Seguidores de mis paranoias...

sábado, 5 de febrero de 2011

La sonrisa de mi padre

Ayer hablando del tabaco y la Ley del Tabaco con la madre y la tía de Sergio, que una quiere dejar de fumar y tal (tema principal desde diciembre, 1º miedos, 2º quejas, 3º aceptación... pero la 3ª nunca llega), dije que hay gente que dice un día "mañana dejo de fumar" y no vuelve a coger jamás un cigarrillo y no  les pasa nada.

Puse el ejemplo de mi padre.

Mi padre se quejaba que su hijita (mi hermana mayor, por ese entonces sólo tenía una hija y tres hijos, no cuatro de cada), no se acercaba a él porque "apestaba". Le daba asco ese olor y él, infeliz porque su hija rehuía de él, cogió la caja de cigarrillos y se deshizo de ella para no volver a fumar.

Al menos eso le funcionaría un tiempo...

Y entonces me puse a recordar las pocas anécdotas que tengo de mi padre. Pocas anécdotas BUENAS, me refiero. A mi padre siempre le he visto como un... ¿monstruo?

No sabría cómo describirlo. Siempre me ha dado miedo. Era el señor que siempre nos obligaba a darlo todo y si no se hacía como él quería te... castigaba (a su manera). Era el señor que no le valía un segundo puesto. Un nueve en las notas. El que te castigaba (a su manera) porque decía que "tú" eras la culpable, por ser mayor, que tu hermana pequeña llorara. Porque "llorar" y "gritar" lo aprendió de ti. Te castigaba porque él llegaba malhumorado del trabajo. Te castigaba porque castigaba (a su manera) al hermano mayor, y como todos somos más pequeños, nos castigaba para que jamás hiciéramos lo mismo que él (a su manera).

La verdad no recuerdo momentos con mi padre porque ya desde pequeños jugábamos y hacíamos todo lejos de él. En el patio. Si él salía al patio nosotros entrábamos a casa. Si él estaba en el salón, llovía y hacía frío nos encerrábamos en las habitaciones. Con mi madre sí recuerdo muchos buenos momentos porque íbamos donde ella iba. Pero cuando venía mi padre nos alejábamos y entonces: ¿cómo recordar momentos con él que no fuera la hora del "castigo"? Porque nos oía o porque otro se había chivado (fuera verdad o mentira, sólo le servía las palabras de los dos más pequeños,. Yo, la tercera pequeña, no servía, y él, castigándome siempre a su manera, sin escuchar mi versión, fue, sin querer, el que me enseñó a no mentir. Curioso que decir la verdad te supusieran "castigos". Creo que es por eso que no me gusta mentir y digo las cosas como me vienen, porque me dan igual el resultado (peor que de pequeña, no creo), si la gente se lo toma a mal, ¿qué le voy a hacer? no puedo cambiar algo que venía conmigo de niña, o "de serie").

Pero recuerdo cuatro momentos. Cuatro únicos momentos con mi padre.

* El primero, yo muy pequeña, huyendo de él. Me daba miedo porque era un hombre grande (qué pequeña era para ver a un tío de 1.60 grande), con una barba que le hacía la cabeza enorme. Y me daba un beso y yo gritaba "mamáaaaaaaaaaa mamáaaaaaaaaaaaa" y él me preguntaba por qué no quería besos suyos. Le dije muy enfadada que su barba me daba miedo. Se rió.

Esa tarde me dio un beso y restregó su cara recién afeitada en la mía. Y me reí yo.

* El siguiente, no recuerdo si antes o después de afeitarse. El día del padre se acercaba y en el colegio nos pidieron material para hacerle un regalo a nuestros padres. Teníamos que llevar dinero (no recuerdo cuánto) y fotos de familiares. Y que "sólo" lo consultáramos con nuestras madres.

Se lo conté a mi madre y ella me derivó a mi padre, porque ella no sé qué le pasaba ese día que no estaba muy cuerda, y yo no sé mentir, así que mi padre empezó con las preguntas:

- ¿Para qué quieres el dinero?
- Para comprar un cuaaaaaadro
- ¿Y el cuadro para qué?
- Para hacer un árbol genealógico (no sé si me acordaría de la palabra a esa edad xD).
- ¿Y las fotos son para el árbol? ¿De los abuelos, mamá y mía?
- Síiii. Es que tenemos que hacer el regalo del Día del Padre. Es un cuadro con un árbol y hay que ponerle fotos.
- .... vale.

Recuerdo que me lo dió rápido mientras se reía. Claro que yo no sabía por qué se reía hasta más tarde, que caí en la cuenta (facepalm).

