Seguidores de mis paranoias...

domingo, 19 de septiembre de 2010

Sí sé beber, lo que no saben es servirme

El viernes volví a las andadas...

Quedé con un amigo de Sergio (y podría decir casi: mío también) de Ponferrada, recién universitario llegado a Madrid que me cae fenomenalmente, para comer y pasar la tarde del viernes por Atocha y Gran Vía. Comimos en un restaurante gallego hasta hartarnos y luego postre en el Dunkin Donuts. Genial.
Luego fuimos a la Casa del Libro, que él no conocía y luego a la Fnac, donde vino otro amigo suyo de Ponferrada. Luego seguimos por la Fnac, hablar mucho, un paseo y terminé, no sé cómo, con los amigos de la novia de éste último, su novia y los dos de Ponferrada en un lugar de Gran Vía que hacen la "happy hour" de 17h a 20h de lunes a viernes al 50% en MOJITOS Y DAIKIRIS.

YEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEAAAAAAAAAAAAAAAAH

Hacía ¿años? que no bebía un daikiri...

Por 3'50€ me puse bonita a un daikiri de fresa (ron, licor de fresa, fresas recién trituradas y lima) bastante cargadito y en absoluto con sabor a alcohol (sinó no lo podría haber bebido).
Acabé muy feliz. Tan feliz como el precio. No sé de cuánto sería el copazo, pero de medio litro ¡¡por lo menos!!.

Llevaba mucho tiempo sin beber nada más que shandys del Carrefour.

A las 18h estaba contenta y feliz de estar por Madrid con tan agradables compañías.

Luego propusieron ir a tomar más daikiris y cervezas de importación por un irlandés carca de Fuencarral, y alli que cayó otro daikiri de frewa, esta vez en absoluto cargado y bastante triste de sabor, por el que pagué 7€ y podría haberme suicidado luego y el camarero encima se habría reido vilmente con mi reacción.


Luego ayer llegué a Mallorca, bastante contenta por el día anterior (fue muy bien día), e hice yo mi propio día feliz:

Nada más llegar quedé con Ana para comer y hablar de nuestro futuro viaje de Japón y Korea.
Luego con mi hermano, novia y amigo a tomar el postre y luego a casa con mi madre. Después quedé con para tomar algo y de camno vi a 3 del trabajo que saludé y hablé un momento. Más tarde terminamos buscando en supermercados ingredientes para crear nuestros propios daikiris.

Finalmnete compramos vodka, licor de melocotón y zumo de naranja, cuyo sabor mezclado era un poco extraño y FUERTE pero terminamos la botella de camino a Gomila con Ana, hablando, riendo y cogiendo el punto de la noche (cuánto tiempo sin vivir esos momentos...el camino a Gomila llegó a ser mi momento favorito de la noche cuando vivía en Mallorca, bebiendo por la calle y hablando de cualquier cosa o cantando y haciendo el tonto).
También, por si no fuera suficiente, compramos vodka negro... por si acaso (terminó en el coche de mi hermano, perseguido por la policía y vigilado, que no cogiera el coche tras meter los restos de alcohol en el maletero: botellón sí, pero alcohol el justo XD) y sí, nos pusimos felices. Además probé el vodka gold (sabe a caramelos werters original mezclado con red bull).

Bien, ahi dejé de beber. Iba normal (apenas notaba ya el "daikiri" personalizado) en mi manera de hablar y de pillar los chistes, cuando tuvieron la GENIAL (léase despectivamente) idea de llevarnos a un lugar de chupitos a 1€ (donde por el precio ya indicas que eso no puede ser bueno) y donde me invitaron a un chupito de vodka-licor de fresa y algo más. Yo no quería, LO JURO, y además: iba bien, normal, ni siquiera iba contenta ya, pero me lo pasaba bien y no quería tomar nada.

