Seguidores de mis paranoias...

jueves, 29 de diciembre de 2011

Mi madre, la familia y la masturbación


Acabo de ver el maravilloso anuncio de vaginesil.

Ese nuevo en el que la hija le pregunta a la madre confidencialmente delante de las cámaras:

- Mamá, ¿a ti de joven te picaba... ahí?

Y su madre, muy confiada con una hija de unos 16 años que seguro que no es una guarrilla y que no son hongos por tirarse a medio instituto, le suelta algo así como:

- Claro, de joven y también ahora... y por eso utilizo VAGINESIL

Es genial.

Super real.

Pero para reales las reacciones de mi madre cuando le decíamos que nos dolia o... bueno, esto no se lo he contado a nadie pero creo que ya desde pequeña tenía una obsesión con el placer sexual sin saber exactamente qué hacía, si era bueno o malo, pero claro: algo que da placer: ¿cómo va a ser malo?

Recuerdo de una noche estar tocándome (debía tener 6 ó 7 años, y yo que sé, la mujer que diga que de niña no se tocaba miente seguro), y de repente me empezó a escocer. He de decir que estuve mucho tiempo tocándome casi 24h al día. En casa, en el cole, apoyada en cualquier lugar yo disfrutaba acariciando esa zona. En serio, lo pienso ahora y me siento hasta sucia.
Me fui al baño y al limpiarme vi sangre.

Fui corriendo a mi madre y me miró con cara rara...

- No puede ser la regla. ¿Te has tocado ahí?
- NO.
- ¿TE- HAS-TOCADO-AHÍ?
- N......nnnn.... si

No recuerdo lo que decía porque no dejaba de hablar hacia las paredes y espejos mientras me limpiaba el chochete, pero sé que no rezaba. Mi madre no es mucho de rezar que digamos. Pero decía cosas como qué iba a hacer con unos hijos asi, que si ya de tan pequeños. Y cosas así.

Estuve una temporada sin tocarme por miedo que volviera a sangrar, pero ya sabéis, el deber llama, y yo me aburría mucho en casa.

También recuerdo despertarme un montón de veces con las manos en la masa, bocabajo. Pero bueno, no sangraba, así que continué con las andadas...

No sé lo que se cocía en vuestras casas, pero en la mía el sexo jamás ha sido un tema tabú. Desde pequeños sabíamos qué era exactamente todo. Quizás es porque al empezar los pequeños con las preguntas, los hermanos mayores ya lo sabían y te explicaban con todo lujo de detalles cómo se hacía todo, la creación y esas cosas. El proceso y los nombres que se les daba, bien y malsonantes. Mi madre nunca nos ha engañado en tema sexo. Se lo contamos todo desde siempre y siempre ha sido muy consciente de nuestra vida en todos los aspectos, incluido el sexual y con todo lujo de detalles y edades. Nos da consejos e incluso ella tampoco se corta. Hay gente que no entiende por qué hablo tanto del tema como si fuera lo más normal del mundo, pero es que cuando te has criado hablando del tema tan formalmente hasta como conversación de comida familiar, deja de resultar extraño, ¿verdad? Los hay que lo verán bien, los hay que lo verán mal. Pero es un tema que todo el mundo practica (hasta el Papa), pero del que no todos hablan. ¿Por qué? Todo depende de la educación.

La de veces que habré entrado de pequeña en la habitación de mis hermanos y verles tocando la zambomba. Sabía cómo era un pene. También toqué penes (que no masturbado). Lo que tiene ser pequeña y tener un hermano de más o menos la misma edad es que ambos sentíamos curiosidad por los genitales del otro y... bueno... eso miras y tocas y recuerdo que daba repelús. Tened cuenta que nos duchaban y bañaban juntos a los hermanos pequeños.

Luego recuerdo una anécdota que me viene de vez en cuando, sobretodo cuando algún tío dice que le duele un huevo o que lleva tiempo sin tocarse...

Un día llegó mi hermano pequeño llorando al salón diciendo que le dolía ahí abajo.
Mi madre le bajó los pantalones y calzoncillos y le dijo que no tenía nada. Y yo también la vi como siempre, así que él siguió llorando por horas hasta que mi madre le soltó, muy enfadada:

- ¿NO LA HABRÁS METIDO EN UN TUBO?

(En serio, jamás sabré por qué le gritó eso, cómo se le ocurrió en un tubo precisamente, ¿habría sido una experiencia de algún hermano mayor nuestro o de su marido?)

- NooooOoOOOoOOOooo

- ¿TE HAS TOCADO?

- No.

Y no mentía. Fuimos a urgencias en familia (porque no podía dejar a los pequeños en casa) y el doctor se la sacó delante de todos y le preguntó si se tocaba y mi hermano decía que no y que no.

Pues era verdad. Le dolían los huevos porque no se tocaba. No sabía hacerlo todavía con 6 ó 7 años, qué decepción, si yo llevaba desde que no recuerdo haciéndolo jajajajajaja. ¡¡Su cuerpo le pedía marcha y él no se tocaba!! Jajajajaja, qué inocente, mi pequeño. Qué guarra soy, por favor. Sigo...

¿Véis? Los hombres tienen que tocarse desde niños. Por eso no me creo que los curas y los cristianos no se masturben. Y tener poluciones espontáneas tiene que joder. Y el dolor de huevos... diox, si ya se quejan cuando no se ha podido echar un polvo después de estar un rato empalmados y no se puede... no me quiero imaginar dos meses sin tocarse con todo eso ahí gordo. ¡¡TOCÁOS!!

Y bueno, también recuerdo yo muy pequeña y me pilló mi hermana pequeña (tiene 4 años menos), y me preguntó que hacía y yo le dije que me tocaba ahí y le dije que lo probara. Y ahí estábamos...

Si es que lo estoy pensando todo ahora y digo que es que no es normal. Pero realmente sí lo es. Los niños no somos viciosos. Simplemente somos curiosos y cuando algo nos gusta y no nos dicen que es malo, y da placer, lo repetimos hasta la saciedad. Hasta hacer sangre si hace falta. Pero es que no es malo. Y dejad que vuestros hijos se toquen. Luego serán más sanos y si les pilláis: no les digáis que es malo ni les llaméis la atención como si lo fuera. Porque entonces se resentirán cada vez que lo hagan. Pensarán que es malo. Y es el mayor de los placeres.

No les quitéis el sexo desde tan temprano.

Un saludo y... ¡¡a follar!! (vosotros que podéis, yo llevo tiempo de sequía y lo que me queda).

.

Introducción a mi vida

Voy a intentar relataros retazos de mi vida. He contado alguna que otra anécdota, pero hay recuerdos que no puedo contar porque son muy traumáticos o, simplemente, porque no me vienen a la cabeza en el momento adecuado. Los hay graciosos, felices, tristes, horribles y... muchos dan rabia. Como toda vida de vecino.

Intentaré poco a poco relatar algunas de las situaciones adversas a las que he tenido que hacerle frente. Ponerle freno. Poner el brazo. Ponerme a cuatro patas. Ponerle sentido del humor. Pero sobretodo, situaciones que han provocado cambios en mi vida. Escenas que sigo recordando de cuando en cuando. Sucesos que me han enseñado a ser así, y así me he quedado. ¿Qué le vamos a hacer? Gran Puta es esta vida.

