Seguidores de mis paranoias...

domingo, 11 de abril de 2010

Otra vez enferma y de excursión: Toledo


El viernes me levanté con la garganta jodidísima... otra vez tras dos semanas sin medicación. Por la tarde continúe con mi plan: quedar con la vecina de al lado para comprar unos billetes para Toledo y hacer un poco de turismo por una ciudad que ninguna conocía. Tras volver de la estación de comprar los billetes de tren, me acompañó al médico (al mismo que hace un par de semanas).

Al hombre ya no le extrañó, visto mi expediente, que volviera en menos de quince días de nuevo con las amigdalas inflamadas y a puntito de la fiebre.
Me recetó un nuevo medicamento, más antibacteriano y nada de amoxicilina por primera vez, porque no me funciona (acordáos que llevo desde octubre o así lamentándome en el blog por la garganta... y ya van 7 y 8, estas cuatro últimas veces en menos de tres meses). También me dio un parte para que fuera al especialista a hacerme un exudado para que detecten la bacteria que me provoca tantas infecciones.

El viernes noche tomé las pastillas que me mandó, y casi instantáneamente las náuseas se apoderaron de mi cuerpo. Apunto estuve de vomitar media noche hasta que conseguí dormir. Por la mañana, pensando que era porque cené mal o tomé las pastillas demasiado seguido de la cena, desayuné un vaso de leche y tomé el medicamento recetado tras una placentera ducha y haberme arreglado para tan esperada excursión. Mientras caminaba para ir a buscar a La vecina de al lado (vive en el otro pasillo del pabellón), que a partir de ahora la llamaré simplemente "La Vecina", empezaron los mareos y las todavía más intensas ganas de vomitar. Horrible. Me ahogaba y todo y me costaba respirar. Unos calores...

Luego se me pasó al rato, mientras caminábamos hacia la estación de Cercanías que nos llevaría a Atocha.

Durante el viaje y la mañana no me molestaron los efectos de las pastillas. Pero "La Vecina" se encontraba mal por causas naturales femeninas, y, una de las pastillas recetadas también sirven para dolores menstruales, así que le dí la pastilla indicada para ello también. Unos minutos más tarde ella presentaba los mismos síntomas que yo por la mañana tras tomarlo. Después de comer sólo tomé una de las pastillas (la que no da náuseas), y genial. Por la noche igual, aunque me encontraba mal, también con ganas de vomitar, no conseguí nada (soy antivómitos) y me fui a dormir. He gastado un rollo de papel de baño sonándome los mocos y esta mañana he desayunado lo que no cené y tomado la pastilla "buena". Las vomitivas las he dejado de lado y el lunes volveré al médico para comentarle el problema.

Y nada, aquí estoy. La Vecina me ha dejado su ordenador con internet y os comentaré el viaje a Toledo, ciudad de la que nos hemos enamorado (aún no estando 100% bien de salud ninguna).

Ya van tantos lugares de España que me han encantado que temo por mi economía por querer repetir experiencias y lugares escondidos.
Hemos incluso hablado para ir en el Tren Medieval a Sigüenza, y también a Ávila y Segovia (las zonas del Norte las reservo para ver con Sergio en coche, Asturias, Burgos, Vigo,...)

Bien, Toledo es... preciosa. Antigua. Callejuelas estrechas, tiendas de espadas y armaduras (casi me compro una réplica de Dardo, la espada de Frodo, por 39€. La de Arwen, original de 300€ no tenía dinero pero hasta lo pensé, es preciosa), tiendas de mazapanes, bares, restaurantes, plagada de tiendas de recuerdos en las que comprar réplicas y originales de espadas y armaduras y figuras también. Una pasada. Entramos en casi cada tienda (también porque La Vecina buscaba brujitas con la inscripción "Toledo", inútilmente). Comimos en un bar de tapas. Compramos guarrerías. Nos perdimos. Vimos la Catedral, Iglesias, Plazas, fuimos al Mirador, a la Puerta de Bisagra, a muchos sitios más que no recuerdo porque no tengo el plano cerca.

¡¡Ah!! Hablando de planos. Nada más bajar del tren (preciosa estación, por cierto), venden planos a 2€, casi dándote a entender que o compras un plano o te quedas ahí con la copla...

Nosotras no compramos el plano, ni cogimos un taxi. Fuimos a la parada de autobús (0'95€) y te deja justo en la plaza del Centro. Allí hay un punto de información dónde te dan un plano, te explican los lugares de interés (y te dicen qué puedes visitar y qué está cerrado), vienen los precios de entradas, museos y lugares que visitar. También te preguntan de dónde vienes y te apuntan en un listado, supongo que es un estudio de dónde procederán los que vienen a visitar la ciudad. Al menos tuvieron una mallorquina y una leonesa en lista.

Y no se puede contar mucho sobre el viaje puesto es una ciudad que hay que ver personalmente.

PD: por fíiin, ¡¡fotos de primer plano con mi cámara!! Gracias, Vecinita.
Fotos: [Flickr]

.

5 comentarios:

Kurai dijo...

Qué wenorra en la foto, serdi (L)

Ey, esta vez cuando vengas, nos vemos si o si! Que siempre me pasa algo y me quedo con las ganas xD

Cuidate!!

Misaoshi dijo...

Vale :)

Voy a intentar hacer un "Barroco" o "Bosque del Duende" comunitario, puesto viene Sergio y tengo mono de comer pa amb oli!!!!!!!!!!!!!!! y de paso que pruebe otras cosas XD y como ahí ponen olives mallorquines, que también las echo de menos, será un 3x1 :D

Seikotron dijo...

Wow q bien sales en la foto loka! :P Parece de un book o algo asi xD

Ta lego!

Jill dijo...

Toledo me enamoró, en serio, creo que es una de mis ciudades favoritas (aunque sea demasiado turística).

Estás preciosísima en esa foto ^^

Pecosa dijo...

Dicen que toledo es impresionante. Una de las ciudades que me encantaría conocer.

Sales genial en la foto, Misa. Me encanta tu melena. Muy sexy toda tú.