Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 6 de abril de 2011

CONCLUSIÓN SOBRE ROMA

Roma es muy bonita en la parte, digamos, histórica. Preciosa. Aunque no comprendo cómo en una ciudad que se ha habitado desde tiempos inmemoriales haya dejado unos edificios tan impresionantes caer en el olvido y el abandono hasta la ruina. Por suerte todavía quedan restos que visitar de esa gran historia aunque tengas que utilizar la imaginación para recomponerlos.

La gente... prefiero no hablar. No tuvimos más contacto que con dos trabajadores del hotel y un par de camareros a los que les pedíamos lo que queríamos para comer. No hablamos con nadie excepto con dos argentinas en el autobús. Pero la impresión de dejadez, bordería y ¿ego subido? no me la quita nadie. Me parecieron muy superficiales y la moda italiana, qué queréis que os diga, horrible. En serio, los escaparates, la gente vestida, todo, era como ir a una tienda y coger la ropa a oscuras y decir esto mismo-esto mismo y pagar una burrada por ello, porque otra cosa no, porque por la Calle Babuino que pasamos, vimos desfilar una de mujeres enjoyadas hasta decir BASTA y con unas ropas que... que... que esa es la moda italiana, porque en los escaparates igual.

Las mujeres delgadas. Si digo que vimos a una chica gordita atendiendo y nos supo megaextraño que tuvimos hasta que comentarlo. Ni por la calle ni atendiendo ni nada. La pasta no engorda y las italianas tampoco.

Demasiada inmigración. Nos quejamos de España pero lo de Roma no tiene nombre. No has bajado del tren y ya te están pidiendo dinero y tiquets para que saques tu cartera a ver qué pueden sacar más de ella. Dio una primera impresión de peligro increible. Ni guardias, ni seguridad, nada.

A la vuelta en el mismo tren un hombre nos quitó las maletas de las manos a la fuerza (yo no quería dejársela porque sabía lo que ocurriría) y nos las subió dentro del vagón. Al par de minutos vino donde estábamos a EXIGIR su dinero. No pidió "la voluntad" ni nada, nos exigió de mala manera y cuando le dije que sólo llevaba billetes y no le iba a dar un billete nos miró fatal. Vendedores ambulantes, no como en Madrid o Barcelona o cualquier lugar de España que se ven, MÁS. Aunque en París también tenías uno en cada calle, en Roma a mi me daban miedo. No sé, era diferente. Sentía menos seguridad. En París vimos a policías corriendo tras ellos y no volver en media mañana a la Torre Eiffel o se colocaban en otro sitio lejos de ellos, y en Roma el policía pasaba diciéndoles que se fueran y cuando se giraba volvían a sentarse como si les hubiera dicho "EN PIÉ". No sé, era como si los policías sólo estuvieran de pega, con esos uniformes tan bien cuidados y cargados que no sirven más que para que les vean, pero no los veo en una persecución con esos zapatitos de charol y esos pantalones acartonados y chaquetas calurosísimas con tanto detalle y el gorrito de los cojones.

Porque otra cosa no, pero policías había por todo, pero de pegote. Creo que si hubiera una pelea o algo ellos mirarían y se disculparían diciendo que no pueden ni levantarte porque se les mancharía el uniforme.

También sacamos varias conclusiones más:

- La Boca de la Verita no existe.

(estaba por todas partes la figura pero no conseguimos verla porque estaba todo vallado, en obras y cerrado, algo esconden: ¿se ha roto?)

- La Capilla Sixtina no existe.

(la buscamos por todo y no ponía ningún cartel y tenías que adivinarlo, o buscar información o comprar una guía para saberlo... o que te llame la madre de tu compañera de viaje horas más tarde)

- El motor de ayuda de los carritos-bici no existe.

(excepto cuando buscas bien ¬¬)


También me parece horrible que no den un plano de metro, bus o turístico en las estaciones ni taquillas de información sin soltar la pasta. Gracias a todos los Dioses Romanos que en el hotel nos daban mapas del centro (hasta cierto punto, los otros tenías que comprarlos fuera), porque si no pagabas no tenías NADA.

El transporte público una mierda, va petadísimo SIEMPRE y la huelga nos sorprendió totalmente. Nos avisaron que no compraramos ningún billete de autobús porque no valía la pena, no lo miraban. También ahora entiendo por qué es tan barato: porque nadie paga. Un título de 1 día: 4€. Subir gratis: no tiene precio (¿¿??)

Otra cosa que tengo que decir:



Las tapas de los óbjetivos de las cámaras réflex digitales Nikon: saltan.

Sí. Estaba quitándola tranquilamente cuando salió disparada DENTRO del Coliseo. Había unas vallas para que no pasara nadie. Pues ahí dentro.
Ana entró en la zona prohibida para devolverme la tapa del objetivo, menos mal no había apenas nadie que pudiera verla.