Por ahora os dejo con la introducción y pequeño resumen de mi cuarto de siglo:


Misaoshi siempre fue una niña introvertida, traviesa y bastante rara. Gritaba y lloraba porque siempre le estaban molestando los rancios de sus hermanos pequeños, y los mayores también. ¿Dónde vamos a parar? Tener 7 hermanos para esto, maldita mierda...


Y a medida que fue creciendo se fue haciendo más y más introvertida, exteriorizando únicamente sus dotes para el deporte y el dibujo. También las buenas notas. Si es que era una niña inteligente y deportista a partes iguales. Una fierecilla, pero tonta como ella sola.
Según iban pasando los años, en el instituto tuvo que soportar los peores años de su vida. Empezó a tener traumas sobre su aspecto, la muerte y las agujas y la sangre que aún hoy no ha superado.


En bachillerato tuvo la maravillosa idea que quería dejar los estudios y empezar a trabajar. Y lo hizo. Pero seguía siendo una joven desaliñada e introvertida que seguía sin hablar con la gente (excepto cuando iba a entrenar atletismo con los que consideraba sus únicos amigos) y dibujando para pasar el tiempo que odiaba estar en casa.


Dos días después de cumplir 18 años hizo las pruebas para que la cogieran en el Trabajo donde está ahora y las pasó satisfactoriamente. Cuatro meses horribles en Madrid y la destinaron a Mallorca.


Tras dos años viviendo fuera de casa en un pabellón sola, se decantó por empezar a vivir un alquiler y vivir la vida y... ¡¡Qué bien le salió eso!! Con dos universitarios empezó a saborear el gusto por vivir. El gusto por querer empezar de cero su vida. El placer que le daba saberse válida y querida. Empezó a divertirse, a exteriorizar sus sentimientos. A cuidarse un poco más físicamente (odiaba y odia y odiará su aspecto toda su vida, lo sabía, lo sabe y lo sabrá) y...


....cuando por fin se dio cuenta que ya era capaz de hablar con la gente, su vergüenza no era tan palpable y que no se achantaba drásticamente ante las adversidades, decidió empezar de cero en otra comunidad, puesto la isla siempre le pareció un lugar pequeño, cerrado y... aislado. Y así es como Misaoshi llegó a Madrid un 7 de Septiembre de 2008...

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Sueños que te despiertan a las 3h a.m....

Sí, hacía tiempo que no recordaba lo que he soñado... pero es que esta noche me ha jodido mi pesadilla a las 3h a.m. y me ha costado volverme a dormir porque no dejaba de ver sangre y sangre y sangre y me medio desamayaba al pensarlo pero no conseguía dormir y olvidar.

Ayer me hice análisis de sangre porque tengo que repetir el maldito preoperatorio (desde que me lo hice en octubre hasta que me operen en enero ya son 3 meses que es el máximo de tiempo y caduca). Y creo, y sólo creo, que es por eso que he soñado con lo que os voy a relatar ahora  mismo, real e irreal a partes iguales, sabéis que no tienen mucho sentido mis sueños:

Es 12 de enero. Estoy en Mallorca. Mi padre ha pedido el día libre y me lleva a la clínica para que me ingresen. Son las 8:00h a.m. y enseguida me entran en la habitación donde pasaré el postoperatorio y hacen ponerme la camisa esa horrible que deja el culo al aire y el gorrito.
Llevo más de 15 horas sin comer, entre nervios y la obligatoriedad de entrar a quirófano en ayunas, se me quita el hambre. Mi madre se está comiendo a mi lado, llorando, una bolsa de chucherías intercalando con napolitanas de chocolate y me ofrece (mi madre es diabética y no come NADA de azúcar).  Le digo que sí, y me zampo todo lo que le queda. Faltan 10 minutos para que me entren a quirófano.
Llega el celador y me dice si he comido algo, que tengo la boca manchada de chocolate y le digo... le digo que no ¬¬.

No tiene nada que ver, pero me recordé a la del segundo 0:19...

Ya dentro de quirófano me pongo a llorar y patalear, llamar "hijo de puta" al médico, al anestesista y a los tres ayudantes que me van a meter cosas en el oído y poner puntos...
Sigo con la boca manchada de chocolate y el anestesista justo antes de pincharme me pregunta si he comido, que es muy importante y que me puedo morir. No contesto. Entonces una enfermera me dice que no les engañe que han perdido a más del 50% de los pacientes en ese mismo quirófano sólo porque habían comido antes y tenían que vaciarme.
Reconozco que he comido y todo lo que he comido, se miran seriamente y me llevan a otro sitio donde me van a vaciar.

No sé por qué putas hay un espejo en el techo para ver cómo me vacían el estómago, consciente y con un tubo metido por la boca y... en el espejo me veo reflejada como Lisa Simpson (¿por qué? no lo sé). Soy amarilla y tengo cuatro dedos por mano y el pelo pincho. Sí. Soy Lisa. Y me vacían el estómago.

Me llevan a quirófano de nuevo, ya vaciada, y vuelvo a llorar y patalear cuando veo al anestesista acercarse con la vía y la bolsa de suero y lo que sea colgada de un palo con ruedas.
Me pincha y, de repente, dice que hay un problema, me ha pinchado mal y cuando miro la bolsa veo que está llena de sangre.
Me están vaciando las venas T_T
Empiezo a sentirme mareada y me quitan la aguja y empieza a salpicar sangre por todo por todo por todo por todo por todo por todo por todo por todo y me despierto de golpe y me quiero morir.

.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Una semana más así y explotaré

Estos días tengo un poco de ajetreo. Es decir: no he parado. Entre trabajar y salir a tomar algo cada día, ir a clase, que si comiditas de Navidad (o comilonas) y que si el Cirque du Soleil y gastos de compras y compras y compras de vales de ofertas por internet... no soy yo.

Mierda paga extra, por qué nos la dan una semana antes de Navidad. He gastado la paga ya. Sólo me queda el sueldo de y para todo enero (y estamos a 23 de diciembre...y me voy de "viajeS").

Estos días he descubierto unos cuantos sitios en Madrid para tomar cañas y tapas. Baratos, caros, normales... ¡¡pero riquísimos!!

Hace unas semanas (antes de mi viaje a Mallorca) un amigo me invitó a ir con él a cenar. Y a cenar, claro. Tenía un vale de Groupalia para ir a una casa de estas del Jamón tan populares por Madrid, en el barrio de La Latina, donde nos pusimos hasta el culo de jamón, huevos rotos (con jamón), jarra de sangria y una rosca de carne ibérica también. Todo riquísimo y que no podíamos más con la vida.

Desde entonces le debía una cena...

