Seguidores de mis paranoias...

jueves, 28 de mayo de 2009

La hora del bocadillo XV

Estamos a jueves. Se me hace rara la idea que esta tarde no pediré permiso para salir antes porque tengo que coger un autobús a Ponferrada; pero el domingo lo agradeceré porque no volveré hasta el lunes.

Resulta que hoy tengo guardia de noche. Un truño, vamos. Una caca de la vaca. Una mierda bien puesta ahí...

Pues la entrada de hoy va porque esta noche ha sido la primera vez en bastante tiempo que no he podido dormir en condiciones. Me despertaba cada media hora lo menos (si es que llegaba a dormirme) y daba vueltas y vueltas en la pequeña cama que me ha tocado. Eso, contando que ayer fue la primera vez desde agosto que cogí las mallas de correr, la camiseta de tirantes de algodón y las deportivas y fui a correr media horita y luego otros tres cuartos de hora de gimnasio (piernas, glúteos, abdominales, flexiones y bicicleta).

Es decir, supuestamente cuando haces ejercicio duermes mejor porque estás más cansado. Pero yo no. Yo tengo que ser la que precisamente esa noche no pueda dormir, me despierte antes de hora, llegue a trabajar de 07.30h hasta las 18.30h hoy, luego ir corriendo a hacer la maleta para recoger todas las cosas y volver para entrar de guardia a las 23.00h hasta las 07.30h (y encima me han dicho que me tengo que quedar hasta pasadas las 08.00h porque tenemos que hacer no se qué). Menos mal cogí los billetes para las nueve y media.... Encima en el autobús no suelo dormir porque me mareo más cuando me despierto (duermo a trompicones).

También desde el lunes empecé a cambiar bastante mi dieta:

Desayuno poco, normalmente una tostada (o sandwich si tengo mucha hambre) con un café o un vaso de leche (con nesquick, odio la leche sola), nada más entrar al curro.
No suelo comer algo a media mañana, o si lo hago, es porque no he desayunado (a esa hora estudio, bebo mucha agua y a veces zumo).
Para comer me conformo con lo que ponen en el comedor; normalmente no como más que la fruta y la ensalada porque no me gusta el pescado (aunque me he visto obligada a comérmelo o morir de hambre), ni la verdura, ni el rabo de toro (lo ponen mucho últimamente), ni cordero, ni conejo. O sea, como cuando ponen pollo, chuletas/lomo/jamón de cerdo, costillejas a la miel (irresistibles aunque engorden un huevo), estofado, arroz (paella o cubana), tortilla, solomillo con salsa roquefort (omfg!!!!), sopa de fideos con jamón y alguna que otra cosa más que no me viene a la cabeza.
Por la tarde como alguna galletita Quely (de Inca, Mallorca, siempre que tengo) con agua, zumo o leche.
Y para cenar, un vaso de leche con cereales (los que haya, me gustan todos).

No digo que coma mal, pero como pocas cosas saludables.

Voy a cambiar el desayuno y la merienda de la tarde por fruta del tiempo. En verano adoro los melocotones y nectarinas, así que me pondré buena de eso.

Mejor dieta: más fruta y un intento de más variedad, acompañado de un poco de deporte, voy a ver si bajo lo que la WiiFit me aconsejó en su día.


Y no sé por qué he llegado a este tema... la cuestión es que tengo sueño y hasta mañana no podré dormir.

.

1 comentario:

Nuku-Nuku dijo...

:S vaya pua nena... bueno si ves q te duermes toma alguna coca cola o un cafe, pero lo de las guardias que putadita... :S.
Bueno piensa que luego vas a pillar la cama que no la vas ni a soltar!. ANIMO!