Seguidores de mis paranoias...

jueves, 20 de octubre de 2011

No hay que dejar las drogas al alcance del profe de Educación

Como ya sabéis me apunté a un curso para estudiar el acceso a la Universidad...

Bien, ya he conocido a todos mis profesores. Y he de decir que, menos uno, estoy muy contenta con todos.

Está el de Lengua Castellana, explica requetebién, nos dio su e-mail para que le escribiéramos con dudas y solicitudes de apuntes y él nos pasa cada semana todo lo dado en clase resumido (¿para qué coger apuntes?) y resúmenes del libro que él hace. Genial, además lo hace por su cuenta puesto cada centro tiene su tutor y creo que es el único que lo hace tan personal, porque preguntas a gente que va a otros centros y no dicen lo mismo de sus profesor. Además tiene algo que no puedes dejar de atender a clase y no sólo eso, al explicarlo todo con una sonrisa y con tonterías que se le pasan por la cabeza, la hora y media se pasa volando.

Ya hablé del de Matemáticas, es un poco lento a la hora de hablar y se traba, pero se explica bien.

La profesora de Inglés... parece algo borde o simpática, todavía no he llegado a percibir su humor totalmente, pero nos resume los puntos importantes en plan super rápido, que te quedas: Wath? (porque es clase de inglés, sinó sería ¿Qué?), pero al cabo de dos frases sueltas: oooh, Okey! No tengo queja, aunque los fonemas da igual cuántas veces los explique puesto se me resistirán all the life.

El profesor de Comentario de Texto es el único que me trae por el otro camino. No me cayó bien, nos podía llegar a ofender con comentarios del tipo "es que me dan ganas de matarte" "te estrangularía" "¿pero tú estás bien de la cabeza?", me pareció ofensivo. Y luego no dejaba de leer los textos muy lentamente (media hora para 9 frases) y con énfasis, y con saliva propulsada a gran velocidad sobre nuestras cabezas, y lo volvía a leer (ya sólo queda media hora de clase, tampoco es tan malo) y luego nos decía que sacáramos las ideas principales y las escribiéramos mientras de fondo, al mismo tiempo que tú lees a una velocidad máxima intentando sacar tus conclusiones, escuchas a todo volumen cómo leen el mismo texto a velocidad de tortuga, liándote. Entiendo por qué en su segunda clase el aula estaba casi vacía. No se atragantaría el hombre, no se calla.

Luego estoy matriculada en Geografía. No tengo ni el libro, ni imparten esa asignatura en mi centro, tengo que estudiarla por mi cuenta y... no me cuadran los horarios con los centros que sí la imparten.

Y ahora sí... el profesor que se lleva la palma... el profesor de los profesores...

Llego acompañada a clase con tres compañeros de trabajo (sí, estamos matriculados media plantilla). Era nuestra primera vez en clase de Educación.
Tras esperar diez minutos diciendo: "éste no viene", un hombre dijo por detrás: "El otro día también llegó tarde. Se lo toma tranquilamente... os vais a reír un montón, el tío se pone ahí en su postura más cómoda y empieza a contarnos su vida y nos pregunta sobre la nuestra y acabas confesando"
La chica de delante se apuntó a la conversación: "vaya, y luego nos dio su facebook y su teléfono para que le agregáramos y habláramos por whatsapp"

Ahí ya los cuatro nos empezamos a reír imaginándonos a un colgado.

Y entonces entró el profesor.

Y sólo pensábamos que era un colgado de la vida...

Sólo cómo entró a clase mirándonos a todos con una sonrisa super... feliz.

Compañera 1: ¿De qué tamaño sería?
Compañera 2: ¿El qué?
Compañera 1: El porro que se acaba de fumar.
Compañera 2: (con su estuche) Así, más o menos... más, más.
Compañero: Qué ... cara... colgao...
Misaoshi: (partiéndose a carcajadas, sin palabras, era su felicidad contagiosa)

Su presentación fue total.

Se sentó en la silla todo repantingado con las piernas abiertas encima de la mesa. Sacó su iPhone y nos hace una foto: "la voy a subir a facebook"

"Rellenad esta hoja y si queréis ponerme vuestro teléfono. Vuestro mail. Vuestro facebook también, ¿eh? no os cortéis"

¿Qué es la Educación?
Es difícil explicar. No es algo tangible. Es como el amor. ¿Quién me puede explicar qué es el amor?