* El tercero fue un día que estábamos solos mi hermano pequeño, mi padre y yo en casa. Todos estaban en casa de mi tía o algo. No sé qué hacíamos solos. A lo mejor estábamos castigados. Quién sabe. Fue hace muchos años. Sólo recuerdo estar solos con mi padre y mi padre entrar en la cocina y ponerse a gritar.
(Mi padre no entraba nunca en la cocina, mi hermano y yo teníamos miedo al ver la tétrica escena, ¿y si salía con un cuchillo? ¿Qué hacía él en la cocina?).

Salió corriendo y nos metió a mi hermano y a mí en el coche y fuimos al restaurante chino a cenar.

Nos dijo que pidiéramos lo que quisiéramos. Pedimos tres ó cuatro platos. Sé que sobró un montón de comida y mi padre no dejaba de reirse con nuestros comentarios de críos. Y nos seguía el rollo. Mi hermano y yo cogimos confianza porque mi padre no se enfadaba como hacía siempre. Empezamos a gritar y de repente callábamos y veíamos a mi padre reir con nosotros. ¿Qué le sucedía? Estábamos en un lugar público y no nos llamaba la atención por hacer que toda la gente de las mesas estuvieran observándonos. Recuerdo pedir con mi hermano una "copa babana split". Canción que todavía hoy cantamos cuando vemos carteles publicitando "copas bananas splites" y nos reimos. "Copa babana split", gritando y cantando y dando cucharatazos al aire y con el helado, manchándolo todo, y mi padre ¿cantando con nosotros y riendo? Muy extraño todo. Y lo recuerdo como el mejor día que he pasado con mi padre. El mejor, mejor, mejor, mejor del MundoMundial.

* El último (habrá más, pero no los recuerdo con tanto cariño), fue un día que recuerdo estaban en un cumpleaños de mi primo, y mi hermana mayor ya era rara y no salía de casa xD y yo estaba castigada (COMO CASI SIEMPRE). A veces pienso que mi padre tenía que castigar a algún hijo para tener la excusa de decir "no voy al cumpleaños porque alguien tiene que hacerse cargo de los castigados". La verdad es que no venía nunca a las fiestas familiares que hacían otros (que no organizaba él, por supuesto, porque eran las mejores, sin duda y no lo niego, le importaba mucho la opinión de la gente), y le salía siempre un trabajo o "un castigo".

Ese día no hizo la escena de la cocina. Directamente nos vino a buscar a la habitación y nos preguntó si queríamos pizza.

Compró una familiar del "Ca'n Angela" para 3 personas. Los de Mallorca sabréis cómo son esas PIZZAS.

¿Me creeríais cuando digo que sólo quedó una porción y porque mi padre dijo: dejad esto para el pequeño? Nos reímos mucho porque nos hacíamos las picas a ver quién comía más.

Qué gran noche. Mi hermana y yo no podíamos dormir con el estómago tan lleno y nos pasamos la noche charlando y riendo. No todos los castigos eran malos.


Y bueno, eso son los mejores momentos con mi padre. Al menos los que recuerdo más porque les doy un repaso de vez en cuando. Sobretodo cuando pienso que no merece nada de mi parte, al menos, por esas anécdotas, merece un poco de mi cariño. Pero sólo de vez en cuando, que no se acostumbre.

Eso pagará los dientes y el cuadro del árbol genealógico rotos.

O eso pienso.

.

6 comentarios:

Pecosa dijo...

¿Dientes y árbol genealógico rotos? ¿Qué? ¿Quién?

¿Has hablado alguna vez de esto con tu padre?

Kurai dijo...

Yo directamente apenas tengo relación con mi padre aunque vivamos bajo el mismo techo, pero supongo lo prefiero a haber sufrido tanto castigo =/

Aunque no sé si lo cambiaria por esos buenos momentos =D. EL único buen momento que he tenido a su lado no lo recuerdo. Es una foto de cuando yo debía tener 2 meses o asi, en la que me está tocando la nariz y tiene cara de quererme mucho xD

Aish, estos padres...

Damajessica dijo...

ains maria estamos melancolicas, yo mejor no pienso en mi padre que me deprimo :(

Sr. Toshi dijo...

Ocho hermanos?
Érais ocho!!!!

:O

Misaoshi dijo...

Sr. Roshi: Yes XD

Pecosa: con mi padre no se habla de estos temas, sólo de "ven a buscarme al aeropuerto" "sí, llego a fin de mes" "no, no soy la borracha drogadicta que piensas"

Kurai: algo es algo. Yo sólo los tengo en la memoria, porque mi padre era el fotógrafo y no hay fotos de todos xD

Damajessica: pues no hables, yo nunca he hablado de él y pensé que ya era hora de plasmar lo que pienso. No sé si le quiero, pero es mi padre, y como tal sí le acepto, pero no sé si lo siento.

Doctora Anchoa dijo...

Jur, qué tema más chungo, nunca sé qué comentar en estas situaciones. Igual va a sonar muy bestia, pero para mí la familia es la gente que te quiere y te hace sentir bien, no es nada que tenga que ver con los genes. Me da la sensación de que eres toda una superviviente.