Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Puedo sobrevivir así, claro que sí

El lunes fui al otorrinolaringólogo.

Las vacunas orales con las que me he medicado todo el maldito verano levantándome a las 6h a.m. fines de semana inclusive para tomarla en ayunas a la misma hora siempre, no han hecho efecto en mi enfermedad.

Sigo teniendo las amígdalas inflamadas, lo que comúnmente denominaríamos: amigdalitis crónica.

Desde septiembre del año pasado los casos de anginas se repetían constantemente, tanto que nada más curaba de unas volvía a coger fiebre e ir a urgencias y acto seguido las amígdalas volvían a inflamarse junto con los gángleos. Así hasta febrero, probando todos los tratamientos del mercado: penicilina, amoxicilina, ibuprofeno, unas que me daban náuseas, otras que no me acuerdo, más… hasta que fui al especialista en febrero y me dijo que eso era crónico y que tenía que autovacunarme (vacunas orales) durante unos meses a ver si reducían de tamaño. Si no funcionaba eso me dijo que el siguiente paso era la cirugía para reducirlas (además ahora se hace con láser y reduce el sangrado y dolor).

Bien, el lunes ya me había hecho a la idea, tras mirarme en el espejo el enorme tamaño de mis ya queridas amígdalas (se les coge cariño cuando convives con ellas un tiempo, bien inflamaditas que se te notan hasta al hablar), que acabaría en un quirófano, con vías en los brazos y un tubo por la boca para respirar y durante dos días alimentándome de tranquilizantes y suero, cuando al llegar al médico nada más mirarme por encima me dice:

- Esto es normal.
- ¿Cómo que es normal? Están tan hinchadas como el primer día.
- ¿Tienes fiebre? No tienen ni pus. No te duelen al tragar, ¿verdad?
- No.
- ¿Qué te pasas, el día mirándotelas al espejo?

Ahí casi le digo que sí, que al igual que yo me peino y maquillo cada mañana, pienso en si están bonitas, si les echo un poco de flúor para que huelan bien o si esa mañana se han puesto un poco más gorditas para darles menos de comer. Lo que sea por mis amígdalas, oye.

- A veces…
- Pero si están normales.
- ¡¡Están hinchadas!!
- Pero es que tienes amigdalitis crónica, es normal.
- ¿Y eso no se opera?
- Sólo si te afectan a la salud. No te hacen nada.
- Me irritan la garganta cuando hablo mucho.
- Pues bebe agua o habla menos. Hay gente que sobrevive con ellas toda la vida.
- …
- Te voy a dar un volante para que vayas a vacunarte.

Aquí me acojono…

- ¿Vacunar?
- De la Gripe. NO PUEDES coger la gripe.
- Vale… pero no hace falta que me haga un volante, que en el trabajo hacen campañas de vacunación, ya iré…

E iré. Porque cuando este señor dice: NO PUEDES, significa que algo grave podría sucederme. No es un “has de evitar coger la gripe”. Fue un NO PUEDES ordenado. Es un doctor muy tranquilo, pero cuando se pone serio da bastante miedo. Me sentí como si la gripe fuera a matarme. A asfixiarme. A inflamarme las amígdalas (¡¡más!!) hasta que me explotaran. Y me vacunaré de la gripe por primera vez en mi vida.

Eso sí, tengo claro que en algún momento de mi vida se verán obligados a operarme porque es imposible no enfermar con el paso de los años. Soy doña “cuando mejor creo que me siento más pronto enfermo” o “¡¡tengo vacaciones!! ¡¡Fiebre, mareos, mocos y vómitos!!”. Eso que la Felicidad es Salud es mentira. Y más cuando tus defensas son extrañas.

.

5 comentarios:

Zell dijo...

Y por qué no te operan ahora? Tienes que estar muriéndote para que decidan quitártelas de una vez?

:S

Shin dijo...

joder... a veces como les cuesta solucionar cosas
animo mujer y espero que no cojas la gripe ><

Misaoshi dijo...

Zell, ¿qué parte de "no te afectan a la salud" no entendiste y yo tampoco, reconozco, en el 1er momento? Desgraciadamente, vaya al doctor que vaya, no me las van a quitar, ya he buscado información y preguntado, hasta mi compañera de habitación tiene un primo que está igual que yo. Además, el médico al que voy debe ser de los mejores y me fio bastante, no porque yo lo diga: sinó porque en un minuto vio lo de mi oido (cosa que cuatro doctores antes no vieron nada) y porque varios de los del curro han ido recomendados por sus propios otorrinos a ese médico.

Por algo será. Así que le daré mi voto de confianza. Si dice que es así, es así. Yo no tengo estudios de medicina....

Pecosa dijo...

Cuando yo era pequeña, las sacaban a la primera de cambio (de hecho, yo no las tengo). A día de hoy sé que no las sacan a no ser que sea imprescindible, ya que protegen de las bacterias.

¿No les habías cogido cariño? Pues hala, a hablar menos ;) (Qué punto tu médico)

Misaoshi dijo...

Es que después de operarme creo que vio que esto no era serio y ya me vacila cuando quiere. Pero creo que lo hace hasta con cariño, porque nos quedan muchas consultas por delante XD. Si me odiara me operaría, estoy segura :)