Seguidores de mis paranoias...

jueves, 6 de enero de 2011

No me gustan los Reyes Magos

Borrando discusiones nocturnas... jamás había visto unos Reyes Magos tan generosos.

Puedo decir que no me han gustado nada. Hoy he confirmado mi odio por el materialismo y la falsedad que llegue este día por recibir y recibir y recibir y no dar nada, absolutamente, a cambio. Ni este día ni el resto del año. Pasotismo anual a cambio de burradas y burradas de dinero el día 6 de enero y los caprichos de una mente infantil y derrochadora. Tampoco he sentido envidia. Pero ninguna. Por lo que podáis pensar con lo que voy a decir:

Ver un niño recibiendo regalos me gusta. Adoro ver sus caras y sonrisas. Sus ilusiones hechas realidad o añicos y consolarles por no tener lo que querían (los niños son caprichosos, qué le vamos a hacer). También me he sorprendido a veces al recibir cosas de alguien que no esperaba. Y también me gusta ver las caras de alguien que no esperaban lo que les llevaba. Un detalle. Cualquier parida. Que no lo esperen. Algo que ansiaban y no han conseguido o no se podían permitir...
(No me gusta este día ni el materialismo, pero eso no significa que no haya recibido ni dado)

Pero escuchar comentarios de alguien supuestamente "adulto" en plan: "a ver si viene ya mi padrino, ¡¡quiero dinero!!" y todo tipo de comentarios, no de ver a la familia y estar con ella, sinó: "espero que la tía -tal- me dé dinero, que dije que quería dinero estos Reyes". Y veía volar los billetes de 50€ de mano en mano.

Buf, he reventado en un momento que estaba con ella a solas después de soltar varios comentarios despreciables sin muestras de agradecimiento, contando el dinero-regalo de sólo dos tíos (y los que faltaban). Y sólo dice "ya lo sé, no me importa". Joder, al menos lo reconoce. Tiene tantas cosas que no hace nada por conseguirlas porque se lo dan todo y no aprecia nada de lo que tiene. Lo estaba flipando. Y sólo podía recordar cuando mi padre nos regaló 5000 pesetas. ¡¡¡5000 PESETAS!!! Cuando le tocó la lotería (no mucho) a cada hijo (somos 8). Menos dos, todos nos gastamos el dinero en regalar cosas para todos. Y pienso que para la edad que tengo, me he criado en un lugar bastante antiguo de mentalidad en este tipo de cosas (en plan una muñeca al año o una bufanda y te jodes, que en Mallorca sólo dos meses hacen frío de bufandas y si no te gusta te jodes doblemente), nada materialista, que siempre ha tenido lo justo para vivir, que no necesita más y que si alguien le da algo, lo devuelve x3 (lo bueno y lo malo...). Y no podía parar de comparar las situaciones. Ver la una que quiere ÉSE móvil. Otro ÉSE ordenador. Dinero. Dinero. Y se lo dan como el que abre el grifo y sale agua. Y yo que quería mil juguetes... y recibir unos guantes y bragas... pues qué le voy a hacer. Los calzoncillos de mi hermano eran más feos. Pero el año siguiente recibíamos algún juego. Incluso llegué a recibir un juego de manualidades para hacer jarrones con escayola (el mejor regalo del Mundo) y más mayor, mi hermana ¡¡me regaló un microscopio!!.
También hacíamos postales a mis tíos (no teníamos dinero, pero sí imaginación). Dibujos. Manualidades.
Y ellos a cambio nos regalaban un juguete, otras bragas y a veces: ¡¡1000 pesetas!! Joder, eso era la ostia.

Este año, lo único que he recibido ha sido de parte de Sergio y sorprendentemente, la colonia de Angel. La original.
Sergio me regaló hace dos años la imitación por San Valentín, también de estrangis (regalar algo ese día me parece ñoño y no me mola) y me encantaba ese olor. Supuestamente este año no había Reyes, ni por mi parte, ni para mi parte. Y casi me ha dolido el no tener otra caja envuelta en papel de regalo para él a cambio. Además que ha sido raro, porque habíamos discutido por la madrugada y levantarse y darme eso... me ha sentado hasta mal.
Menos mal es bastante paciente y comprensivo y que me quiere (creo) xD.

Por suerte no necesito un día especial para regalarle algo, porque pienso que si quieres regalar algo a alguien, si le quieres todo el año, ¿por qué no le vas a regalar algo cualquier día del año? ¿Por qué esperar a Navidad o su cumpleaños o alguna fecha que recuerde algo?

Vivan las sorpresas de verdad. Las que no te esperas y las que agradeces el doble. Y no tienen por qué costarte un duro.

Espero que los que os gusten los regalos y os hagan ilusión y tal (H@n!!!), la gente haya sido generosa y hayan cumplido vuestras expectativas.
A mí, como cada año desde hace tiempo, me han hecho recordar cuando no mirábamos el precio de las cosas ni nos dolía no recibir lo que deseábamos porque sabíamos que no se podía y porque teníamos lo que necesitábamos. Punto. Ahora sí se puede. Se puede tanto que no me hace ni ilusión ni ganas.

.

5 comentarios:

H@n dijo...

Jo, tu post me ha puesto super triste, pienso igual, pero sigo teniendo la ilusión por los detalles >_<
Me siento contradictoria en mí misma!

Malkev Malkavian dijo...

Yo también soy de desear regalos como el que mas, pero creo que es porque nunca los recibo, al igual que le pasa a H@n (Aunque hemos hecho un chanchullo ella y yo). Este año, he recibido dos de los mejores regalos de mi vida, así que no me quejo para nada.

Opino como tu respecto a los niños que reciben todo lo que salen de sus boquitas y como que pierde la importancia.

Lo del regalo sorpresa...¿A que mola? Son los mejores, no sabes como reaccionar y encima ni te lo esperabas. Ahora, te toca a ti devolverle la pelota. =D

Janton dijo...

En mi familia no hay Reyes qeu valgan, y con Elma ya tenemos establecido que Reyes y Aniversario se postergan hasta Rebajas, así que a mí todo este jaleo de los Reyes me pilla como muy lejano...

Kurai dijo...

Los reyes son los padres!!

Damajessica dijo...

Ains mi pequeña go mi nam, en mi casa cada año, se dan menos regalos, pero no lo necesito, soy feliz asi, aun que este año, recibi regalos inesperados, que ya te contare, aun que tu eres uno de ellos, te quieroo¡¡¡¡