Seguidores de mis paranoias...

lunes, 28 de junio de 2010

Tenemos un caso abierto

Tenemos X personajes:

A= joven, fantástica, maravillosa, con trabajo estable, pareja de B.
B= joven, alto, fantástico, maravilloso, amable, bueno y muy bueno, en paro, pareja de A.
C= joven, desastrosa, hermana pequeña de B. Siempre pidiendo. Siempre negando las cosas, lema: "yo nunca lo haría". Ni puta idea de la vida.
D= madre de B y C. Intenta no ir de ningún bando pero es defensora ferviente del lema de C: "ella nunca lo haría".
E= padre de B y C. Parece mostrarse impasivo, no da su opinión, pero en cuanto a C: "¿cómo podría ella hacer eso?"
F= abuela, lema: "esto en mi casa no pasaba".

Y un caso abierto:

A y B decidieron ahorrar para marcarse un viaje este verano. Resulta que a B últimamente le molesta mucho que A le pague los viajes, así que A decició comprar una hucha y meter dinero entre los dos para no tener que preocuparse por el dinero cuando lo necesitaran. Además sería de los dos y B no tendría de qué molestarse.

Hace meses que meten entre 10 y 40€ (ó más, puesto no lo contaban) semanales, según la fecha que cobran y demás. Nunca supieron cuánto dinero había, pero a veces B descambiaba billetes y los metía y a A le encantaba meter todas las monedas de 2€ y 1€ que tenía en la cartera, porque a la hora de contarlo en un futuro, era lo que más subía la cuenta. Sacaban dinero, tomaban algo y todo lo demás: a la hucha.

Hace unas dos semanas A y B comentaron lo que pesaba la hucha, debía estar a más de la mitad y pesaba tanto que tenían que cogerla con las dos manos y dejarla cuidadosamente sobre el ordenador para no escacharrarlo con el golpe.

Hace dos días, A metió 2'65€ que le sobró de la compra y cogió la hucha. Metió el dinero y le pasó la hucha a B.

A no se dio cuenta en un principio porque hacía tiempo que no la cogía, aunque pesaba poquito comparado con otras veces. B enseguida dijo: "esto no pesa como antes".

B furioso fue abajo a hablar seriamente con D, E y F (que estará una temporada por ahí), y nada más oir los gritos, C empezó a gritar desde arriba "pero si ni siquiera sabía que tenía una hucha", mientras lloraba. D, E y F no podían culpar a la pobre C, así que sólo podría ser una persona: B, que iba engañando a todo el mundo, porque, supongamos, al estar en el paro es el más sospechoso. B, que no quiere reconocer que ha sacado el dinero de su propia hucha para comprarse... algo, nadie sabe el qué, pero que monta el numerito, supongamos, para que A no sospeche de su pareja que la está traicionando. Aunque luego se contradicen: ¿cómo te va a quitar dinero de la hucha si nunca sales de la habitación?... Decir también que estaba abollada la parte de la ranura, como si hubieran estado horas y horas en alguna tarea indecente para con ella.

Bien, no hay palabras para describir la escena.

Finalmente B decidió abrir la hucha para ver lo que había y... a A se le borraron todas las ilusiones de la cabeza.

8 monedas de 2€, 19 de 1€ y otras pocas de las demás. En total: 50'99€ (o sea 48'34€ ahorrados desde febrero o marzo, restando los 2'65€ que acababa de meter A).

¿Dónde están los billetes descambiados de 20€, 10€ y 5€ de A y B y todas las monedas de 2€ que a A le gustaban tanto meter? ¿Todas esas vueltas de los bares, supermercados y restaurantes con las que se dedicaban a rellenar?

Bien, ahí por lo menos, tirando por lo bajo, debía haber mucho más de 150€ (aunque A, pensándolo mucho en el autobús de vuelta, opina que debía haber más de 200€, porque si sólo con el culo de la hucha habían 50€, para llegar a la mitad, con todas y todas y todas las monedas gordas que sacaron, dejando las de cobre, la cuenta podía ascender a límites por nadie insospechados, exceptuando la persona que dedicó horas a vaciar tan pesado botín.

Pues a D no le gustaba nada que F hubiese presenciado tan deplorable escena, y todos lo comprenden. A y B sólo quieren que quien hubiera sido lo reconociese pero: "¿cómo va a hacer alguien algo así?".
F intenta dar dinero a B, pero B no quiere el dinero (A tampoco), sólo quieren que quien haya sido salga y... ¿lo devuelva? No, saben que eso es imposible, pero nadie tiene por qué pagar los platos rotos de los demás, y menos D ó F. Mientras, C le llora las penas a E, porque ¿cómo podría ella hacer eso? Lo estaba pasando mal, la joven. Encima que por primera vez traía todas las notas aprobadas, en su primer año de diversificación de 3º de ESO a sus 17 años, que por fín asienta la cabeza para sus padres, ¿cómo puede hacer eso una chica tan madura?...