Ya vuelta de las vacaciones en Mallorca, el sábado -La Sole- me llevó de tiendas por el centro y luego me descubrió la Sidrería El Tigre. ¡¡Qué pasada de lugar!! Vale, es sucio, muy sucio, porque está petado de gente y las servilletas están tiradas por los suelos junto con los palillos que van barriendo de tanto en tanto. Pero es que por cada vaso que pides te meten un platazo a reventar de bocaditos con queso/chorizo/jamón, patatas bravas, croquetas extrañas y tortilla. Cuando vi el primer plato y nuestros vasos de tubo de sidra miré al camarero con cara de "WTF" y pensando que no me acabaría eso ni llevando dos días sin comer. Pero claro, estaba con -La Sole-, así que entre las dos terminamos el plato y pedimos más sidra... y otro plato de regalo...... dejamos más de la mitad del plato y sentí una gran tristeza al pensar en el hambre que pasan algunos en el Mundo y en ese lugar desean que explotemos y muramos al salir. Luego fuimos a su casa donde vi la película de Mozart y dejábamos varios perritos calientes sin comer porque todo tiene un límite.

El domingo día de descanso y limpieza.

El lunes... hicimos tapeo para comer en Secretaría. Productos de Baleares, empanadas, jamón del rico, dulce, salado, cava, etc... como cerdos. Nos pusimos: como putos cerdos. Para nada más salir quedar por la tarde con dos e irnos a la Sidrería el Tigre donde nos pusimos ciegos a más comida. Nos pusieron cuatro platos de pinchos y sobraron dos. Ahí lo tiran por la ventana, les sobra o algo. Luego en la FNAC compré el libro que hace tiempo deseaba leer: ACACIA, de David Anthony Durham. Desde que leí que ese libro desbancaría a Canción de Hielo y Fuego me dije que tenía que leerlo y criticarlo, a ver si era verdad o van de flipados, como El Nombre del Viento, que no le llega a la suela (y que mi mamá-Reina Maga me regalará la segunda parte el 6 de enero: El Temor de un Hombre Sabio).

El martes... hicimos tapeo los de mi sección y terminé comiendo como si no hubiera mañana. Por la tarde-noche me esperaba saldar parte de mi deuda con mi amigo: el que me invitó a cenar jamón. Me llevó cerca de su casa a un bar llamado La Esquina de Daniel. Pero... pero... pero...¿¿qué precios son esos?? Lo encontré caro pero una vez me trajeron la cerveza y el pinchito de chorizo frito todo gordo y espectacularmente delicioso, se me quitó la tontería. Pedimos las patatas con huevos y jamón serrano. Yo quería pedir la tapa de chorizos, puesto me encantó el del pinchito o la de alitas, que se me antojan de vez en cuando, pero no me dejó porque decía que los platos allí eran enormes y con uno para los dos sobraban.

Y qué razón. Madre del amor hermoso de todos los Santos puros, castos y pecadores de fornicio.

A medio plato tuvimos que ir más lento para ir asentando el estómago para lo que quedaba...

El miércoles... con los del trabajo a comer a la hamburguesería HD. Jo-der. No daba más de sí. No desayuné para poder meterme entre pecho y espalda su hamburguesa de pan de cerveza con semillas de amapola, su carne de buey, las patatas, el postre...
No comí nada más en todo el día. Porque incluso cuando llegué de clase por la noche continuaba digiriéndola.




El jueves comí, por fin, sin gastar dinero ni reventar. Por la tarde quedé con -La Sole- porque teníamos que estar a las 19:30h en el Madrid Arena para ver el Circo del Sol.

Dimos una vuelta por el C.Comercial Príncipe Pío y una rubia imbécil me pisó la bota despegándome la suela y haciéndome caminar coja. Como no hay tienda de reparación de calzado me compré unas botas negras de piel (ya que estaba) con tacón ancho y tuve que cargar con las rotas (y nuevas de 2 meses, unas Mustang) durante toda la tarde y noche (y circo). Y nos dimos nuestra merendola-cena en el VIPS, porque no íbamos a pillar nada durante el espectáculo.


Nos encantó Zarkana. Se nos hizo cortísimo. La iluminación, el espectáculo, la música, todo. TODO. Fue genial. Lo pasé mal en algún momento que digo: se van a matar, pero no. Y sí, se cayó uno de los trapecistas pero no pasó nada porque el tío estaba buenísimo y yo hubiera ido corriendo a socorrerle de pasar algo había una red.


Estábamos en los segundos asientos más caros. Y menos mal, porque estábamos en grada y no nos tapaba nadie y justo en frente. En cambio, los que más pagaron estaban en plano, tapándose unos a otros y ni siquiera tenían reposabrazos. TOMA.


Y hoy me voy para La Rioja. Donde me espera parte de mi familia paterna en Arnedo, y me pondré hasta el culo de comida porque allí les gusta mucho esto de ir de tapeos y comer como si no hubiera un mañana. Y además mi tía cocina que te mueres, puesto es cocinera. Y el verano que pasé en su casa di el estirón y engordé como diez kilos...y voy en NAVIDAD. Tengo que comprar protectores estomacales o algo.

Para finalizar, el puto consumismo se ha apoderado de todos en todas partes y me estoy volviendo adicta a comprar vales por Groupon, Groupalia y Réstalo y como me digáis alguna más voy a tener que meterme...
Por ahora ya tengo comprados vales para ir a cenar por 29€ dos personas a un restaurante tradicional caro, carísimo: entrante, plato (entrecot de Ávila...), bebida, postre.
Un vale de barra libre de alitas más bebida por 10€ para ponerme ciega.
Y un vale regalo para mis papis, por 39€ he comprado una paletilla de 4kg con cuchillo para cortarla. Valía 100€, así que algo que me ahorro y sé seguro que le van a dar uso, aunque sea para saborearlo y cagarlo.

Saludos y FELIZ NAVIDAD  y espero que no os haya puesto los dientes largos con tanta comida.

Yo sí tengo hambre.

.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Menuda mañanita...

El día de hoy se presentaba estupendamente.

Hoy he traído al trabajo sobrasada de Porreres, queso de Mahón y galletas Quely de Inca para comer productos autóctonos de las Baleares dentro de unas horas durante el mini-pincho de Navidad que montan los de Secretaría. El viernes traje ensaimada de chocolate, cuyo éxito es reconocido incluso por las pasteleras que la elaboran con tanto esmero que ya no sé si como ensaimada de chocolate o Nutella con ensaimada. Cada vez las rellenan más.Y sí, el chocolate con el que la rellenan tiene el mismo sabor de amor que la Nutella.

Pero algo ha ocurrido mientras veníamos en coche a -2º a las 7:15h a.m.
Hoy le tocaba traer el coche a mi compañera. Mañana me toca a mí. Hasta ahí lo de cada semana.
Mi compañera creo que no se encuentra muy bien de salud todavía. Tos. Mocos. Empanamiento mañanero. Algo normal en alguien resfriado.

El primer "fallo" del día ha sido en el túnel de la M30. Yo no me he empanado porque estaba cantando en mi mundo pero dos coches casi se chocan paralelamente a nuestro carril y ella lo ha esquivado.
El segundo "fallo" ha sido justo al salir del túnel de la M30, hay un paso de peatones en la estación de Príncipe Pío. Un hombre llevaba ya medio paso superado cuando veo que mi compañera no frena. "Cuidado. ¡¡Cuidado!!". Frena. Brusco. Casi encima del hombre.

- "No me grites ni me asustes"
- "Pero si no frenabas ¿qué querías?"

