Seguidores de mis paranoias...

jueves, 7 de julio de 2011

Ven una muerte en directo y ni se inmutan

Hoy me han hecho análisis de sangre. Gracias, ginecóloga mía...

La cuestión, hace semanas que tengo el volante pero eso de ir a que me claven agujas, ya sabéis lo reticente que soy. Así que aprovechando que mi compañera de secretaría tenía que ir también, me dijo que fuera con ella. Acepté.

Y menos mal...

En la clínica bien. Me ha tumbado. Una chica muy joven a la que le he dicho que tenía PÁNICO ABSOLUTO a las agujas. He empezado a temblar. Me ha dicho que respirara hondo por la nariz. Apreta el puño. Bien. ¡¡Respira por la nariz!! ¡¡Ah!! (ese "ah" es mío al notar el pinchazo). Tiemblo. Me saca la aguja y me pega el algodón con esparadrapo. Etecé. Ya sabéis como es. Me he quedado un rato tumbada por si acaso. Ha entrado mi compañera a la cabina de al lado. Al terminar ha venido por mí. Nos hemos ido.

Por el camino hemos propuesto ir a un bar a desayunar.


Dos cafés con leche, por favor.


Misaoshi se empieza a marear.


Misaoshi se está mareando gravemente.


¡¡Un vaso de agua!! -oye en la lejanía, la voz de su compañera-.


Misaoshi ya no oye nada. Ah, espera. Misaoshi ya no existe. No ve. No oye. Misaoshi no está.


Misaoshi abre los ojos y ve a todo el mundo alrededor haciendo su vida. No se siente observada. Un vaso de agua en la mesa al lado del café y su compañera mirándole en plan: ¡¡oh, ha vuelto a la vida!!

Le pregunto a mi compañera si alguien me había visto desmayándome.

- Sólo esa señora.

La señora miraba la escena con su tostada y su café, comiendo a grandes bocados, sin levantarse, sin preocuparse.
Ni un "¿te encuentras mejor ya?"
Alrededor un montón de gente. El camarero hablando y riendo con unos clientes... ¡¡el camarero!! Yo atiendo un bar, veo a alguien inconsciente y voy corriendo a atenderle.

Me he sentido tan ignorada (en parte mejor, porque luego me habría dado vergüenza decir a todos: ya estoy bien, gracias) que he llegado a pensar que si me hubiera dado un ataque al corazón no hubieran movido un dedo siquiera para llamar a una ambulancia.

Menos mal que he ido con mi compañera...

Efectos secundarios de desmayarse: sudar. He ido con el pantalón y media camiseta mojada por la calle. Con la mochila me tapaba el culo para que la gente no pensara mal. Parecía que me había meado. Al ponerme el uniforme he olido el pantalón por si acaso me había meado ¬¬ pero no, olía a nada. No, es más, olía a suavizante de la lavadora. Creo que ni cachonda he mojado tanto unas bragas y un pantalón.

.

6 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

Tengo que postear en una de estas la vez que me desmayé en una cafetería; a mí me hicieron demasiado caso. Cuídate el resto del día, que estarás flojita. ¿Te puedo sugerir un caprichito alimenticio, algo como chocolate o derivador?.

Misaoshi dijo...

Jajajajaja, coincide que es el cumpleaños de un compañero de secretaría y he tomado cocacola con azúcar, sin azúcar y galletas!!

Montero dijo...

jajaja mujer si ibas con una compañera, es normal que nadie se alarme... si hubiese sido más grave, seguro que salen todos corriendo para salvarte!!! y ese pánico a las agujas, no puede ser bueno... miratelo jeje!!1 beso!! me encantan tus entradas

Akede dijo...

Hay gente para to, por lo menos ibas acompañanada. Pero es acojonante el comportamiento de la señora de la tostada, supongamos que los demás no se han dado cuenta de que te has escurrido en tu asiento y estás allí sin estar, supongamos eso.

¿Por qué cojones esa señora no ha posado la tostada y ha levantado su señor culo del sitio para preguntar si podía hacer algo?

Yo lo hubiera hecho, y eso que soy de las que adoran desayunar con Crímenes Imperfectos y cenar con CSI xD

Cuídate eh.

Jan Berg dijo...

La verdad es que me sorprende, y mira que soy descreído.

Nunca espero que nadie me ayude, esa es la verdad, pero no es menos cierto que cuando he presenciado un incidente, desmayo, caída, qué se yo, alguien que necesitaba ayuda, nunca he sido el único en ir a ver si podía ayudar. Y Elma no digamos, esa se mete en medio de lo que sea si cree necesaria su ayuda.

En fin, me alegro de que al final no necesitaras realmente la ayuda de nadie, porque vamos, si fuera algo grave, no sé yo...

Condesa Bathory dijo...

Joder aquí eso no pasa. En cuanto ven el más mínimo indicio de que te encuentras mal van miles de personas a ayudarte. Mira en eso no tengo queja.
Un besazo!