No se puede saber lo duro que resulta a A y B encontrarse con billetes por todas partes y tener que devolverlos a sus dueños, porque, por pena o por rabia (o simplemente por quedar bien con A, que vaya, no podrá dejar ni las bragas ya, qué miedo tiene que tener la chica), D se debe sentir culpable de lo que ha pasado o algo, o simplemente no quiere reconocer lo que tiene delante. También, quizás, se hubiera dado cuenta que a A no le apetecía ni comer bombones de chocolate, ni helado, ni pasteles, y eso sólo podía significar una cosa: enfado, tristeza y rabia, puesto esas son las comidas favoritas de A. Y como no bajaba y pasaba de todo y sus respuestas eran Sí, No y todo muy escueto, y no quería saber nada de nadie y se encerraba con B en la habitación (algo muy raro si no era de noche o la hora de la siesta), ni le apetecía hablar ni reir ni NADA, a lo mejor se dio cuenta que algo estaba fallando ahí.

La cuestión es que TODOS los que saben la historia, tienen una persona en la cabeza, pero nadie quiere reconocer que ha sido esa persona. Y quién ha de pagarlo todo es B, puesto no debería tener una hucha en la habitación, ni tendría que haberla dejado a la vista, ni tendría que haber quitado el dinero a escondidas de A si es que ha sido él, ni tendría que haber ido abajo culpando a C que ¿cómo va a hacer algo así ella?

Mientras, más al centro de España, 'A' una se le quitan las ganas de volver. Decepcionada sería la palabra exacta.



EDITO: Puede que C no mienta, y realmente haya desaparecido el dinero, como: [NOTICIA AQUÍ] .... DIOX, eso sí es pensar en positivo ¬¬

.

14 comentarios:

H@n dijo...

Estoy flipando o.O'

Me ha entrado una rabia-furia-asesina =S

maroche dijo...

qué mal rollo! T_T

Pecosa dijo...

¿¿Perdonaaa??
¡Chica, como no se te van a quitar las ganas!

Yo no sé como habría reaccionado, pero te digo que a esa pequeña ladrona no le volvía a dirigir la mirada y, en caso de hacerlo, iba a tener la categoría de "mirada asesina".

Ten cuñados para esto.

Lauri dijo...

hombre, esta claro quien ha sido... la abuela q ofrecio dinero sintiendose culpable.
Que fuerte, no me extraña q se te quiten las ganas.

Misaoshi dijo...

Lauri xD espero que sea irónico ................

Ella lo pasa mal, como todos los abuelos, cuando ve a varios familiares peleándose, y más acusando a otro de ladrón.

Bastante ha sufrido ya la pobre para merecerse esas peleas ante sus desgastados ojos.

A A tampoco le gustaba la idea de estar en medio de esa pelea, aunque también era su dinero el que había desaparecido, por eso intentó mantenerse al margen y estar el mínimo tiempo posible entre los demás, y de paso apoyar a B; lo único que quiere es olvidar la puta hucha y que "el misterioso" se atragante con tantas monedas.

Lauri dijo...

claro que era irónico! jajaja

Nuku-Nuku dijo...

Ojala que le salga una almorrana enorme y le reviente... con perdón de B...

Damajessica dijo...

los que primero saltan son siempre los culpables, comprobado 100%

telita de cuñada hoiga ¬¬

Kurai dijo...

Joer, qué mal rollo...

Jill dijo...

Uff, que decir... Vaya mierda todo.

No sé, el dinero no volverá... pero piensa que todo esto le carcomerá la conciencia a cierta personita durante mucho tiempo. Y espero que le recarcoma bien. >_<

Estas cosas no se le hacen a nadie... y mucho menos a un hermano.

Nimrod dijo...

Sencillamente y como están de moda, metería una vuvuzuela por el ojete de C hasta que alguien pudiese besar a C y hacer que sonase dicho instrumento...

Misaoshi dijo...

Jill...
C no tiene conciencia. Está comprobado. Es lo que tiene no haber recibido un castigo en su vida.

El único problema ahora es que no puedo mirarla a la cara sin sentir ganas de reventarle una hostia bien merecida. Puesto ella no siente culpa de nada. Ella jamás hace nada malo, y es más de un año lo que llevo yendo a su casa casi cada semana, y es lo que veo: no siente que haga nada malo. No diferencia lo que está bien de lo que está mal. Y es un enorme problema puesto ella si dice que no ha quitado nada, no se siente culpable, lo haya hecho o no. Es de las que se creen sus propias mentiras.

Efe Morningstar dijo...

Oh, dios.

No le vuelvas a dirigir la palabra, te ha hecho un favor: te has librado para siempre de un parásito, y por sólo ciento cincuenta euros.

Es baratísimo. Comparado con el dinero que te iba a sablear el resto de tus días has salido ganando.

Díselo así a todos, y añade muy digna que ésa no es más tu hermana. ¡Hazlos llorar a todos!

Efe Morningstar dijo...

Bueno, eso tiene que decirlo B, no tú, claro.