El tercer "fallo" en la misma calle, más arriba.
Coche frena en seco. Ella continúa sin frenar y yo pisando mi freno invisible del lado del copiloto. No puedo decirle "FRENAAAA" porque se enfada. Frena. Brusco.

- "Estoy empanada"

(Y yo pensando: "ya me he dado cuenta dos veces esta mañana")

El cuarto "fallo" en la rotonda.
Esta vez ella está atenta. Viene un motorista, le deja pasar. Entra en la rotonda y...

Adiós, motorista.

Lo pierdo de vista y por un momento pienso que al caer mi compañera lo ha arrastrado con el coche ya que ha caído delante de ella en el carril interno. Por suerte ella iba por el externo y no se lo ha comido.

Frena y pone los intermitentes. Salimos del coche. El motorista ha caído debajo de su moto.
Bien, un hombre para en medio de la rotonda cortando el tráfico y le ayuda a levantarse mientras el motorista nos dice que podemos irnos que no es nada.

Mi compañera está preocupadísima no deja de decir que tendríamos que habernos quedado.

Un coche frena de golpe delante suya y ella sigue en tercera. El quinto "fallo".

Frena. Brusco.

- "Estoy empanada"

Yo ya no sé dónde pisar. No veo el freno del copiloto en ningún lugar.

¿Por qué los coches no vendrán con freno de seguridad en la parte del copiloto?


Me he cambiado y he dejado la comida en Secretaría.
No sé qué me pasa. Hoy venía con unos ánimos subidísimos y se me han quitado todos de golpe en sólo 15 minutos de trayecto en coche.



PD: tengo la entrada de la tercera parte de "Las Crónicas de Alemania" empezada, pero hoy no tengo ganas de nada. Esto era para que veáis con qué facilidad me desanimo y, cómo alguien como yo, que no cree en el destino ni los malos augurios, ve esto como señales negativas de lo que va a pasar durante el día. Sé que es una chorrada, pero me desvanecen el humor.

.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Cómo convertir una noticia horrible en un chiste

Un hombre mata a una mujer embarazada en una iglesia y se suicida


Un hombre ha matado esta tarde a una mujer de 36 años de un disparo en la cabeza en el interior de una iglesia del norte de Madrid y luego se ha suicidado de un tiro en la boca. La fallecida es una embarazada que salía de cuentas el próximo sábado y a la que sanitarios del Samur han practicado una cesárea para extraerle el bebé, un niño que ha sido trasladado a un centro hospitalario en una incubadora. Otra mujer de 52 años que también asistía a misa ha resultado herida de un disparo en el tórax y ha sido trasladada en estado grave al hospital de La Paz.

El suceso ocurría pasadas las ocho de la tarde, recién iniciada la misa en la parroquia de Santa María del Pinar, en el Pinar de Chamartín. Las primeras investigaciones de la Policía Nacional descartan cualquier vínculo familiar entre las víctimas y el agresor. Es un acto de "odio supremo", ha declarado uno de los testigos.

De acuerdo con otros testimonios recabados en el lugar, el autor de los disparos, de 34 años, ha merodeado por la zona poco antes del comienzo del servicio religioso. Después, ha preguntado en un bar próximo el horario de misas y ha entrado en el templo, cuyo interior tiene una distribución de asientos en forma de tribuna. Tras rebasar la primera fila de bancos se ha detenido junto al lugar en el que se encontraba la mujer embarazada y le ha disparado a quemarropa en la cabeza en presencia de la madre de esta, quien, en estado de shock, ha empezado a gritar: "Me han matado a mi hija".

Acto seguido, el hombre se ha adentrado en el templo unas filas más y ha disparado contra la otra mujer, que ha sido atendida de una fuerte hemorragia por uno de los asistentes a la misa, de nombre Jesús. Después de la segunda agresión, el hombre ha avanzado por el pasillo otras tres filas de bancos, se ha postrado de rodillas y se ha disparado en la boca con el arma homicida, lo que le ha causado la muerte inmediata.

En el momentos del crimen se encontraban en la iglesia unas 40 personas, la mayoría de las cuales ha huido al detonar el arma del agresor. El párroco que oficiaba la ceremonia, el padre Francisco, se ha declarado muy impresionado por el suceso, muy similar a otro que presenció hace años en África.





domingo, 4 de diciembre de 2011

Vacaciones en una isla

Siento no poder actualizar ni pasar por vuestros blogs a cotillear durante medio mes... hasta el día 15 no volveré a Madrid.

Estoy muy ocupada haciendo senderismo por la Sierra de Tramuntana de Mallorca, nos vamos a ir a un spa, también lo paso comiendo cosas típicas de la isla, saliendo con los amigos a tomar algo, de compras (ya tengo otro vestido en mi colección de "cosas que antes no habría comprado jamás") y, por supuesto, inentando que mis accesos gripales no se conviertan en una Señora Gripe. Por eso no incluyo la palabra: salir más tarde de las 23h de casa.

A ver si la cosa mejora, y la salud, y puedo empezar a hacer vida nocturna también. Que no veáis la rasquilla que hace, cortesía de la humedad, sobretodo por las noches y en los descansos que hacemos cuando vamos de senderismo por la montaña...

Excursión 3/12/2011, Valldemossa-Deià
.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

ZARKANA (Circo del Sol)



Llamadme rebelde.

Ayer me habló un amigo tan bien del espectáculo que he decidido ir a verlo.
Así que hace diez minutos me he metido en la página del Cirque du Soleil y me he puesto a mirar fechas y horarios. Y precios. Y he llegado hasta el final... ¿cómo no? Soy yo: MISAOSHI. Yo siempre llego hasta el final en cosas como gastar dinero en... cosas. Tengan o no sentido. Tenga o no necesidad. Tenga o no tenga.

¿Problema? Tengo dos entradas para el día 22 de diciembre a las 20:30h. Pagadas, claro. Si es que me pueden estas cosas. ¡¡Me sobra el dinero, señores!! Por qué diablos me concibieron con el ¿don? de la espontaneidad y el amor por el ahorro...

¿Problema?

Sólo estoy yo y... una entrada sin nombre.

Los asientos son de 2ª categoría (las segundas más caras) frente al escenario.

¿Creéis que encontraré algún voluntario que merezca esa entrada sin nombre?

.

Las Crónicas de Alemania (II)

La siguiente ciudad destino era: Coblenza.

Teníamos hostal para pasar una noche. Nada más llegar el tío nos dice que nos esperaba para ayer y que... ¿qué hacíamos allí, un lunes, en un hostal a las afueras de la ciudad?

......

No sé, dígamelo usted.
Le enseñamos la reserva y ponía claramente que era para el lunes, salida el martes, y no puso más objeción.

Nuestro hostal es el del medio que pone: Hotel
La verdad es que tras la primera extraña impresión del hombre, alemán alto desaliñado, barbas y pelo mal llevado, barrigón y ropa sucia, nos empezó a caer bien a todos. Acompañado del que debía ser su hijo o sobrino (un niño, que luego arregló la habitación individual para que durmiera yo), nos llevaron a las habitaciones y ahí nos quedamos, en lo más alto del edificio con unas vistas estupendas del Río Rin. Y el hostal era antiguo, con cuadros por todas las paredes tipo la escuela de Harry Potter, con imágenes de bosques, personas, animales, bodas, etc... todo muy tétrico y oscuro. La casa, vieja, crujía a cada paso. Daba mal rollo. Las escaleras, estrechas, de madera, todo estaba tapizado y lleno de alfombras. La calefacción no funcionaba, pero todo estaba tan resguardado y alfombrado que tampoco se notaba el frío.

