Seguidores de mis paranoias...

viernes, 18 de diciembre de 2009

Mi graciosa ginecóloga


Anoche, a la hora de tomarme la píldora, pensé en mi ginecóloga.

El primer día que me penetró con aquél mango plateado.

Como si por meter un tubo en un cubo de 5litros de lubricante te doliera menos al metértelo sin avisar. Luego empezó a moverlo de un lado a otro. Primero ovario derecho, luego el izquierdo. Acceso a trompas. Aham, aham.

Me sentía muy incómoda. La postura, mis genitales a la vista de dos mujeres (doctora y enfermera). Mi raja mostrando más allá del ano. Las piernas hiper abiertas. La cara de miedo y asco que debía poner yo en esa situación. Ninguna mujer me había penetrado. Me estaba explorando rincones que sólo la cabeza de pocos penes han visto; con ese ojo fosco, vacío y sin retina. Pero su falo de metal sí veía, y nosotras veíamos lo mismo. Era magnífico. Todo rosita o rojo. No hay bultitos ni aquí ni allá. Este mes ovulas por el derecho. Aham, aham. Nada por aquí. Nada por allá. Qué bonito útero. Sí, estás sanota. Apenas te molesta ya, que lo mueva de un lado a otro. El lubricante ha hecho bien su trabajo. A ver aquí abajo. Sí, sí, sí. No tienes nada. No tumores. No feto. No óvulo. No nada.

¡¡PLUOP!!

Toma ahí la bola cómo sale del coño. Los 2 litros de lubricante han salido con él dejando tus muslos y medio culo pringoso de una masa transparente. Qué bien se le da hacer las cosas sin avisar. La puta bola de mierda con todo su grosor saliendo más rápido que la polla de tu acompañante sexual en los polvos más salvajes. Dolor. Te da una toallita para que te limpies. Una toallita que soporta quizás unos 10ml de gelatina, pero los otros 1.990ml se han quedado en tus bragas y pantalones al vestirte.

Vas en el metro tocándote el pantalón, no vaya a pensar la gente que te has meado encima con todo eso mojado. Hay un montón de sitios vacíos donde sentarse pero temes que el siguiente que se siente se pringue. Ver la cara de tus vecinos de vagón cuando te levantes y vean el asiento. Las bragas te resbalan ahí donde a veces portas una compresa. Tu coño se baña en lubricante, exterior e interiormente. Es incómodo, ¿sabéis?. Muchas mujeres me comprenderán. Muchos hombres querrían vomitar al leer estas palabras. Lo sopesarán. Algunos se excitarán (¡¡enfermos!!). Muchos ginecólogos se reirán. Otros dirán que les pondrán menos lubricante la próxima vez. Otros, sólo pensarán en meter la bola poco a poco. Otros incluso pensarán si antes hay que tocarles el clítoris para ponerlas a tono y todo entre más fácilmente. Otros, simplemente, olvidarán estas palabras de queja y súplica en cuanto vean a la siguiente paciente.

Yo sólo quiero que me comprendan... y que hurguen con más cuidado en la próxima revisión de junio.

Pero bueno, al menos no me tendrán que explorar ni revisar la próstata cuando sea más mayor. Algo que nos libramos; bastante tenemos con ser exploradas y parir.

.

7 comentarios:

Pecosa dijo...

¿Sabes que yo prefiero a los ginecólogos antes que a las ginecólogas? No sé, me da la sensación que tienen más cuidado por ahí abajo, aunque hay de todo, claro.

Siempre que me toca visita al gine me viene a la cabeza precisamente lo que comentas de que el gine toquetee antes de meter el aparatejo. Claro que en mi fantasía el gine es atractivo, cosa que no tiene nada que ver con la vida real...

Kurai dijo...

xDDDDDDDDDD

Yo intento olvidar mis 2 visitas al ginecólogo... qué daño T-T

Carcayú dijo...

Yo te exploro lo que quiera y como quieras ¡Morena! xD

Shin [Lvlss] dijo...

TT-TT
no dire mas

Altheniar dijo...

Las pruebas medicas no suelen ser agradables y más las de ese tipo.

PD: Esto viene por la entrada anterior.

Hace tiempo que me dijeron: "La verdadera familia es la que formas con tus amigos, ya que son los que eliges por sus valores. La familia es algo que te toca al azar y se nos impone quererlos"

Bueno, algo de razon tiene. xD

El Zorrocloco dijo...

Coño, pero díselo! Que a lo mejor os calláis todas y la mujer pensando que se mueve por ahí dentro con la liviandad y el sigilo de un pícaro nivel 30. Tú me entiendes.

O eso, o la próxima vez cuando termine le dices: "Siéntate ahora tú un momento y abre las piernas..."

JuanRa Diablo dijo...

Misa, eres mi gore literaria favorita :D