Seguidores de mis paranoias...

lunes, 19 de julio de 2010

Mi familia... (II)

En mi familia hemos sido siempre muchos. Nunca hemos tenido dinero ni cosas de sobra, pero nunca nos ha faltado nada para sobrevivir.

La ropa, zapatos, libros y demás, no nos faltó nada, ya fuera comprado con mucho esfuerzo o "donado" (en plan antiguos alumnos que nos daban los libros, ropa antigua de la familia o zapatos de los baratos, nunca fuimos a la moda). La educación siempre ha sido el plato fuerte de mi padre (a su manera), nos han enseñado a vivir con lo básico (aunque alguno se desviara de ese camino) y a trabajar duro para conseguir lo que necesitemos. Mi madre nos daba el cariño en porciones de más mayor a más pequeño, desgraciadamente para los medianos que todavía éramos pequeños, desiguales.

Pero hay algo que nunca, nunca, nunca, nunca podríamos hecharles en cara. Hay algo que mi padre organizaba de putísima madre, también gracias a sus "contactos" que le debían favores por sus trabajos no remunerados, tipo albañil o fotógrafo (por ejemplo: "no me pagaste todo lo que me debías pero como alquilas castillos hinchables me lo vas a dejar gratis" o "soy aquél que te cobró una mierda por un curro de cojones, me alquilas los ponis al mismo bajo precio", etc).

Sí. Mi padre montaba unas fiestas de cojones. Se ahorraba 7 cumpleaños, pero una vez cumplía años el último, lo celebraba x8.

Y no sólo los cumpleaños. Nuestros bautizos y comuniones eran las mejores del Mundo, con diferencia.

Las hacíamos en la casa de campo que tenemos en Inca (Mallorca).
¿Créeis que hizo bautizo-comunión por hijo? NOOOOOO

Mis padres esperaban que más o menos tuviéramos una edad...parecida a las comuniones y bautizos, por eso se celebraron así desde que veo videos y que yo sepa, aunque los bautizos de los más mayores no tengo constancia xD:

  • Comunión de mis hermanos mayores, el Porno y el Raro y bautizo de la bebé (la Pija).

  • Comunión de mis hermanos mayores, la mayor (12 años), el mediano (casi 11), la Pija (9) y bautizo de los más pequeños como yo (casi 7), el pequeño (casi 6) y la pequeña (casi 3).

  • Comunión de mi hermano pequeño (10) y yo (11).

  • Comunión de mi hermana pequeña (8).


Eso que en mi familia no es que seamos muy católicos que digamos, pero es lo que tienen esas épocas (hace más de 10 años), que no son como ahora, que no te suelen mirar mal excepto los viejecitos y cada vez se extrañan menos y se hacen menos. Antes las hacíamos casi todos.

Tanto en mi bautizo, como en mi comunión, como en la comunión de la pequeña, tuvimos nuestro castillo hinchable en la parcela de al lado. Música de fondo por una banda e incluso concierto de violín por el hijo de un amigo de la familia muy famoso en el Mundo (vamos, el hijo del ex-director del colegio amigo de mi padre xD) que mi hermana pequeña tendría que habernos hecho caso y haberle perseguido para ser su novia y ahora sería la mujer de un músico y nosotros nos habríamos metido en el mundillo para aprender a vivir con lo máximo y no con lo básico xD.

También teníamos fiesta de espuma con música disco (se quitaban las mesas del banquete de bajo las encinas y se enchufaba la máquina), juegos y para mi hermana pequeña también hubo hasta ponis al lado de la colchoneta para que jugaran los niños. Para mi comunión hubo un mago que no paraba de vacilar y nos reimos un montón. Como colofón especial teníamos nuestras PEDAZO de tartas de comunión... ¿QUE CÓMO ERAN???

Para la comunión de mi hermano pequeño y mía hubo una figura de un atleta de porespán de casi 2 metros de altura forrado de gominolas. ¿Que los niños no comen tarta? ¡¡Pues que coman chucherías!! Los más mayores y altos tenían que darnos los regalices del pelo porque era imposible llegar sin escalera.
Para la comunión de mi hermana pequeña hubo algo mejor todavía que el atleta, puesto no estaba forrado mayormente por nubes rosas (si hubiera ido en mayas y no en pantalón corto no habría enseñado tanta piel y habría puesto más cocacolas y regalices). Resulta que mi hermana pequeña estaba obsesionada con el DiCaprio y veía Titanic que le salía por las orejas la película ya. Entonces mi padre hizo un barco de ¿dos metros ó más? de largo x bastante de ancho y alto, con sus chimeneas y todo, y ahí, los mayores encerrados durante dos semanas en una habitación prohibiéndole la entrada mientras forrábamos ese pedazo barco con chucherías y siguiendo el plano con los colores y dibujos...