Pensamos, y creo, acertadamente, que nos dieron las habitaciones de la planta más alta para que no les molestáramos con los pasos a la familia dueña del hostal, que estaba en la primera planta. Para las vistas molaba, para subir y bajar: no.

Nuestra compañera de viaje salió de Bacharach con una fuerte migraña, y se quedó la tarde descansando en el hostal. Nosotros fuimos a comer por Coblenza después de pegarnos una paliza al Blood Bowl. Ya os dije que acabamos viciados a ese juego, y nos dejaron la caja para que nos entretuviéramos en los ratos libres. Y no fueron pocos. Y yo empecé a ganar... y a sentir ganas de querer comprar el jueguecito cuando lo traduzcan al castellano si no ha salido ya...


Dimos un paseo cruzando el primer puente que había entre Bacharach y Coblenza (a más de una hora de camino en coche a 130km/h... ya me dirás, si tienes una emergencia en el pueblo que esté en una orilla y el hospital más próximo físicamente está en frente...) y entramos en la ciudad. Eran las 15h. Los restaurantes estaban cerrados. Lo único abierto para comer a esa hora eran los puestos navideños, que, tras buscar y preguntar en unos cuantos restaurantes, optamos por unas salchichas y unas patatas fritas. A-D-O-R-O la paprika que le echan a las patatas. La busqué más adelante en un supermercado, pero compré pimentón dulce normal y lo abandoné en el apartamento. Tengo que comprarla, no sé dónde, pero he de conseguirla. Quiero tener siempre en mi casa esa sal roja picante. Todos deberíamos tener xD.

Luego volvimos al hostal y estuvimos matando el tiempo a siestas cortas y un paseíllo por la orilla hasta la cena (las 19h ese día), y marchamos a la ciudad donde comimos unas flammkuchen. Buscábamos pizzas y acabamos comiendo eso. Cosa que nos gustó bastante, porque al menos era algo típico alemán y estaba de muerte y no te dejaba el estómago a reventar, que para cenar es malo.
Lo que nos mató fue lo del agua con gas. Ya habíamos advertido que comprar agua sin gas en el supermercado era raro, porque todas pone NATURAL.
Pedimos agua NATURAL en este restaurante y nos dijo que era el agua que nos habían servido. Decíamos sin gas y: no. No tenían más que del grifo (que te cobraban a precio refresco). Así que acabamos bebiendo agua con gas y los demás iban al baño a pegar sorbos del grifo cuando tenían mucha sed XDDDDDDDDDDD

Volvimos al hostal tras un paseo nocturno (las 20h?) y tras hincharnos a bolitas de queso y beber refrescos de vodka que sabían a granizado, nos fuimos temprano a dormir.

Al día siguiente, tras desayunar en el hostal un preparadísimo desayuno que nos brindaron los dueños, nunca había desayunado un plato almendras y avellanas, ni tomado café en una porcelana megafina. La verdad es que era super cool la colocación, la cubertería de la mesa... me daba pena coger las cosas. Me pierdo. Tras desayunar, cogimos el coche y nos fuimos hacia el Castillo de Stolzenfels, donde pagamos una entrada para no entender nada del alemán que nos decía, no poder hacer fotos, y no poder tocar nada. Eso sí, los frescos y cuadros estaban geniales y bailar y hacer el mongolo con las zapatillas horrorosas de lana basta que nos teníamos que poner para no dañar la madera del suelo recién puesta, no tenían precio.
Lo mejor de la excursión al castillo era la montañita que había que subir, el paseo tapado por capas y capas de hojas de los árboles (gracias otoño, por brindarnos estos paisajes y colores) y la niebla que no dejaba ver más allá de 50 metros.


 Y tras la visita del castillo y el consiguiente paseo de vuelta, marchamos hacía Dusseldorf.

Pero...

Pero...

Teníamos que comer y llegaríamos tarde.

Así que había que hacer una parada.

¿Dónde?

¿En Colonia, más antigua con una catedral inmensa que ya habíamos visto, o en Bonn, que también nos pillaba de camino y es algo moderno?

COLONIA. Sin duda alguna. Esa catedral hay que admirarla. Y no podíamos dejar que el que no vino el año pasado se quedara sin admirar esa obra de arte, inmensa, hermosa. Eso sí, esta vez no subimos la torre y sus tropecientos escalones.

Además, gracias a las luces de navidad de los puestos, todo era como más...dorado. Más romántico. Y me reenamoré. Cuánto más cerca, más detallado, más real, más... perfecto. Quiero vivir allí.


Y comimos en una pizzería donde cometimos el error del agua de nuevo. Nos cobraron por un vaso de agua de grifo 1,90€. No más agua. No más agua. Refresco o birra.

Y coche hacia Dusseldorf. Ahora sí. Visita a la gran ciudad...


CONTINUARÁ...

.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Las Crónicas de Alemania (I)

¿Cómo empiezo este resumen?

Fui con unos compañeros de la Guardia de la Noche a Alemania, con la excusa del torneo de cartas de Juego de Tronos. Pero aparecí en el aeropuerto con mi cámara más cara y grande y sin un mazo actualizado con el que jugar en el torneo...
De cinco que fuimos en el grupo, sólo jugaron dos.

Pero bueno, eso no importó. Porque nos lo pasamos de putísima madre.

Empiezo...

Ninguno de nosotros habíamos alquilado en la vida un coche, y mucho menos en otro país. Tuvimos un mal empezar en el aeropuerto nada más llegar a Alemania porque me pidieron la tarjeta con la que pagué el coche (que me habían cobrado ya), el carné de conducir y el DNI y, con bastante bordería, el tío me devolvió la tarjeta diciendo que no servía porque era de débito.
¿Qué hacemos?

Traduciendo: no podíamos coger el coche si no teníamos tarjeta de crédito.

De repente nuestro plan de viaje y los 222,98€ pagados se iban al traste sin coche.

Y nada más empezamos a denigrar a la compañía Hertz por todo lo que nos estaba haciendo sufrir, apareció nuestro salvador, el más mayor del grupo, con su maleta recién cogida de la cinta de equipajes, y nos deslumbró a todos sacando una tarjeta de crédito de la cartera.

Volvimos a hacer cuentas y fuimos hacia el coche. La versión moderna de mi coche... qué guapo.

De camino al pueblo de Bacharach, ya era de noche y hacía una niebla de cojones, pasamos por una carretera de mierda llena de curvas y más curvas hasta llegar al Castillo de Stahleck.

 En lo más alto de la montaña, al fondo.
Vistas desde arriba, donde aparcábamos el coche.