Pues esa mierda de GARRAFÓN servida por una foca monje de 1'50kg y 160kg de peso vestida con un minivestido rosa ajustado no, lo siguiente, mostrando sus CAAARNEEEEEEES y sus... TODO, TODO MARCADO, que se creía super molona e intentaba seguir el rollo fallidamente pero se notaba que nos miraba en plan: SOLTAD LA PASTA, BORRACHOS DE MIERDA, sin distinción para los que no bebíamos o no queríamos nada de esas extrañas mezclas... ese chupito sabia a rayos. Jamás un vodka (el mínimo que fuera) mezclado me habia quemado tanto. Me quemaba como si me acabara de tomar un after shock, o un stroh, o un jaguermeister o... una absenta!! ¿Qué coño era eso? Al rato me sentia mal.

Una noche jodida.

Y vaya si me revolvió el estómago.

A las 4h llegamos a casa mi hermano y yo (sí, el del acohol en el maletero), y a las 7h mi estómago me despertó con retortijones.

Salí de la habitación corriendo al baño y...

MIS PADRES.

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO. Pensarían que soy una borracha (cuando por fín les demostré que aquella vez fue producto de ESA vez, que yo no bebía, que llevo casi un año sin beber ni salir, lo iba a estropear todo un chupito de ¿fresa? revuelve estómagos T_T)

Quería vomitar. Cagar. Cualquier cosa, pero tenía que expulsar eso que me subía con sabor a ¿fresa ácida? y tomate. ¡¡TOMATE!! La cena. Me estaba subiendo la cena T_T con lo ricos que estaban los espaguetis de Mó...

Me aguanté las ganas hasta las 7:30h que marcharon a Inca y vomité tranquila lo que me estaba matando. Qué asco, en serio. Me escocía la garganta y me asusté muchísimo. En serio, pensé que había vomitado sangre y todo, porque las amígdalas (mis queridas amígdalas hinchaditas), me escocian como si me las hubieran querido arranchar).

Y son las 12h casi, y me siguen escociendo...

Ahora ya estoy bien (el puto chupito ese me revolvió la vida), pero joder, qué mierda era eso. Mi cuerpo no ha cogido la costumbre del alcohol (y lo cuidaba bien, lo juro), y le daba poco alcohol, pero ese último chupito...

Si es que te venden algo a un euro y se creen que pueden darte cualquier cosa, que con el pedo no lo notarás... porque hay que ir muy pedo para soportar esa MIERDA que nos sirvieron.

Nunca mais. A ese sitio, el alcohol: con moderación.

.

6 comentarios:

Kurai dijo...

Yo he decidido moderarme también: alguna cerveza o chupito y poco más, necesito las neuronas para estudiar y creo que ya no tengo edad para ir cayéndome por las esquinas (Ahora parece que pillo unos cebollones brutales, pero no, solo me da la risa floja y pierdo el equilibrio)

Te llamo esta tarde o algún día de estos para ver si nos vemos. Lo de esta tarde no lo tengo claro porque tengo que ponerle un antivirus al pc nuevo de mi tío y no sé cuanto tiempo estaré por allí.

Besos! ^^

dijo...

Nunca más vuelvo a beber de ahí, no he potado... pero casi... T___T y ahora tengo un resacón del quince... U_U

Pocas.Pecas dijo...

Salamanca! Chupitos de los güenos 0,90€. Copas 3€. Nada de garrafón ni de resaca. Qué gran fin de semana!!!
Disfruta de mallorca Serda!!!

Gloom dijo...

El alcohol es malo!!!!

El sábado excursión!!!!!!!!! =D

Gloom dijo...

Mira el facebook, te he mandado un mensaje privado.

Pecosa dijo...

Justo el otro día probé el jestenfeiser de este que has nombrado. "¡Ya verás el cebollón!", decían. "¡Tómate un chupito y espera media hora antes de beber más porque sube que no veas!", decían. "¡¡No te confíes!!!", decían. Pues que quedé igual.

Un cebollón de vez en cuando está bien. Eso sí, con alcohol bueno, decente como mínimo. Como dicen por ahí por el feisbuc: el garrafón que se lo beba tu puta madre.