Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Los peores momentos de mi vida

Dejando de lado la entrada de ayer, iba a poner lo que tenía pensado realmente.

Recordar cosas de mi vida para el juego del VERDADERO o FALSO, me supuso rememorar cosas que me dieron mucho asco en su día, rabia y/o tristeza. Entre ellas muertes de familiares o mascotas (para mí los animales son tan importantes como las personas). Malos rollos entre familiares y, por supuesto, también recordé momentos vergonzosos en su día, que ahora me parecen graciosos e incluso pensar "¿por qué a mí?".

De las cosas que puse en la entrada de ayer (eliminada), la mayoría eran verdad.

Momentos vergonzosos y denigrantes que viví fueron, por ejemplo, en mi verano en La Rioja. Estuve viviendo 3 meses con mi tía y primas. Los niños del vecindario nos hicimos amigos de los negritos que limpiaban la piscina. El mismo día que teníamos que irnos a Zaragoza a coger el avión (en La Rioja no había aeropuerto) que nos retornaría a mi abuelo y a mí a Palma de Mallorca, quedé con los dos negros, me invitaron a su casa para grabarme un CD de las Spice Girls (era el año de las Spice y yo era fan!!, hacía la colección de fotos XD) y me recibió uno de ellos en calzoncillos, empalmado y me dijo que le esperara en el salón: tenía puesta una película porno. No la quitó. Se sentó a mi lado mientras buscaba CD,s en una caja y no podía dejar de mirarle el pene. Yo tenía 11 años recién cumplidos...

También ocurrió ese verano algo mucho más vergonzoso. Algo que provocó que jamás haya vuelto a mirar a la cara a mi tía de la misma manera. Y fue esa charla de mi tía y su enfado que me hicieron madurar muchísimo sobre el tema del dinero (recordad que tenía 11 años). Le perdí todo el interés a ese bien material consumible después de estar cogiéndole dinero de un vaso en el que guardaba el cambio de las compras y ella se enterara. Mi abuelo también me lo recriminó durante el vuelo y no me olvidaré de ese día (aparte que casi no nos vamos porque me buscaron por todo el barrio puesto no les dije donde iba, ya que el negro tardó muchoen encontrar el CD de las Spice Girls y llegamos tarde al aeropuerto, así que también me cayó bronca por eso).

Vamos, que en ese verano aprendí mucho sobre civismo y sobre fiarme de desconocidos, aunque limpien la piscina del vecindario.

También en La Rioja, pero unos años más tarde, iba caminando con mis primas hacia la piscina y unos obreros empezaron a gritar: “guapaaaaaaaas, guapaaaaaaas”. Uno gritó: “menos la de en medio, por Dios”. Otro gritó: “yo me quedo a la fea, que seguro que es virgen”. YO era la de en medio. Y sí, era virgen.  Jamás se me olvidarán las risas de ellos… y de mis primas.
Mierda puta, mis complejos físicos y psíquicos seguían haciendo mella en mi persona.

También he recordado la cara de mi madre cuando, mientras hablábamos, una mosca no dejaba de incordiar. Conseguí una de mis mayores proezas y de la cual estoy muy orgullosa, partiéndola por la mitad con un cuchillo contra la mesa mientras volaba. Los ojos ojipláticos de mi madre me subieron el ego y durante días hablé de ella. Es una chorrada, lo sé, pero mi orgullito se vanaglorió durante días y mi vida está escasa de proezas dignas de ser mencionadas...

... como mi inutilidad para mentir. No sirvo. Desde pequeña se me ha notado siempre cuando mentía.
Una vez me cagué encima de pequeña. Mi madre me pilló en el baño quitándome las medias llenas de mierda y yo le dije que mi hermana pequeña me las había quitado, se las había puesto, se había cagado y luego me las había vuelto a poner. Creo, sólo creo, que no me creyó... podéis imaginar su cara.

Además siempre he sido muy cobarde. De pequeña me daba miedo Espinete... pero claro: ¿quién no sentiría miedo de un puerco espín de dos metros, rosa?

Un poco de comprensión.

También soy muy dada a la adversión por las cosas. Como ya sabéis, a la sangre y las agujas. Llevé a los gatos al veterinario y acabé siendo atendida yo, tras desmayarme cuando le clavaron una aguja al gato. La veterinaria se encargó del gato y la ayudante de mí. Me pusieron hielo en la frente (yo no me acuerdo, pero me dijeron que me di la ostia del siglo contra la mesa) y me despertaron con alcohol en una gasa restregándomelo por la cara y cuello. Me desperté tumbada en el suelo con sus cuidados.

Y soy poco materialista. Excepto cuando me pasa algo como que me robaron una chaqueta de cuero recién comprada de esa tarde en una discoteca. Me cabreé muchísimo. 1º porque hacía un frío de cojones y lo siguiente que llevaba era una camiseta de tirante. Y lo 2º porque era la chaqueta más caliente y GUAY que he tenido en la vida, y me duró 4h. 2h en una bolsa y 2h entre el tren y la discoteca.


Y bueno, también pensé en mi tía, que murió de cáncer y en su funeral fui incapaz de llorar. Veía a todos llorando y yo me reía. Era la primera vez que asistía a un funeral. Veía a toda mi familia llorando y yo no sabía cómo reaccionar. Era la primera vez que tocaba la muerte cerca...
Mi hermano mayor me insultó.
Meses más tarde murió mi abuelo y ya sabía lo que se esperaba de mí. Lloré más que nadie. Lloré y lloré. Y todavía siento que no he llorado bastante porque cada vez que pienso en él vuelvo a llorarle... porque fue el momento en que asumí la Muerte.

Y muchas cosas más... pero os dejo. Que he hablado de mi abuelo.

.

6 comentarios:

Damajessica dijo...

ains aun que no seamos de llamarnos tu sabes que te he cogido mucho amor y aprecio, a mi todo lo que cuentas, ni me molestas ni me asuta, ni me cabrea, ni me hace sentir verguenza de ti, al contrario eres aun mas valiente y te admiro mucho mucho mi pequeña cerdito conejo.

Beyka ♫ dijo...

Ains anímate! Recordar estas cosas solo sirven para aprender... y en el caso de las primeras cosas de que hablas... para que nos riamos contigo ^^U xD

Mira que se os da bien comentar cuando piden spam xDDDDDDDD!!!

A ver si a partir de ahora me paso más por aquí y escribo algo interesante en mi blog, que vaya coñazo de temporada llevo!

Besos!

Kurai dijo...

Lo bueno del pasado es que ya ha pasado...

Siento lo de tu abuelo. En el caso del mio, no lloré hasta años después. No entendía lo que significaba morir a los 9 años. Entendía que no iba a verle más, pero no entendía que él no iba a estar a mi lado para verme crecer. Cuando ya había crecido me di cuenta, no pude dejar de llorar en varias horas =/

Damajessica dijo...

ains mi pequeña go mi nam que voy hacer contigo, me has robado el corazon chu¡ (L)

Pecosa dijo...

Las cosas se tienen que madurar, Misa, Y eso va con la persona. Yo ayer precisamente me di cuenta de que aún tengo que madurar cosillas que ahora no vienen al caso.

Conforme uno se hace mayor, empieza a pasar de lo que piensen los demás, de complejos. Hay que aprender a hacerlo, sino eso no le deja a uno ser uno mismo.

¡Te queremos como eres!

Misaoshi dijo...

Gracias a todos U_U