Cuando sacamos el Titanic al finalizar la fiesta fue uno de los mejores colofones de la historia de las comuniones.

Creo que cada niño llenó una ó dos bolsas y al día siguiente todavía quedaban chucherías en el barco XDDDDDDDDD

La comida estaba preparada por las cocineras del comedor del colegio tipo buffet libre, la bebida se servía cada uno de unas neveras que alquilaba, las mesas y cubertería las alquilaba también y se montaba debajo de las enormes encinas cargadas de luces que tenemos en la finca...

Ay, qué recuerdos.

También recuerdo el mejor cumpleaños del Mundo, cuando mi padre trajo a casa (a la de Palma) una colchoneta hinchable, hacíamos ruido que te cagas, chillábamos y estaban casi todos mis tíos y primos y amigos de entonces, que cuando saltábamos nos veían todos los vecinos porque saltábamos más alto que el muro. Al final fuimos a buscar a los vecinos de nuestra edad para que jugaran con nosotros (a partir de ahí también íbamos a sus cumpleaños) porque joder, para que sientan la misma envidia jugando que mirando, mejor que jueguen ¿no? XD. Y ahí estuvo la colchoneta, varios días. Vaya fiestas...

Además que molaban porque tanto los castillos hinchables como la máquina de espuma las dejaban varios días hasta que las recogían, y la fiesta seguía durante dos-tres días. Y como sobraba comida y coca-cola pues se celebraba hasta que se terminaban esos lujos.

Qué tiempos esos, cuando cualquier cosa nos sorprendía. Cuando no haces eso más que una vez al año y esperas ansioso que llegue el día.

Pero llegó un día que uno deja de celebrar los cumpleaños... todavía no sé por qué un año se perdió todo eso (cuando todavía éramos pequeños, ahora sí lo comprendería porque somos mayores, pero antes no). No sé, dejas de sentir ilusión por muchas cosas.


Por eso pienso que los niños de ahora, que lo quieren tener todo y quieren crecer tan rápido, no saben lo que se pierden. No saben lo que es la ilusión ni el deseo de tener algo que no pueden conseguir y el esfuerzo de luchar por ello, conseguirlo y disfrutarlo. No aprencian lo que tienen. Puedo decir que tengo suerte de saber lo que es.

.

7 comentarios:

Lauri dijo...

Que pasada de fiestas! yo no me quejo de mi infancia porque siempre hubo fiesta de la espuma, veranos en bici, playa, cumpleaños y tal, pero nunca al por mayor!
Tus padres seguian el dicho de "una vez al año, no hace daño"

Damajessica dijo...

Razon tienes,los niños de ahora no valoran nada, siempre quieren mas :( yo recuerdo celebrar mis cumpleaños en san rafael, con globos llenos de cosas, disfrazados, haciendo bailes con mis primos, tomando chocolate y churros, ahora lo celebro dos veces,una con mis amigos y mi novio y otra con mis padres y mi hermano que esta en españa, este año no se que pasara :P

Misaoshi dijo...

Damajessica, de repente, hoy, puedo ver tu blog, como de repente, el miércoles, podía ver el facebook. Hacen cosas más raras en el curro :/

Kurai dijo...

Qué guay!! Mis fiestas eran una mierda =D

Damajessica dijo...

jejeje me encanto tu comentario,perdona si tarde en responder, el domingo fui al bon odori aprobechando que mi doctora me dijo que tenia que ir apoyando poco a poco el pie, hoy sin falta actualizo el blog para que veas videos, fotos y demas, y claro que si, estaria bien eso de quedar si quieres los 4 y ver una peli o algo juntos,que fuimos vecinas y no puede ser no conocer a una ex vecina, que majos los de tu trabajo :P

Pecosa dijo...

Primeramente, no me gusta la cara del violinista. Tiene cara de rarito.

Y es muy buena la reflexión que haces. Realmente te puedes considerar (ya lo haces) más que afortunada de haber vivido eso (¡eso sí que eran fiestas, y no la ruta del bakalao!), aunque un día (por lo que fuera) se acabara. La mayoría de los niños de hoy no valoran nada...

Misaoshi dijo...

Por cierto no lo he dicho: pero en la comunión de mis hermanos mayores montó una cerca y compró una vaquilla a la que torearon durante días y luego la cocinaron y su cabeza disecada permanece en esa casa de Inca.

Ya digo, las fiestas de mi padre duraban días.