El mismo viernes que llegamos ya estaban jugando a cartas, y nosotros fuimos al rato a cenar (sobre las 18h que abrían el comedor). Y luego a ver cómo jugaban mientras unos cuantos parecíamos niños pequeños en una esquina de la sala dándole a juegos de campamento de verano infantil y bebíamos cerveza, y haciendo figuritas de plastilina y alborotando la sala jugando a "Atrévete a...". Como putos críos. Pero muchas risas.
Luego nos tocó una habitación en la torre. Para 11 personas. Redonda, con baño propio y unas vistas increibles. Y ahí estábamos 11 miembros de la jauría española que fuimos a Alemania (de muchicuantos), mientras unos intentábamos dormir, los otros llegaban gritando y liándola parda...

El sábado los que no jugábamos al Torneo nos pusimos a jugar al pin-pon en la planta baja de la torre donde nos alojábamos.
Tienen muy claro, estos alemanes, que hace un frío del carajo y que la luz se va muy pronto, así que la sala de pin-pon estaba a buen resguardo y con temporizadores de luz.
Al rato de sudar dándole a la pelotita (recién duchados) pillamos coche y nos dimos una vuelta por el pueblo antes de comer. Y ya que estábamos dar un paseillo a orillas del río Rin.


He de decir que las vistas desde el castillo por la mañana de camino a desayunar a las 8h a.m. era espectacular. Veíamos esto cada vez, puesto teníamos que bajar de la torre, salir al exterior, y entrar a otra parte del castillo.

El sábado para la hora de cenar (recuerdo: es a media tarde) conocimos al artista invitado: Nacho Molina y su amigo y ahí estuvimos, hablando y pasando el rato, a cervezas también. Y unos foreros que ya no jugaban el Torneo nos enseñaron a jugar al Blood Bowl, el juego de mesa. Acabamos mega-enganchados al jueguecito... y tras jugar hasta altas horas: a dormir.

El domingo madrugar de nuevo y visitar el pueblo de "Nomeacuerdoelnombre" y su castillo. Vaya, ¿por qué serán tan difíciles los nombres en alemán? Sé que era un nombre compuesto. Y su castillo estaba cerrado. Pero las vistas eran bonitas y el pueblo acogedor.

Podréis apreciar a Lassie en el centro de la foto, en el arco.

Y ya de vuelta, después de comer y pasar la tarde haciendo el friki y el gamba por el castillo de Stahleck, nos fuimos a tomar birras por el pueblo de Bacharach... y descubrimos las minibotellitas de Jagermeister..........



Y entre jager y cervezas, y jugar un buen grupo de personas a los Lobos de Castronegro, acabamos durmiendo la mona en el castillo, nuestra última noche y... el principio de nuestro viaje hacia lo previsto y lo imprevisto...


CONTINUARÁ...

.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Conversaciones hilarantes de restaurante

Acabo de llegar de comer con mis compañeros de trabajo.

Como en toda conversación de vecino, durante la velada no han faltado comentarios criticando a las personas no presentes (sin llegar a denigrar ni al insulto), y también críticas dirigidas hacia los presentes.

Que si tu ex tal. Si no sé cómo has podido hacer tal. Y un largo etcétera de cosas que ahora no se me ocurren, porque son tantas opiniones sobre tantas cosas que es imposible relatarlas aquí.

Pero todo ello se complica cuando se habla de temas sexuales... sobretodo mientras estáis comiendo productos elaborados con lactosa.

- Seguro que ella es de las que les gusta que las estampen por ahí, ¡ah, ah, ah!

- Pues la transexual le enseñó a "MiVecina" cómo quedó la operación del chichi y como le abren los huevos, se los vacían y se los cosen "así" (gesticulando) pues me dijo que parecía eso un chorizo abierto.

- ¡Ah! Los profiteroles están rellenos de crema... no me gusta.
- ¡¡Venga ya!! ¡¡No te gusta nada!! Te metes otras cosas peores y no te gusta la crema.
- Pero la crema hay que saborearla y tragarla, lo otro se escupe.
- ¿QUE TÚ HACES ESO?
- ... 
- AAAAAAAAAAH ¡¡Pero no te avisa ni nada!!
- Sí, claro, así me da tiempo a cerrar la garganta.
- ¡¡Pero qué guarra!!
- ¿Pero qué os pensáis que eso es una piruleta que se chupa y ya?

(de verdad...¿todavía hay gente que ve mal una mamada y su consiguiente resultado lechal?)



- ¡¡Pero que se ponga un condón de sabores o algo!! Es que chupar eso así...
- A ver, vosotros sois tíos, ¿a que no se siente igual con condón?

(insertar aquí /bola del desierto/, los tíos no soltaban prenda en la puta conversación)


- Va, una foto.
- ¿Así?
- Cuidado que hay cosas que no se pueden ver.
- ¿Pero te haces fotos así? ¿Tienes videos?
- No, ella es más de webcam.
- Que yo no me grabo haciendo esas cosas. Con el móvil no.
- !!!!


Y así durante todo el postre. Y así puede ser durante todo el día.

La verdad es que les voy a echar de menos durante todas estas vacaciones. Me lo paso teta, y, aunque soy un poco degeneradilla y a veces se pongan las manos en la cabeza cuando escuchan alguna perlita, echarán de menos meterse conmigo y alguna que otra conversación.



PD: ¡¡Hasta más ver, me piro a Alemania!!

.

martes, 15 de noviembre de 2011

AVISO A LOS BLOGGERS

En serio, ¡¡DEJAD DE HACERME LLORAR!!

Va por vosotros:

HETERODOXO

JUANRA DIABLO (eso me pasa por ponerme a linkar entradas antiguas)

Dejadme trabajar en paz. Ahora me apetece ver alguna película horrorosamente cruel para rematar.

.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Más sueños en mi lista...

No sé si es porque al no tener ya una relación a distancia y viajar cada fin de semana a puntos dispersos de España, no me trastoca mi brújula interior y no he vuelto a soñar con esos cambios drásticos de lugar con escenas surrealistas.

Pero este fin de semana recuerdo los sueños que he tenido, perfectamente.

El viernes por la noche soñé con el último chico que me he trincado.
Él venía a verme y le decía que no podía follar porque tenía la regla. Al final follamos y fíjate que no había ninguna mancha de sangre en la cama. Ueah!. Hasta ahí genial muy erótico. Folla bien hasta en sueños.
Pero al terminar de follar empezamos a discutir y de repente estoy embarazada y le suelto:

- ¿Ves lo que has conseguido?

Me pongo de parto porque el muy inútil me había subido la tensión y adelantado el embarazo que me acababa de hacer (¿¿9 meses??) y tengo una niña monísima y él mira la escena felízmente con su mujer agarrada del brazo, porque está casado con otra (parece ser nada celosa porque no me monta un numerito por ser la amante bandida madre de su bastarda) y yo madre soltera con su hija. Mierda.

Me despierto y al volverme a dormir no continúo soñando esa puta bazofia. Menos mal.

Flex der Biegsame
El sábado por la noche sólo recuerdo escuchar gaitas y pum pum pum trash del concierto de In Extremo. La verdad es que el potente sonido de la Sala Caracol y que el grupo era una puta pasada, me hicieron retumbar la cabeza durante el viaje de metro de vuelta y casi hasta el día siguiente, contando las horas de sueño. Que, por cierto, uno de los músicos se parecía a Ewan McGregor y tendría que habérmelo chingado, cosa que por la regla tuve que abstenerme XD (y esto no es un sueño, estuvimos pidiéndo autógrafos y haciéndonos fotos con algunos componentes tras el concierto).


