Seguidores de mis paranoias...

martes, 9 de noviembre de 2010

Comunicación sin internet: ES POSIBLE

Este puente (en Madrid era fiesta hoy martes, recordad que os lo dije) en Ponferrada ha pasado algo inaudito en el hogar familiar de Sergio:

- No tenian internet.

Se cambiaban de compañía y les dejaron unos días sin internet...

¿Qué ha supuesto eso en la vida de esa familia?

Primero hubo preguntas. Impaciencia. Más preguntas.

"¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo volverá? ¿Cuánto tiempo? ¿POR QUÉ?"

Más impaciencia. Luego hubo mono.

"Llevamos dos días... ¡¡DOS DÍAS!! Llama, que les mato. ¡¡QUIERO INTERNET!!"

Más mono. Resignación.

Ir al videoclub a alquilar una película y verla toda la familia en el salón. Inaudito. Con palomitas y todo. Al día siguiente otra vez.

Con Sergio tumbados en su cama viendo series: Los Tudor. One Piece. Risas. Juegos. Hablar mucho. En el salón, en la cocina, en los pasillos. En el jardín. Más tiempo los dos. No había internet para distraernos con un: "mientras me ducho miro videos de grupos de música y cuando vuelvas sigo con ello un rato hasta que te canses" "mientras tocas la guitarra, veo capítulos sueltos de doramas y cuando pares sigo con ello un rato hasta que te canses". Claro, no hay internet. Estamos los dos y su guitarra, que no coge porque estamos hablando y no tenemos nada mejor que hacer. Si, vamos a ver otro capítulo de One Piece...

Una vida sin internet se vive más. Se habla más con las personas que te rodean. Se sale más.

Ver la tele con su hermana y hablando de cosas absurdas. Qué raro. No está en su habitación encerrada hablando por messenger. ¡¡Ah!! Claro, no hay internet.

Vaya. No había hablado tanto con ellos desde que... nunca.

Hasta su madre entró una tarde al salón, tras escucharnos hablar desde la cocina y dijo:


"No voy a volver a poner internet. Desde que lo han cortado habláis más, no estáis encerrados en la habitación..."

Por fin se dio cuenta. Pero más fácil es pagar para volver a vivir en otro mundo. El Mundo on-line. Hoy han venido los de Jazztel y para mi gusto, han jodido una parte fundamental de esa familia que habían recuperado tras el corte de la línea de Movistar: la comunicación.

...

Por cierto, me acaban de pasar el tercer juego de El Profesor Layton y el Futuro Perdido. Yo sí estoy perdida.

Las máquinas nos consumen. Y me incluyo. Pasamos más tiempo delante de una máquina que preservando la parte más fundamental de nuestras vidas: las relaciones personales con los amigos y la familia. Esa comunicación cada vez más superficial y distante, que tanto asco me da y que a pasos agigantados nos consume. Adaptarse o morir. Nunca quise volver a ponerme internet pero el mes pasado desistí... ¿qué sabré de mis amigos si no es por él? ¿Cómo conoceré gente en Madrid si no acudo a él? Ironías de la vida, mi peor enemigo es mi mejor amigo.

.

6 comentarios:

Malkev Malkavian dijo...

Yo, aun a día de hoy, me pregunto que demonios hacia antes de tener Internet, porque recuerdo que me pasaba igualmente las horas muertas en el PC. Y de eso hace 8 años, no hace 1000 ni nada por el estilo.
En parte tienes razón, hoy en día, la vida online es algo muy importante. De todas formas, no lo veo una cosa excesivamente mala. Ten en cuenta una cosa. El 85% de la población no internauta que es?... Cani! Sospechoso, no?
De todas formas, yo no se los demas, pero en mi caso, dedico los fines de semana, casi totalmente a mis amigos, que es cuando realmente puedo. (familiares no... porque no. xD)
Al fin y al cabo, Internet es una enorme red para tenernos conectados, y sin el, esa persona que se fue lejos o ese amor platónico al otro lado del mundo que te alienta, aunque sea imposible, sencillamente no estaría presente de ninguna forma.
Internet es bueno, Internet es tu amigo. No lo abandones, el nunca lo haría. xD

Damajessica dijo...

Sabes, siempre odiamos lo que mas amamos o en este caso lo que mas necesitamos para estas cerca de los que estan tan lejos, animate cerdiconejita, hay miles de cosas por las que sonreir oink oink

El Zorrocloco dijo...

Malkev Malkavian +1

Misaoshi dijo...

Si internet lo único que no me gusta es que la gente lo encuentra indispensable para vivir. Pienso que con tener lo necesario, un espacio, ver videos o las cosas que quieres y tal (sobretodo comprar billetes de avión y reservar hoteles, que sale el triple de barato), es suficiente, pero tratarlo de indispensable es bastante exagerado. Pasar tantas horas delante del ordenador también. Habiendo tantas cosas por hacer fuera... sobretodo las relaciones. ¡Oh diox! Las relaciones... esos que dicen: es mi novia de internet... ¡¡POR FAVOR!! No saben ni si esa foto es ella/él verdaderamente ... y otra cosa voy a decir: tampoco es necesario para mantener una relación a distancia. Y esto lo tengo más que comprobado de casi dos años.

Y bueno, que eso: que no es indispensable y tampoco hay que sulfurarse por no tener internet dos días, dos semanas, dos meses o dos años.

Las cosas sólo tienen el valor que uno les dé. Y para mí no tiene más valor que los 20€ que me da igual gastarlos o no en internet o en ir dos días al cine.

Pecosa dijo...

(No entiendo lo que dice el Zorro)

Yo no pasa un día sin que no encienda el portátil. Estoy en el sofá, y tengo el portátil al lado. Y si pasan unos días que por lo que sea no lo uso (vacaciones y demás) reconozco que tengo cierto monillo.

Pero por otra parte, que lo tenga casi siempre encendido no quiere decir que no despegue la cara de la pantalla. Lo tengo ahí porque me pongo música, o busco algo que sale en la tele, o leo prensa, o miro el facebook... Pero mientras hago eso, estoy por casa, hablo de lo que sea con mi hermana... No me encierro en la habitación a chatear durante horas. No es por justificarme, pero creo que una cosa y la otra distan bastante.

Malkev Malkavian dijo...

Independientemente de la opinión de cada uno, añadiré, que los extremos, sean por mas o por menos, nunca han sido buenos.

Y lo digo porque suelo vivir en esos bordes, que son la mierda mas grande todas.