- Sólo a ti te podía pasar esto.

Cuando fuimos al foro romano nos entró la risa al ver esto:

¿No lo véis? tras la valla: en la zona PROHIBIDA
¡¡¡OTRA TAPA NIKON QUE SALIÓ VOLANDO!!!

Bien, también puedo presumir que me llamaran la atención 3 veces:

- En el avión comentando la caída en picado de Kurai y esta viñeta. Nos reimos como locas y todos se giraron y nos miraron fatal y empezaron a hacer ruidos de sifones: "sssssssshhhhhhhh ssssshhhhh"

- En el metro al salir que hice una foto (y Ana también) y sólo me llamó el guardia la atención a mí.

- En un edificio super chulo que había como un escalón-banco para sentarse en toda la pared. Había guardias y todo en la puerta, gente super bien vestida entrando y saliendo. Coches lujosísimos. No le dimos importacia y nos sentamos a comer un helado xD, mala suerte la mía me senté con las piernas cruzadas los pies encima del banco. VAYA IMAGEN ¬¬ que vino un guardia a llamarme la atención. Al terminar el helado Ana me dice: "vaya, no me he dado cuenta y estaba sentada con los pies encima y no me han dicho nada jajajajajaja" . Luego miré y nos habíamos sentado en la puerta de los juzgados...

¿Por qué a ella nunca le llamaban la atención? ¿Por qué a ella le decían bella y a mi me ignoraban y me cobraban lo mismo? ¿Por qué a ella el decían vuelve vuelve y a mí chiao? ... soy un orco.

Los niños italianos son unos vacilones.
El día que hicimos spinning, ya funcionando el motor del bici-coche, esquivamos a unas niñas en patinete. La niña se paró en un momento justo en mi lado derecho y cuando nos pusimos en marcha de nuevo, la niña aprovechó para cruzarse por delante a un palmo mientras nos miraba en plan: "es mi país, tengo preferencia, extranjeras de mierda".



Mi reacción fue gritarle para no bajarme y matarla, si no la mataba antes el bici-coche. Y su madre mirando desde lejos, sin un ápice de preocupación, como si sintiera orgullo por lo que acabara de hacer su hija.


No sé si me dejo algo... pero a la pregunta: ¿Volverías a Roma? sólo puedo responder un: NO.

No fue como Alemania que me dejó con las ganas infinitas de volver, o París y el que Arald estudie de erasmus en Besançon o Lauri que trabajó allí, haciendo que quiera visitar más partes de allí...

Roma es sucia, monumentos e historia muy bonito todo, pero en general, la gente, el humor, las cosas... son sucias y feas. Fue mi impresión de Roma y la de Ana -creo- que también.

.

5 comentarios:

Maeglin dijo...

Creo que la fuerza te la da el número yo cuando estuve por Italia mi grupo nunca bajó de los 6 y no tuve esas desagradables experiencias. Eso sí, los carbinieri ligando con las turistas me dió una imagen de patetismo y república bananera que casa muy bien con lo que describes por aqui.
Al menos está la Plaza Largo Argentina donde están los gatos romanos a su libre alberdrio entre ruinas clásicas.
Te reorientado la "embajada" a este blog. ;-)

Jill dijo...

La Boca de la Verita la encontré de pura chiripa en un sitio por el que había pasado mil veces... el problema es que siempre que pasaba por allí la muy jodida estaba en una pared que justo daba a mi espalda, súper escondida. Horrible. >_<

Las palomas nos atacaron y caía mierda por doquier. Eso sí, cacas de perro ni una. La única que había la pisé yo... y luego pisé el forro de mi chaqueta (FUUUUUUUUUUUUUU).

En fin, al menos lo pasásteis bien. Yo volvería a Roma, pero solo un par de días... como parada para ir a Florencia, Pisa o Venecia luego. :3

Florencia es todo lo contrario. Calles súper limpias y preciosas, todo maravilloso y la comida no sabía a mierda. Alucinante.

Bé, la próxima vez te vienes con nosotros a Amsterdam o algo. :3

Condesa Bathory dijo...

Conclusión: Ir a Roma en modo autista. No te relacionas con nadie pero ves lo bonita que es.
Un saludo

Damajessica dijo...

y los italianos tienen fama de pulpo, no se yo si iria a roma, dinamarca es el pais de la limpieza y la educacion por escelencia, ayer fui a comprar pescado al lado del puerto y como no me decidia a elegir pescado, la gente espero pacientemente a que me decidiera.

Kurai dijo...

Yo como fui de viaje de estudios, no hablé con nadie, solo con mis compis. Los italianos de italia no me caen bien (en cambio, el italiano de mi ex-trabajo es la hostia =D!)