Y el domingo por la noche, cómo no, he soñado con ropa y más ropa y una maldita maleta. ¿Me llevo esta chaqueta a Alemania? ¿Me llevo la pequeña? ¿Me llevo éste pantalón? ¿Me cabe la cámara réflex? ¿Saco el secador (no tengo secador) y meto la plancha del pelo? ¿Estas deportivas o las botas? ¿Pantalón de pitillo todo o todo pantalones anchos? ¿El netbook o sólo con el móvil basta por la wifi? ¿La chaqueta de nieve por si hace mucho frío como única prenda de abrigo o me pongo capas y capas? Y así, así, así, así, toda la puta noche. ¡¡Que me voy el viernes, no hoy!!

.

Preparada para hacer las maletas

A menos de una semana para nuestro viaje a Alemania no teníamos ni coche de alquiler (y nuestro plan de viaje requería uno) y nos faltaba una noche que de no darnos prisa, tendríamos que dormir en el coche de alquiler que todavía no teníamos, y eso, un veintipico de noviembre, en Alemania, por la madrugada... nos aseguraría una muerte nada digna. Cinco jóvenes españoles fallecidos de frío al verse obligados a dormir en la intemperie.

Ayer nos pusimos en serio con el hostal en Koblenz y el coche de alquiler y por fin, tenemos todo sacado. Entre todo nos sale una media de 350€ cada uno (vamos 5, lo que hace dividir el coste del viaje entre bastantes y sale barato). Una semana en Alemania. Un viaje bastante envidiable:

- Avión hasta Frankfurt en Ryanair.
- Coche de alquiler con seguro a todo riesgo, claro. Por 100€ más preferimos ir asegurados.
- 3 días en el Castillo de Stahleck, en Bacharach, el mismo del año pasado, con todo incluído.
- Ruta de castillos y hostal (con desayuno) en Koblenz super cuco al lado del río en el casco antiguo de la ciudad. Y en varias habitaciones, dos dobles (40€) y una individual (30€).
- Ruta de castillos y 3 noches en un apartamento céntrico-céntrico de Dusseldorf que la habitación cuesta 900€ y nos salió a 360€ (haceros una idea de cómo es y por qué no podíamos rechazar la oferta).
- Avión desde el aeropuerto de Weeze (a las afueras de Dusseldorf).


Espero que uno de los 3 días de Dusseldorf no tengamos nada que hacer y a menos de una hora en coche entramos en los Países Bajos...

Sólo tenemos que llevar dinero para combustible, tomar algo, comer 4 días y si queremos comprar algún detallito. El año pasado gasté apenas 150€ entre comida, chuminadas, bollería alemana y pagar trenes y autobuses (pero es que Bacharach, por ejemplo, está tan mal comunicado del aeropuerto que de 40 minutos en coche pasas a 3-4 horas de transbordos en varios medios de transporte).

A ver qué tal sale el viajecillo. Ya sabéis que iré actualizando con cosillas. Por el facebook en directo y cuando vuelva, ya os ametrallaré por aquí como hice con mi viaje a Roma.

Y bueno, ayer me puse a hacer cálculos sobre las vacaciones que me esperaban. Voy a estar más de mes y medio fuera. Nada más vuelva el día 25 de Alemania... no estaré una semana en Madrid y marcharé 15 días a Mallorca.
Y luego en Navidad espero ir a La Rioja si mi prima me contesta a mi solicitud de acoplamiento.
Y en Nochevieja y Reyes a Mallorca de nuevo hasta el 9 de enero.
Para volver... que... ¡¡No lo he dicho!! El día 11 de enero. Iré a Madrid para trabajar dos días y coger un avión de vuelta. El día 12 de enero me operan del oído en una clínica de Palma. Estaré con mi familia al final. Mi doctor de Madrid me recomendó hacerlo en Madrid por el postoperatorio. He leído y me confirmó que es un poco jodidillo y engorroso (te abren y te ponen no se qué en el tímpano, entended que no quiera escuchar estas cosas porque me mareo), y que tanto viajar no creo que sea bueno, pero mejor es estar hospitalizada y de baja en casa, que en una habitación de mi residencia de Madrid y sintiéndome sola, sin mi familia y amigos cerca.

.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Unas risas para el fin de semana

Ayer vi este monólogo por primera vez. Mirad que he visto, ¿eh? He visto. Y este me lo descubrieron ayer y casi me da algo con la descripción de la misa:

lunes, 7 de noviembre de 2011

Recordando: aquellos penosos años...

¿Qué pensáis al ver esta fotografía?



Son 8 pequeños, cuatro hermanas y cuatro hermanos, y su abuelo paterno. Se alimentaron a base de las sobras del comedor del colegio en el que estudiaban y parte de lo que compraba su padre con su sueldo de cien mil pesetas o, como ahora diríamos: mileurista. Se bañaban de dos ó de tres en tres y, a la hora de vestirse, lo hacían con ropa de sus hermanos mayores regalada de la familia o de amigos de la familia. La cuestión es que no había dinero para nada más. Y no estamos hablando de los años 50. Estamos hablando de los años 90.

Hace poco colgué esta foto en el facebook y empezamos una conversación de hermanos. Algo muy raro teniendo en cuenta que cada uno vive a su bola y entre nosotros, lo que se dice comunicación, hay muy poca...


  • Misaoshi:  Fran no tiene cuello xD
  • Ana:  Y Noe..recatadita

  • Misaoshi:  jajajaja parecemos gitanos xDDDDDDDDDDDDD

  • Ana: Hija lo que había en ese momento.......y tampoco te pases...jeje!!!


  • Misaoshi:  Creo que ahí ya nos habían bañado en los barreños y pasado el manguerazo JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA pero mira qué zapatos Juan y Fran XDDDDD. Mira al Juan con ese chándal y los pantalones de Fran. Y tú??? que vas a talar al campo??? XDDDDDDD si es que la más normal soy yo

  • Ana:  jejeje!!! no te creas... lo que subiendo estas fotos no me extraña las habladurias de la gente...


  • Misaoshi:  Ya ves xDDDDDDDD los pobres "Apellido familiar", ande íbamos con esos ropajes imperiales. Si es que parecía que veníamos de pedir en la puerta del mercao xD


  • Misaoshi:  Y Juan... ahí parece el hermano mayor y todo... ¡¡es el más alto!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAA

  • Noe:  Yo estaba enfadada... recuerdo que no quería hacerme ninguna foto... como siempre... no me gusta hacerme fotuquis... :p


  • Misaoshi:  si bueno, eso díselo a la Noelia presente xDDDDD

  • Juan:  con ese trajecito que me llevas,parece que te han dejado salir un rato del internado.....


