho nunca, y a mi hija de pequeña la marginaban también un tiempo por la ropa y tal, pero no de esa manera tan tremendamente asquerosa y cruel, eso clama al cielo. Así y todo, menos mal que érais muchos y podíais uniros entre vosotros, no estábais solos en el cole y fuera de él. Qué asco, pero asco de gentuza, y que los profesores no hicieran nada... tampoco me extraña tanto, algunos son tan clasistas que dan ganas de partirles la cara, de gritarles, de todo.
Ahora, aprovecha, preciosa, y cómprate tus zapatos bonitos y la ropa que te guste, dentro de un orden (tampoco nos vamos a poner ahora a endeudarnos por vestir así o asá, ¿verdad?) y que se den con un canto en los dientes.
Un millón de besos.

Pecosa dijo...

Jamás dejará de sorprenderme lo crueles que pueden llegar a ser los niños... aunque más aún me sorprende que algunos mayores lo vean y no pongan medidas.

Piensa en la mujer que eres ahora, Misa. Y si estudias, estudia porque te gusta, porque eres inteliente y quieres ampliar conocimientos, no para no sentirte una inútil.

Un beso, hermosa.

JuanRa Diablo dijo...

Pues si siendo nosotros cuatro hermanos tenemos un mundo para contar, con ocho debe ser increíble!

Aquello del colegio debió ser muy duro. Me ha indignado que el profesor no interviniera siendo testigo de que te insultaban. Qué desmoralizador.

En fin, Misa, que es verdad que ya te conocemos un poco más, y ojala que esa poca comunicación entre hermanos vaya creciendo, que siempre es un consuelo saber que hay una familia unida.

Jan Berg dijo...

La infancia ha sido con diferencia la peor etapa de mi vida. Después de 6 años viviendo tan ricamente en León, con mis abuelos, va mi madre y me saca de esa casa que era mi casa, de ese pueblo que era mi pueblo, y me trae a una Barcelona tan enorme como desconocida, para meterme en un colegio donde todos hablaban raro y se comportaban más raro aún...

No quiero detallar ahora las malas experiencias que pasé en esos ocho interminables años, solo diré que te comprendo bien. No fui capaz de integrarme con nada ni con nadie hasta empezar BUP, y aún así con mucho matices. No sé si es que lo olvidamos o qué (Yo no. No olvido) pero casi ningún adulto recuerda la maldad que atesoran esos cuerpecitos de metro cuarenta...

Doctora Anchoa dijo...

Por cierto, Misa, me acabo de dar cuenta de que llevabas... ¡¡¡sandalias con calcetines!!! eso se os olvidó comentarlo, yo por ayudar a tus hermanos ;).

Misaoshi dijo...

¡¡¡¡ NO LLEVO SANDALIAS !!!!

Eran mis zapatos de vestir desgastadas las puntas que habían perdido el color de negro a gris y se confunden con los calcetines xDDD pero todavía no asomaban por ahí los dedillos jajajajajaja.

Pena que dábamos...

Gloom dijo...

De pequeña eras rubita!!! =O
La verdad es que has tenido una infancia bien cruel rodeada de niños horribles. No me extraña que tuvieseis que reciclar con el sueldo que entraba en casa y siendo familia numerosa.
Pero frente a las adversidades que pasastes, ahora eres una chica hecha y derecha, que sabe lo que es vivir sin lujos (aunque puedas tenerlos) y que ha sabido salir adelante (tanto que hasta te marchaste a madrid de 0).
Tú sí que vales! ù___ú

Damajessica dijo...

te admiro mucho y te quiero mucho, lo sabes?