Seguidores de mis paranoias...

martes, 13 de julio de 2010

Intimidad y Derechos en el médico

Quitando de lado que salgo de trabajar a las 18:45h de Moncloa y ayer salí un poco antes para poder caminar hasta el metro porque me temía lo peor y para ver el panorama llamando a mi madre para que escuchara lo que yo estaba viviendo: empujones, gente por todas partes, luciendo los colores por los que tan orgullosos están y cogí el autobús en Príncipe Pío porque no podía seguir caminando porque eso estaba a reventar y me mareaba el ruido de las vuvuzelas y pitos y flautas...

... dos horas antes fui al médico.

Tenía revisión ginecológica (desde que fui por primera vez el año pasado, he ido unas 15 ya, como si fuera agradable).

Pienso que ir al médico es como ir a la playa:

Muestras a la gente lo que escondes el resto del año.

Me incomoda mucho ir al ginecólogo, ya sabéis qué siento, te abren y te abren y te meten cosas y bueno, ves tu cuerpo por dentro. No es doloroso como una infección de orina, ni tenso y acojonante como una operación de oido, ni agobiante como unos análisis de sangre, pero es engorroso puesto expones tus partes pudientes a desconocidos en posturas que reservas para la gente de confianza.

No sé, me siento explotada, violada y avergonzada. Me obligan a abrirme más de piernas, a levantar más las caderas, a estar tranquila, a dejarme penetrar. Me obligan a hacer cosas que de ser un tío que acabo de conocer en una discoteca, podría denunciarle. Se creen que tienen derecho sobre tu cuerpo. Malditos médicos.

Hace dos semanas igual, cuando fui a la revisión de la operación del oido. Me metió un palo por la oreja y me obligó a mirar mis pelos orejeros internos que no sabía que tenía, mi cera pegada que yo pensé que me limpiaba y.... mi sangre pegada, costra y tubo azul. Me cago en la puta ostia qué asco me da mi cuerpo por dentro. Es horrible. Me decía "pero mira a la pantalla" y yo "noooo que me da mucho asco" y se reía. Creo que le hago gracia o se ríe de mí, y cuanto más me quejo más me obliga a hacer cosas para mí deshonrosas. Me hace sentir mal. Me dan ganas de llorar y salir corriendo de ahí pero no puedo: porque me viola los derechos. Como es médico he de creer que hace eso por mi bien, pero ¿cómo lo sabes? No tienes estudios. No sabes si la medicación que te ha dado para todo el verano en modo vacunas para tus anginas crónicas son buenas para tu salud. Quizás sólo quiera volver a verte y reirse un rato con los efectos secundarios a flor de piel, porque le hace mucha gracia verte en ese estado. Porque necesita sentirse necesario y tener pacientes fijos...

¿Quién sabe? A lo mejor no tengo anginas crónicas. A lo mejor es que tengo las amígdalas obesas. No lo sé.

Ahora la ginecóloga se lo ha tomado muy en serio; me ha dicho que tengo que hacer análisis para saber qué efectos me ha podido producir la píldora (¿otra vez análisis?) y también una ecografía de las tetas. Será mi primera ecografía, pero llevo ya dos análisis en seis meses y lo paso peor cada vez.

Le dije que ya me hice análisis para un preoperatorio mes y medio antes y SÍ, me dijo que valían. Así que feliz yo, pensé que me libraría pero estaba mirando la copia que me dieron en el laboratorio y no me vienen un par de cosas que ella necesita (como el colesterol, que sube con la píldora aunque lo tenía a mínimos antes de tomarla y hay que controlarlo, o no se qué de la hemoyoquesé). Les llevaré esos si cuelan pero ya sé que no...

En unas semanas también verán mis senos unos desconocidos. Me pondrán gel (eso me han dicho, que no me han hecho nunca una) y me harán una foto interna de MIS tetas. Es MÍ cuerpo. Me dirán cómo ponerme. Cómo desnudarme. Cómo sentarme o quedarme en pie. Me pondrán el gel como les salga de la polla pero... Pero esta vez no me callaré. Ya está bien. Esta vez les diré: hacedme la foto para que parezcan más grandes.

.

5 comentarios:

Eden dijo...

jajajajja

Kurai dijo...

Odio ir al ginecólogo. Me hace daño y me siento muy violada y avergonzada. Al menos a mí no me hacen mirar ninguna pantalla :S, qué hijos de puta!

Lauri dijo...

creo que hay una asignatura de la carrera de medicina que llama "martirizar al paciente I" y creo recordar que hay otra que se llama "como hacer que el paciente se sienta ridiculo para despues poder reirte con tus compañeros/amigos"
A mi me gusta mucho mi doctora, que siempre, tengas lo que tengas, te manda ibuprofeno.

Pecosa dijo...

Pues yo no sé... Es que tampoco creo que sea para tanto ir al gine. No me molesta que un médico me abra la boca para mirarme las anginas, así que tampoco me molesta que me abran la vagina para hacerme una citología. Es medicina, y es por mi salud. Nuestro cuerpo es lo mejor que tenemos y hay que cuidarlo. (Buah, hoy estoy asquerosamente repelente)

En cuanto a lo de la ecografía, yo me las hago cada año por unos quistes que tuve en los pechos. No es nada, te las aplastan un poco y al final quedas toda empastifada de gel de ése (iba a decir una marranada, pero me callo), pero poco más.

¿¿MÁS GRANDEEEES??

Misaoshi dijo...

Pecosa: yo soy de las que se ponen a llorar en el médico. Para mi es casi un trauma entrar ahí y que me exploren. Odio ir al médico y aunque sea por mi salud, por mi bien, sigue dándome asco y repelús. Los días que voy al médico son los peores porque tengo la angustia todo el día, aunque sea sólo para que me receten ibuprofeno y amoxicilina para las anginas. No me gusta.

Y sí, más grandes XD