Y desde el primer momento la clase se desvió al terreno sexual.

- Es un sentimiento.
- Es algo que haces.
Profesor: ¿Hacer el amor?
- Sí, eso es demostrar el amor.
- Es el acto sexual del amor.
Profesor: ¿Hacer el amor? El amor no se hace. Eso se llama follar.
- ...
Profesor: Yo follo y me gusta.

(desvariaciones)

Profesor: ¡¡Valores!!

Profesor: El valor, como decían en la mili..... ¡¡oh!! Claro que aquí nadie ha hecho la mili... ni yo la hice, me iban a arrestar y a fusilarme. Antes se hacían esas cosas. Joder, menos mal salió la ley esa y me salvé por una semana. Pero claro, aquí nadie ha hecho la mili.

(se escuchan risas en clase)

Profesor: ¿O sí? ¿Alguien la ha hecho?

(cuatro levantan la mano)

Profesor: ¿Y trabajáis allí?

(afirmaciones)

Profesor: ¿Y vais en uniforme?

(afirmaciones y risas)

Profesor: ¿Podéis venir el próximo día en uniforme? Me ponen los uniformes (cara de vicio)

(negaciones)

Profesor: ¿Estáis en Aire? ¿Saltáis en paracaídas?

(negaciones)

El hombre de atrás: mi hijo sí. Está en tierra en la BRIPAC.

Profesor: Me encanta (cara de vicio). ¿Hay alguien más de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?

(tímidamente un chico levanta la  mano)

Profesor: ¿Policía, Guardia Civil?

Guardia Civil.

Profesor: ooh, la benemérita... ¿y llevas esas mallitas ajustadas que se marca todo?

No llevo uniforme, estoy en una oficina y me dejan ir con ropa de calle.

Profesor: lástima. Me encantan los uniformes. ¿Y cuando vistes el uniforme llevas las mallas esas?

No, esas no, además pican y son muy incómodas.

Profesor: (sólo reía con cara de vicio total. ¿Sería gay? ¿Morboso? Quién sabe. El chico estaba bastante bueno...)


Y la clase os podéis imaginar que estuvo así hasta el final. Eso sí, cuando el tío se ponía serio a explicar nos quedábamos embobados mirándole. Tenía una labia increíble. Nos dijo que trabajaba con políticos y soltaba críticas y hachazos increíbles hacia sus formas de hacer las cosas.

Un hombre colgadísimo pero muy interesante. Creo que no nos deja la opción de aburrirnos en su asignatura.

.

8 comentarios:

Mad monk dijo...

Y si no se drogara seria tan divertido? ajajjaja

Kurai dijo...

jajajajajajajjaja

qué tío tan grande

Pues me alegro mucho de que al menos la mayoría de los profes te motiven. Ánimo ^^!!

Onara dijo...

Menudo espectáculo!! xDD por lo menos te diviertes en clase... mis profes (también estoy haciendo el mismo curso que tu :-P), aunque buenos, son muy sosos...

Lo que no me ha quedado claro es, qué es la asignatura de Educación... ¬¬

Besotes!!!

Doctora Anchoa dijo...

¡¡¡Me apunto a tu clase de Educación!!! A la de comentario de texto no, que al primer salivazo no podría evitar ponerme en pie, señalar con el dedo y gritar: ¡¡¡¡Aaaarrrgghhhhh!!!!

apple dijo...

ojalá hubiera tenido yo uno así en el instituto.

Misaoshi dijo...

Pues a mí tampoco me quedó claro de qué va la asignatura. Todo lo referente a qué es la educación y a entenderla XDDDDDDDD

Pero es que las clases, como sean todas como esta, van a ser super paranoicas.

Gloom dijo...

Yo cuando hice lo de mayores de 25 también tenía profesores que eran la hostia! xDDDD
Pero vamos, si vas a clase y te echas unas risas además de aprender pues como que se agradece.
Además, a estos profesores no les sueles pillar manía ni nada porque no te ponen el examen! xD
Yo que hacía biología, cuando eramos pocos (que era muchas veces) nos íbamos al bar y nos invitaba a cañas mientras dabamos clase muahahaha.

Pecosa dijo...

¿Puedo ir a clase?