  • Misaoshi:  si xDDD y mis zapatos también están zarrapastrosos... quizás no es que me hayan dejado salir, es que he huído y he desgastado los zapatos dando traspiés por en medio del campo jajajajajajajaja

  • Dani:  y a mi nadie se a fijado que voy esportellado no se si el ratoncito me traia castigos como por ejemplo a picar zanjas o quitar hierva

  • Misaoshi:  Ahi parece que veniamos todos de ganarnos los peniques recogiendo setas y cavando zanjas de la postguerra todavia jajajajajajajaja. Pero que penica dabamos, por favor...

  • Fran:  joder normal que nos trataran así en el cole... yo hubiera echo lo mismo xDD que lastima, ademas... sabéis lo único que echo de menos... que estábamos unidos si con nuestras broncas, pero siempre hermanos...


  • Misaoshi:  Ya ves, enfadarse con uno y decir: pues voy a jugar con el Dani. Enfadarse con Dani: pues voy a jugar con la Ana. Enfadarse con Ana ... (y asi sucesivamente xDDD) qué tiempos

Me acuerdo de ver esa foto tras años ignorada en casa de mis padres y guardarla en el móvil.
Me entristece pensar en lo mal que lo pasábamos en el colegio, nos insultaban y pegaban. Nos perseguían. Que si no nos lavábamos. Que si éramos pobres. Que si muertos de hambre. Se reían. Mucho. Y llegar llorando a casa casi cada día era una mierda. En clase se metían hasta la saciedad.

Me vienen a la mente escenas de mi asquerosa escolar infancia...
Un día mi madre compró maquillaje para tenerlo ella, de estos de los "veinte duros". Yo empezaba mi época del acné (12 años ... ¡y sigo! con 25) y se metían conmigo por ello: pobre, fea y encima granuda.  Ese día tuve que saltarme las clases porque me hacían corro y soltaban comentarios incluso con el profesor explicando, ¡¡y no les decía nada!!
No sabía por qué se metían tanto conmigo hasta llegar a casa, con comentarios en plan: que si cual era mi truco para estar tan morena en pleno invierno, si a qué horas me puse para hacerlo ellas también. Me tiraban del pelo y me insultaban de mil maneras. Pero sobretodo eran comentarios metiéndose con mi, en ese entonces, superior inteligencia (era la que mejores notas sacaba).
Resulta que ese maquillaje era colorete y yo me lo puse por toda la cara. Mala suerte la mía estaba tan morena y roja que en pleno invierno parecía que me había ido de solariums (todos sabemos que los pobres no van de solarium, y mi clase: más). Desde ese entonces no volví a maquillarme hasta los 16 años o así, que empecé a comprarme con mis sueldos de fin de semana no sólo ropa, sinó también correctores y cosas para las marcas y acné. Claro que ahora tengo menos, las marcas persisten y salen de vez en cuando y por temporadas, pero no puedo salir de casa sin maquillar desde esa edad.

También recuerdo, con gran enfado, cómo mi hermana Nº5 se calló como una puta durante años lo que le hicieron una vez en clase. Y yo me enteré años más tarde cuando llegué a bachillerato, me lo contó un repetidor (2 años) que en ese entonces se metía también con ella, pero que hacíamos buenas migas porque nos gustaba el manga y anime.
Llegó un día a clase después de tener educación física tras la ducha obligatoria, y se encontró sobre el pupitre desodorantes, peines, champús y demás accesorios de los neceseres de sus compañeros con notas como "lávate" y que sólo un día a la semana no servía. He de decir que en mi casa hemos hecho deporte toda la vida y nos duchábamos entre el polideportivo para no gastar tanta agua y no compartir baño ni hacer cola en casa, o en casa si no nos daba tiempo. Pero eso la gente prefería pasarlo por alto y joder, era divertido meterse con una familia de pocos recursos económicos y muy numerosa, que evitaba los problemas ignorándolos, pero precisamente por eso se ensañaban más, porque no poníamos resistencia.

En el año 1999 se celebró la Universiada Palma'99. Las Olimpiadas de los Universitarios donde estuvimos de voluntarios en atletismo, baloncesto, voleivol, etc... 
Conocí a varios atletas buenos, negros, y llegué a intercambiar correspondencia durante años con uno de Uganda, cuyas cartas las llevaba a clase para que la profesora de inglés me ayudara a traducirlas y redactar nuevas.
Bien. Toda mi clase sabía que yo me escribía con un negro. Había una negrita en clase que me ayudaba también, sabía inglés, había vivido en países de lengua extranjera. Genial.
Pues no sé por qué un día, un gilipollas, dijo que yo era racista. Y le dijo a la negrita que yo le ponía a parir por la espalda y de repente, un día, llegando a clase, había esperándome en el pasillo sinó era un centenar de niñatos, eran por lo menos el doble ¬¬. Me empezaron a insultar y pegar hasta que vino la profesora y me llevó a ver al director. Menos mal la profesora de inglés habló en mi favor cuando todo se fue yendo de madre y querían hablar con mis padres sobre mis problemas de racismo ¬¬.

Y así todos y cada uno tuvimos nuestras cosas.

Por suerte mi hermano pequeño, en el instituto, entró en el grupo de los raros y algo violentos. A partir de ahí cambió mucho la cosa con los que quedábamos de estudiantes en mi familia. En mi caso ser friki tampoco estaba tan mal visto. En clase empezaba a conocer frikis del manga y les hacía dibujos y pasé a ser la pobre granuda sucia, a la que dibujaba cómics con personajes de clase y situaciones absurdas y graciosas. Las fotocopiábamos y las pasábamos a los interesados.
Mi hermano era temido y ¡¡normal!! El cambio que generó en él la pubertad daba pánico absoluto hasta en casa.
Y mi hermana pequeña ya no tenía esos problemas que tuvimos los mayores porque siempre ha sido la más risueña y cariñosa de todos, y desde pequeña ya tenía amigos. Y en su época de bachiller por ser friki y llevar pinchos y ropa más rockera no le miraban mal ni le marginaban, todo lo contrario. Así que ella ha sido la que mejor ha llevado la etapa del instituto.

Y el tema del dinero familiar, mejor no hablar. Siempre hemos tenido prisa por trabajar e independizarnos.
Me gusta pensar que mi primer sueldo como montadora en la pista de atletismo lo gasté en ropa nueva. Los primeros pantalones y camiseta propias, sin tener que ponerme ropa vieja de mi tía y primas, o mis hermanas (que venían del mismo sitio, es decir: de cuarta mano ó más, megacosida y/o rota). Recuerdo pagar toda emocionada y ponerme esa ropa hasta desgastarla. Debía tener 14 ó 15 años por aquél entonces.
Y dejé de estudiar bachiller antes de entrar en 2º para opositar para lo que llevo trabajando desde los 18 años y pirarme de casa. Por eso ahora voy retomando estudios y accesos de tanto en tanto para no sentir que soy una inútil y estancada.

Y sí. Quizás el tener poco y usado toda la vida, me ha hecho ver que puedo sobrevivir con poco y lo puesto. Nunca he tenido ropa de más. Ni zapatos. Ni tecnología. Ni nada. Eso no quiere decir que no tenga cosas de más (mi reciente descubrimiento por los zapatos, por ejemplo, ¡¡y de tacón!!), pero que si no los tengo, no me deprimo ni me obceco.

Y bueno, así me conocéis un poco más....

.